Pasar por el mundo con “dignidad”.

Antonio Atienza – Al pairo

Dos ejemplos que seguir
Antonio Atienza ….. 05/01/2013 17:04

El año ha terminado con las muertes recientes de dos personas que han dejado su impronta en la sociedad de La Isla, uno de ellos por accidente o por agresión administrativa; el otro por un isleñismo practicante del que ahora gozan sus paisanos gracias a lo que ha dejado escrito, testimonio de una forma de ser y de pensar de una ciudad.

Joaquín Moreno, el propietario de una de las viviendas expropiadas por el proyecto del tranvía en Montañeses de La Isla, se encontró un día con las cámaras de los medios de comunicación delante, cuando llevaba meses luchando contra una Administración que no había tenido en cuenta sus demandas y contra la que había puesto en marcha los mecanismos jurídicos que demostraron que la justicia es igual para todos… los que creen en ella.

Joaquín Moreno, en su lucha personal y en solitario contra la Junta de Andalucía, ganó su pleito y obligo a una reconsideración de las condiciones, pero además se convirtió en el paradigma de la resistencia, de la perseverancia, de la dignidad frente al poderoso, en el David que venció a Goliat y que no sólo lo arrojó al suelo de una pedrada, sino que destapó sus vergüenzas ante la ciudadanía para escándalo de los que cumplen las leyes.

Joaquín Moreno -Quinín lo llamaban los amigos- aparece en una foto publicada por este periódico en el lugar en el que estaba su dormitorio cuando aquello era la vivienda en la que había pasado su vida junto a su esposa e hijos. Ahora es un monumento a la libertad de expresión, cuando debería de ser un monumento a la honestidad y a la grandeza de espíritu de los hombres humildes, pero íntegros.

Emilio Prieto-Pagnas, aun reuniendo muchas de las cualidades de Joaquín Moreno, no ha sido un hombre que haya salido a la luz pública por accidente, sino que accidentalmente lo ha hecho porque había que dar a conocer el trabajo callado desarrollado en silencio, que quienes lo conocimos sabíamos que Emilio era hombre de humildad franciscana y de trabajo en la sombra que, paradójicamente, tantas luces ha encendido en el conocimiento del alma isleña e incluso de la palabra con denominación de origen.

Lo conocí hace veinticinco años, recién llegado yo a La Isla, y lo traté profesionalmente. Lo que ocurre es que tratar profesionalmente a Emilio Prieto, por mucho que se quisieran mantener las distancias debidas entre un periodista y un representante de la Administración, era imposible porque Emilio te envolvía con su humanidad, con su mesura, con su bonhomía, con su sencillez y, sobre todo, con su respeto y consideración a su interlocutor.

A partir de ahí fue naciendo una simpatía que intuyo común y que me permite expresar mi sentimiento de pesar por su pérdida. Pero ambos, tanto Emilio Prieto como Joaquín Moreno, han dejado en mí sendos ejemplos de cómo tienen que pasar las personas por el mundo, con la dignidad que se les supone a todas y que no todas ejercen. Al menos, debidamente.

….oOo…..

Lo que se dice “pasar…”

Antonio Atienza – Al pairo

Aquí no ha pasado nada

laislasf

Lo que se dice “pasar…”. Aquí no ha pasado nada.

Antonio Atienza …. 29/12/2012 19:39

Lo más fácil que se le puede poner por delante a cualquiera que se dedique a escribir, opinión o información, es hacer un balance de lo que ha ocurrido en San Fernando durante este año que está a punto de pasar. No ha ocurrido nada. Pero nada de nada, por mucho que nos quieran vender la burra. A todo lo más nos pueden decir que se está trabajando en una cosa o en otra, pero resultados, lo que se dice resultados, no están ni se les espera en mucho tiempo.

Quitando al que repone las losetas en la calle Real, que parece la tela de Penélope que la arregla una semana y a la siguiente los coches las vuelven a levantar -y nada de decir que sólo se levantan las que no tienen el mortero nuevo, que se levantan las mismas- lo demás está igual que el año pasado. Y si ha pasado algo ha sido el tiempo que suele empeorar las cosas a las que no les pasa nada.

Polígono de Fadricas II, convertido en un picadero casual y no casual, en escombrera ilegal, en colección de trampas para partirse la crisma a poco que vaya uno por allí cuando la luz se pone en el horizonte. Además de que después del reportaje publicado por este periódico sobre el sexo casual, al que vaya por allí aunque sea pasando por casualidad y lo vean le puede caer el sambenito de libertino o clubero, que esto es un pueblo, todo se sabe y todos nos conocemos. Y la gente es muy mala.

Polvorines de Fadricas. Lo mismo. En la primavera de 2011, Defensa desistió de pelearse con el Ayuntamiento y aceptar el convenio, con lo que la batalla, quien realmente la ganó, fue Manolo de Bernardo. Lo que pasa es que a Manolo de Bernardo se le perdieron 7,8 millones de euros, además de enterrar nueve millones en el Parque de la Historia y otras muchas cosas más que con el tiempo se paga. O que no estaba de Dios que pasara otra cosa.

Ahí están, con los reversionistas esperando a que llegue el tiempo de hacer casas para poder resarcirse y con el Ayuntamiento que no sabe qué hacer ahí, salvo una torre desde la que se vea toda la Bahía o no sé qué proyecto que no pase por construir piscinas por un tubo, como quería el PSOE.

¿El Janer? Ahí anda. Ya va a haber PGOU y se permite la edificabilidad que quería la Zona Franca. Se van a construir un montón de cosas que no voy a repetir, lo mimo que en los terrenos de Fábrica San Carlos, que también está pendiente de que Esisa y Unicaja se pongan a construir viviendas a granel para que luego el banco exija a los compradores ser ricos para concederles la hipoteca. Y lo mismo no se la conceden.

De los terrenos de Camposoto, ya ha dicho el alcalde que no hay nada ni lo va a haber porque ahora sirven a la defensa nacional y hay que presentar un proyecto viable para que algo cambie, pero no creo que haya nadie por la labor.

Y de todo el patrimonio que se ha recuperado, para qué hablar. Ahí están el Zaporito, el Real Carenero y el castillo muertos de risa. ¿Del tranvía? De eso no hablo porque entonces al que le da la risa es a mí. En fin, lo dicho. Copiamos y pegamos el resumen de 2011.

….oOo….