Entrevista, ‘300 pavos’.

san fernando | entrevista

‘300 pavos’, algo más que aprender sin dejar de tener los pies en la tierra

alba12345

 

Antonio Atienza ….. 01/11/2013 21:55

Diego Villalba, director, guionista, actor… de todo.
-Lo que haga falta.

-Es el alma mater de la serie ‘300 pavos’ que está teniendo un gran éxito en las redes sociales porque además ha sido hecha para las redes sociales. ¿Cuándo empezasteis con esa aventura?

-Empezamos a mediados de 2012 cuando me encontré sin trabajo y me dije que tenía que hacer algo, que no me podía aburrir en mi casa, que iba a buscar algo que me gustara, que me pudiera recompensar de alguna manera y decidí hacer una web serie.

-Me supongo que venías ya de ese mundo, que sabías lo que era la fotografía. Tenías un aprendizaje previo.
-Yo llevaba seis o siete añitos con la fotografía, haciendo videos para Internet, para You Tube,  tenía unos cuantos seguidores… Pero no era lo mismo, tenía ganas de hacer un poco más. La gente se ríe pero se queda ahí. Quería hacer algo que la gente siguiera, una serie.

-Y salió el primer capítulo de ‘300 pavos’.
-Salió y tuvo mucha repercusión en Internet. No nos lo esperábamos.

-Y tanto que tuvo repercusión. Ahora mismo va por las ochenta y tantas mil reproducciones.
-Por ahí va el primer capítulo.

alba1234

-¿Cuál es la dificultad principal para llevar a cabo un proyecto de este tipo? Por que al principio es a ver lo que sale, con poca responsabilidad, ¿pero cómo comenzáis a pensar en algo más serio que en cinco o seis videos en You Tube?
-Al ver que la gente estaba respondiendo bien, que había muchas visitas, muchos comentarios, a la gente le gusta… Entonces te das cuenta de que no sólo lo están viendo los cuatro subscriptores que yo tengo en You Tube, que lo está viendo más gente, que lo están esperando. Y entonces tienes que tener más cuidado, trabajarlo un poco más.

¿Y la gente que trabaja contigo se va comprometiendo? A mí los directores de teatro aficionado siempre me dicen que lo que cuesta trabajo no es montar una obra, sino que los actores se comprometan, que vayan a todos los ensayos.

-Yo he tenido la suerte de que desde el principio he contado con gente que son amigos míos, tengan formación o no tengan y han estado igual de ilusionados que yo con el proyecto y van a seguir conmigo.

-¿Cuántas personas trabajan en cada uno de los capítulos?
-El equipo técnicos somos unos cinco o seis, no somos más. Y actores, ya en este último capítulo han sido por lo menos veinticinco.

-En el primero erais solo cuatro o cinco.
-Los que éramos, no había más. Buscamos un par de personitas de San Fernando que quisieran colaborar sin saber a lo que iban y tuvimos la suerte de que dijeron que sí.

El segundo costó menos trabajo. Encontrar a la gente.
-Totalmente. Ya tenías algo que presentarles. Al principio iba a los sitios, les decía que quería hacer una web serie y la gente no sabía lo que era una web serie ni se esperaba que lo hiciéramos con cámaras más profesionales. Era más difícil. Luego le decíamos lo que habíamos hecho, que íbamos a seguir, que íbamos a mejorarlo…

Que una imagen vale más que mil palabras por mucho que expliques el proyecto. Cuando se tiene ese capítulo piloto es como el piso piloto, ya sólo hay que vender el resto de la promoción. Y en el tercer capítulo habrás tenido problemas para encajar a tanta gente que quería participar…
-Me ha pasado. Al final tienes que decirle a gente que no y que se espere al siguiente capítulo porque no hay sitio. En el tercer capítulo hemos metido a veinticinco personas en media hora. Yo creo que está bastante bien.

-Y ya ha llegado gente con formación teatral, aunque algunos de vosotros sí la tienen.
-Sí. Álvaro Pérez que es uno de los protagonistas tiene hecho Arte Dramático, está haciendo varias películas y participa en otras series. Los demás no tenemos formación. Antonio Morenilla se dedica a la cinematografía de bodas, tiene mucha experiencia en cosas técnicas, con las cámaras, pero poco más.

-Pero ya hay actores con un cierto currículo.
-No sustituimos a nadie pero sí vamos añadiendo a gente. Ahora tenemos a un par de actores que tienen más experiencia, son de San Fernando y vamos a contar con ellos porque ellos quieren participar con nosotros.

-La primera vez que yo vi un capítulo lo primero que hice fue compararla con las series de televisión actuales, y no salió malparada porque hay de todo por ahí. Pero creo que lo primero que habría que explicarle a la gente es que una web serie no es una serie al uso, sino como el teatro alternativo, se sale del circuito profesional y comercial y los autores experimentan hasta dónde son capaces de llegar.

-Claro. Y además está muy bien porque no tienes ningún tipo de presión. Es una idea tuya, personal, no hay nadie apostando por ti… Trabajas muy tranquilo y gracias a eso salen cosas bastante puras, que las llamo yo, bastante buenas.

-Y es un desafío personal porque supongo –y lo digo por experiencia- que vas aprendiendo en cada capítulo, tanto en la parte técnica como en la dirección de actores, vivencias que luego se van trasladando al siguiente capítulo.
-Totalmente. Yo con cada capítulo aprendo tanto técnicamente como actuando… Es más, yo creo que 300 pavos es eso, más que nada un aprendizaje para mí, para poder llegar a otro tipo de cosas.

¿Cómo te sentó eso de organizar una presentación con el tercer capítulo, que os dieran la sala más grande cuando seguro que pensabas que con una sala pequeñita sería suficiente y al final se llena?
-Yo vi a un par de ellos sentados en las escaleras porque no había más sitio. Fue increíble porque no me lo esperaba. A mí me preguntaron que qué sala queríamos, la chica, la grande… Y yo diciéndoles que se esperaran a ver cómo iba la venta de entradas, si la gente compraba o no… Luego vi que me las quitaban de las manos y fue increíble ver a tanta gente de San Fernando apoyándonos, que les gustaba la serie, había gente que iba sin haber visto el primero y segundo capítulo… Y se llenó.

-Y se hubiera hecho una segunda función, también.
-Yo creo que sí porque cuando quedaba media hora para empezar la proyección empezó la gente a llamarme y fue cuando la gente se enteró verdaderamente de que se estaban vendiendo las entradas. Por lo visto no hubo la suficiente promoción para llegar a todo el mundo pero media hora antes me pedían cuatro, cinco… Y yo diciendo que no tenía entradas. Si lo llego a saber hago otra proyección.

¿Cuándo os dais cuenta de que estáis haciendo algo más grande que un simple divertimento o un experimento? Por que tengo entendido que existe un ranking a nivel nacional de las web series –que hay más de lo que parece- y estáis en el séptimo lugar.
-Eso va contando las visitas por cada semana y esta última semana el tercer capítulo se ha puesto el séptimo de entre las doscientas y pico de series que hay registradas en España. Hay una página que se llama Web Series Spain, creo, y ahí es donde viene el ranking. Me avisó un amigo de que estábamos los séptimos… y muy contento.

-¿A cuántos capítulos pensáis llegar? Lo normal en las serie comerciales son trece.
-Yo creo que vamos a hacer siete. El primero y segundo tienen un cuartito de hora cada capítulo pero a partir del tercero van a ser de media hora y el séptimo quiero que sea de una hora.

¿Seguro que van a ser siete? Por que me supongo que cuando comenzaste el primero dirías que con tres o cuatro tenías bastante.
-Ya va a ser siete, seguro. Que hagamos una segunda temporada puede ser, depende de la gente si se ha hartado o no de nosotros.

El hecho de que no tenga más pretensiones que las de aprender, de que la gente lo pase bien, os permite mantener el lenguaje, la forma de ser de la gente de La Isla, la localizáis mucho, que comercialmente no es bueno pero sí es bueno para la gente de aquí que se ve reflejada en ella.
-Yo más que para España lo estoy haciendo para la gente de San Fernando y si le gusta a la gente de por ahí… Pero no voy a dejar de hablar como se habla aquí en una web serie que es mi web serie, es de aquí de San Fernando, hecha con gente de San Fernando y para la gente de aquí.

-La ventaja es que no tienes ni que actuar.
-Es más, a Cuquito, por ejemplo, lo conozco desde hace tiempo, canto con él en Navidad, y estaba buscando un personaje con unas características muy parecidas a las de él. Y no tenía que buscar a un actor, sino a una persona que fuera ese personaje. Lo llamé y lo hizo genial.

-Independientemente de todo, lo que estáis haciendo y que ya lo están viendo en toda España es una especie de tarjeta de visita, de currículo para que pueda salir un proyecto ya más profesional.
-Ya que estamos aprovechamos. Yo lo he hablado muchas veces con Antonio Morenilla, que es quien graba conmigo y siempre hemos dicho lo mismo, vamos a ir aprendiendo y a donde lleguemos, llegamos. Está claro que vamos a intentar por todos los medios colarnos a hacer una película si hace falta, porque es lo que nos gusta.

-O sea, que no se trata de hacer un tipo de producto alejado de los mercados, de lo comercial, sino que estáis abierto a todo lo que llegue.
-Por supuesto. De hecho, la primera idea fue la de hacer un largometraje, pero sinceramente, no nos vimos preparados, no teníamos experiencia y hay que tener los pies en la tierra. En principio vamos a intentar aprender e ir avanzando poco a poco, que si no la caída es muy grande.

-¿Estáis teniendo apoyo de las administraciones?
-Cuando sacamos el primer capítulo, Ángel Martínez, del Ayuntamiento, nos ofreció ayuda y nos ayudaron bastante para el segundo capítulo. Nos consiguió el coche de la Policía, una joyería que no era joyería sino una floristería pero Ángel Martínez apareció con carteles para transformarla… Se portó bastante bien con nosotros.

-Hay sintonía con el Ayuntamiento, o al menos con algunos concejales.
-Sí, sí.. Y con Fran (Romero) también.

-No han llegado después cuando ya habéis comenzado a tener éxito.

-No. Desde el principio. Yo para el primer capítulo no pedí ayuda de nada ni el Ayuntamiento estaba enterado de lo que íbamos a hacer. Lo hice y a los tres días de haber sacado el primer capítulo me llamaron ofreciéndome lo que necesitara, que era mucho lo que estábamos haciendo y que era promoción de la ciudad.

-¿Cómo veis el panorama a la hora de dar el salto a un proyecto más importante? ¿Hay gente que se arriesgue por vosotros?
-Ahora las cosas están muy difíciles. Existen los crowdfunding que son proyectos de los que subes la idea a Internet, nosotros la subiríamos apoyada ya con la web serie y la gente puede apostar por ti. La idea es mostrar algo que llame la atención y por muy mal que esté la cosa, si tienes algo que pinte bastante bien, la poquita gente que pueda aportar algo lo va a aportar.

-Para que lo entendemos todos, es un sistema en el que se presenta un proyecto y la gente de convierte en productor aportando cada uno el dinero que tenga.
-En el crowdfunding puede apostar cualquiera por ti, ya sea una serie, un disco o cualquier cosa. La gente puede dar desde un euro hasta 500 euros pero el que presenta el proyecto tiene que ofrecer algo. Los que colaboran se llaman mecenas y se les ofrece algo, una camiseta si aportan 20 euros… Pero tienen que recibir un beneficio. La gente que está intentando hacer algo ahora está tirando mucho de eso, del crowdfunding.

De gente sin dinero. ¡Cómo han cambiado los tiempos cuando los mecenas lo ponían todo! Pero ya hay ofrecimientos de publicidad por parte de algunas casas.
-Para la web serie nos han ofrecido una ayudita, un growshop de Villamartín y le hemos dicho que sí.

-Y ya desde aquí podéis decir que estáis abiertos a negociar.
-Claro, totalmente.

-Con la cantidad de publicidad subliminal que aparece en las series… Cabe de todo.
-De todo, pero hay que tener un control, pero estamos dispuestos. No hay problema porque ayuden. Al revés.

-¿Cuánto se tarda en grabar un capítulo?
-Yo creo que se tardan dos semanitas para grabarlo tranquilo pero nosotros los grabamos en unos cuatro días porque Álvaro Pérez que es uno de los actores principales se tenía que ir y no volvía en dos meses. Así que en cuatro días nos hemos despachado el capítulo tres.

O sea, que aquí también es verdad lo que dicen los directores de teatro, que el problema es reunirlos a todos.
-Sí.

-Luego viene el montaje, pero eso es más pausado.
-Se hace más tranquilo, sin ninguna presión ni bulla porque se vaya la luz… Eso en una semana o semana y media está todo terminado si no hay que meter algún efecto de tapar algo, alguna persona que haya por la calle mirando, que lo suelo hacer yo digitalmente. Y en eso se tarda un poquito más.

-¿Se forma bulla en los rodajes?
-Cada vez más. Muchas veces estamos grabando y va uno con la bicicleta y dice “ole, 300 pavos…” y hay que cortar.

-Con to sus mulas…
-Ya nos ha pasado varias veces, pero es una alegría tener que parar por eso, porque la gente te conoce y te grita ole.

-¿Te imaginas haciendo una serie diaria? Tiene que ser agobiante.
-Espérate. Vamos a seguir con 300 pavos que es cada tres meses un capítulo y ya veremos. Pero vamos, lo que venga vino y bueno será.

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

…..oOo…..

Anuncios

Julián Ochoa, fotógrafo

san fernando | entrevista

“Hay una visión fotográfica que no lo da ser aficionado o ser profesional”

Julian Ochoa

Antonio Atienza …. 12/10/2013 18:13

Julián Ochoa es uno de esos fotógrafos que tienen lo mejor que puede tener un artista, capacidad para reinventarse. Puede hacer un viaje a miles de kilómetros para hacer fotos y es capaz de montar un tenderete en la playa de Camposoto para conseguir fotos normales de las que puede hacer cualquiera con su cámara. Eso es fundamental en un fotógrafo que además de ser fotógrafo profesional, es un aficionado a la fotografía porque sin afición no se pueden hacer las cosas que hace Julián Ochoa. Parte de este trabajo está expuesto en estos días en el Centro de Congresos de San Fernando.

—Yo entiendo que la fotografía es un modo de vivir. Desde el momento en que uno se introduce en ella te ocupa tanto tiempo, tanto espacio, no sólo físico sino mental, que como no te acompañe a todos sitios no se consigue realmente avanzar. Eso pasa con muchas artes. Yo no diferencio entre aficionado y profesional en el sentido económico porque hay aficionados que son grandísimos profesionales porque hacen las cosas muy requetebién. Diferencio más bien la inmersión en este arte tan bonito, al que se sumerge ahí yo lo considero un fotógrafo con mayúsculas. En este caso vamos a llamarlo profesional.
Más que profesional, digamos comercial para separarlos.
—Efectivamente. Fotografía comercial que yo la llamo alimenticia y lo que es la fotografía de autor.

—-¿De qué va la exposición que tiene en el Centro de Congresos?
—La exposición es un proyecto que todavía sigue abierto sobre fotografías del subcontinente asiático. Principalmente es temática humana, e incluso cuando no se ve a ninguna persona da la sensación de que hay allí alguien merodeando, que va a aparecer alguien en ese cuadro. A mí todo lo que me interesa fotográficamente tiene que ver con cuestiones humanas. No soy fotógrafo de bodegón, que lo puedo hacer, pero soy un fotógrafo al que le gusta relacionarse con las personas y es lo que intento reflejar. Las fotos de la exposición están hechas en muchos países, me gusta viajar y aprovecho los viajes para hacer fotografías. Hago fotografías de recuerdo pero también tengo esa parcela de fotografía de autor en la que me sumerjo y de la que intento extraer al máximo toda mi sabiduría fotográfica.

Los premios de fotografía suelen darse, al menos a nivel de prensa, a las fotos impactantes, de conflictos. Sin embargo una simple foto de una imagen cotidiana, de un simple rostro, puede tener una belleza inigualable y una cantidad de lecturas tremenda sobre la situación que se está plasmando.
—Efectivamente. Lo que ocurre es que un concurso se mueve siempre por el impacto, igual que la publicidad. Hay un jurado que quizá en tres horas tiene que ver cientos de imágenes. Hay fotografías cuya lectura es mucho más pausada. Quizá en un principio no tenga ese impacto pero cada vez te va agradando más y para ello se necesita tiempo. Hay otro tipo de fotos que inmediatamente impacta, como ese tipo de fotografía de la que habla. Yo en esta exposición, independientemente de que puede haber alguna foto más impactante que otra, lo que pretendo es dar una visión de autor, qué es lo que yo he pretendido haciendo fotos allí. Lo que hago es una colección de imágenes. Me gustaría que la exposición se viera, si fuera posible, no como la India, Birmania, Hong Kong, China… sino como una sola imagen. El país es una excusa. Lo que yo intento es que el espectador vea una manera de mirar, cómo observo yo las cosas, cómo las fotografío, qué es lo que me interesa realmente. No vamos a encontrar esa fotos espectacular de premio. Lo que vamos a encontrar es un trabajo, una colección de imágenes.

Generalmente el artista hace su trabajo con una intención y el público le da otro sentido diferente, lo reinterpreta. ¿Eso molesta, o enriquece?
—No molesta, es curioso además. A veces el fotógrafo no sabe realmente por qué ha hecho la foto. Hay imágenes que surgen de repente y uno hace la fotografía. Después reflexiona. Porque la fotografía es como un camino solitario. El fotógrafo se enfrenta a los temas y después decide qué imágenes se exponen, qué imágenes se enseñan. Esto lo que genera es un proceso de selección y a posteriori se pregunta uno por qué hizo esa imagen. Al final estamos haciendo fotos por toda la cultura anterior que llevamos, por la educación que hemos tenido, por con quiénes nos comunicamos, quiénes están junto a nosotros, qué hemos leído… Todo eso es un bagaje cultural que cuando nos enfrentemos a un tema fotográficamente, sale en la foto.

Si lo midiéramos por la cantidad de cámaras que hay por metro cuadrado diríamos que estamos en una época de auge. Pero la lectura puede ser radicalmente distinta.
—Hacer fotografía es fácil. Hacer buena fotografía, no. Todo el mundo tiene un móvil, o dos. Cámara fotográfica y lo que se nos acerca, las gafas Google y veinte mil historias más. Pero eso no hace al fotógrafo, eso es sólo una herramienta igual que un destornillador no hace a un carpintero. Hay una facilidad y una democratización de la fotografía pero por eso al buen fotógrafo se le exige mucho más, por lo que el proceso de selección es mucho más fino. El mundo ya está fotografiado totalmente, no queda nada por fotografiar. Lo único que se puede fotografiar como algo novedoso es la noticia diaria, ¿pero qué retrato podemos hacer que no se haya hecho antes? Eso es complicadísimo. Lo único que puede hacer un fotógrafo es realizar las cosas de la mejor manera posible y lo mejor posible, intentando transmitir esos sentimientos que tiene. Ese es el proceso de selección natural ahora mismo. Hacer esa gran fotografía de mirada interior es muy complicado, es muy difícil.

Pero esa democratización de la fotografía puede estar causando un daño muy grande al fotógrafo comercial. La ignorancia es muy osada y hoy en día cualquiera se atreve a hacer una boda, con la responsabilidad que tiene eso.
—Efectivamente, pero eso también se da porque el fotógrafo profesional se ha dormido muchos años, hacía un tipo de reportaje poco novedoso, no se preocupaba… No todos. A ese fotógrafo sí le ha hecho daño. El fotógrafo que realmente se preocupa por investigar, por luchar por su profesión, por no quedarse atrás, por aprender nuevas técnicas, conocer nuevos lenguajes fotográficos… A ese fotógrafo no debe hacerle daño. ¿Por qué? Porque ahí está la profesionalidad. Y la garantía. Quizá más que el aficionado, y ojo que hay aficionados buenísimos, le hace más daño el intrusismo. Cualquiera se anuncia en las redes sociales y puede hacer un reportaje sin una garantía. Pero eso también lo da la crisis económica y eso es completamente comprensible. Muchos fotógrafos profesionales que hay hoy en día han empezado así. Pero hay una visión fotográfica que eso no lo da ni ser aficionado, ni ser profesional, ni ser incluso un intruso dentro de la fotografía profesional. La visión fotográfica la da el interés que tenga una persona en aprender a mirar. No es lo mismo ver que mirar.

¿Qué ha supuesto el paso de la fotografía analógica al digital?
—Realmente no ha supuesto nada. Volvemos a lo mismo, el que sabe ver cogerá esa herramienta o esa otra. Al fotógrafo profesional que le cogió más mayor aguantó un poquito más con esa fotografía tradicional y luego se retiraron, pero el que verdaderamente tiene inquietud por crear una imagen usará la herramienta que estime conveniente. Hubo un tiempo como de dudas, porque además era todo carísimo, se compraba una cámara digital de un megapíxel y costaba una bestialidad. Pero ahora, las casas fotográficas si no venden carretes tienen que vender cámaras y ha llegado un momento en que si uno es creativo, con una cámara sencilla de 400 ó 500 euros puede hacer unas fotos magníficas. Si les salen las fotos mal no puede echarle las culpas al equipo que tiene. Pero lo importante es ver. Yo defiendo muchísimo la creatividad, antes que la herramienta. Y curiosamente toda la fotografía que se está exponiendo en el Centro de Congresos es fotografía analógica. Profesionalmente uso cámara digital, pero para mi fotografía personal considero que para esa fotografía no necesito la cámara digital, lo puedo hacer con analógico. Y está hecha con película.

¿Se puede hacer con digital esa misma fotografía?
—Sería diferente. El digital implica menos reflexión en el momento del disparo. Como en teoría la foto digital es gratis, cuando voy a retratar a una persona seguramente le haría más fotos que cuando voy con una cámara tradicional. Llevar una cámara tradicional me hace reflexionar mucho sobre el tema, pienso más la foto, mido mejor la luz, si hay algo que me chirría lo cambio… Voy a hacer la fotografía mucho más directa, sin apenas retoque. De hecho, todas las fotografías que están expuestas no tienen nada de retoque.

—Luego una de las diferencias entre el digital y el analógico es que hay que asegurar el tiro…
—Si hay mucho dinero, no. Pero el tema es el siguiente. Es mucho más fácil hacer fotografía digital que analógica porque ves la imagen detrás de la cámara. Haces una foto y la miras, si no te gusta la vuelves a hacer. Sin embargo, si haces fotografía tradicional –más que analógica me gusta más la palabra tradicional- miras por el visor, te concentras en la imagen y si no te gusta, no haces la foto. Es muy fácil distinguir a un aficionado de alguien que realmente sepa mirar con la cámara. Éste hace la foto y no la mira pero el aficionado dispara y mira. No está seguro de lo que hace. Eso no quita que haya situaciones, como en la prensa en la que hay que disparar mucho porque es el momento… Pero para el tipo de fotografía que yo estoy exponiendo, que es un tipo de fotografía que yo llamo tranquila, de observar, de mirar, de que concuerden las cosas, de menos es más… la fotografía tradicional le va estupendamente.

—Usted trabaja con una Leica…
—Tengo diferentes cámaras. Normalmente uso Hasselblad, que da un formato 6×6 aunque se le puede colocar un chasis de 4,5×6, tengo Hasselblad panorámica, tengo Leica, tengo Nikon, también tengo Hasselblad digital… ¿Qué tipo de foto voy a hacer? ¿Esta? Pues uso esta herramienta. Si voy a hacer foto de reportaje, que pasaré desapercibido, llevaré una cámara pequeña, pero si me interesa hacer un tipo de fotografía tranquila, a lo mejor llevo el trípode y otra herramienta mucho mayor.

—Está pasando una época dulce profesionalmente, con muchos proyectos, lo cual es importante teniendo en cuenta que estamos en una época de crisis y que la fotografía es un elemento suntuario, del que se puede prescindir.
—Yo cuando hago fotos para mí nunca lo pienso en términos comerciales, nunca, porque en el momento del disparo estaría pensando en ese posible comprador. Lo hago para mí y soy de los que piensa que cuando uno hace fotos para uno mismo, de una manera sincera, lo mejor que pueda y sepa, realmente esa foto es fácil que llegue a los demás. Si me pongo en un terreno para vender pasaría a un plano profesional y para eso ya tengo a mis clientes, las personas que van a mi estudio y quieren que les ofrezca un producto determinado. Pero esto lo hago para mí. Se puede decir que una me da de comer y otra me da de vivir, me hace mantener la ilusión en la fotografía. Y sé qué tipo de fotos tendría que hacer para exponer y vender, paisajes de las marismas muy bonitos, con mucho efecto… Pero a mí lo que me interesa es sentirme bien con mi fotografía.

—-¿Hay mucha diferencia entre Julián Ochoa fotógrafo comercial y Julián Ochoa que hace fotografías para vivir?
—En la fotografía comercial el que realmente tiene que quedar más contento que yo es el cliente. El cliente va a pagar por un producto fotográfico que yo voy a hacer con una ilusión tremenda, eso lo tengo muy claro, pero cada persona tiene unos gustos, unas preferencias, yo tengo que saber escuchar esos gustos y esas preferencias y aportar mi punto de vista, pero quien paga es el que manda.

—Está poco valorado el fotógrafo comercial, cuando la fotografía comercial es tremendamente difícil por el simple hecho de que tiene que agradar a una segunda persona.
—Hay que ser un poco psicólogo, vamos a una boda y estamos sonrientes aunque pasemos calor… Además del producto se ofrece un servicio, que es una responsabilidad y una garantía. Yo siempre que voy a una boda voy en tensión porque por muchas cosas que haga sé que pueden pasar cosas imprevistas, que puede haber algún tipo de problemas, tengo que ir muy preparado, con los ojos muy abiertos… Y después intentar dar con ese punto de unión con el cliente para que realmente quede satisfecho. No soy de poner bodas en el escaparate, prefiero que el cliente quiera que yo le haga la boda para poder implicarme al cien por cien. Boda o trabajo comercial porque en mi estudio entra de todo.

—Y siguiendo con el fotógrafo comercial, además tiene una responsabilidad tremenda. Una boda es solamente una vez, no se puede repetir. ¿Imagina que se le estropea la cámara?
—O sencillamente que piensas que la boda va bien porque de vez en cuando echas un vistazo a la pantalla y a lo mejor no se está grabando en esa tarjeta porque la cámara tiene un error. Es una responsabilidad. Yo no descanso hasta que están las tarjetas en los discos duros. Por otro lado, siempre llevo diferentes equipos y hago fotos con diferentes cámaras, hago las fotos con tres tarjetas diferentes y siempre me voy preocupando muchísimo de todo. Además de la responsabilidad es la tensión, que realmente es lo que se paga a un fotógrafo de bodas. Y el saber estar, recoger ese acontecimiento tan importante, y lo que dice de que es una vez en la vida, yo tengo un cliente al que le he hecho tres bodas. No con la misma.

—Todas diferentes.
—También es una buena señal de que sigue confiando en mí.

….oOo…..

Quiero torear con picadores

SAN FERNANDO | LA ENTREVISTA
 

Francisco Fernández Ramos

Antonio Atienza ….. 23/03/2013 18:43

Mantiene la  ilusión de los primeros años pero la vida le ha enseñado  que es muy difícil conseguir un sueño. Las cornás no las da sólo el toro, sino que llegan de todos lados y él ya ha sentido el acero ardiente de las cuchilladas por la espalda. Tiene prisa y pide ayuda, porque en este mundo la edad no perdona y la adolescencia y la juventud se pasan volando. A cambio de la ayuda lo dará todo en la plaza. Hasta su sangre.

—Quiere torear con picadores. Necesita que lo pongan en el cartel.
—Mi intención es debutar con caballos para seguir avanzando en este complicado mundo del toro.

—¿Por qué es tan complicado?
—El número de festejos ha disminuido debido a la crisis, los más perjudicados son los novilleros y de los matadores que se quieren abrir camino, al no haber festejos en los pueblos, también lo tienen complicado porque antes de torear en ferias importantes tienen que cuajarse para seguir adelante. Donde antes daban novilladas con caballos, ahora las dan sin caballos o no dan novilladas. Está complicado.

—Y hay mucha gente esperando. Ahora hay escuelas taurinas y está más organizado, pero siempre ha estado igual.
—Ahora gracias a las escuelas se puede torear un poco más sin caballos, lo que pasa es que cuando quieres torear con caballos, si no tienes una persona que te apoye incluso económicamente, te quedas estancado. Que es mi caso.

—¿Quién decide que tiene que torear con caballos?
—Lo decido yo. Puedo seguir sin caballos pero no voy a tener la misma ilusión porque veo que no voy a seguir avanzando y porque me veo preparado, mentalizado y con más ilusión.

—¿Y en la escuela qué le dicen? ¿Lo ven preparado?
—Me ven preparado, claro.

—Pero en la escuela termina, por decirlo de alguna forma, la enseñanza y a partir de ahí empieza el camino de quien quiere vivir de los toros.
—Del profesional.

—Y ahí necesita un apoderado.
—Por lo menos una oportunidad para que puedan verte, que es lo que yo intento, que me pongan y que yo me la juegue. Si hay un hombre que me vea cualidades y se interese por mí…

—O sea, que el apoderado viene después. Primero es demostrar la valía, aunque en el mundo del toro lo tiene que estar demostrando siempre porque depende de muchos factores.
—Exactamente. Lo importante es que en ese momento te vea esa persona que quiera seguir contigo y que te tire para adelante. También influye la suerte. 2011 fue un año importante para mí porque empecé a dejar de torear un poco por aquí que era donde más toreaba por estar en la escuela, y hubo un amigo que intentó echarme el cable por ahí arriba. Me puso en bolsines, iba clasificándome en los primeros puestos pero a causa de un percance perdí tres novilladas en pueblos buenos, bien situados y con las condiciones normales, sin costarme dinero y pagándome mis gastos, que tampoco es fácil desde que estamos en crisis. Me partí la clavícula y estuve dos meses y medio parado.

—De los bolsines hemos oído hablar porque los han ganado chavales de San Fernando y de Chiclana. ¿Qué son los bolsines? Concursos,creo.
—Concursos que empiezan la fase de clasificación en tentaderos, con vacas, y enla semifinal te ponen en una novillada.

—Sin picadores.
—Sin picadores.

—O sea, que ahí hay una barrera en todos los ámbitos. De todas forma, en la zona del centro de España se dan más oportunidades que aquí, tengo entendido. Yo la escuché nombrar como la ‘Ruta del miedo’.
—Por Ávila está el Valle del terror, y en Madrid ya son novilladas más cuajadas, se exige más y las ganaderías son duras. Yo, en 2011, toreé en un pueblo del Valle del terror y llegué a la plaza de un pueblo, como si se hace en la plaza del Rey, echan albero o arena y ponen palos atravesados para los burladeros. Recuerdo que me echaron un utrero, cuando sin caballos lo normal es que toree con novillos de dos años. El novillo tenía tres años, en punta… ¡un tío era! Y además con el viento de cara, lloviendo… una tragedia. Lo que quiero decir es que allí es más complicado porque hay que estar más preparado porque te sueltan novillos de 400 kilos para arriba.

—Yo he visto soltarle a un novillero un toro de 600 kilos. Y no me extrañaría que estuviera toreado.
—No será muy reciente.

—No, hace bastante tiempo. Ahora las cosas están más controladas porque ha habido percances serios. Pero lo cierto es que el mundo del novillero en esa ruta es prácticamente una lotería, que va a vida o muerte porque en muchos casos, aunque en los pueblos cuenten con las medidas de urgencia necesarias, a veces están demasiado lejos de un hospital cuando se trata de una cogida grave.
—Sí.

—Sin embargo, se van allí.
—Es que no queda otra porque aquí lo cogen más las escuelas, que lo veo bien. De Despeñaperros para arriba, además, hay más pueblos, hay más gente que monta festejos y son más animados y van más a los toros.

—Y son más toristas. Toro grande, ande o no ande.
—Ya le digo que las novilladas sin caballos, de 400 kilos para arriba. Hay que ir preparadito.

—¿Qué hace que un joven decida ser torero. Por que estar en la escuela taurina es quitarse de la calle, de estar con los amigos, estar en forma, cuidarse, prepararse… Prácticamente es una renuncia a la adolescencia a cambio de una ilusión que no se sabe si va a salir bien ni siquiera teniendo oportunidades de torear. Se puede estrellar en cualquier momento.
—Cuando se empieza se hace con ilusión y con los pajaritos de que va a ir avanzando y en tres años va a ser matador de toros. Pero claro, cuando conoces este mundo en profundidad, vas madurando y te vas encontrando con situaciones que te hacen darte cuenta de que también hay malas personas, te vas haciendo más fuerte. Pero la ilusión se mantiene mientras te ves preparado, con cualidades y mentalizado de tus limitaciones. Y entonces tú eres el que decides hasta dónde quieres llegar.

—Por que la frase “más cornás da el hambre”, en el mundo taurino las cornás no las da sólo el toro.  Hay muy mala leche.
—Eso es lo que te va haciendo madurar.

—¿Le han dado muchas cuchilladas por la espalda?
—Sí.

—Más que cornadas.
—Más. Cornadas no tengo ninguna. Tengo aquel percance y unas pocas volteretas, pero…

—¿Y qué pasará el día que lo coja un toro? Eso no lo sabe todavía.
—No.

—Hay gente que sigue para adelante, por ejemplo, Padilla, lo que es comprensible. Si se ha partido la cara por el toro lo normal es que siga en el toro con la cara partida, que es su mundo.
—No sé. Ese momento creo que  les llega a todos, pero estando bien mentalizado… Te afectará, si ha sido muy fuerte dirás que lo mismo no llego a nada y me he llevado este cornalón. No lo sé, pero creo que la ilusión lo supera todo.

—El torero está hecho de una materia distinta al resto de los mortales. De una cornada de 20 centímetros se curan en diez días y a los quince ya están toreando.
—Yo creo que es la mentalización, algo que se lleva desde que empiezas. Porque cuando empiezas te vas llevando volteretas, al día siguiente te duele todo y estás entrenando otra vez, lo vas superando poco a poco hasta que llega el percance más grave. Pero ya estás mentalizado para eso porque sabes que en cualquier momento te puede llegar.

—Con independencia de la preparación física que hace que cure más pronto. ¿Cuándo comienza a sentirse miedo? ¿Cuándo le anuncian que va a torear, cuando está en la puerta o cuando mata al toro y termina?
—Cuando más miedo paso es en el patio de cuadrillas. Cuando te anuncian  tienes la ilusión de estar anunciado, pero cuando se pasa miedo es en el patio de cuadrillas.

—Antes de verle la cara.
—Sí. Cuando no sabes cómo va a salir la tarde.

—Una vez que está en la plaza, ¿nota al público?
—No. La música pocas veces la he escuchado

—¿Pero porque no han tocado?
—La han tocado pero estoy más pendiente de las cualidades del toro, en que hacerle… Estoy pensando más en el animal que en lo que es la música y la gente. Cuando sales de una tanda buena y ves a la gente aplaudiendo, se nota, pero yo no lo noto tanto.

—Dos formas de torear. La de Enrique Ponce, el maestro, el dominador de la técnica, la elegancia, y José Tomás, el hombre que se mete donde no debe meterse, en los terrenos del toro.
—Enrique Ponce.

—¿Qué le ve a José Tomás?
—A José Tomás le veo muchas cosas y es muy listo aparte del valor que tiene.

—Lo que tiene se lo ha ganado con sangre, eso es evidente, pero también hay que ser muy inteligente para superar todas esas cornadas.
—Superar y hacer lo que hace, pedir las condiciones que pide. Yo creo que es muy inteligente.

—Pero como torero, ¿no cree que el torero lo que tiene que hacer es torear en vez de meterse en los sitios del toro?
—Yo he visto a José Tomás tras reaparecer y está toreando muy bien. Está más paraíllo. Muy despacio con el capote… Que hay que tener mucho valor.

—Lo más cercano es poder totear en la novillada con picadores de la Feria del Carmen.
—Sería lo suyo. Ojalá. Sería una oportunidad que no creo que desperdiciara.

—Pero no viene de la escuela de San Fernando, aunque es de San Fernando.
—Aquí di mis primeros muletazos. Luego en 2009 me fui a la escuela de La Gallosina de El Puerto y allí permanecí hasta 2011.

—Con José Luis Galloso. Otro torero que marcó estilo. Usted ya no quiere ni contrato, simplemente que lo pongan.
—Que me pongan y yo pondré lo que haga falta.

—Porque ustedes tienen que poner dinero para torear.
—En estos últimos años te piden dinero los que yo llamo los “vivos”. Te piden dinero por jugarte la vida, o bien dinero para poder torear o que costee los gastos, que en una novillada con caballos pueden rondar los 3.000 euros. De ahí para arriba.

—Pues que lo pongan y que no le cobren dinero. Y luego, como se suele decir, el toro pone a cada uno en su  sitio.
—Esperamos. A ver si cae esa breva.

….oOo….

El pregonero de la Semana Santa

SAN FERNANDO | LA ENTREVISTA

“La creación de empleo es otra dimensión de la Semana Santa”

Alfonso Gutiérrez Estudillo


Antonio Atienza …..16/03/2013 18:26

Cree que la crisis no es sólo económica, sino de valores, pero de igual forma la necesidad se ve compensada con la generosidad de los que se vuelcan por los demás. Equilibrar las cosas es algo en lo que deberán empeñarse todos los sacerdotes “porque todos vamos en la misma barca”, en tanto la Iglesia se vuelca en la medida de lo posible en solucionar las necesidades materiales de los damnificados por la situación.

—¿Qué es la Semana Santa?
—La Semana Santa es la expresión de un pueblo, de unos sentimientos, de unos afectos, una manera de entender la religiosidad manifestada de una forma concreta en la que se conjugan una serie de factores. Hay elementos religiosos, culturales propios de la manera de sentir de esa tierra, una mezcla de todo. Pero fundamentalmente viene a expresar cómo un pueblo vive la Semana Mayor del cristiano cuando hace memoria y recuerda los momentos pasionales que vivió y padeció Jesucristo en su vida terrena. Su entrega, su muerte y su resurrección.

—Se nota que es usted de La Isla y cofrade. Generalmente cuando le he preguntado a un sacerdote qué es la Semana Santa me ha respondido que es la conmemoración de la muerte y resurrección de Cristo. Usted lo ha definido desde el punto de vista del cofrade.
—Yo estoy vinculado desde pequeño al colegio de La Salle, donde me eduqué, y a la Hermandad de Cristo Rey, la Borriquita y a partir de ahí he vivido mi vida cofrade. Al hablar de Semana Santa, hay muchas Semana Santa. Depende del ámbito en que uno lo viva o cómo lo viva. En este ámbito cofrade Semana Santa es la definición que le hacía. No se entiende en Andalucía la Semana Santa sin hermandades, lo que conllevan los desfiles procesionales… amén de la otra dimensión, que es la del culto, la ritual, el Triduo Sacro a partir del Jueves Santo en el que rememoramos de manera especial en la liturgia esos días centrales de nuestra fe.

—Usted conoce las cofradías por dentro. No todos los sacerdotes están de acuerdo con la labor que realizan, y no me refiero a la labor social o apostólica, sino al grupo humano sujeto a problemas como en cualquier familia. ¿Ese mundo forma parte de la Iglesia?
—Evidentemente una hermandad es una unidad eclesial. Es una asociación pública de fieles que es como se define una hermandad. No podemos divorciar el pertenecer a una hermandad y sentirse miembro de la Iglesia. Lo que ocurre es que todo grupo humano tiene sus pros y sus contras, sus cosas positivas y sus cosas negativas, todos tenemos que purificarnos, mejorarnos, y donde hay grupo humano hay roces, hay envidias, rivalidades, cuotas de poder… eso existe y no nos tenemos que escandalizar de ello. Lo que sí está claro es que hay un sector de la Iglesia que piensa que las hermandades se han convertido más que en entidades eclesiales, en peñas, por decirlo de alguna forma o asociaciones puramente folclóricas que solamente buscan la parte cultural, la parte estética de lo que es la procesión y poco más. Pero formar parte de una hermandad es decir primero yo soy cristiano, es por definición, porque no se puede ser hermano de una hermandad sin serlo y al decir soy cristiano estoy manifestando mi pertenencia a la Iglesia y vivir mi fe con unas características especiales o particulares. La fe exige un compromiso y si nos quedamos en una parte o en otra, estamos difuminando lo que es la esencia de la hermandad. No nos podemos quedar sólo con el desfile procesional ni nos podemos quedar en la parte formativa, comprometida. Es un compendio del culto interno y el culto externo.

—En San Fernando hay una cantidad de cofrades enorme. ¿Eso se traduce en un enorme nivel de espiritualidad?
—En esto no se puede generalizar. Yo soy enemigo de las generalidades porque al generalizar se pueden cometer muchas injusticias. Hay que particularizar. En las hermandades habrá de todo, igual que entre los miembros de una familia. Habrá grupos en una hermandad que apuestan más por una parte y otros que viven más otra sensibilidad, pero evidentemente las hermandades viven y tienen que vivir esa espiritualidad cristiana con su particularidad de ser cofrade. En estos momentos, con motivo el Año de la Fe que estamos viviendo, nuestro obispo diocesano ha propuesto una serie de temas formativos centrados en el Credo para toda la Diócesis. Las hermandades están incluidas y están llevando a cabo de manera seria este proceso formativo que las lleva a un redescubrimiento de su propia fe, de la persona de Jesucristo y de una espiritualidad que no sólo queda en el concepto, sino que también es celebrada y es vivida. Habrá personas en las hermandades que lo hacen de una forma más seria y otras de una forma más relajada. Pero así somos los hijos de Dios.

—Estamos en una semana transcendental para la Iglesia. Hay nuevo Papa que tiene una tarea por delante que creo que el anterior no ha sido capaz de culminar, luchar contra una sociedad cada vez más materialista. Me supongo que esa misma tarea es la que tienen ustedes como sacerdotes en sus parroquias.
—Pues sí, porque todos vamos en la misma barca, que es la de Pedro y lo que el Papa propone para la  universalidad de la Iglesia hay que particularizarlo en cada uno de los sitios. Lo que el Papa Benedicto XVI a lo largo de su pontificado ha venido a decir es que el hombre no puede decir que no hay una verdad objetiva y no puede vivir en un cierto relativismo que es lo que hoy impera. O sea, tú tienes tu verdad, yo tengo la mía y aquí mientras que no nos entrometamos el uno con el otro, hay paz. El Papa Benedicto ha venido a decir que no se puede relegar a Dios, que es el gran mal que hoy azota de alguna manera a la vieja Europa donde el hombre se ha convertido en su propio dios pensando que la ciencia, la técnica son verdades absolutas y dan soluciones a todo. Por supuesto, el progreso científico y el progreso técnico es algo muy importante, pero no es todo porque lo que la verdad científica dice hoy por verdad, mañana no lo es. La razón empírica no es la única verdad; hay otros tipos de verdades y el hombre puede acceder a ellas, al conocimiento de Dios, a experimentarlo y puede poner a Dios como el centro de su vida que orienta todas las demás opciones. Lo que ha venido a decir el Papa ha sido eso, la existencia objetiva de un Dios que se nos presenta como un padre y que nos ama por encima de todo y que busca el bien del hombre. Por poner un ejemplo, Dios es el creador del mundo. ¿Cómo? Pues eso lo tendrá que decir la ciencia.

—Las épocas de gran prosperidad económica son terreno abonado para que la espiritualidad baje enteros. En la época en que estamos ahora la gente se tiene que buscar otras opciones y la Iglesia recupera sin querer queriendo ese papel que siempre ha estado ahí, pero que ahora se echa en falta, el del último refugio.
—La crisis no es solamente económica, es una crisis de modelo de sociedad, de valores. Hemos puesto la mirada en lo puramente inmanente pensando que la salvación viene de lo puramente inmanente. Hemos creado dioses que son de hechura humana que ni salvan ni llevan a la felicidad. Donde habíamos puesto nuestra confianza era en tener seguridad, en tener un trabajo estable y seguro, un coche, una casa, en tener, en tener y en tener. Pero un tener que a veces no satisface las necesidades del hombre porque hoy tengo este trabajo y quiero más. Porque el hombre es ambicioso. Lo que ha hecho la crisis ha sido tambalear el sistema de valores de nuestra sociedad porque son variables que nosotros no podemos controlar porque que hoy tengas un trabajo no depende solamente de ti. La Iglesia nos pone a pensar que sí, que tener un trabajo es necesario, es un derecho que ennoblece y enaltece al hombre, tener las cosas necesarias para nuestra vida… pero no poner nuestro corazón en eso, nuestro apego a las cosas materiales porque una cosa es que sean necesarias y otra que sean imprescindibles. 

—/…/
—Evidentemente, dentro de esta crisis de valores juega un papel muy importante la caridad. La Iglesia siempre ha estado al lado de los pobres y está siempre al lado de los pobres. Quizá ahora con esta crisis ya un poco monumental que afecta a cualquier persona, la Iglesia es una opción fuerte para paliar esas necesidades en la medida de sus posibilidades. El amor cristiano que se nos invita a vivir no es una teoría, son los gestos concretos y palpables que tenemos para con los demás y  esos hechos concretos son testimonios de este amor de Dios para con los hombres. Lo dice claramente el Evangelio de San Mateo: “Tuve hambre y me diste de comer. Tuve sed, me diste de beber. Enfermo, me visitaste. En la cárcel viniste a verme. Forastero me acogiste. Desnudo, me vestiste. ¿Cuando  lo hicimos? Cada que vez que lo hicisteis con uno de estos, conmigo lo hicisteis”. Y hacia eso tiene que tender todo creyente.

—Usted es párroco de la Sagrada Familia, en un barrio humilde. Allí me supongo que se estará notando aún más la crisis.
—La feligresía tiene tres barriadas, barriada Bazán, San José y Carlos III y el paro es una de las lacras que las azota, sobre todo Bazán donde hay muchas familias que realmente lo están pasando bastante mal. No podemos mirar a otra parte, sino tendiendo la mano constantemente porque no es sólo la ayuda alimenticia, que es un esfuerzo bastante grande, sino gente con recibos de luz, farmacia, butano, agua… un esfuerzo económico muy fuerte. Lo notamos pero también notamos el sentido del compromiso y de sensibilización de toda la feligresía, desde las propias hermandades que hacen todos los esfuerzos por seguir ayudando, hasta los propios fieles al hacer donaciones.

—Es el pregonero de la Semana Santa. Este año la va a vivir como pregonero y como sacerdote. Supongo que de forma distinta.
—El hecho de ser pregonero abre las puertas a vivirla de una forma distinta a como la has vivido siempre. Yo la he vivido como cofrade de a pie, como sacerdote y ahora como pregonero. Y al ser pregonero hay una serie de actos, de reconocimientos, de cercanía para arroparme, que lo he vivido como espectador porque tengo amigos que han sido pregoneros, pero no en primero persona. En ese sentido es una nueva dimensión en la que uno vive la Semana Santa.

—Con el tiempo parece que puede pasar cualquier cosa. Hace ya muchos años que no tenemos una Semana Santa completa y sería una pena que tampoco lo fuera ésta, porque independientemente de todo lo que significa la Semana Santa está también el trabajo de muchísimos cofrades que quieren ver sus imágenes en la calle.
—Y no solamente eso. Ya que estamos hablando de la crisis, esta semana venía en el Viva Cádiz que la Semana Santa va a aportar 1.500 puestos de trabajo, sobre todo en el sector de servicios. Esa también es una dimensión que hay que ver de la Semana Santa. No es solamente la dimensión religiosa, sino que proporciona también un beneficio al conjunto de la sociedad. Además de que no es sólo para los creyentes, sino que hay personas que no son creyentes y que se acercan a ver una Semana Santa por lo estético, lo cultural, porque no hay que olvidar que estamos poniendo casi un museo en la calle con todo el patrimonio. Pero sobre todo fomenta que la gente salga y que la gente consuma. Y eso ya es importante porque si un bar sabe que va a tener una afluencia de gente y necesita reforzar su plantilla, va a crear un puesto de trabajo. Los floristas, los de la cerería, el ebanista… En fin, que va creando puesto de trabajo y riqueza y es un valor que hay que poner en alza.

—Habría que preguntarle a los hosteleros, que con las Navidades, la Semana Santa y el verano tienen un colchón para todo el año.
—Yo espero que haga muy buen tiempo, sobre todo para favorecer a este sector servicios y turístico, porque hay mucha gente de fuera que se acerca a ver la Semana Santa y que es muy importante en una provincia con la industria desmantelada.

…oOo….

Fran Ocaña ‘Llegó la hora’

SAN FERNANDO | LA ENTREVISTA

“Jamás le he cerrado la puerta a nadie y jamás he dicho que no”

Fran Ocaña

Antonio Atienza …… 09/03/2013 14:34

Ha cantado en bodas, comuniones, bautizos, verbenas, tablaos… lo que supone el mejor aprendizaje para alguien que empieza. Un  buen número de buenos músicos le ha ayudado a hacer realidad lo que quería y entre los ratos que le deja libre la promoción de su primer trabajo discográfico habla con INFORMACIÓN sobre el pasado, el presente,  y sobre todo, el futuro.

—’Llegó la hora’.
—Llegó la hora.

—Está de promoción, un trabajo pesado pero que tiene su parte buena. Es como dar a conocer a un niño recién nacido, que a unos les gustará y a otros no, aunque en el caso del disco son diez canciones, por lo que hay donde elegir. ¿Cómo va?
—Pues la verdad es que va muy bien. Empecé en las televisiones y las radios de Huelva, luego seguí por Sevilla y provincia y también he estado en Barcelona, en la promoción de Radiolé, con 13.000 personas y por todas las radios de Cataluña. Estuve en dieciséis radios en dos días.

—Un trabajo agotador.
—Un trabajo muy fuerte, porque de un sitio a otro eran 50 ó 60 kilómetros siempre corriendo, pero vamos, lo he hecho y me gusta.

—¿Qué sensaciones le está transmitiendo la gente?
—La verdad es que es buena. Hay gente que tiene que decir si le gusta o no pero también hay gente que es positiva, que le gusta el flamenco, algo diferente al cante puro.

—Pero usted empezó cantando flamenco. En realidad empezó cantando de todo porque iba por La Isla cantando por las calles.
—Yo iba por la calle en mi moto y cantando, saludando a los amigos, decían que hay que ver lo feliz que es el chiquillo este…

—Y en realidad tenía un sueño.
—Claro. A mí me encantaba cantar, igual que el que estudia periodismo y termina en Antena 3 o en un periódico fuerte, o…

—En el paro.
—En el paro. Pero yo quise meter mi vida en la música y estoy en ella. Por lo menos pan con manteca estoy comiendo.

—Pero le decía que empezó por el flamenco puro porque me ha dicho que tiene una foto mía de 1999 en el concurso de la Peña Camarón.
—Tengo una foto suya con Jesús Guerrero que pone “el tiempo y el estudio dirá lo que tengan que decir” ( se refiere al pie de foto de la crónica de esa noche recogida en San Fernando Información).

—Desde 1999 han pasado trece años y supongo que el tiempo y el estudio habrán dicho mucho. La verdad es que no he escuchado el disco entero, sólo una canción, y he visto un disco comercial. Y yo creo que es fundamental en un primer disco porque no sólo es el cantante, también hay que tener suerte con la canción que se elige como tema estrella y que guste a la gente.
—A mí me hubiera gustado hacer unos fandangos,  u otro estilo de cante, pero decidí hacerlo con orquesta para que pegara más. Y evidentemente está teniendo buen resultado. Esperemos que por lo menos llegue a algo.

—¿Cómo se graba hoy un disco? Las casas de discos ya no son lo que eran, que grababan, promocionaban y lo hacían todo. Eso ya no existe.
—Ya no existe. La verdad es que yo he tenido mucha suerte porque me he llevado nueve años trabajando de pintor en una empresa muy conocida de San Fernando y decidí ahorrar un poquito cada año. Yo vivía con mi madre y ahorraba mucho, cantaba en la peña de Ubrique, del Chato, del Mellizo en Cádiz, Juan Villar, la Perla, iba a Jerez… y lo que ganaba lo ahorraba. Tenía unos ahorros, lo quise hacer, vi algo en mí porque tú tienes que creer en ti porque si no crees en ti no llegas a ningún lado. Decidí mi propio futuro gastándome mi dinero en lo que me gusta en vez de tenerlo en el banco o en mi casa.

—Y lo ha invertido en su sueño.
—Lo invertí en grandes músicos. Fue un conjunto de todo, se consiguió un feeling que hasta el productor decía que sería una pena si el disco no llegaba a ningún sitio por el ambiente que se había creado en la grabación, en el apartamento cuando terminábamos, con su piscina… y nos lo pasamos muy bien. Fue en verano en Sevilla, con mucho calor, pero se ha hecho todo con mucha energía y cuando se terminó ya había varias discográficas dispuestas a cogerlo, pero me quedé con MaveMusic que es la que me apoyó y la que lo está distribuyendo.

—Firmó discos el sábado pasado en ‘El Corte Inglés’.
—El día 2 de marzo.

—Por lo que vi en la foto, había mucha gente.
—Sí, había gente.

—Y se presentó en el Teatro de las Cortes en concierto y con la taquilla vendida, que no lo puede decir cualquiera. Es verdad que el Teatro sólo tiene 380 butacas aproximadamente, pero aquí vienen actores de gran talla y no lo venden todo.
—Las entradas se pusieron a la venta el día 22 ó 23 y el día 28 ya no había. Me llamaron muchos amigos diciéndome que me querían ver pero que no había entradas e incluso tuve que apagar el móvil porque no los podía atender. A mí me hubiera gustado darles una entrada.

—¿El directo o el estudio? ¿Está más a gusto en la grabación o ante el público?
—Me siento más a gusto en directo. En el estudio me siendo bien porque se escucha muy bien, estás en la gloria, pero en directo se siente a la gente, le das lo que les guste, interactúas…

—La pregunta puede parecer tonta, pero hay músicos que trabajan muy bien en el estudio y luego no dan lo mismo en el directo. Ejemplo, ‘Triana’.
—En el disco hay mucha música, pero se puede hacer en directo. Hay artistas que meten muchísimas cosas y en los directos no es igual. Yo decidí meter poquito y meter calidad, palmas, piano… para que el directo se haga igual que el disco o incluso mejor, porque en el directo estás con más ganas, con más sentimientos. En una pecera se canta, pero no se canta igual que cuando la gente te dice ole y hace que se te sientas bien.

—Me supongo que el mundo de las actuaciones está ahora chunguillo, y no sólo porque haya subido el IVA. Los ayuntamientos no contratan, los empresarios no se arriesgan, hay veces en las que empiezan a montar y promocionar un espectáculo  y quince días antes lo anulan… Las cosas están mal para los artistas.
—Yo soy consciente de lo que hay. Antes se ganaba mucho dinero y ahora lo que necesitamos es que nos paguen un dinero normal, el de un trabajador cualquiera, un caché mínimo. Hay mucha crisis, la gente no va a los conciertos porque no hay dinero y hay que actuar por lo mínimo para que la entrada sea asequible.

—La receta es abaratar el precio del disco y el de los conciertos.
—Está claro. La crisis es mundial y si hay que ir por un mínimo, se va. E incluso si hay que ir gratis a cosas benéficas que me han pedido, yo jamás le he cerrado la puerta a nadie y jamás le dicho a nadie que no. Amigas mías me han llamado para cantarles en bodas, que yo he cantado mucho en bodas, y no les puedo cantar una misa entera, pero un cantecito les puedo hacer.

—Ha hecho de todo.
—De todo. He cantado en bodas, en comuniones, en verbenas… Hace poco me llamaron mis vecinos de Puerto de Palos y estuve allí, amigos míos que hacen algo benéfico, para Yasmina… Evidentemente son cosas que hay que hacer. Si tu ayudas a personas que lo necesitan te ayudarán. Hay que ayudar para que ayuden a ti. Cuando yo necesité a grandes músicos para el disco llamé a mis amigos, a Juani de La Isla, a Jesús Guerrero, Diego Magallanes, Dani Gallego… Llamé a los músicos que son mis amigos pero que creo que son de los mejores.

—En eso estaba pensando. Sólo con el Juani y con Gallego tiene un filón.
—He tenido mucha suerte de llamarlos y de que vinieran, porque el disco se grabó en cuatro meses y medio y han estado allí semanas y semanas. Una semana iba Juani, la otra Jesús, luego volvía Juani, Diego, Faluki… Hay mucho tiempo en esa caja (por el disco).

—Las actuaciones en las verbenas, bodas, bautizos y comuniones suelen considerarse como de artistas que todavía no tiene nombre, pero yo las considero una magnífica escuela para un cantante, igual que un tablao para un cantaor o un bailaor.
—La verdad es que es donde se pasan fatigas porque puedes subir y encontrarte un bafle de cuarto de baño, micrófonos que se caen… Tienes que mostrar tus ganas y pasar las fatigas.

—Y una vez que se pasa por eso no se espanta uno de nada.
—Y si tengo que pasar otra vez lo hago. Con eso te das a conocer, demuestras lo que eres…

—Así han empezado muchos. Niña Pastori, Sara Baras…
—A Niña Pastori he oído que Camarón la subió al escenario en La Salle. Y todo el mundo empieza por ahí y no creérselo nunca, ser humilde, ir con tus amigos, yo soy muy familiar y me encanta estar con mi familia y a mi Isla la quiero mucho.

—Ahora tiene un disco y tiene más responsabilidad. Es como subir en el escalafón, de novillero a matador de toros. ¿Qué es lo que hay a partir de ahora?
—Coger la furgoneta y luchar mucho. Que salgan muchas actuaciones e ir por todos lados. Esas son mis opciones.

—Me supongo que estará preparando la campaña de verano.
—Ya hay cerradas varias actuaciones. El día 1de mayo en Córdoba, el 26 de abril en Málaga con José el Francés… hay muchas opciones, pero es como dice, hay crisis y hay que bajar el caché y dar energía.

—¿Siente el apoyo de la gente de San Fernando?
—Yo lo siento. Creo que soy querido por mis amigos y por la gente que me conoce.

—Y sobre todo es seguido. Lo digo por los comentarios que escriben en ‘andaluciainformacion.es’, que hay de todo, pero las noticias son de las más leídas.
—Yo esas cosas no las leo, no me gustan, pero sí soy consciente de que hay gente que les gusto y a otros no. Y lo respeto. Yo a La Isla siempre la he llevado a cuestas, he estado en Barcelona y me han preguntado de dónde soy y he dicho de San Fernando, de la Isla de Camarón, que es como se conoce en toda España. Porque Camarón para mí es el mito más grande que hay en toda la historia.

—Yo siempre he tenido claro que la gente tiene que hablar, bien o mal, pero que hable. Y cuando digo que suscita mucha reacción por parte del público, buena o mala, estoy diciendo que es una persona que vende.
—Claro.

—Lo que tiene que vender es el disco.
—El disco hay que venderlo, pero vamos, yo hice la firma, había mucha gente y se vendieron muchísimos discos. Vinieron otros artistas y vendieron cincuenta y tantas copias y yo llegué a 156. Después del Teatro donde se vendieron doscientos y pico de discos, vendí en Fibes, en la Pasarela Simof, estuve el día 7 en Jerez en las Bodegas Byass y también se vendieron muchos, en Sevilla en la Parrada, con la duquesa de Alba en el Rastrillo… y la verdad es que no me esperaba que iba a funcionar. Creía que me iba a ver solo.

….oOo…..

Y a problemas globales, soluciones globales.

SAN FERNANDO | ENTREVISTA

“No podemos decirle a quien pide ayuda que se ha acabado el dinero”

María José de Alba

Antonio Atienza ….. 02/03/2013 22:16

Está al frente de una de las delegaciones menos generosas con el político porque la discreción es la norma fundamental de áreas como Mujer o Servicios Sociales, pero también siente que se puede hacer mucho desde dentro sin estar en primera fila, máxime en estos tiempos que corren en los que todas las delegaciones de este tipo están íntimamente ligadas porque el problema económico se dispara por los cuatro puntos cardinales de la vida diaria. Y a problemas globales, soluciones globales.

—Se han organizado actos para el Día Internacional de la Mujer, pero el trabajo desde el Ayuntamiento no se limita a un día.
—Es una labor importante la que se desarrolla desde la Fundación de la Mujer. Hay que conmemorar las distintas efemérides, el 8 de Marzo y el 25 de Noviembre, con actividades, pero hay una labor muy importante que es la de puertas para adentro, de las 890 personas que han acudido a la asesoría jurídica para recibir ayuda, de las más de 600 que han acudido al departamento de información, los más de 800 que han ido a interesarse por los programa de orientación y empleo… Estamos hablando de temas que no salen en la prensa, que son privados y además cuidamos mucho la privacidad, pero es un número importante de personas que se pasan por allí, que sumadas a las que asisten a cursos, actividades, conferencias… podemos hablar en total de más de 5.000 mujeres que han pasado por la Fundación y eso avala a la propia Fundación de la Mujer.

—Políticamente es un área poco generosa. No se puede ‘vender’ a la calle porque se trata de cuestiones muy delicadas y es una labor muy callada.
—Para el político es poco generosa. En lo personal, cuando tocas esos temas, a mí todavía me duelen. Pero hay que tocar mucha tierra. A veces me dicen que no sé lo que hay en la calle.¿No lo voy a saber si lo estoy viendo cada día? Yo pongo el caso de una chica que vino a verme hace unos meses y que me hizo bajar los pies al suelo. Y era una problemática muy común, un matrimonio que los dos trabajaban, con niños pequeños, una hipoteca que se podían permitir como mucho, un coche. Él perdió el empleo,  empezó con las prestaciones; luego fue la mujer y las prestaciones se acaban. Cuando estamos acostumbrados a tener un sueldo a fin de mes y de pronto todo se acaba se producen situaciones muy tremendas, muy dramáticas.

—Dentro del área de Familia entra también Bienestar Social, aunque hay una delegación específica, y ahí se unen las dos cosas.
—Es un área en la que las delegaciones específicas tienen que buscar mucho la transversalidad porque el ciudadano es el punto común de todas estas delegaciones y tenemos que buscar la unión entre todas ellas. En lo que respecta al área de Familia, evidentemente se unen Mujer con Servicios Sociales, Mayor también con Servicios Sociales o con Juventud, que se está intentado entremezclar con distintas delegaciones.

—Me supongo que los Servicios Sociales estarán colapsados.
—Sí. El año pasado sobrepasamos las previsiones que estaban hechas con respecto al año anterior. Tuvimos que ir buscando dinero de otras delegaciones, incluso la Fundación de la Mujer facilitó a final de año dinero para asistir a las familias. Y es que tenemos muy claro, y eso sí es verdad que es orden del alcalde desde el primer momento, que no podemos decir que lo sentimos, que se ha acabado el dinero previsto para las ayudas y no se puede ayudar más. No. El ciudadano tiene muy claro que la Administración más cercana y a la que acude a plantearle cualquier tipo de problema, sea competente o no, es el Ayuntamiento. Y no se pueden cerrar las puertas cuando vienen a pedir esa ayuda. La situación es preocupante. El año pasado sobrepasó el presupuesto y se gastaron unos 600.000 euros en pequeñas ayudas, que insisto, son pequeñas ayudas, no grandes cantidades. Hemos ampliado el tiempo de prestación y la forma de concederla. Antes se daban ayudas muy especificas, para pagar al luz, para pagar el agua… En este caso se da una cantidad y la  familia sabe sobradamente donde tiene que emplearla.

—Le decía que tiene relación la Fundación de la Mujer con Servicios Sociales porque seguro que es la mujer la que suele ir a pedir la ayuda y no el hombre.
—Es una realidad y es lo que es. Sí es curioso que las pocas veces que ha venido algún hombre ha sido acompañando a su hija porque es su hija la que tiene el problema en su núcleo familiar, o para una sobrina… Pero cuando es un problema directo de la familia normalmente es la mujer la va a intentar buscar la solución.

Luego la mujer sigue siendo la que tira del carro en los momentos en los que hay que dar la cara, en los momentos más embarazosos. El hombre parece que está preparado para otro rol distinto.
—Supongo que sí, que esa es una de las cosas que aún no han cambiado y la mujer sigue tirando del carro. Estoy de acuerdo con esa expresión.

—Hay otra expresión que es la discriminación positiva que posiblemente no esté bien planteada a la hora de denominarla. ¿Usted está de acuerdo con la discriminación positiva?
—Así, de forma tajante, le diré que no. Yo como mujer quiero alcanzar un puesto de trabajo, en la política, en lo que sea, porque valgo. Me gusta entender por qué las personas defienden posturas y no me gusta ser tajante porque yo opine lo contrario, con lo que opinan los demás. Entiendo el fondo, pero no deja de ser discriminación. No me parece justo que un puesto de trabajo, por el hecho de que hay que cumplir un cupo, un hombre que puede ser más válido para ese puesto se quede en la calle porque tiene que entrar una mujer. Que lo mismo reúnen las mismas condiciones y entonces, perfecto, pero quizá no. Y como quizá no, a mí como mujer tampoco me gusta que alguien que esté menos capacitado que yo, sea hombre o mujer, entre por ese motivo a desempeñar una labor. Insisto, yo como mujer puedo entender que gracias a eso a lo mejor hay mujeres que han podido acceder a puestos de dirección, de listas políticas gracias a esa discriminación, a esa obligatoriedad. Puede ser la parte positiva, pero yo como mujer no quiero llegar a ostentar lo que sea por el mero hecho de ser mujer, sino porque tenga una valía y porque no es justo que se quede fuera un hombre por ser un hombre.

—Quizá el término se ha adulterado un poco. Sí se podría entender que tiene que haber una compensación a lo que históricamente ha ocurrido, que la mujer ha estado relegada, que ahora haya una contraprestación. Quizá ha sido el mal uso que el fondo de la cuestión en sí.
—Es lo que le digo. Como fondo me parece lógico, pero con los niveles que estamos llegando no estoy de acuerdo. Y ya le digo que lo tengo claro porque quiero ser alguien en algo porque lo valgo y porque lo merezco, no sólo por por ser mujer y tener que cubrir un cupo.

—¿Qué hace usted en la política? Usted es una persona a la que no le pega nada.
—En alguna ocasión lo he comentado. Yo creo que se cubren etapas. Para mí no era un fin llegar a la política. Años antes de dar el sí ya tuve propuestas para incorporarme a una lista, pero como me cogió por sorpresa porque no me lo había planteado, no di el paso. Cuatro años más tardes volvieron a llegarme distintas propuestas…

—¿Del mismo sitio?
—Por una parte sí y algún que otro más. La primera vez fue sólo uno y la segunda hoy alguna que otra propuesta. En ese momento me planteé que ya que estaba en la radio diciendo todos los días lo que había que hacer y lo que había que solucionar, era el momento de dar el paso, de ser valiente y para hacer todo eso que había que hacer o para verlo desde otra perspectiva había que dar el paso. Y lo di y no me arrepiento. Es verdad que fue un cambio muy drástico porque de no tener ninguna vinculación política a ir de número tres en una lista, de ser delegada de Cultura, teniente de alcalde… se me cae todo encima. Pero por otra parte eso me daba otra perspectiva distinta a la que hubiera tenido si hubiera llegado con un bagaje político.

—¿Piensa vivir de la política? Por que uno de los grandes problemas que hay hoy en día es la profesionalización de la política, que motiva que el político no sepa qué es lo que está ocurriendo en la calle porque no conoce la calle y que la gente se cabree porque está viendo a una persona que no se sabe lo que ha hecho para estar donde está.
—Es cierto. Hay algunos a los que no se le reconoce profesión anterior. Pero no me voy a dedicar a la política y los que me conocen de cerca saben que tengo muy clara una cosa, y es que la persona que es cabeza de lista tiene todo el derecho a elaborar su lista, va con las personas que considere más o menos oportunas. Yo tenía claro en estas últimas elecciones que lo mismo yo no estaba en esa lista y no estaba dispuesta a agarrarme con uñas y dientes a la política. Y en el momento en que dejen de contar conmigo seguiré con mi vida y habrá sido una gran experiencia de la que además, estoy aprendiendo mucho.

—¿Y se ha acostumbrado a las críticas?
—Duelen. Duelen más cuando crees que no son justas. Cuando hay algo que con la crítica yo veo que lo he hecho mal, las encajo muy bien y no sólo las que me parecen justas a mí. Aprendo y lo hago mejor. Pero sabemos que en esto de la política desgraciadamente hay muchísima crítica injusta, no sólo del ciudadano que tiene todo el derecho del mundo a opinar, sino de los tiros políticos. Una vez me dijeron en uno de esos tiros injustos que esto es lo que hay, que no me hubiera metido en política. Y yo creo que no, que la política es trabajar más y poner los pies en el suelo.

—Ustedes también lo hacen.
—El pim, pam pum. Por supuesto. Es obvio que te vas acostumbrando cada vez más, pero creo que tampoco hay que acostumbrarse sino pararse en cada crítica y aprender de la justa y pasar de la injusta.

—Se ha metido en política en unos tiempos especialmente convulsos, con los políticos y los partidos como uno de los principales problemas para los españoles, algo bastante peligroso. ¿Eso es un factor de presión añadido a su cometido?
—Sí.

—¿Usted cree que los ciudadanos tienen razón? Por que los políticos siempre tienen razón, lo de dimitir es algo que no va con ellos.
—¿Que considere justo ese razonamiento? No y me explico. Si al leer la prensa y atendiendo a la situación económica en la que estamos vemos malversaciones, robos… el ciudadano tiene que estar frito con la que está cayendo. Entonces entiendo que la opinión que tiene del político tiene una base muy grande. ¿Qué es lo que me fastidia? Pues que todos no somos iguales y me da mucha lástima que a todos se nos mida por el mismo rasero.

—Cuando se hacen estas concentraciones contra la violencia de género porque ha muerto una mujer, ¿no le da pena ver a tan poca gente manifestándose?
—Tanta pena me daba que las quité cuando llegué. El punto de inflexión fue cuando acudí, sin ser delegada de la Mujer, a una concentración delante de una asociación de mujeres y ni siquiera salieron de la asociación. Para mí fue un detonante y siempre he mantenido que hay que mantener lo que funciona y lo que no funciona o hay que quitarlo o darle una vuelta de tuerca.

….oOo….

Entrevista a Pedro Reyes Foncubierta (IU)

San Fernando | Entrevista

“El empleo lo crean la clase media y la clase trabajadora, no los ricos”

  • Pedro Reyes tiene una ventaja sobre la mayoría de los concejales: está sujeto a la displicina de partido, pero el concepto de disciplina en IU está muy por debajo del de libertad.

Pedro Reyes Foncubierta (IU)

Antonio Atienza …. 26/01/2013 15:40

La constancia la demostró encabezando las listas de una formación que estaba desahuciada de la Corporación, hasta conseguir un escaño en el Pleno. Y tiene una ventaja sobre la mayoría de sus compañeros en el Consistorio: está sujeto a la displicina de partido, pero el concepto de disciplina en Izquierda Unida está muy por debajo del de libertad. O sea, es lo más parecido a lo que se quiere que vuelva a ser la política.

—Usted no vive de la política.
—Evidentemente, no vivo de la política. Yo sigo trabajando, estoy a jornada completa, no tengo ninguna liberación por parte del Ayuntamiento y los 450 euros que cobramos todos los concejales por asistir a Pleno yo los aporto al partido que los necesita más que yo.

—¿De dónde saca el tiempo? Su trabajo es igual que el de los que viven de la política. Es el portavoz y todo lo demás del grupo municipal de Izquierda Unida.
—Pues del tiempo de la familia, de la casa y de donde podemos. De las veinticuatro horas que tiene el día intentamos alargarlo lo máximo posible y cuando el trabajo nos deja un poco de tiempo lo dedicamos a la política. Con muchas complicaciones, porque es muy difícil.

—Estamos viviendo tiempos revueltos en los que muchas cosas que eran imposibles hace diez años ahora lo son. Antes ser funcionario era un trabajo para toda la vida, ahora yo no pondría la mano en el fuego;  la gente se va de los trabajos con 20 días de indemnización por año trabajado, para lo que nos tenemos que remontar a 30 años atrás… ¿Qué puede aportar Izquierda Unida en este panorama teniendo en cuenta que tenemos a un Gran Hermano llamado Mercados que lo que menos le gusta son los partidos de izquierdas?
—La realidad es eso y lo es porque los que gobiernan hacen leyes para que sea así. Nosotros creemos desde Izquierda Unida que hay otras alternativas para salir de esta crisis y que hay que apoyar más a los trabajadores y a la gente que lo necesita que al poder económico. No podemos estar apoyando a los bancos en sus pérdidas y dejando a la gente que se muera de hambre o echándola de sus casas. Creemos que hay otras alternativas posibles y por eso algunos militamos en estos partidos e intentamos llevarlo a cabo.

—Lo cree muy poca gente. Son partidos minoritarios.
—Cada vez parece que lo va creyendo más gente. Hay encuestas que dicen que confían más en nosotros, lo que pasa es que lo de las encuestas no me las creo hasta que pasan las elecciones. Evidentemente nuestro mensaje es difícil de llevar. Los medios los gobiernan los mismos y el discurso que lanzan suele ser repetido incluso por trabajadores que están afectados por desahucios o por ERE. Repiten el mismo discurso que escuchan por la televisión sin razonar algunas veces. Pero son los que gobiernan y los que han gobernado los que han propiciado que con leyes, esos poderes llamados mercados puedan hacer lo que están haciendo al día de hoy.

—Hay una máxima –evidentemente interesada-que dice que la izquierda arruina los países y la derecha los salva de la miseria.
—Podemos poner el ejemplo de Sudamérica. Aunque los medios dicen otras cosas, a Sudamérica la está levantando la izquierda social, y ha estado mucho tiempo subyugada por la derecha.

—También dicen que Zapatero nos puso en el precipicio y Rajoy nos está empujando.
—Pues sí. Algunos decimos que son las dos caras de la misma moneda. Uno empezó y otro está terminando el trabajo.

Izquierda Unida está gobernando en la Junta de Andalucía. Eso para usted es una rémora porque ahora en el Pleno le tiran dardos desde todos sitios cuando antes sólo se los tiraban al PSOE. ¿Qué hubiera cambiado en el Gobierno de la Junta de Andalucía si Izquierda Unida no estuviera?
—Pues muchas, cosas. La principal es que no hubiera habido comisión de los ERE, aunque luego ellos mismos se han encargado de cargarse el dictamen, pero ha habido 17 años de petición de comisiones y no ha habido ninguna comisión de investigación. Y somos pocos, muy pocos. Pero en las viviendas propiedad de la Junta de Andalucía no se están produciendo desahucios, están paralizados por Fomento y Vivienda que la llevamos nosotros y no es una casualidad. Y podemos hacer lo que el pueblo nos ha dejado hacer. Somos once. La mayoría la tienen otros. Y con las fuerzas que tenemos estamos dejando ver que somos distintos a los demás.

—¿Usted cree que eso lo está captando la gente o dado el descrédito de los políticos los están metiendo en el mismo saco por estar en el poder?
—Nosotros teníamos claro que en la situación que nos dejaron las urnas teníamos que implicarnos. No era la solución seguir diciendo no a todo, sino que teníamos que gobernar y coger la sartén por el mango. Evidentemente no podemos llevar a cabo nuestro programa. Hemos hecho un pacto de política, no de sillones, para poder gobernar. También es cierto y no sé si vendrá de los propios mercados, que hay un discurso de descrédito de la política, todos los políticos son iguales, todos los políticos son corruptos. Y no es cierto. Yo creo que la política es muy importante para la vida de los ciudadanos; tenemos que decir que hay políticos que son muy honrados, aunque por desgracia los que salen son los delincuentes y corruptos y también tenemos que criticar que los que gobiernan no hacen leyes para que esa corrupción no aflore más y la paremos de una vez por todas. Hay políticos que se levantan por la mañana a trabajar por los ciudadanos, por sus vecinos, y se acuestan trabajando. No podemos estar desacreditando la política día a día. Hay políticos que en este país, en la lucha por la democracia o durante la democracia han dado sus vidas. Tenemos muchos ejemplos en el País Vasco y de todos los colores, del PP, del PSOE, que han muerto por defender la política y la democracia.

—Si a usted le dijera que tiene que hacer un San Fernando nuevo, ¿sería posible?
—Totalmente. Muy, muy posible.

—Tardarían más en tirar lo que han hecho mal.
—Habría que pensar mucho antes de hacer las cosas. Se hacen muchísimas cosas pero luego nadie se plantea cómo mantenerlas y se caen a pedazos. Nosotros creemos que un eje principal para cambiar San Fernando es la participación ciudadana. Tenemos que preguntarle al pueblo qué es lo que quiere y qué quiere que se haga con su dinero. No se puede levantar uno con una idea, hacerla sin preguntarle a nadie cuando el dinero es público y de los ciudadanos. San Fernando adolece de participación ciudadana. Y se puede cambiar San Fernando.

—¿Esa participación ciudadana no puede ser una rémora a la hora de tomar decisiones? Se pueden llevar horas y horas, dando opiniones, participando… pero al final tendrá que tomar alguien la decisión.
—Yo conozco ejemplos de participación ciudadana en ciudades más grandes que ésta. He vivido mucho tiempo en Sevilla por cuestiones laborales y allí había participación ciudadana y presupuestos participativos. Y los ciudadanos decidíamos en nuestras barriadas en qué se gastaba nuestro dinero. Evidentemente no decidíamos sobre todo el presupuesto municipal, sino sobre una parte que afectaba a los ciudadanos. Y hay cosas que los ciudadanos tienen más claras que los propios políticos. Y no se deberían tomar decisiones sin contar con los ciudadanos.

—Es importante formar a las personas para acceder a un mercado laboral que… ¿existe?
—Existe o quizá haya que buscarlo fuera de aquí. El problema es que mientras otros se dedican en otras ciudades, siendo presidente de una Diputación, a buscar empleo ayudándose de otras administraciones, en San Fernando no se quiere escuchar nada de planes de empleo.

—Han presentado uno.
—Se han presentado varias propuestas de empleo en San Fernando y todas han sido rechazadas. Incluso este viernes había una propuesta del PSOE que iba a Pleno y no ha sido ni aceptada para que se debata. Es la postura que estamos viendo en este gobierno municipal cuando la lacra más importante que tenemos en este país es el desempleo y tenemos que hacer los políticos todo lo posible para crear empleo. El otro día me mandaron un video de uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, propietario de Amazon, en el que decía que ellos, los ricos, no crean empleo; que él abría empresas cuando una clase media consumidora consumía y le reportaba beneficios, pero si nadie consumía, cerraba y se cargaba los puestos de trabajo. Luego decía que la clase media, la clase trabajadora, era la que crea los puestos de trabajo. Yo, sin ser rico, comparto bastante ese discurso.

—¿Y cómo se explica que se quieran cargar a la clase media que es la crea empleo y encima salir de la crisis?
—Ya se están dando cuenta ellos mismos que lo que están fomentando es un retroceso. El FMI, el Fondo Monetario Internacional, ya ha dicho que todos los ajustes y recortes que están haciendo está provocando más retroceso en la economía. Son políticas. Algunos apuestan por esas políticas y los ciudadanos se deben de dar cuenta de quién apuesta por esas políticas y quién por otras. Y son ellos (los ciudadanos) los que tienen el poder de decidir quién tiene que gobernar este país.

—Había un secretario de Estado del Partido Popular, Juan Costa, que decía que La Isla no era una isla. No la había visto desde el cielo. Ustedes que llevan el ecologismo en el ADN, digan qué podemos hacer en San Fernando donde tenemos un polígono industrial que no tiene entradas por ningún sitio y el resto son marismas.
—Pues, evidentemente, aprovechar lo que tenemos, aprovechar el Parque Natural. No es la única ciudad que tiene un parque natural rodeándola. Yo conozco muchas zonas de parque natural y lo aprovechan.

—Pero es que aquí sólo tenemos un Parque Natural rodeándonos y militares por San Carlos, que está muy bien, y por Camposoto.
—Pocos militares por ahí. El Parque Natural se puede aprovechar de muchas maneras. Chiclana está aprovechando nuestro Parque Natural y nuestras aguas. Hay barcos, piragüismo, deportes acuáticos… en nuestras aguas de San Fernando, en la batería de Urrutia y no lo hemos sabido aprovechar los de San Fernando. Pero no lo hemos sabido aprovechar porque además de ese que decía que San Fernando no es una isla, los ciudadanos de San Fernando y los gobernantes de San Fernando tampoco se han dado cuenta de que San Fernando es una isla. Nunca han mirado al mar. Y se pueden hacer rutas de caballos. Hay un club de hípica que ha hecho una propuesta y le ponen todos los impedimentos del mundo cuando hay muchas ciudades en las que por las playas y el parque natural se hacen rutas de caballos. Y atraen mucho turismo. En los polígonos industriales, evidentemente, cuando tienes un suelo público, lo privatizas y le subes el precio, es difícil que las empresas se asienten en él. Tenemos polígonos muy cercanos que pertenecen a otras ciudades que están llenos de empresas. En Tres Caminos hay cientos de empresas en tiempos de crisis, que antes había más. Pero los polígonos de aquí no se ocupan porque una nave vale mucho más que en cualquier otro sitio.

—El PP quiere suavizar un poco la Ley de Costas y la Junta dice que va a recurrir la nueva Ley ante el Tribunal Constitucional. ¿No creen que habría que suavizarla para que ayudar a los salineros y empresarios piscícolas?
—Si se va a suavizar para respetar el Parque Natural nosotros estaríamos de acuerdo pero sabemos la idea que tiene el PP, que siempre es la misma: relleno de marismas, relleno de Parque Natural para edificar, para hacer edificio que al día de hoy no sé quién va a comprar tantos pisos. Esa es su idea, copiar otros modelos turísticos que parece que ya no funcionan, como es el caso de Chiclana que tuvo su boom pero ya ha pasado. Si van a respetar el Parque Natural bienvenida sea, pero si no van a respetarlo preferimos que el Parque Natural se quede como está.

—Izquierda Unida pide carga de trabajo para Navantia y además que recorten el presupuesto del Ministerio de Defensa que hoy en día es el único cliente de los astilleros.
—Izquierda Unida pide cargas de trabajo para Navantia e Izquierda Unida quiere que se recorte a cambio de aumentar el presupuesto social. Con lo que no estamos de acuerdo es con que recorten lo social para aumentar Defensa. Pero pedimos carga de trabajo para Navantia porque es una empresa pública y apostamos por las empresas públicas. Otro no, otros juegan a apostar pero no apuestan por ella, no apuestan por los funcionarios, o por la empresa en la que yo trabajo (Telefónica) que era pública y que se perdió por malvenderla a ese mercado, o Tabacalera, que también era pública, o Endesa, en donde ahora algunos están de consejeros…  Nosotros apostamos por lo público y pedimos carga de trabajo para una empresa que ha sido emblemática para San Fernando y que puede ser un buen plan de empleo para San Fernando. Navantia ya genera ella sola un gran plan de empleo para San Fernando.

—¿Ustedes han hecho estudio sobre si es más barato privatizar la limpieza o el agua que mantener esos servicios básicos como municipales?
—Tampoco hay que hacer muchos estudios. Las matemáticas son claras. Un servicio vale tanto y una empresa privada tiene que cobrar el servicio más las ganancias que se tiene que llevar. Si fuera pública sólo habría que pagar el servicio porque son empresas que no deben de generar beneficios. Donde gobernamos tenemos empresas municipales que funcionan. Y funcionan muy bien.

—¿Sería bueno en San Fernando?
—Si gobernara Izquierda Unida sería una de las propuestas que llevaría.

—El problema es pagar el rescate que hay que pagar.
—Efectivamente. Pero nosotros creemos que sería bueno para la ciudadanía y no deberían ser privados con precarización de empleo y de condiciones laborales.

….oOo….

Una hora con el Alcalde

SAN FERNANDO | ENTREVISTA

“Conseguir superávit sin pagar facturas es muy fácil, pero no lo vamos a hacer”

alcaldeunahora

El alcalde de San Fernando, José Loaiza

Antonio Atienza | José F. Cabeza….. 29/12/2012 20:40

Llega el final del año 2012 y obviamente es casi de obligado cumplimiento sentarse a hablar durante casi una hora con el alcalde de San Fernando, José Loaiza, para que haga balance de los doce meses que se van y, no menos importante, qué  espera para su ciudad de cara al 2013. Los proyectos de antes, ahora y siempre vuelven a estar sobre la mesa para Loaiza, que está convencido que la llegada del PP al Gobierno local va a servir durante este mandato corporativo para preparar a La Isla de cara al futuro, una vez que se empiece a sacar la cabeza de la crisis económica.      

—Alcalde, en primer lugar desearle feliz año y que sea mejor el 2013 que el 2012 que se va, aunque por los augurios parece que va a llegar el fin del mundo.
—Ante todo felicidades también para todos los isleños y los medios de comunicación. Nosotros esperamos y todo apunta a que a finales de 2013 empezará a haber indicios de recuperación y esperemos que así sea.

—-Indicios de recuperación son precisamente eso, indicios de recuperación.
—Lo que no se puede vaticinar tampoco se puede decir, pero nosotros confiamos en que esos indicios se conviertan en realidad. Vamos a tener confianza y a esperar a ese segundo semestre.

—-De todas formas, va a comenzar el 2013 con unas buenas relaciones con el Ministerio de Defensa, lo cual es bueno, pero también llevamos veinte años escuchando que las relaciones son buenas y todo el que va a Madrid dice que viene muy esperanzado porque las conversaciones han ido bien.Pero luego esas relaciones se han ido rompiendo de forma cíclica.
—Yo creo que esta vez sí que ha habido algo que ha cambiado y es que en el último año se ha llegado a realidades como han sido el frenar el contencioso que había  sobre Punta Cantera  y ahora sólo queda que los terrenos de  Fadricas y Polvorines se empiecen a desarrollar. El tema de la Fábrica San Carlos donde había problemas de servidumbre aérea ya es una realidad y ya se puede hacer el Plan Especial,  incluso con el visto bueno de Defensa y con un pequeño desplazamiento de la servidumbre aérea para los helicópteros que pasaban por ahí. Y también ya está visto para sentencia el acuerdo por la Escuela Naval de Tiro Janer, donde se va a firmar la venta del Ministerio de Defensa con Zona Franca con la que este Ayuntamiento ya se ha puesto a trabajar para su futuro desarrollo. Nuestra intención es que en 2013 ya haya grúas allí trabajando. Aquí hay realidades porque en San Fernando hay un alcalde del PP y un Gobierno del PP en Madrid.

—Una de las cosas que me preocupa es que ya existe esa posibilidad de acceder a Fadricas o Fábrica San Carlos, pero también se han gastado un montón de millones en rehabilitar edificios y se cuenta con un patrimonio con el que, al menos, no se sabe realmente qué se puede hacer con él. No hay un proyecto para esos terrenos. 
—En el caso de los terrenos de San Carlos nos hemos encontrado con un proyecto ya hecho, con un Plan Especial que contempla uso residencial, equipamientos y zonas verdes. Lo que es FSC hay una empresa que es mixta donde hay tres socios como son Esisa, Unicaja y una empresa constructora y ahí habrá que esperar a que empiece a producirse el despegue económico para empezar a actuar sobre ellos. Es verdad que Fadricas o Polvorines es mucho más complicado, porque es necesario un instrumento urbanístico  y aclarar todas las expropiaciones, algo que nos va a llevar más tiempo y no podremos actuar a medio plazo. Janer va a ser una realidad en el 2013 si no hay otras administraciones que nos lo impidan. Son hechos que nos van a permitir ir preparando a la ciudad para el cambio. Una ciudad no se cambia en un mandato corporativo, sino que durante ese periodo se ponen los bases. Y eso es lo que precisamente ha sucedido en San Fernando, que se han perdido muchos años en diseñar las bases sobre qué ciudad se quería. Pero también tenemos algo que durante este año se tiene que aclarar y adelantar, como es el proyecto de Casa Lazaga.

—Antes de que se caiga.
—Antes de que  se caiga, usted lo ha dicho bien. Vamos  a intentar en 2013 que salga el Parque de la Historia y el Mar y espero que el órdago lanzado por el PSOE de traerse el Museo de Arqueología Subacuática de Andalucía lo cumpla. Estoy dispuesto a ceder ese edificio ya, porque ese proyecto sería bueno para Andalucía, la provincia y San Fernando. Hoy día el tesoro de La Mercedes no puede venir a Andalucía porque no hay sitio donde tratarlo y por eso se tiene que marchar a Cartagena. Yo ofrezco el Parque de la Historia y el Mar para ello, pero como no podemos estar parados hemos tenido que aprobar la Ordenanza y vamos a sacar a licitación el pliego. Hemos logrado hacer un pliego en el que puse como condición que no le costase dinero a San Fernando.

—-(…)
—Además, si nada lo impide, habrá otro proyecto que verá la luz el próximo año como es la Casa de Camarón. Hemos puesto en marcha este grupo de trabajo para ir a por todas con Camarón. Aquí se ha hablado mucho de él durante todos estos años, pero nadie ha hecho nada y no se habían dado pasos en serio. Nosotros sí lo hemos hecho y ya hemos tenido conversaciones con otras administraciones para empezar a traer el legado. Ya tenemos la donación del cuadro de La fragua, que podrá gustar más o menos como decía su autor y tenemos la casa en la que nació.

—-¿Y tienen el permiso de la familia? Porque eso es lo más complicado.
—Estamos trabajando, pero no nos vamos a parar por ello. Nosotros vamos a seguir adelante y sin permiso de la familia para crear una base sobre la que podamos actuar una vez que llegue esa autorización. 

—¿No cree que eso es empezar la casa por el tejado?
—No, eso es empezar a trabajar por el proyecto. Cuando uno le presente a la familia hechos y no palabras, será más fácil que entre en razón. Empezar a hablar por hablar no nos serviría de nada si no se consuman los hechos, porque de esa manera la familia entendería que necesitamos su aprobación para llevar toda la propiedad intelectual de Camarón a esa Fundación o ese organismo que pretendemos poner en marcha. Hemos hablado con el Ministerio de Cultura que nos ayudará en cuanto vea realidades y también con el Instituto Andaluz del Flamenco, que aunque nos dijo que no se iba a incorporar a la Fundación sí que se comprometió a ayudarnos en aquello que nos pueda ayudar. Podría llevarme cuatro años hablando de Camarón y no conseguir nada como ha sucedido hasta ahora. Nuestro objetivo es ir logrando cosas, que a lo mejor es mucho o poco, pero es la manera en la que vamos a actuar. Hace cuatro años la casa en la que nació se iba a tirar y dentro de un par de años se convertirá en un reclamo de visitantes para San Fernando. Esa es la gran diferencia y a lo que nosotros aspiramos.

—¿Y el proyecto del Museo Naval en Capitanía?
—Esa es otra de nuestras aspiraciones. Ahora mismo está paralizado por la crisis, pero saldrá adelante. Pronto el Cuartel General de Infantería de Marina se trasladará al Cuartel de Instrucción y en Capitanía sólo se quedará viviendo el general, quedando la parte trasera que se destinará para el Museo y estamos en contacto con la Armada para que así sea.

—Pero hay una cosa que es la pescadilla que se muerde la cola. Camarón no es la panacea pero es importante; la playa es muy importante, pero no tiene hoteles para acoger a los que vengan. Hubo un plan hotelero que no se ejecutó y ahí están los terrenos libres de Camposoto, sobre los que usted nunca habla porque supongo que les tendrá un cariño especial, algo que se comprendería, pero es la punta de lanza dentro del desarrollo turístico de la ciudad y desde 2002, que fue cuando se firmó el convenio con Defensa con el PP, ya no se ha hablado o parece que no se quiere hablar de este tema. Todo ello aprovechando la buena relación que existe en estos momentos con Madrid. 
—Hay que tener una cosa clara y es que Defensa no va a desafectar por ahora Camposoto. Lo que no se puede hacer es engañar a los ciudadanos. Ese protocolo del que usted habla era aplicable a aquellos terrenos que no estuviesen afectados por Defensa y están en esa zona que es donde estaba la antigua almadraba. Es ahí donde se puede actuar, pero donde el freno lo pone el Parque Natural. Se podrían instalar hoteles de alguna tipología y en ello estamos trabajando, esa es nuestra idea y para ello necesitamos hacerlo codo con codo con Parque Natural y Costas. El resto de los terrenos militares es algo que ahora mismo Defensa no tiene previsto desafectar, lo que pase en el futuro ya se verá. Lo que no voy a hacer es meterme en una guerra con Defensa sobre algo a lo que ya me han dicho que no. No me lo ha dicho mi Gobierno, sino que fue la señora Mónica Melle, que es socialista, quien en la primera visita que realicé al Ministerio me dijo que no porque para ello era necesario un programa integral.

—Dijo que presentaran un proyecto viable.
—Dejó claro que Camposoto seguiría afecto a Defensa  como centro de formación, que será el único que seguirá abierto de los tres que hay en España. Sería una quimera luchar por esos terrenos actualmente. Tenemos otras cosas por las que luchar con Defensa como son Fadricas, Janer, San Carlos e incluso por la Subayudantía, que es a por lo siguiente que nos vamos a lanzar. Ese protocolo que se firmó era fabuloso, pero no se ha logrado nada. Hay que ir paso a paso y no ir de golpe pidiendo todo de un tirón. En el caso de Camposoto lo que pedimos es que la Junta de Andalucía nos deje desarrollar la parte del Parque Natural, que hasta ahora ha sido un freno para esta ciudad. Parece ser que el delegado de Gobierno de la Junta de Andalucía y el delegado de Medio Ambiente han dicho, al menos de palabra, que quieren desarrollar el  Parque Natural y que se le quiere dar uso. Aquí estamos nosotros para hacerlo, pero nos tienen que dejar.

—¿Y hay más proyectos hoteleros en cartera para la ciudad a corto o medio plazo?
—He de decirle que ya hay programados hoteles en Punta Cantera, también en varias parcelas del Plan General y en Janer. Es cierto que nos faltan plazas hoteleras, pero las que se creen también hay que llenarlas durante todo el año. Tenemos el hotel Salymar, el hotel Roma, el hotel de Bahía Sur…

—Si hablamos de Bahía Sur…
—Ahí también hablaremos y tendremos que meter mano, no se preocupe. Para tener hoteles hay que tener turismo y viceversa.

—Habló usted en el Congreso Local del PP sobre muchos de los proyectos que pretende llevar a cabo para la ciudad, pero quizás lo preocupante en estos momentos es que como se tardan tanto en ejecutar ya no haya un Gobierno amigo, por no decir enemigo, porque esa expresión causa muy mala impresión y deja en muy mal lugar a los políticos.
—El problema no es que un gobierno sea de un color o de otro, es que sea amigo o no de la ciudad con independencia del color político. No importa tener en la Junta un Gobierno del PSOE si se porta bien con la ciudad y hay lealtad institucional. Ese es un gobierno amigo y habrá que darle las gracias a la Junta y al PSOE por portase bien con San Fernando si llega el caso. Es un gobierno enemigo, aunque sea de tu color, aquel que no te hace caso y no te da nada para tu ciudad.

—No voy a decir que a ciudad está más sucia que antes, pero al menos está lo mismo. Usted prometió cuando entró como alcalde que eso iba a cambiar, ¿qué problema es el que existe realmente?
—En primer lugar he de decir que el presupuesto actual de limpieza de esta ciudad es bajo; en segundo lugar que hemos hecho un Plan Director nuevo que está entrando en estos momentos en uso y, por último, que estamos trabajando con la empresa para intentar cambiar en algo el contenido de la plica de concesión. Creo que en su día se hizo un contrato demasiado fijo y encorsetado, y ahí choca. Hay que buscar variantes. Pondré un ejemplo con el que creo que se entenderá lo que quiero decir. Es el tema del baldeo de calles, puesto que hay muchas que se limpian todos los días y otras que directamente no se limpian. Eso es algo en lo que estamos trabajando, es decir, hay que modificar el contrato. Pero es que además hay calles que se baldean cuando llueve y eso a mí no me sirve. Todo este tipo de cosas hay que saber flexibilizarlas y con ello estamos jugando a la hora de hacer un nuevo contrato. De todas maneras, somos de las ciudades que menos gasta en limpieza comparado con la Bahía.

—Pero la relación calidad precio está ajustada, es decir, que se gasta poco y se limpia poco.
—No voy a decir que está ajustada porque siempre tenemos que ser exigentes.  Nuestra obligación es que con el mismo dinero se limpie más. También estamos viviendo otra época desde el punto de vista económico, porque no tenga usted la menor duda de que si hubiésemos tenido que subir el dinero en limpieza, lo hubiésemos subido.  El problema es que no podemos subir, al contrario, estamos recortando por las condiciones económicas que tiene este Ayuntamiento. Estamos hablando de un presupuesto con 15 millones de euros de hace tres años. Hoy San Fernando es una ciudad que puede pagar sus nóminas, siendo un Ayuntamiento que tiene menos trabajadores que Arcos, la mitad que los que hay en Los Barrios y de La Línea no quiero ni hablar. Pagamos nóminas, mantenemos los servicios y estamos intentando que el ciudadano en su ciudad, a parte de la limpieza, se encuentre con respuestas a la hora de tener que arreglar un bordillo, un boquete o tener las farolas pintadas. Volviendo al tema de los ejemplos y con respecto a lo que he dicho anteriormente, yo no sé cuánto tiempo llevaban sin pintar algo que se ve desde la carretera como son las pasarelas de Bahía Sur. Esa es la fotografía que se lleva todo el que pasa por la carretera de San Fernando, unas escaleras oxidadas. Pues ya están pintadas. Cuando alguien pasa lo que ve es un parque, un centro comercial y una pasarela limpia, y eso también tiene su importancia.

—Pues tiene usted ahí un álbum entero para hacer y con tarea para Pascual Junquera.
—Lo tiene, lo tiene y lo hace.

—¿Cómo se hace para que una ciudad que tiene tan pocos ingresos como es el caso San Fernando tener unas buenas finanzas? Se lo digo porque yo eso sólo lo consigo cuando no gasto dinero.
—Porque siempre ajustamos los gastos a los ingresos. Esa es una de las cosas que este gobierno está haciendo.

—Ya en 2011 el PA dijo que había superávit, aunque había facturas sin pagar. Así también lo obtengo yo.
—Lo ha dicho usted, no lo he dicho yo. Nosotros lo que estamos intentando en primer lugar es sacar todo a la luz en base a toda la normativa que ha aprobado el Estado y han salido 22 ó 23 millones de euros de facturas sin pagar, y aparte hemos pagado ya en esta mandato 1,5 millones de euros de facturas desde el año 90. Este gobierno ha pagado facturas de años en los que gobernaban el PA con el PSOE, sólo hay que tirar de hemeroteca de actas. Conseguir superávit cuando uno guarda las facturas es muy fácil, pero este gobierno hoy día no guarda ni una sola factura ni las va a guardar. Es verdad que nos hemos tenido que endeudar para pagar esos 22 millones, pero le hemos dado ese dinero a los proveedores, a empresas de la ciudad que gracias a esa inyección económica no han cerrado y no han despedido a más gente. Lo que estamos haciendo ahora es pagar nuestra deuda financiera con los bancos y, en segundo lugar, pagarle a los funcionarios públicos que es a lo que nos obliga la ley. Y no hemos contratado a nadie.

—Salieron nueve el otro día y esos ya no se reponen.
—No se reponen. De momento. Ya el año que viene Dios dirá. Y mantenemos los servicios básicos de la ciudad. Hemos incrementado las ayudas de emergencia social porque el momento lo requiere, aunque muchas iniciativas no son competencia del Ayuntamiento sino de la Junta. En condiciones económicas normales a lo mejor decíamos que no hacía nada más, ahora no lo vamos a decir porque ahora no es el momento a pesar que no nos los paga o lo hace con mucho retraso. Y luego vamos a hacer las pequeñas obras que tenemos de mantenimiento, de limpieza aun con todos sus defectos e inversiones que son un poco más grande, como abrir Batallones de Marina. ¿Cómo se hace todo esto? Pues como lo hace uno en su casa. Tengo este dinero y me gasto este dinero. Y puedo llegar hasta aquí. Nos hemos quitado todos los gastos supérfluos.

—¿…?
—Le voy a poner un ejemplo. Se nos critica mucho que tenemos muchos coches oficiales pero sólo tenemos dos. Se nos critica mucho el personal de confianza, pero somos el ayuntamiento más austero de personal de confianza de toda la provincia de Cádiz en ciudades de más de 50.000 habitantes. No tennemos ni cubiertas todas las plazas que podríamos cubrir. Este Ayuntamiento hace un ejercicio de responsabilidad, con el alcalde a la cabeza, de que el dinero de los ciudadanos se tiene que gastar bien.

—¿Los presupuestos no salen porque el Partido Andalucista no quiere que le recorten el gasto corriente?
—Nosotros aprobamos un presupuesto el año pasado y en el mes de marzo nos vimos obligados con el plan de ajuste a aprobar otro que no tenía nada que ver. Yo prefiero seguir con lo que tengo y ver en enero o febrero si nos sigue valiendo con el presupuesto que hemos diseñado con el plan de ajuste, o si vamos a hacer  un nuevo presupuesto real en base a los ingresos que vayamos a tener.

—Y siempre que lleguen a un acuerdo con los andalucistas, ¿no?
—Hay gente que quiere hacer creer que ese es el problema que existe con los presupuestos, pero eso no es verdad. Yo tengo que decir que con el plan de ajuste hubo muchas delegaciones del Partido Andalucista que tuvieron que hacer un tremendo esfuerzo, como fue el caso de Cultura. El PA lo admitió porque se dio cuenta de donde se podía sacar más sin que lo notase el ciudadano. No son servicios que sean obligatorios de dar y que una obra de teatro sea un poco de menor calidad o que haya un concierto más o menos se puede comprender. Ese sacrificio lo hizo el Partido Andalucista. Ese rumor no ha salido de mi boca y no hay problemas con el presupuesto, vamos a estudiar muy bien cuál es el que le conviene a la ciudad. Lo que sí nos ha dado un resultado fabuloso ha sido el presupuesto del plan de ajuste que nos obligó a hacer el señor Montoro, ya que hemos puesto las cuentas de la ciudad muy claras y además podemos hacer frente a ellas.

—Todas las encuestas ponen a los políticos como el mayor problema de España y se generaliza, lo cual es tremendamente injusto. ¿Es eso una carga emocional para ustedes los del Partido Popular¿ ¿No sienten esas miradas inquisidoras de la gente que les señalan como si fuesen los mismísimos demonios cuando van por la calle? 
—La situación económica hace que mucha gente esté pasando necesidades y al final uno mira para quien cree que es responsable o hacia quien está llevando a cabo ese tipo de reformas y recortes. Uno tiene que asumir este tipo de cosas cuando se mete en la vida pública, pero también hay que decir que esto está muchas veces promovido por entes interesados, porque muchas veces las protestas las protagonizan diez que gritan mucho. La gran mayoría silenciosa sabe que lo que se está haciendo es para el futuro de sus hijos. Pienso que cuando vayamos saliendo de la crisis económica el político volverá a ser considera como siempre. Luego hay que decir otra cosa y es que hay muchos políticos, no sé el número, y concejales de esta misma ciudad que no cobran…

—Pensé que iba a decir que hay muchos políticos. Porque hay muchos políticos. Medio millón entre los concejales y los enchufados.
—No hay tantos enchufados. Hay muchos alcaldes y concejales de pueblo que no cobran. Es verdad que eso es generalizar. Pienso que cuando la situación vaya cambiando esa presión sobre la clase política disminuirá. A nadie le gusta que por la calle le insulten como el otro día nos hacían a nosotros, pero que le vamos a hacer, lo entendemos. Yo estoy aquí porque me gusta, por mi pueblo, porque me gusta hacer cosas por mi gente. Yo he pasado por varias situaciones políticas y siempre ha estado a gusto con lo que he hecho. El día que me tenga que ir lo haré tranquilamente, porque yo no necesito esto ni para comer, ni para vivir. Esa es mi ventaja y por eso yo estoy aquí y aguanto lo que me diga la gente.

—Y ahora más al ser el presidente del partido a nivel local, incluso decía usted que ha sido el único que se ha quedado en San Fernando.
—Es verdad, lo dije el otro día en el Congreso Local del PP. Había gente que decía que yo venía aquí de paso o que esto era un trampolín para mi carrera política. Uno nunca sabe qué va a hacer mañana porque esta vida da muchas vueltas, pero yo me comprometí con San Fernando y a día de hoy sigo en San Fernando. Si he tenido que dejar responsabilidades ha sido porque me obligan a estar más tiempo fuera que aquí. En cambio otros se han ido diciendo que se van porque no son capaces de ser alcalde, usted me va a perdonar, pero yo me hubiera quedado también en la oposición porque para eso me presenté.

—(…)
—Mi obligación de momento es con San Fernando e intentar que esta ciudad vaya bien por el bien de mis hijos y espero que el de mis nietos, y por el bien de los hijos y de los nietos de todos los isleños. Vamos a preparar a esta ciudad para cuando empecemos a salir de la crisis, algo para lo que hasta ahora no estaba preparada. Pero ese objetivo no debe ser exclusivo de Pepe Loaiza o del Partido Popular, sino que en ello tenemos que trabajar y empujar todos los isleños. Llegados a este punto, y volviendo a eso que decía de que los políticos estamos mal valorado, yo ahora mismo salgo a la calle y puedo hacerlo tranquilamente, además de sentirme muy a gusto con todos los isleños.

José Loaiza García

….oOo…..

Abogado antes que Cura

SAN FERNANDO | ENTREVISTA

“La gente soporta la crisis con la mayor dignidad que puede”

abogatesquecura

Abogado antes que Cura

Antonio Atienza …… 22/12/2012 18:14

Busca -junto al arzipreste de la ciudad, Alfonso Gutiérrez Estudillo- que abogados, economistas, asesores fiscales… se unan en un bufete solidario para encauzar los problemas de personas que lo están pasando mal y no tienen medios para pagar esos servicios profesionales. El primer día que lo publicitaron se apuntaron diez profesionales, lo que demuestra las palabras de García Berbel. Que está fluyendo un movimiento de solidaridad en la sociedad que no es patrimonio de los católicos, sino del ser humano como tal.

—Usted salió en la prensa como uno de los abogados que había conseguido mejores notas en derecho matrimonial en el Tribunal de la Rota.
—Qué buena memoria tiene.

—No. He mirado en internet.
—Eso en mi vida es anecdótico y tiene muy poco mérito porque desde que empecé los estudios eclesiásticos siempre tiré hacia la rama del derecho matrimonial. Cuando hice la licenciatura de Derecho Canónico, en esa asignatura puse especial interés y cuando hice la tesis doctoral en Derecho Canónico la hice sobre un asunto de derecho matrimonial. Con lo cual, enfrentarme a compañeros míos abogados que hacía el curso de la Rota, en esa materia concreta creo que iba con un poquito de ventaja. Más que nada por los años de estudio que yo le había dedicado al tema, mientras para muchos de ellos era la primera vez que se enfrentaban al derecho matrimonial canónico. El mérito que tengo es cero.

—Ya habló el sacerdote. Pero ahí queda. Usted es abogado. ¿Puede ejercer?
—Sí. Antes de ordenarme estudié Derecho, trabajé como abogado en Jaén, en Málaga y en Granada y fue miembro del Colegio de Abogados de Jaén. Actualmente estoy colegiado como abogado en el Colegio de Madrid, lo que pasa que me dedico en cuerpo y alma al ministerio sacerdotal.

—Fue abogado antes que sacerdote.
—Yo soy abogado desde el año 1997 y me ordené sacerdote en el año 2003.

—Su vocación ha sido tardía.
—Si con eso me está llamando viejo…

—Me refiero a que fue después de.
—Sí, después de un cierto tiempo de tener una experiencia laboral y profesional en la calle. Hombre desde pequeñito tenía la inquietud.

—¿No está en contra de los Evangelios ser abogado y sacerdote? Lo digo por la frase de “al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios”.
—Todo lo que sea colaborar con el Reino de Dios y su justicia lo va a encontrar en el Evangelio.

—Habría que preguntarle a Poncio Pilatos.
—Creo que Poncio Pilatos se había puesto muy nervioso si hubiera tenido que pleitear con juristas ante un proceso tan injusto como fue el de Nuestro Señor. Fue un juicio como el de una oveja que llevan al matadero, dice el profeta Isaías. Ya estaba profetizado que aquello iba a ser una farsa, que no fue un juicio justo ni se aplicó la legislación que tuvo que aplicarse, que era la de los romanos. Si Nuestro Señor hubiera querido defenderse, el propio Poncio Pilatos hubiera sido condenado por prevaricador.

—Usted lo que está haciendo en San Fernando es unir esa vocación de servicio que tiene el sacerdocio con su profesión de abogado con el fin de ayudar a las personas que se ven envueltas en un litigio, o al menos decirles lo que tienen que hacer. Lo están haciendo a través de Cáritas, una organización que se está demostrando en esta crisis como el mejor ministerio de Asuntos Sociales. Pero yo le veo un problema. Los dos estereotipos de los españoles son ‘El Quijote’ y el ‘Lazarillo de Tormes’. Los quijotes son ustedes. Habrá muchos lazarillos.
—Efectivamente. Nosotros queremos concienciar a los profesionales que tienen talento para que sean solidarios. Uno de los grandes motivos de la crisis –creo, esto es muy opinable- es el egoísmo colectivo en el que hemos vivido. En los últimos años ha habido una sociedad en la que lo único que queríamos era el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo y sacar partido de todo. Los bancos sacar interés al capital; los empresarios de la construcción, el mayor beneficio posible a su suelo… Todo el mundo iba a sacar partido y se ha hecho mucho dinero y muy rápido. Ha habido años de aparente bonanza. Ahora estamos en crisis y lo que queremos fomentar es la solidaridad en el sentido de que el que tenga talento que lo ponga al servicio de los demás desinteresadamente. Queremos fomentar lo contrario de lo que hemos vivido estos últimos años. Que la gente piense qué puedo hacer por la gente de forma desinteresada.

—Y están teniendo éxito hasta ahora.
—El éxito o el fracaso son muy relativos.

—Pero hay profesionales que se están sumando.
—Sí. El primer día ya vinieron diez. En la cuenta de correos que tenemos han dejado mensajes abogados, economistas, una secretaria de un ayuntamiento que por la mañana trabaja en el ayuntamiento y por las tardes se ha ofrecido a colaborar. No es de San Fernando. Estamos poniendo en marcha, así entre comillas, el despacho de abogados que Cáritas va a facilitar a la gente. La masa de población que demanda ayuda la tenemos en la puerta.

—Pero hay ciertas restricciones.
—Más que restricciones hay unas condiciones que hemos puesto a los beneficiarios del servicio. No atendemos asuntos que ya estén bajo la atención de un letrado, reclamaciones de multas de tráfico, para la atención a inmigrantes Cáritas ya tiene en Cádiz un servicio específico y los desviaremos allí… Nuestro servicio es de orientación, de asesoramiento. No es un servicio paralelo al turno de oficio del Colegio de Abogados, sino que vamos a ayudar al Colegio de Abogados encauzando a gente a que vayan a pedir un abogado de oficio si tienen derecho a ello. Enseñarle a la gente a dónde tiene que acudir si quieren litigar. Para otras cuestiones que no sean litigiosas para eso tenemos a los abogados, los economistas, los asesores fiscales. En definitiva, hemos puesto unas condiciones que se basan en el índice de renta. La persona que pueda justifica que tiene ingresos por debajo de 1.600 euros tiene derecho a que Cáritas le preste ese servicio.

—1.600 euros en la unidad familiar.
—Exactamente. Luego se estudiarán las peticiones una por una y caso por caso, porque habrá muchas familias que tienen miembros impedidos… porque la vida de cada familia o de cada persona es muy diferente.

—Me supongo que la mayor parte de demandas serán sobre desahucios, créditos hipotecarios… lo que se está viendo en estos momentos.
—No ha llegado ningún tema de desahucio, quizá porque ya están en manos de un abogado. Sí que ha llegado gente agobiada por deudas y en el origen de esas deudas hay de todo. Algunas son personas divorciadas que firmaron en su día un convenio de divorcio y han cambiado las circunstancias, o que los cónyuges participaban de algún tipo de sociedad conjunta, aunque estuvieran divorciados… Hay todo tipo de situaciones.

—¿Los economistas cómo pueden ayudar? En esos casos ya no está por medio el Colegio de Abogados y pueden salir de allí con la solución.
—Sí, claro. Como las posibilidades de problemas que nos plantea la gente son infinitas, habrá que ver qué necesitan para que el economista se lo resuelva.

—¿Cómo están las cosas en la calle? Nosotros lo vemos porque nuestro trabajo es estar en la calle, pero ustedes llegan más cerca. Me supongo que se llevarán grandes sorpresas con personas que no lo parece pero que necesitan ayuda.
—En la cara de las personas se empieza a notar la crisis. Gente que aparentemente lleva una vida normal, entre comillas, reflejan en la cara la situación por la que están pasando. Cuando preguntas a personas qué les pasa, porque notas que les pasa algo, algunos te lo cuentan. ¿Cómo lo están llevando? Pues con la mayor dignidad que pueden, de eso nos estamos dando cuenta nosotros y también nos estamos dando cuenta de que hay un movimiento que no se nota, que no hace ruido, un movimiento de solidaridad, oculto. Ahora mismo tienen un papel muy importante en la familia, los abuelos y me parece que no se les está reconociendo. Muchas de las personas mayores que vienen a nuestras parroquias nos cuentan que se encargan de los nietos, cómo están ayudando a los hijos porque hoy en día todo el mundo tiene a alguien en su familia que lo está pasando mal. Las familias están volviendo a unirse, se están volcando alrededor de la persona que más lo necesita.

—Cualquier reducción de las pensiones pone en peligro todo el sistema. Ahí están los datos de que el pensionista es el que está amortiguando la crisis.
—A cualquier persona que tenga sentido común le parece una injusticia de las peores que se puede cometer enfocar el remedio de la crisis tocando las pensiones. ¿Por qué no se recortan los sueldos de esa cantidad de altos cargos que tenemos en nuestro país? Yo no me quiero meter en política porque no me corresponde, pero un país que tiene el doble o el triple de políticos que Alemania que nos duplica en población, me parece que lo que tiene que replantearse es el sistema. La cantidad de organismos ineficientes que tenemos, ¿por qué no se plantean recortar por ahí? A mí me parece que las pensiones, si acaso, lo que hay que hacer es subirlas porque son esas personas las que están sosteniendo ahora mismo cargas familiares, cargas económicas…

—Todo tipo de entidades está haciendo campaña en estos tiempos, las hermandades, como les corresponde en este caso… esa solidaridad está extendida por todos los estratos sociales y todo tipo de entidades.
—La solidaridad no es valor católico, es algo que llevamos inscrito todas las personas. Y es verdad que las hermandades se están volcando; y es verdad que hacen una labor que no se ve muchas veces y otras veces sí, porque hacen la Operación Kilo, la operación tal… porque son las promueven en las parroquias la recogida, almacenamiento y reparto. Están haciendo una labor impresionante. Y otro tipo de asociaciones civiles que están colaborando y que colaboran con las parroquias. Y mucha gente que viene a las parroquias a preguntar qué puede hacer.

—Por la parte que le corresponde a la Iglesia, ¿hasta dónde puede aguantar Cáritas?
—Cáritas está sobrepasada, pero yo creo que Cáritas siempre estará sobrepasada porque  los ingresos que recibe son muy cortitos, el servicio que presta es gratuito y por tanto la demanda es infinita. Cuando prestas un servicio gratis y el servicio es bueno, y es necesario, la demanda es infinita. Nunca tendrá Cáritas recursos suficientes para atender las necesidades de la gente. También es verdad que la misión de Cáritas no es sólo el asistencialismo en el sentido de dar comida a la gente. Va más allá y por eso nos hemos planteado el servicio de asistencia jurídica gratuita, porque la misión de Cáritas es ayudar a la gente, poner en valor a la gente, ofrecerle herramientas para que sepan buscarse la vida. No se trata de darles peces, sino enseñarles a manejar la caña para que ellos pesquen. Se están montando cursos de formación profesional concertados con instituciones públicas. Eso forma parte también de la misión de Cáritas, capacitar a la gente para que pueda buscar empleo.

—Por la labor que hace Cáritas, por la que quiere hacer y la conocen los creyentes y no creyentes, religiosos y no religiosos, se puede decir que hoy en día es la organización con más solvencia que existe en España y sobre todo con mucha más que otras organizaciones que existen y que deberían tener la misma solvencia.
—Hay que agradecerle la labor de Cáritas a los voluntarios, a esos que no hace ruido, que no se ven, que no se oyen… Esos son el alma mater de Cáritas. Ellos sostienen lo que nosotros vemos.

…..oOo….

Entrevista a Patricia Cavada

SAN FERNANDO | ENTREVISTA

“Nos sorprendería el número de personas dispuestas a invertir”

loco23

Antonio Atienza ….. 16/12/2012 00:59

Aceptó que sería una encerrona porque sabía que las preguntas no tendrían nada que ver con lo que para ella es lo cotidiano y por ende, lo que mejor maneja a la hora de contestarlas. El resumen es que cree que la tendencia que hizo naufragar al PSOE se está invirtiendo y que el partido tiene que virar a la izquiera y no al centro como aconseja Felipe González. ¿Sobre el alcalde? Ella es la portavoz del PSOE.

—¿Qué hace una mujer como usted en un sitio como este? Usted es abogada, no sólo Licenciada en Derecho. La diferencia me la explicó un abogado. Licenciados en Derecho los hay a patadas en los partidos políticos y los abogados son los que además están en los juzgados haciendo cumplir la ley. La Justicia ya es otra cosa. O sea, que usted tiene la vida encarrilada por un camino, el de la abogacía y termina siendo la portavoz de un partido político con todo lo que está cayendo sobre los partidos. ¿Qué le hace tomar esa determinación?
—Yo siempre he tenido una vocación pública. Las circunstancias hicieron que al terminar de estudiar Derecho empezara a ejercer, fue el camino más cómodo y más fácil y además me gustaba, es una manera de ayudar individualmente a muchas personas. Y la política me brindó la oportunidad de ayudar, con mi actividad, no solamente a una persona cada vez sino al colectivo. Es verdad que los tiempos son malos, pero también son un reto. Hay que recordar que yo empecé en 2007, en la lista electoral de Fernando López Gil que tenía un proyecto muy ilusionante, al igual que el de 2011, y por eso me dedico a la política y espero seguir superando retos para mí y ayudando a muchas personas con mi trabajo.

—Pero usted ya está enfilada en la política, prácticamente.
—Yo creo que la política es un momento puntual por el que las personas pueden ir pasando dando su trabajo por los demás. Yo lo veo de esa manera. Tengo mi carrera, he ejercido durante años, puntualmente me dediqué a la política como concejala y lo he estado compatibilizando con mi despacho profesional durante todo este tiempo y ahora me dedico plenamente a la política.

—Y además en dos frentes. En la Delegación del Gobierno andaluz en Cádiz y en la portavocía del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de San Fernando. Portavocía compartida. ¿Le da tiempo a sacar adelante tantos temas? Me supongo que habrá más trabajo en Cádiz que en San Fernando.
—Yo trabajo 24 horas al día y he trabajado como concejala invirtiendo en ello gran parte del tiempo que tenía que dedicar a mi trabajo como abogada. Ahora en la Delegación del Gobierno, el Gabinete de Coordinación Técnica del delegado me permite dedicarme plenamente a la actividad política, adquirir experiencia y me permite tener una interlocución directa con altos cargos como consejeros, viceconsejeros, delegados de la Junta de Andalucía y eso, sin duda, ayuda mucho, mucho, a mi labor como portavoz en San Fernando.
—Y esa experiencia le puede ayudar, hablando hipotéticamente, como candidata a la Alcaldía en 2015.
—Me sirve para intentar solucionar los problemas de San Fernando. A día de hoy que soy la portavoz. Eso es lo que tengo claro.

—Y de ahí no pasa.
—Y de ahí, por el momento, hasta que el partido elija al candidato o a la candidata según lo que más interesa a los ciudadanos.

—Lo normal es que siempre pongan por delante a la persona con posibilidades. Hacer una marca es difícil. Hacer un candidato también es difícil. Pero yo lo dejo ahí. Y hablando de futuro, se celebraba hace unas semanas el 30 aniversario de la victoria de Felipe González en 1982 y leyendo entre líneas los discursos de unos y otros, parece que no está muy claro por dónde hay que ir, si más por la izquierda o como decía González, por el centro porque ni en la derecha ni en la izquierda hay mayoría absoluta para gobernar. ¿Hacia dónde va el PSOE?
—El PSOE es un partido muy consolidado y muy plural en el que caben muchas opiniones. No es como en el Partido Popular que hay una voz única y se van sucediendo un líder tras otro nombrados a dedo. Lo que está claro es que el PSOE tiene una vocación de Gobierno, de ser un partido social como está demostrando en Andalucía y la estela es precisamente seguir lo que está haciendo en Andalucía, siendo responsables y coherentes con la izquierda, haciendo unos presupuestos sociales basados en lo público y no en la privatización como se está haciendo en el resto del país.

—Pero en Andalucía perdió las elecciones.
—Pero ganó la izquierda y por eso gobierna.

—¿Se tiene que ir más a la izquierda? ¿Más al centro? ¿Usted qué haría?
—Yo creo que tenemos que ser coherentes con nuestra historia y tenemos que ir hacia la izquierda, que lo que nos están pidiendo.

—¿Usted cree que San Fernando tiene solución?
—San Fernando es un diamante en bruto.

—Eso lo están diciendo desde hace veinte años.
—Efectivamente. Y esa es la tragedia de San Fernando. Hemos visto pasar gobiernos andalucistas, hemos tenido un gobierno de coalición entre PP y PA que todavía está y sigue todo exactamente igual. Llegó (José) Loaiza, que era un cambio por ser un alcalde del Partido Popular y pensábamos que íbamos a ver algo diferente, pero ha demostrado que es exactamente igual que (Manuel) De Bernardo. No ha sabido solucionar ninguno de los grandes problemas de San Fernando. Decía nuestro anterior portavoz que los grandes problemas que él vio cuando llegó seguían a lo largo del tiempo. A mí me pasa lo mismo y todos los ciudadanos pueden verlo. Ahí está Puente de Hierro, Fadricas, Parque Natural, Camarón que no termina de potenciarse, el turismo… y una serie de problemas que no se solucionan. Dicen que trabajan en ello, pero la verdad es que nada se soluciona.

—¿Se pueden aplicar los programas ilusionantes del PSOE hoy en día teniendo en cuenta de que la situación se ha degradado hasta llegar a los 15.000 parados, que tocaremos a final de año?
—Esos 15.000 parados son los que obligan a llevarlo a cabo. En el proyecto de ciudad con que concurrimos a las elecciones teníamos claro que no podíamos mirar la realización de esos proyectos sólo con capital público sino que había que ver la manera de que participara la gestión privada y el capital privado. Ejemplos como el solar del Museo Camarón, que pusieron una valla al día siguiente de presentar nosotros nuestros proyectos sobre flamenco, y que no se ha llegado a construir, quizá con la iniciativa privada ese museo que seguro que a la larga sería rentable, se habría desarrollado y no estar pensando que todo se tiene que desarrollar desde las arcas municipales.

—¿Pero sigue siendo válido económicamente ese programa? Porque iniciativa privada ahora mismo… igual que la pública: no hay.
—Desde mi labor como portavoz me reúno con muchas personas que están interesadas en invertir. Nos sorprendería el número de personas que precisamente por esta crisis, porque el trabajo por cuenta ajena es casi imposible de conseguir, ven un reto y una posibilidad el crear su propia empresa e invertir. Sigue habiendo cierta financiación pública que ayuda a poner emprender alguna actividad y sigue habiendo alguna financiación para proyectos que sean viables.

—Si yo le hago una lista de proyectos de San Fernando que dependen de la financiación de la Junta se iría usted a la Junta a decirle que por qué no financia esos proyectos. Empezando por el Ayuntamiento como Bien de Interés Cultural e incluso los mismos proyectos que llevaban ustedes en el programa. ¿Los partidos políticos prometen y si no gobiernan ya no vale lo que dijeron? ¿No lo pueden proponer al equipo de gobierno actual para que lo hagan ellos?
—Yo siempre lo digo en cada una de las reuniones que tengo con colectivos y cuando planteamos en prensa proyectos que llevábamos en nuestro programa. Mi responsabilidad, aun no gobernando, es intentar desde la oposición que se haga aquello con lo que concurrimos y aquello por lo que la gente votó. Hay que recordar que nos diferencian menos de 400 votos del Partido Popular que está al frente del Ayuntamiento y nosotros que representamos al mismo número de ciudadanos tenemos esa responsabilidad, seguir insistiendo para que nuestro proyecto de ciudad se realice. Hace tiempo propusimos trasladar el Museo Histórico Municipal al castillo San Romualdo, el Centro de Educación de Adultos a la actual Casa de la Cultura… Son proyectos que teníamos en nuestro programa electoral y seguimos insistiendo en que se desarrollen.

—Haciendo un poco de política-ficción y teniendo en cuenta que en España hay un PSOE que está bajo mínimos, un Partido Popular que tiene mayoría absoluta pero que si se hacen encuestas hoy en día habría bajado considerablemente sin que suba el PSOE… ¿No se imagina una atomización del Parlamento a nivel nacional y una atomización de la Corporación municipal de aquí a tres o cuatro años?
—Hemos conocido recientemente que a día de hoy en Andalucía el Partido Andalucista subiría, Izquierda Unida se mantendría y el Partido Popular bajaría, con lo cual creo que está clara la tendencia.

—¿En San Fernando podría pasar lo mismo? Aunque ha sido uno de los oasis de los socialistas dentro de la debacle.
—En San Fernando supongo que en las próximas elecciones los ciudadanos y las ciudadanas no se van a dejar defraudar por el Partido Popular. El Partido Popular concurrió a las elecciones en un momento muy favorable para ellos porque sabemos la situación en que se encontraba el Partido Socialista a nivel nacional, y después de ver la trayectoria y que el señor Loaiza no ha hecho absolutamente nada y que todo ha seguido igual en San Fernando, pues volverán a ser coherente y votarán aquel proyecto que vean que verdaderamente va a realizarse y a aquella persona que considere que lo va a realizar.

—Volviendo al principio, al descrédito de la clase política. No de los políticos porque sabemos que la inmensa mayoría es gente trabajadora. Lo que se ve en las encuestas es que la solución, que serían los políticos y la política, se ha convertido en un problema para los ciudadanos. ¿Qué parte de culpa tienen los grandes partidos que suelen actual como corporaciones?
—Esa visión de que la política no vale para nada es la visión que se nos quiere imponer desde la derecha.

Hablo de encuestas del CIS tanto de la época del PSOE en el Gobierno como ahora.
—Pero las encuestas son el resultado de las influencias que pueden ejercer determinados mensajes que se lanzan y ese mensaje de que la política no vale para nada…

—La política, no; los políticos…
—…Viene de la derecha. Es verdad que ha habido corrupción…

—Puedo asegurarle que a partes iguales.
—Hay que ser responsables y expulsarlos de cualquier partido. También están los partidos que ante la corrupción actúan contundentemente y expulsan de sus filas a los políticos corruptos y otros que intentan taparlos o los mantienen en sus puestos por encima de los intereses generales de la ciudadanía. Yo creo que los políticos son necesarios y parto una lanza por todos los concejales que día a día se enfrentan a los problemas de los ciudadanos en sus municipios a cambio de prácticamente nada, sino costándole tiempo y dinero. Y hablo de todos los partidos, del Partido Socialista, del Partido Andalucista o cualquier otro. Creo que el municipalismo es fundamental, es donde se forjan los políticos y es un privilegio y una labor muy bonita.

—¿Usted estaría de acuerdo en cambiar la Ley Electoral para que el concejal sirva más al ciudadano que al partido? Por que tal y como está ahora, simplemente hay que meterse en un partido y caerle bien a quien elabora las listas.
—Los ciudadanos tienen la posibilidad de votar a quienes quieren que les representen.

—Usted sabe que no.
—Usted está hablando de una lista abierta en la que el ciudadano pone directamente al concejal.

—Exactamente.
—Creo que sería una forma muy positiva de enfocar el futuro de la participación ciudadana en la elección de los políticos. Luego, evidentemente, esa lista está configurada por el propio partido, porque si no, no tendría sentido la propia existencia del partido.

—Se puede hacer como con el Senado con las listas abiertas. ¿Usted estaría de acuerdo?
—Soy proclive a eso.

—Espero que le vaya bien en su andadura política. Últimamente ha salido en la prensa que han agredido a concejales en un pueblo, lo que es muy grave y demuestra que la situación está muy mal y yo soy partidario de que hace falta más política. El problema es qué van a hacer los concejales para que la gente confíe primero en los políticos y luego en la política.
—La manera de hacer que el ciudadano lo vea de otra manera es hacerlo partícipe. En la medida en que hay una corresponsabilidad en la toma de decisiones, que se abre la gestión a la participación ciudadana que es algo que aquí ha fallado y que es el futuro de la política y de la gestión municipal, el ciudadano ve la política de otra manera y todo funcionará mucho mejor.

—Una última pregunta. ¿Su jefe en la Delegación del Gobierno andaluz y anterior portavoz le da consejos?
—Siempre.

—¿Y los sigue usted?
—A veces.

—Menos mal. Me temía que los siguiera a rajatabla.
—No se preocupe por eso.

Patricia Cavada

….oOo….