528 C001.- Residencia de Ancianas del Patronato San Jose

SAN FERNANDO

  • Las hermanas carmelitas de la caridad abandonan la residencia de ancianos cinco meses después de que el Obispado encomendara a una empresa especializada la gestión y dirección de las instalaciones.
  • El Obispado, propietario del edificio y titular de la actividad, ha decidido encomendar la gestión de la Residencia a la Fundación Gerón, dada su solvencia y experiencia en este campo.
  • En todo momento, el Obispado ha reconocido y agradecido a las religiosas su labor encomiable en este Centro desde hace 144 años.
  • Eso sí, los familiares recuerdan la histórica vinculación de las hermanas de la caridad con estas instalaciones desde que en 1867 el Obispado les encomendara la gestión del antiguo hospital.
  • En 1981, cuando se acometió la construcción de las nuevas dependencias -que finalmente abrieron sus puertas en 1984- la congregación se hizo cargo de buena parte de la financiación de las obras.
  • www.geron.es/

Residencia de Ancianas del Patronato San Jose

Arturo Rivera / San Fernando | Actualizado 07.06.2012 – 01:00

“Son muy discretas. Se van en silencio. Exactamente igual que han trabajado toda su vida por los demás”, comenta Tere, una de las mujeres que ha defendido a capa y espada la labor de las religiosas en la residencia de ancianos de San José. Una de las muchas que a finales del pasado año dio la voz de alarma cuando el Obispado apartó a las religiosas de la gestión del centro, que encomendó a la Fundación Gerón con el propósito de “mejorar la ya excelente atención a los ancianos residentes” y “garantizar la viabilidad futura del centro”.

Fueron las explicaciones que, ante la polémica suscitada, dio en su momento el vicario general de la Diócesis, Guillermo Domínguez Leonsegui. “Nada cambiará en la residencia de San José, salvo el titular de la gestión”, aseguró a finales de diciembre.

Recogida de firmas para que la congregación mantuviese la gestión.

Familiares, allegados y personas estrechamente vinculadas a la residencia acogieron con incertidumbre y gran malestar los cambios que se avecinaban. Durante años habían sido testigos de la incansable labor de las religiosas y de su dedicación con los ancianos del centro, con los que estaban volcadas. Por ello, solo podían interpretar de una manera lo que estaba ocurriendo: “Van a quitarle la residencia a las monjas”. Era una sensación, una creencia generalizada entre ellos. Y no dudaron en plantar cara al Obispado para pedir que dejaran el centro en manos de las religiosas, para ellos, la mejor garantía de calidad asistencial. Porque no se trata de un trabajo, sino de una vocación, de una vida entregada a los demás. Recogieron firmas, llamaron a las puertas de los políticos, se echaron a la calle con improvisadas pancartas… Hasta que pasaron las semanas y la empresa a la que el Obispado encomendó la gestión se hizo cargo de la residencia. El relevo al frente de las instalaciones se consumó y, poco a poco, el tema fue apagándose.

Hasta ahora, cinco meses después. Las hermanas carmelitas de la caridad de Vedruna abandonarán la residencia. Lo harán por voluntad propia, ya que el Obispado les ha permitido quedarse en estas instalaciones, en las que vivían en comunidad desde que en 1984 se acometió la construcción de las nuevas dependencias, proyecto que en parte financió la propia congregación religiosa.

Se van porque consideran que ya no tiene razón de ser su permanencia en la residencia al existir un nuevo responsable de la dirección y gestión de las instalaciones. Se marchan dolidas -aseguran personas cercanas a las monjas- pero en silencio, discretamente.

Cuentan ya con el permiso correspondiente de la autoridad provincial de la congregación para dejar la residencia de San José. La decisión está tomada y, probablemente, a finales de mes se habrán marchado ya de San Fernando. Se repartirán entre otros centros cercanos de la orden. La mayor parte irá al colegio que tienen en Cádiz.

Atrás dejarán 145 años de historia. La vinculación de la orden con estas instalaciones isleñas se remonta a 1867, fecha en la que el Obispado le encomendó la gestión del antiguo hospital de San José (en el que hoy se asienta un instituto). Cuando en 1984 se construyeron las nuevas dependencias de la calle Tomás del Valle, la congregación se hizo cargo de la residencia de mayores, labor que ha desempeñado hasta el día de hoy.

Las monjas no hablan, pero su entorno sí. Y están consternados por la pérdida de las hermanas y, sobre todo, por la manera en la que todo ha pasado. “Lo han pasado fatal”, afirman. “No es justo”. “Solo podemos tener palabras de agradecimiento por el trabajo que han llevado a cabo con nuestros mayores, a los que han cuidado con una dedicación absoluta durante tantos años”, aseguran.

Residencia de Mayores San Jose, calle Tomas del Valle

Tribuna libre
 
 
 
Asilo San Jose
 
Familiares De Residentes De San José / | Actualizado 12.06.2012 – 01:00

EL calor humano de antes, ya no lo hay. Ese personal que regalaba verdadero amor a los ancianos, se va diluyendo. La total dedicación de las Hermanas Carmelitas a los abuelos y abuelas de esa Residencia San José, definitivamente se ha acabado. Después de 145 años de historia, estas monjas entregadas al cariño y al bienestar de aquellos que lo necesitaban, siempre al frente de la gestión de la Residencia, una labor continuamente encomiada por familiares y allegados que de cerca lo evidenciaba, tras años de esfuerzos, trabajo, dedicación, valentía y, sobre todo, mucho amor, cariño y solidaridad con los más desfavorecidos, se ha terminado. Ahora, precisamente, estas monjas carmelitas se van de San Fernando. Se marchan con discreción, con su personal sigilo y la elegancia espiritual que durante tanto tiempo han demostrado.

Desde que fue cambiada la gestión de la residencia por órdenes superiores (el Obispado), siempre exenta la comunidad religiosa en esta equivocada decisión, y a pesar del escaso tiempo transcurrido, ya se nota la ausencia de ese calor humano que transmitían estas benditas Hermanas. Esa alegría que se palpaba al entrar allí, ya de ellas mismas o de los empleados, los cuales hacían de su trabajo una verdadera vocación, ya no se respira. En la actualidad, las cosas han cambiado debido a la ausencia de las monjas en sus anteriores quehaceres, por los contratos finalizados y no renovados que hacen aumentar la labor y las funciones propias de esos trabajadores, que antes dedicaban y regalaban su amor y afecto a los ancianos residentes, sin embargo ahora ya no hay tiempo, aunque la culpa no es de ellos y la tristeza también los embarga. Aquella cercanía a los familiares con palabras de aliento y de alegría, en los momentos difíciles, tampoco existen.

Los familiares que por desgracia hemos sufrido la pérdida de un familiar, queremos agradecer a las Hermanas ese acompañamiento hasta el final; o junto a ese anciano, que desgraciadamente no tenía ningún familiar a su lado, en sus últimos momentos, allí estaban ellas.

Además, creemos que el pueblo de San Fernando, como quedó demostrado en la recogida de firmas, le estará muy agradecido por estos años de dedicación y entrega, quedando también muy afectado por esta apenada marcha.

A las Hermanas: Candelaria, Magdalena, Victoria, Josefina, Elvira, Teresa, Manuela y Rosario; nosotros, los familiares de los residentes, queremos agradecerles toda la labor que han realizado durante tantos años, es decir, toda una vida dedicada al bien de los ancianos y de sus allegados.

Las H.H. Carmelitas de la Caridad Vedruna se van de San Fernando, resignadas, con el mismo silencio que les fue arrebatada su gestión al frente de esta entrañable residencia.

Muchas gracias.

 
….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s