593 C.- Parque de Las Huertas

San Fernando | Sostenibilidad Ambiental

Una inversión de 32.000 euros para mejorar varios parques y jardines

  •  Instalación del sistema de riego automático en la Plaza de Vilarrubí, la barriada Blas Infante, la calle Torpedera y la Plaza de la Paz.

J.F.C…..11/07/2012 19:10

El área de Sostenibilidad Ambiental va a invertir 32.444,90 euros en la mejora de determinados parques y jardines de la ciudad. Unas obras que son fruto del consenso al que se ha llegado con los propios vecinos de las zonas sobre las que se va a actuar. Los trabajos han sido adjudicados a la mercantil Urbanizaciones Gestionadas S.L. y tendrán una duración de dos meses una vez que den comienzo.

La primera de las obras que se ha iniciado ha sido en el Parque de Las Huertas, donde se está procediendo a la colocación de alcorques en torno a los árboles dispuestos en el firme, así como la reparación de diversas áreas del suelo de chino lavada que se encuentran deterioradas por el paso del tiempo. No hay que olvidar que dicho parque fue inaugurado en el año 2003.

Parque de Las Huertas

El resto de trabajos que se van a desarrollar durante los próximos meses serán la instalación del sistema de riego automático en la Plaza de Vilarrubí, la barriada Blas Infante, la calle Torpedera y la Plaza de la Paz. Estos sistemas facilitarán el mantenimiento de dichas zonas y les permitirá lucir más frondosas y cuidadas.

“Todas estas mejoras permitirán a los isleños disfrutar con mayor intensidad y comodidad de sus parques y contribuirán a que dichos espacios sean frecuentados por numerosas familias durante sus ratos de esparcimiento y ocio. Lo cierto es que los isleños siempre se han caracterizado por valorar y dar uso a sus zonas verdes con regularidad y responsabilidad y a buen seguro esa costumbre de vivir sus parques perdurará durante muchos años.  La mejor prueba de este sano hábito la aporta nuestro Parque del Oeste, que luce abarrotado durante los fines de semana y cuya área de picnic será reforzada próximamente con nuevas mesas”, señalaba el delegado general del área, Francisco Romero. 

PARQUE LAS HUERTAS

Inaugurado sin terminar

Muy cerca del inicio de la carretera de la playa de Camposoto paramos a comprobar cómo iban las obras del Parque Las Huertas. Ya sé que se inauguró a finales del año 2003, tras sucesivos atrasos que los políticos achacaron a la abundancia de lluvias, como si la lluvia pudiese ser abundante en Andalucía.

Salimos convencidos de que el Parque sigue inacabado y, posiblemente, nunca se acabará porque van pasando los meses e, incluso, los años y todo sigue igual.

En sí este Parque es mucho más que un Parque. Por un lado supone conectar a varias barriadas separadas secularmente por campos de cultivo, como son las de El Pedroso, Los Caserones y La Arboledilla. Por el otro supone un homenaje a los hortelanos de San Fernando, para lo que se colocó un azulejo en la entrada con el listado de las 50 huertas que existieron recientemente en la ciudad. Ese azulejo está encabezado por la dedicatoria “A los que con su sudor regaron la tierra”.

Lástima de que el homenaje haya quedado parcialmente desatendido por la escasez de presupuesto, porque sobre el sudor de dichos hortelanos se cimentó gran parte de la alimentación isleña dado que casi todo el municipio se halla sobre marismas y esteros. Estos pequeños trozos de huerta, mantenidos con gran sacrificio y regados con técnicas árabes dada la escasez de lluvias de la zona, proporcionaron a la población el complemento imprescindible para una dieta correcta. Ante la escasez de maquinaria y de apoyos oficiales la profesión de hortelano fue en esta tierra todo un milagro diario, basado en el sacrificio y la tozudez de unos hombres que lo dieron todo para sacar adelante a sus familias, luchando contra una tierra esquiva y un clima seco.

Por ello yo esperaba que dentro del Parque hubiese algún museo etnográfico, similar al que existe en un Parque de Rota que frecuento. Una serie de herramientas y aperos que nos recuerden a todos el sacrificio de los hortelanos y su esfuerzo. Pero nada.

Al menos confiaba que ya habrían colocado alguna estatua, algún monumento. Pero nada, ni un triste monolito en memoria de las huertas que aquí habían y que el Parque ha enterrado posiblemente para siempre.

El Parque fue diseñado por Francisco Rodríguez, quien hizo hincapié en que era un homenaje a los hortelanos. Dispone de un cerramiento con rejería, cubierta por enredaderas. La elección de enredaderas para cubrir el cerramiento ha sido una decisión desafortunada, porque los pinchos de las enredaderas son lo menos adecuado para un espacio con niños y si, encima, desbordan la acera son un peligro para todos los peatones.

Francisco Rodríguez hizo un diseño creando espacios con los tipos de huerta que existían, acompañadas del clásico sistema de riego con acequias. El resultado es irregular, está casi todo por hacer y yo apenas distingo los distintos espacios. La idea es muy buena y si fuese acompañada por unos cartelitos informativos sobre las especies arbóreas y sobre los tipos de huertas tendría un plus informativo para los más pequeños y de recuerdo a los hortelanos.

El Parque se divide en cuadrados, cada uno de los cuales tiene un tipo de árbol frutal. Los distintos espacios se unen a través de calles longitudinales con palmeras y pérgolas laterales. En teoría desde la rotonda inferior, donde se halla la entrada principal, hay dos huertas de naranjos, una de limoneros, una de almendros, una de granados, una de morales, una de higueras y un olivar en la parte superior.

Echo de menos los productos clásicos de la huerta, pero el Parque aunque concebido de forma didáctica al final se ha convertido en un espacio lleno de césped donde los niños juegan a la pelota o pasean en bicicleta. Nada que ver con el presunto diseño.

Parque de Las Huertas

Lo que sí se ha construido es el parque infantil, estando pendiente el quiosco central. En la parte superior del Parque hay una fuente que en las fotos oficiales echa mucho agua, debido a que hay una bomba de agua con un depósito subterráneo junto a la entrada del Parque, pero que yo nunca la he visto echando agua.

Tampoco existe alguna fuente que alegre el ambiente. Otro detalle que me hace pensar que el Parque está sin terminar es que las calles longitudinales tienen unas acequias por donde se supone que debe de correr el agua de regadío. Están secas pero eso no es lo malo, lo malo es que no están tapadas con nada y suponen un riesgo para quien pasee y para los niños. Al menos deberían de haberlas tapado con alguna malla.

Algún día puede que este Parque sea uno de los mejores de la provincia, porque ha sido diseñado con gran originalidad. Pero, de momento, mientras no lo terminen no deja de ser un Parque para los niños, con muchas flores, un rincón para descansar tranquilamente y un lugar para preguntarse por qué no existe un simple monolito que nos recuerde el esfuerzo de los hortelanos en su Parque.

…oOo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s