585 C002.- Monasterio de la Santísima Trinidad (I)

SAN FERNANDO

Monasterio de la Santísima Trinidad, de la Orden de Las Carmelitas Descalzas

6715526649_eea2c3d0e1

Hermana Maria Cristina

Publicado por….. jueves, 28 de junio de 2007

Los últimos días del mes mayo y los primeros del mes de junio, estuve en el balneario de Lanjarón (Granada), y al pasar por los pueblos de montaña que hay por los alrededores, y sobre todo los más cercanos a la capital, se me vino a la mente el pueblo de donde proceden las monjas que fundaron el Monasterio de la Santísima Trinidad de la Orden de Carmelitas Descalzos, de San Fernando. (Cádiz).
Como es mi deseo, dar a conocer estampas históricas de todo lo que tenga que ver con San Fernando, es por eso que me inspiré y armándome de valor, me decidí a crear este sitio, este blog, al que lo he titulado PINCELADAS ISLEÑAS. Es por eso que a partir de ahora en este Blog, irán apareciendo noticias, anécdotas, e historias de la ciudad de San Fernando, así como sus peculiares fiestas tales como el carnaval, la semana santa, la feria, la constitución, o simplemente contaré algo sobre la vida de ciertos personajes, que por su relevancia histórica, tanto del mundo de las letras, como del carnaval, o de la religión, o de los toros……. Etc., hayan destacado por algo, y que merezcan el título de Personajes Famosos, como es el caso de Rafael Ortega, o Fco. Ruiz Miguel, o Camarón, Chato de la Isla, o muchos otros, que ya confirmarán con creces todo lo que por aquí va a aparecer.
Yo, como soy de San Fernando, y me gusta muchísimo mi pueblo, procuraré narrarles aquellos avatares que fueron con el tiempo, o de los que son actualidad y como no, pues también narraré lo que se prevé para el futuro. Solo pido, que los que esto lean no lo tomen como página de sentido didáctico, sino como páginas de información o de entretenimiento, y ahí cabe todo.

Para empezar, he querido hacerlo de la forma que veo más propia, pues, hablando de esas monjas y ese monasterio.

Y es que ocurrió, que en el pueblo “granaino” de Ogíjares, en un convento de la Orden del Carmelo, allí existente, en el que entre muchas monjas, se sabe que también estaba la Hermana Cristina, y que ella junto con cinco Hermanas más, fundaron el monasterio de aquí de San Fernando, el que hay al salir de La Isla, con dirección a Cádiz, en la acera de la derecha, en La Ardila, allí era donde allá por los años 60 – 70, se acababa S. Fdo.
En primer lugar hay que decir que la Orden Carmelitana buscaba un lugar donde expandirse, hacia las afueras de los sitios ya establecidos con anterioridad, y debería ser un factor importante el que hubiera muy próximo un monasterio o convento de la misma Orden, pero de frailes de los Carmelitas descalzos y por eso se eligió el pueblo gaditano de San Fernando, por tener ya instituida su Orden de Frailes de Carmelitas Descalzos, que ya contaba con el Convento, La Iglesia conventual de Ntrª. Srª. La Virgen del Carmen y además un centro escolar, llamado El Liceo del Sagrado Corazón de Jesús. Estos frailes fueron los que se encargaron de la capellanía y demás servicios religiosos que eran propios de las costumbres de la Orden, además de ser condición indispensable por decreto del Sr. Obispo de la Diócesis.
Ya tenemos lo del motivo arreglado, ahora solo había que encontrar una casona grande, que estuviera cercana al convento del Carmen, y que reuniera los requisitos y características adecuadas y que pudiera ser convertida en convento. 

 
Monasterio de la Santísima Trinidad
 
Tras largo tiempo buscando la casa adecuada, se estableció que la situada en las afueras de San Fernando en el camino real a Cádiz, (Calle Real) y con el Número 314, (era la última vivienda de esa acera) sería la más adecuada, por ser grande, y de muchos vecinos, que en las gestiones efectuadas por los frailes, llegaron al acuerdo de que si ellos se iban de esa casa tendrían que irse a vivir a alguna de las mismas características, que como no la había se tuvo que construir, y ya los vecinos pudieron desalojar sus viviendas. La casa en cuestión era la llamada “Casa de la Torre”, que puesto al habla su propietario, D. Andrés Rodríguez Peralta, con la comisión de Padres Carmelitanos, encargados de efectuar la gestión, y reunidos en el locutorio del Convento del Carmen, el día 13 de Noviembre de 1945, se llevó a cabo el contrato de compraventa de esa casa con jardín y un terreno adosado a la finca. Dándose por parte de la comisión gestora una señal como parte del precio que se acordó como era costumbre en aquellos tiempos y cuyo precio final sería 200.000 Pesetas.
 
De las seis monjas que iban a venir al convento de San Fernando, procedentes del de Ogíjares, de momento solo vinieron dos, la que sería Madre Superiora y la Hermana Cristina, que vinieron como “avanzadilla” y fueron las gestoras del trámite de hacerse cargo de la Casa convento e ir limpiando y adecuando la “casa de la torre” para hacer de ella lo más parecido a una casa convento.
Mientras duraron las obras de adaptación, las dos monjas adelantadas se alojaron en el claustro de la Compañía de María, y desde allí se desplazaban todos los días andando, hasta “su casa” en obras, que no lo hacían por ansia de verse ya en el “blanco palomarcito”, como le decía la Hna. Cristina a aquella casa blanca, en cuya azotea según se aprecia en la foto, se ve algo de la torre, no, no lo hacían por meter prisa a los obreros, sino por que tenían mucha ilusión de encontrarse en un nuevo monasterio, y por que era bueno el caminar…….Reunidos en el mismo anterior locutorio, el propietario D. Andrés Rodríguez Peralta, con la Madre Trinidad, y la Hermana Cristina, que representaban a la Orden, y los frailes Germán de la Inmaculada, y Pedro del Niño Jesús, como Padre Prior, y Padre Superior, respectivamente, así como el Sr. Notario de la Ciudad, el día 16 de Mayo de 1946, fueron firmadas las escrituras públicas definitivas, ya a nombre de la nueva propietaria, La Orden de los Carmelitas Descalzos. La casa nuevo monasterio, estaba enclavada en los siguientes Límites: Al Noroeste se encuentra la cercana Bahía Gaditana, a 10 Km. De la ciudad de Cádiz
Al norte se divisa el observatorio astronómico, al sur se ve el castillo de Sancti Petri, en su islote, al este y como a unos 200 m. se encuentra la Iglesia del Carmen. Hay que tener en cuenta que en aquella época, no habían edificios altos que taparan la visibilidad, y mucho menos si se divisaba desde la torre mirador o de vigía, que había en la azotea de esta casa como las tenían antiguamente todas las casas de tipo palaciega.
 
 

Patio

La “Casa de la torre” en el actual número 224, de la Calle Real convertida en el Monasterio de la Santísima Trinidad, de la Orden de Las Carmelitas Descalzas, tiene una torre de las que entonces muchas casas palaciegas tenían a manera de mirador, y que sirvieron para controlar a los obreros de las salinas, así como desde 1810, se dedicaron a la vigilancia de movimiento de tropas de los ejércitos napoleónicos.

La casa de la torre, estuvo algún tiempo, en obras de adaptación, por ejemplo los dos cierros que tiene a la calle, en la parte derecha, de la casapuerta, y que antes eran dos habitaciones, tirando el tabique que las separaba, quedó convertido en una sala grande donde se instaló la capilla. Así se hizo lo mismo con el ala izquierdo, se derribó el tabique para hacer una sola sala dedicada a locutorio, y es también donde se encuentra el torno, que permite la única forma de contacto con el exterior. En la parte derecha y a continuación de la capilla y separados por una reja existe una sala dedicada al coro.
Fue antes de que acabaran las obras, cuando se presentaron en San Fernando las dos monjas, que habitaron provisionalmente en las habitaciones de La Compañía de Maria. Estas dos monjas venían procedentes del pueblo granadino de Ogíjares, del Monasterio de la Sagrada Familia y resultaron ser la Madre Trinidad de San Juan de la Cruz, y la Hermana María Cristina de Jesús Sacramentado. Estas dos monjas llegaron a San Fernando en tren, el día 30 de Abril de 1946.
Una vez efectuadas las obras de adaptación y conversión de la casona particular a convento, o monasterio, se le avisó al Sr. Obispo de la Diócesis, Monseñor D. Tomás Gutiérrez Díaz, quién en el mes de Septiembre visitó la casa convento, y después de una exhaustiva inspección señaló las pequeñas modificaciones, de algunas de las obras, y una vez corregidas las modificaciones, el día 5 de Abril de 1946, otorga la erección canónica, poniendo como fecha de inauguración, el día 15 de Octubre, que es el día del santo nombre de Teresa de Jesús, de la Madre Teresa de Jesús.
Hay una crónica del Padre Pedro del Niño Jesús, en la que relata este gran acontecimiento, en la que entre otras palabras de elogio y loa, nos dice mas o menos: “En aquella mañana tibia del día 15 de Octubre del año 1946, y siendo las 08,45, horas de la mañana, se pudieron oír los sones de la banda de música, cornetas y tambores, del piquete de Infantería de Marina, que llegaban a la Plaza del Carmen, para rendir los honores de rigor, y que escoltaría a la procesión, que saliendo de la iglesia del Carmen, con el Sr. Obispo, que bajo palio, portaba el Santísimo Sacramento, y que iba precedido por el Alcalde D. Benito Celliér Buitrago, y el Capitán General del Departamento, Almirante D. Rafael Estrada Arnáiz, Clero Parroquial, y representantes de Hermandades y Cofradías isleñas, así como otras Asociaciones Religiosas”.
 
 
La casa de la torre vista desde el jardín del convento, como se puede ver, la torre está situada en la fachada trasera del edificio, por eso es difícil verla desde la calle.
 
La procesión estaba organizada de la siguiente manera; Abriendo carrera la cruz parroquial, acompañada de dos ciriales, detrás iban las seis monjas en dos filas, a continuación la comunidad al completo de Frailes Carmelitas Descalzos del Convento del Carmen (unos 35), siguiéndoles el palio con el Sr. Obispo, que llevaba la Sagrada Eucaristía, y un poco más detrás las autoridades civiles y militares compuestas principalmente por el Sr. Alcalde y El Capitán General del Departamento Marítimo del Estrecho. algo más retrasado, venía el cortejo formado por una escuadra de Gastadores, una banda de música, cornetas y tambores y el piquete de honores, todos estos efectivos del Tercio del Sur de Infantería de Marina. Las aceras de todo el recorrido se llenaron de un público entre curioso y expectante, pues el acontecimiento fue de primer orden, los alrededores del palio estuvieron también llenos de devotos que quisieron así unirse a la procesión, acompañando al Santísimo, desde la salida de la Iglesia hasta su entrada en el nuevo convento.
 

 
Esto, que parece la caseta del perro, es bastante más grande y está situada en el el lado izquierdo del jardín, y ellas lo llaman la “ermita”
 
Una vez llegada la procesión a la puerta del nuevo convento, las fuerzas del piquete, al toque de cornetín correspondiente, hicieron alto, luego el cornetín tocó derecha, girando todos a una en esa dirección, para tocar seguidamente rendir armas e himno Nacional a cuyos sones entró el Sr. Obispo bajo palio en el interior del convento, dirigiéndose a la capilla donde ofició la Santa misa, misa a la que asistieron todos los que podían caber en aquel recinto, y luego pudieron visitar las instalaciones y el jardín, cuando hubieron salido todos los visitantes, a las 11,00 de la mañana aproximadamente, se cerró la puerta quedando así establecida la Clausura Papal. Las fuerzas militares se volvieron hacia dirección S. Fdo. y regresaron desfilando hasta el cuartel de Infª. de Mna., Cuyo desfile por toda la C/ Real, contribuyó a dar ese añejo toque de festividad en la Isla.
 
….oOo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s