D001.- Marcha de Cádiz

Homenaje a la Constitución de 1812.

Himno o Marcha de Cádiz

  • Compuesta por Federico Chueca y Joaquín Valverde en 1886 en honor de los patriotas que lucharon por la independencia de España frente al gobierno de Napoleón. (1810-1812)
  • Su popularidad fue tal que, en 1898, llegó a proponerse como Himno Nacional.
  • Pegadiza y vibrante marcha de la zarzuela “Cádiz”

Cádiz

2012,  200 años de La Constitución de Cádiz.

Cádiz. Episodio nacional cómico-lírico-dramático en dos actos, dividido en nueve cuadros, en verso. Libro de Javier de Burgos. Música de Federico Chueca y Joaquín Valverde Durán. Estreno: 20 de noviembre de 1886, en el Teatro Apolo, de Madrid. Acción en Cádiz y sus cercanías, en 1812, durante el asedio de las tropas francesas.

Personajes principales e intérpretes principales:

Carmen, enamorada de Fernando, tiple (Joaquina Pino).

Doña Angustias, aya de Carmen (Srta. Borja).

Curra, una maja, tiple (Adelaida Latorre).

Don Cleto, tutor de Carmen, barítono (Gabriel Castilla).

Fernando, capitán enamorado de Carmen, barítono (Sr. Campos).

Lorenzo, amigo de Fernando, barítono (Pablo Díaz).

El Marqués, tío de Lorenzo, actor (Ricardo Morales).

El Rubio, calesero (Sr. Cruz Lorenzo)

Argumento

En cierto modo, la obra es un conjunto de cuadros de carácter patriótico protagonizados por el pueblo gaditano, en el que se inscribe una historia de amor entre dos jóvenes y el intento de un viejo ridículo de enamorar a la muchacha.

El puerto de Cádiz en el siglo XIX.

Acto I. Mientras los gaditanos se preparan para defender la ciudad ante el inminente ataque de las tropas napoleónicas, algunos personajes, Lorenzo y el Rubio entre otros, discuten sobre las posibilidades que tiene la ciudad de sobrevivir al ataque francés.

Al tiempo, la joven y acaudalada Carmen tiene que soportar el asedio de Angustias y don Cleto, que pretenden disuadirla de su intención de casarse con Lorenzo, especialmente el tutor, que desea ser él quien despose a la muchacha.

Aparece el Marqués dando noticias sobre los preparativos de la ciudad: todo el pueblo colabora en preparar fortificaciones y barricadas. Don Cleto reacciona pretendiendo llevarse a Carmen a una casa de campo que posee en las afueras, de esta manera se librará de los avatares y peligros de la batalla.

Mientras Curra y el Rubio mantienen una simpática escena de amor, don Cleto abandona Cádiz en una calesa para organizar la huida de Carmen, quien se ve obligada a buscar refugio en casa del Marqués, tío de Lorenzo, que trata de disuadirla de que no se marche.

La llegada de soldados de refuerzo a la ciudad es providencial, con ellos viene Fernando; don Cleto, que no ha llegado muy lejos porque el Rubio, sospechando lo que tramaba, ha hecho volcar la calesa, es detenido y el pueblo celebra con alegría la aparición de los soldados.

Acto II. Los gaditanos celebran que las fuerzas de Napoleón no pueden ni siquiera acercarse a la ciudad. A los festejos asisten las tropas inglesas a las que los gaditanos agradecen su apoyo. Don Cleto continúa pensando en su plan de escapar, mientras Fernando y Lorenzo comentan  sus respectivas intervenciones en la guerra.

La desaparición de Carmen y su tutor inquieta a todos los protagonistas que se lanzan en su busca, mientras el pueblo, en un vistoso cuadro, canta a la recién proclamada Constitución, conocida como “La Pepa”.

Lorenzo y Fernando encuentran a don Cleto y a Carmen, éste intenta convencerla de que acepte su ofrecimiento de escapar, porque según él, la suerte de la ciudad está decidida: será invadida por los franceses. Pero se equivoca; Fernando y Lorenzo detienen a don Cleto, mientras el pueblo celebra y festeja su victoria sobre los invasores.

Plaza de la Catedral, 18 de marzo de 2012, víspera de la conmemoración del Bicentenario de la promulgación en Cádiz de la primera Constitución Española.

Camerata Vocal e Instrumental del Gran Teatro Manuel de Falla. Solistas: Esperanza Gutiérrez, Pedro Miguel Calvo y Ángel Tomás Pérez.

CÁDIZ es un “episodio nacional cómico-lírico-dramático”, libro de Javier de Burgos y música de Federico Chueca y Joaquín Valverde. Una obra que rompe los moldes madrileños de su compositor. Extensa y maravillosa partitura en la que protagonista es el pueblo de Cádiz (los personajes principales no tienen partes cantadas) y en la que encontramos números de tono heróico (Pasodoble “Viva España”, Marcha de la Constitución y la encantadora Jota Final).

Pío Estanislao Federico Chueca y Robres (Madrid, 5 de mayo de 1846 † 20 de julio de 1908), compositor español autor de La Gran Vía (1886), junto con Joaquín Valverde. Chueca es uno de los máximos representantes del género chico (zarzuela). Su irregular formación académica en lo musical queda compensada por su gran intuición y gracia para la melodía y el ritmo.

Sus restos se encuentran en el cementerio de San Justo de Madrid.

Zarzuela Cádiz-1. Gran Teatro Falla de Cádiz. 07/03/2008

Número de “El Barrio de La Viña”, de la Zarzuela Cádiz, de Federico Chueca, interpretado por la Camerata Instrumental y Vocal del Gran Teatro Falla y la Coral de la Universidad de Cádiz, con la dirección de José Luis López Aranda, el día 7 de marzo de 2008. Homenaje a la Constitución de 1812.

Zarzuela Cádiz-2. Gran Teatro Falla de Cádiz. 07/03/2008

Pasodoble con su ¡Viva España! y el típico ¡Arsa y Olé!, de la Zarzuela Cádiz, de Federico Chueca, interpretado por la Camerata Instrumental y Vocal del Gran Teatro Falla y la Coral de la Universidad de Cádiz más acompañamiento de palmas del público, con la dirección de José Luis López Aranda, el día 7 de marzo de 2008. Homenaje a la Constitución de 1812.

Zarzuela Cádiz-3. Gran Teatro Falla de Cádiz. 07/03/2008

“La canción del ciego”, de la Zarzuela Cádiz, de Federico Chueca, interpretado por la Camerata Instrumental y Vocal del Gran Teatro Falla y la Coral de la Universidad de Cádiz, bajo la dirección de José Luis López Aranda, el día 7 de marzo de 2008. Homenaje a la Constitución de 1812.

Zarzuela Cadiz 2009 parte1

Zarzuela Cadiz 2009 parte 2

“Marcha de Cádiz” Chueca.

Marchas Militares Españolas – Marcha de Cadiz

El ataque rifeño a unos trabajos de fortificación en las proximidades de Melilla en febrero de 1893, con el resultado de la muerte del general Margallo, ocasionó el envío de 20.000 soldados españoles a esa plaza.

La salida de las tropas desde los puertos españoles comenzó a amenizarse con la marcha militar de una zarzuela titulada “Cádiz”. Había sido estrenada por los compositores Valverde y Federico Chueca en noviembre de 1886 en el teatro Apolo de Madrid y en su trama se evocan las gestas gaditanas durante el cerco francés entre 1810 y 1812.

Posteriormente, esta misma marcha acompañó el embarque de los soldados españoles que se dirigían a los frentes de Cuba y Filipinas.

La marcha de “Cádiz” llegó a convertirse en un símbolo del patriotismo español y apoyo al ejército en su lucha por los restos de las colonias. Con ella llegaron los combates de Pinar del Río, las Trochas, el sitio de Cascorro, el Caney, la loma de San Juan, Cavite, Santiago, el Baler …

La reacción que siguió al desastre colonial del 98 alcanzó a esta marcha, que fue acusada poco menos que la culpable del clima de exaltación patriótica despertado por las luchas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, maldiciéndola como exaltadora de una loca aventura. Se la proscribió, se la arrinconó, dejó de oirse y se llegó a decir que era un vals austríaco plagiado por Chueca a ritmo de marcha.

“¡Viva España!
que vivan los valientes
que vienen a ayudar
al pueblo gaditano
que quiere pelear.
Y todos con bravura
esclavos del honor
juremos no rendirnos
jamás al invasor”

Marcha de Cádiz (Vocal)

Índice de escenas

Zarzuela denominada “episodio nacional cómico-lírico” en dos actos distribuidos en los siguientes números musicales:

Acto I: 1. Preludio, introducción y diana, “¡Vaya una jarana!”. 2. Dúo, sevillanas y caleseras, “¡Ven para aquí, retesalá!”. 3. Pasacalle, “El barrio de la Viña”. 4. Barcarola. “El que sea patriota”. 5. Marcha de Cádiz (Pasodoble) “Los cornetas nos anuncian”.

Acto II: 6. Preludio y tango flamenco, “Enfrente e la Cortaúra”. 7. Panaderos y zapateado, “Cuando en Cádiz sale el sol”. 8. Polka de los ingleses y damiselas, “Miss lord, miss lord, me paece a mí”. 9. Coro y danza de los negritos, “A reír y cantar gaditanos……Era una pobe nega”. 10. Canción del ciego “Tin, tipi, tipi, tipité…..¿Quién compra un papelito”. 11. Marcha de la Constitución. 12. Orquestal: La tormenta. 13. Orquestal. 14. Jota “Ya habrán visto los franceses”.

“Jota final” de la zarzuela “Cádiz” de Chueca

Preciosa jota interpretada por el Coro de la Universidad de Cádiz

Comentario

Cádiz es la evocación, animada y distendida, del patriótico ambiente del Cádiz de 1812, cuando el pueblo se defiende del asediado por los ejércitos de Napoleón y las Cortes redactan la primera Constitución Española. El gran cronista de la zarzuela decimonónica José Deleito y Piñuela, resumió muy acertadamente esta excelente obra: “sus personajes forman el abigarrado conjunto que hervía entonces en la capital gaditana, desde el gobernador hasta el contrabandista; aristócratas, frailes, majas, caleseros, diputados, petimetres, marinos, generales, oficiales británicos y españoles, voluntarios, damiselas a la caza de partido, mendigos, copleros, muchedumbre de todas clases y colores. Hay patriotas fervientes, cucos oportunistas, pescadores en todas las aguas, como en la realidad de la España aquella y de todos los pueblos en trance crítico, ante un enemigo en armas”

El estreno marcó uno de los hitos de la historia del teatro Apolo, el texto gustó mucho y la música, elegante, distinguida, solemne y de impacto directo, muchísimo más. El desfile con que finaliza el primer acto despertó el patriotismo más ancestral de los espectadores que puestos en pie aplaudieron, vitorearon,  y se fundieron en un extraordinario ambiente de exaltación nacional.

La partitura es muy amplia, quince números, y destaca en ella una especia elegancia, una singular distinción, una majestuosidad grandiosa; poco se parece a la típica y chispeante música del compositor madrileño. No faltan ritmos de sevillanas, calesera, o marcha. Los expertos conocedores de zarzuela encontrarán la sorpresa de una cita clara y perfectamente reconocible de la conocida Jota de El sitio de Zaragoza, zarzuela de Cristóbal Oudrid, estrenada dos años antes en el Teatro Novedades.

Son varios los números musicales a destacar de Cádiz: las sevillanas y caleseras, dibujadas con pluma de orfebre; el simpático pasacalle de “El barrio de la Viña”, una elaborada y encantadora barcarola, en el primer acto. En el segundo, un tango flamenco al que siguen “panaderos y zapateado”, la deliciosa y chispera “polca de los ingleses”, la descriptiva “canción del ciego”,  la sorprendente “danza de los negritos” y la imponente “Jota” con que finaliza el acto y la zarzuela.

Hemos dejado para el final la referencia a un número titulado “Marcha de la Constitución”, en el segundo acto, interpretado sólo por la orquesta, y el “Pasodoble” que cierra el primer, número al que suele denominarse ”marcha” y que es el más popular de esta obra. Aunque el error no tenga mayor importancia, hemos de dejar constancia de él para que esta “marcha”, es decir el pasodoble, no se confunda con la música dedicada a ensalzar la Constitución, “La Pepa”.

De todos modos el pasodoble, a cuyo ritmo desfilan los soldados voluntarios que luchan contra el invasor francés, se popularizó rápidamente  y, algunos años después, acompañó a nuestros soldados en Cuba y Filipinas, en los trágicos días de 1898.  Dos años antes, al reponerse en Apolo, el gobierno -atento, como casi siempre, a lo que le pueda deparar publicidad- concedió a los autores la Cruz al Mérito Militar, en 1896. La marcha (el pasodoble) llegó a escucharse en Londres, gracias a la Marquesa de Santurce, quien en una de las fiestas que organizaba y a la que acudía la monarquía y la nobleza, la hizo interpretar. Entre los oyentes, el Príncipe de Gales, que luego reinaría con el nombre de Eduardo VII, quien, al escucharla dio órdenes de que la banda de su regimiento la incorporara a su repertorio. Al poco tiempo esta música de Chueca sonaba en las paradas militares de Gran Bretaña.

Y una última curiosidad sobre este fragmento; En 1898 durante la guerra de España con Estados Unidos se intentó convertir la “marcha” (el pasosoble) en himno nacional. Para ello, El Imparcial convocó un concurso para buscar una letra que se acomodase a tan vibrante música; el semanario satírico Gedeón publicó una en la que se insultaba a los “yankees”, pero el concurso quedó desierto. Es evidente que la historia se repite. Aunque no exactamente, porque en aquella ocasión Mariano de Cavia hizo llegar el importe del premio (mil pesetas) a Cuba, donde fueron entregadas a un soldado.

Marchas Militares de España – Marcha de Cádiz

…oOo….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s