091 G033.- La situación de la ciudad

SAN FERNANDO

  • La Academia de San Romualdo reflexiona sobre la situación de la ciudad

0001454224_560x560_jpg000

Un momento del debate con el que la Academia de San Romualdo abrió el nuevo curso en la tarde del pasado martes.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 24.10.2013 – 01:00

Entre el pesimismo y la decepción, entre el fracaso y la desilusión, entre la frustración, la nostalgia y la aflicción por las muchas oportunidades perdidas osciló el debate sobre la ciudad, sobre La Isla del Trece, con el que la élite intelectual isleña -los académicos de San Romualdo- estrenaron nuevo curso la noche del pasado miércoles.

Fueron más críticos que nunca, incluso a veces políticamente incorrectos y se dejaron arrastrar por la desesperanza colectiva que alienta las consecuencias de una devastadora crisis económica y el histórico récord de parados que acumula la ciudad. Ese espíritu tiñó de acritud el debate inicial del curso académico. Durante algo más de hora y media, hablaron del fracaso absoluto que ha supuesto la conmemoración del Bicentenario, la efemérides que se postulaba como el punto de inflexión que precisaba La Isla para arrancar de una vez por todas, de la desaparición de instalaciones militares y la absoluta falta de industria, de los polígonos fracasados, de la crisis del sector naval, de lo complicado que resulta a corto y medio plazo hablar de un desarrollo turístico en San Fernando, de la notoria pérdida del patrimonio y hasta de las obras del tranvía. “Pero, ¿de qué vive ahora San Fernando?”, se preguntaron. La Isla, una ciudad con 100.000 habitantes, vive casi en exclusiva gracias a las pensiones y los subsidios por el desempleo”, lamentaron ante el auditorio que se congregó en la sala Lázaro Dou del Centro de Congresos.

Su derrotismo recordó aquel credo que profesaban los intelectuales ante el desastre del 98. La Academia de San Romualdo, como institución cultural más representativa de la ciudad, llegó a defender su obligación moral de abordar esta negativa reflexión sobre la situación actual de San Fernando, que se quiso vincular al próximo aniversario que recordarán los isleños ahora en noviembre: el bicentenario de la concesión del título de ciudad de San Fernando por parte de Las Cortes.

San Fernando, 1813-2013. Memorial del esplendor, declive y realidad actual de la ciudad fue el título de la mesa redonda que se encargó de moderar el presidente de la Academia, José Carlos Fernández Moreno, en la que intervinieron el historiador Jaime Aragón Gómez, el arquitecto José María Cano Valero, el doctor José Carlos Chamorro López y el escritor y articulista Enrique Montiel Sánchez.

Y, precisamente, el Bicentenario -el nuevo que ahora se celebra y los que ya han pasado y todo lo que representan- acaparó la primera parte de esta reflexión pública a cuatro manos para incidir en la escasa repercusión conseguida con estos aniversarios: “¿En qué medida le han beneficiado a los ciudadanos? ¿Han creado puestos de trabajo?¿Plazas hoteleras?”, plantearon. La gran celebración del Diez -recordaron- no supuso la creación de ninguna. Se decía que iba a haber “un antes y un después” del 2010 y no ha sido así, afirmaron. Incluso se refirieron -lo hizo Chamorro- a la escasa creatividad de una ciudad que se dedica “a reunirse y decir lo importante que fuimos un día”.

Más allá de la histórica presencia de Las Cortes -y también más atrás en el tiempo- los ponentes atribuyeron al asentamiento de la Armada en La Isla “la razón de ser de la ciudad” para asegurar que este hecho “ha marcado nuestra forma de ser, nuestra idiosincracia, nuestra forma de concebir el poder, de relacionarnos con él, la estructura ideológica de la ciudad”, que señaló Montiel.

Se lloró también por el “erial” que supone la desaparecida Fábrica de San Carlos (FSC) y se lamentó que La Isla -ni ninguna de las administraciones- hubiera sido capaz de reciclar estos suelos con un uso eminentemente económico que redundara en la creación de empleo. También se refirió a la doble cara de Bahía Sur. La buena, como complejo comercial que genera más de un millar de puestos de trabajo en la ciudad; y la mala, por el “ridículo urbanístico” que se hizo cuando el Ayuntamiento abordó su construcción y el alto coste que este monumental error ha tenido para La Isla.

Eso sí, todos coincidieron en lamentar una absoluta “falta de liderazgo” que La Isla arrastra desde hace décadas y que consideran como la principal causa del declive actual que ha hecho que la crisis, en el municipio, sea más crisis que nunca.

También se habló del tranvía. Y curiosamente se habló bien, quizá porque el debate expiraba y no había tiempo para exposiciones más críticas. El responsable de este comentario -uno de los pocos positivos que se escucharon en el debate- fue el arquitecto Cano Valero, que recordó cómo este medio de transporte público reforzará la estructura metropolitana de la Bahía y cómo ha permitido a los isleños ganar 50.000 metros cuadrados de espacio público.

 
….oOo…..
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s