031 G001.- La regeneración de las marismas del río Arillo (I)

SAN FERNANDO

La regeneración de las marismas del río Arillo

INTRODUCCIÓN

Juan José Muñoz Pérez*, Ángel de la Casa Alonso**, Gisela Lorán Benavent*** y Miguel Ángel Avila Puyana****

*Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Doctor en Ciencas Físicas
**Ingeniero de Técnico de Obras Públicas
. Demarcación de Costas en Andalucía-Atlántico. Dirección General de Costas. Ministerio de Medio Ambiente
***Bióloga. Taller de Infenierías, S.A.
****Biólogo. Analiter – Análisis del Territorio, S.L.

RIO ARILLO2

La regeneración de las marismas del río Arillo

Descriptores: Río Arillo, Marismas mareales, Espacio natural protegido, Salinas, Canal mareal, Molino mareal, Bahía de Cádiz, Regeneración hídrica, Restauración, Patrimonio arqueológico, Avifauna, Acuicultura, Compuertas, Litoral

Las marismas mareales y las explotaciones salineras tradicionales de la bahía de Cádiz constituyen en la actualidad un importante y singular enclave dentro de la red costera de zonas húmedas andaluzas. Con 2.500 hectáreas, y a unos 30 kilómetros del Parque Nacional de Doñana, estos humedales poseen un gran significado internacional. Ello se debe a su localización en la ruta migratoria Europa-África de las aves y al hecho de que, al contrario que en las marismas interiores presentes en Doñana, éstas mantienen los niveles de inundación durante todo el año, lo que multiplica su interés sobre todo para la avifauna. Las colonias de nidificación de charrancitos (Sterna albifrons), avocetas (Recurvirostra avosetta), cigüeñuelas (Himantopus himantopus), chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus) y la presencia habitual del flamenco rosa (Phoenicopterus ruber) son algunos de sus más importantes valores (Fig. 1).

9fig1_47

Fig. 1. Flamencos en las marismas del río Arillo.

El interés de la Junta de Andalucía por la conservación de los valores naturales del área hizo posible su declaración como espacio natural protegido, con el nombre de Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Las marismas de la bahía se extienden por todo el borde litoral interno de la misma, entre la roca ostionera sobre la que se asientan las ciudades de Cádiz, San Fernando, Puerto de Santa María, Puerto Real y Chiclana. Aparecen surcadas por numerosos canales o caños que, a modo de grandes arterias, hacen de vías de conducción de las aguas que diariamente entran y salen merced a las oscilaciones mareales. Éstas inundan la marisma en las pleamares y la dejan al descubierto en las bajamares. Sin embargo, las marismas en estado natural han desaparecido en su mayoría, pues las que no han sido desecadas para asentamientos residenciales o industriales han sido transformadas en salinas.

El río Arillo constituye aproximadamente el 25% del sistema húmedo de la bahía de Cádiz y se sitúa dentro del área metropolitana que constituyen, entre otras, las ciudades de Cádiz y San Fernando. Este es un importante factor a tener en cuenta, ya que las áreas urbanas son auténticas islas dentro de un paisaje marismeño sobre el que presiona tanto la demanda de suelo urbanizable como la necesidad de espacios socio-recreativos para el disfrute de los ciudadanos (Fig. 2).

9fig2_47

Fig. 2. Situación del río Arillo en la bahía de Cádiz.

Las marismas del río Arillo albergan antiguas salinas, ahora abandonadas y dedicadas a una explotación acuícola extensiva, que es actualmente la actividad de mayor peso. También tiene importancia el marisqueo, que se realiza principalmente en el saco interior de la bahía, libre o bien en los campos de cultivo existentes. La pesca deportiva no se practica demasiado en la zona, probablemente porque no existen instalaciones adecuadas, dado que la demanda existente para este tipo de actividad es grande. La actividad cinegética cobra importancia puntualmente, sobre todo la caza de anátidas, pero de manera furtiva y marginal.

Otro uso importante que históricamente se viene realizando del suelo en la zona es el militar. Se puede decir que las marismas del río Arillo están limitadas por instalaciones militares, salvo en la zona del saco interior.

Respecto a los espacios libres y de ocio, los habitantes de Cádiz y San Fernando utilizan principalmente las playas y las escasas zonas arboladas existentes. Dada la limitación de suelo que tienen ambos municipios, existe una gran demanda de usos recreativos. Así, por ejemplo, el manchón de Santibáñez viene siendo utilizado por los habitantes de Cádiz, ya casi de forma tradicional, como lugar de esparcimiento. En San Fernando, esta tendencia parece más dirigida a la playa de Camposoto y alrededores.

También han proliferado en la zona asentamientos ilegales, como los existentes en el borde de la carretera a Camposoto, en Santibáñez y en el caño de la salina de San Miguel.

En los últimos años, los sistemas representados tanto por las marismas mareales como por las tradicionales explotaciones salineras, han estado experimentando un dramático proceso de regresión y desecación que afecta muy negativamente a estos ecosistemas. Por ello la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente encargó1 la definición de unas propuestas de actuación con el doble objetivo de la regeneración hídrica del sistema y del diseño de áreas para el desarrollo de actividades socio-recreativas.

….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s