500 C003.- La poblacion militar de San Carlos (contra los franceses 1808)

SAN FERNANDO

La poblacion militar de San Carlos

  • LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA REACTIVACION Y CAMBIO DE ENFOQUE
  • LA POBLACIÓN DE SAN CARLOS CON LOS “BAJOS BORBONES”
  • LA CASA DEL CAPITÁN GENERAL Y DEL INTENDENTE
  • LA CONTADURIA Y TESORERIA
  • LAS CASA DE TESORERÍA Y LA ACADEMIA DE PILOTOS.
  • CONCLUIR POR CONTRATA LAS OBRAS DE LA NUEVA POBLACIÓN
  • CUARTEL-ACADEMIA DE GUARDIAS MARINAS.
  • El Real Observatorio de la Armada
  • EL PANTEON DE MARINOS ILUSTRES

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA REACTIVACION Y CAMBIO DE ENFOQUE

Con el hundimiento de la escuadra se paralizaran definitivamente todas las obras. El abandono de la población fue total. Ni siquiera se molestaron en desmontar los andamios, permanecerían en un estado semi ruinoso, con peligro de derrumbarse.

La recién comenzada guerra de la independencia creo nuevos problemas, faltaban hospitales para atender a los heridos y concretamente se carecería de edificios adecuados para albergar a los prisioneros franceses heridos.

Se acordó acondicionar la Población de San Carlos de la isla de león, para estos menesteres, alejada como estaba además de la inseguridad bélica. Las atenciones sanitarias eran bastante deficientes, ya que la marina se auto instalo el suyo propio en el arsenal de la carraca. La guerra de la independencia se conto con tres: el real hospital de la marina de Cádiz, el nuevo hospital de San Carlos y el provisional de La Carraca.

Una defensa de emergencia, ocasionó que los edificios de la población dedicados a Academia y cuarteles albergaran también a varias instituciones políticas y militares que huyeron del invasor. Dos ejemplos: la academia militar del ejército de Toledo y la de artillería de Segovia. Así nació como una especie de academia militar “isleña” bajo la dirección de Mariano Gil De Bernabé, jefe de artillería. Los gobernadores militares de la isla de León, durante el cerco francés: el brigadier de la real armada Francisco Javier Uriarte y Borja, el duque de Alburquerque josa maría de la cueva y de la cerda, el capitán de navío diego de albear Ponce de león y el igual capitán de navío Irigoyen.

LA POBLACIÓN DE SAN CARLOS CON LOS “BAJOS BORBONES”

El final de la Guerra de la Independencia marca igualmente el ocaso de la idealizada Población. La penuria económica, la crisis hacendística e incluso la represión política influyeron en un desenlace inesperado, y nunca vislumbrado. En los seis años de rancio absolutismo fernandino se encarpetaron proyectos y se paralizaron obras. Las esperanzas de antaño dieron paso a unas fincas ruinosas que amontonaron escombros y basura. La Población Carolina quedó reducida durante todo el reinado de Fernando VII, aún “foco de inmundicias”.

Quizás pudiera ser otros de los castigos pensados y acariciados, del vengativo señor contra la Bahía de las Cortes y de las intentonas liberales, como los repitió varias veces en la ciudad de Cádiz.

En cambió, todo se relanzó con la instauración definitiva del régimen liberal en España. Especialmente, con Isabel II, la hija del “Absoluto”, que ejerció un elogioso mecenazgo sobre Cádiz y también en la ya San Fernando. ¡Quién sabe si desearía la joven reina restañar las venganzas de su padre! Sean cuales fueran las motivaciones del nuevo relanzamiento, en 1836, por real orden del 1 de Mayo, la reina gobernadora María Cristina de Borbón-Nápoles, en nombre su hija la reina Isabel, encomendó los hospitales militares del Departamento de los facultativos de la Armada. Este fue el origen de la autonomía del Cuerpo de Sanidad de la Armada que llegó a independizarse del Colegio de Cirugía, originando simultáneamente dos nuevas fundaciones: la futura conversión del Colegio de Cirugía de Cádiz en Facultad de Medicina y la vinculación del Hospital de la Marina “San Carlos” que han llegado hasta nuestros días.

Cuando, por fin, el proyectado conjunto arquitectónico de Carlos III se configuró definitivamente, y se consolidó como principal institución de la Marina Española, fue a mediados del siglo XIX, con diversas reales órdenes. Se ultimó así una reorganización de la Población:

  • la Casa del Intendente se convirtió en el Archivo General del Departamento,
  • se confirmó la ubicación definitiva de la Academia de Marinos en el recién creado Colegio Naval (1845),
  • y la iglesia, cuya fábrica estaba muy deteriorada y se convirtió por la real orden de 10 de octubre de 1850 en Panteón de Ilustres Marinos, modificándose el proyecto pero relanzando la ultimación del templo.

Con esta real orden de Isabel II, la antigua Población de San Carlos, aunque hubiese perdido su grandiosidad inicial, quedó ennoblecida como “lugar decoroso de perpetuo religioso descanso para los marinos ilustres que sirvieran a la Patria y al Trono”.

El director general de la Armada se dirigió, en estas fechas, a la Real Academia de la Historia para que investigara las sepulturas de célebres marinos españoles, muchos de ellos en peligro de perderse para siempre porque pudieran estar enterrados en conventos extinguidos e iglesias cerradas a causa de la Desamortización eclesiástica. A partir de 1851 fueron localizados y trasladados con honores militares, al recién inaugurado Panteón, diversos marinos ilustres. Entre otros: Gravina (1854); Churruca (1862). Jorge Juan, Antonio Ulloa y Méndez Núñez en 1883; Alacalá Galiano, el conde de Venadito, Ruiz de Apodaca, Hernán el Pinzón (1891); Pascual Cervera (1916)…

El edificio carlos III

LA CASA DEL CAPITÁN GENERAL Y DEL INTENDENTE

A finales de noviembre de 1791, el Marqués de Ureña remitió a la Corte los planos y presupuestos para el levantamiento de los edificios que alojarán, respectivamente al Capitán General y al Intendente del Departamento, cuyas fachadas principales debían ser iguales y alineadas con la de la Iglesia Parroquial; pareciéndole al proyectista oportuno distinguirlas de las fachadas de los particulares, rematándolas con un frontón de 21 varas de cornisa, adornando con esculturas efectuadas en piedra de martelilla, con el fin de acompañar la perspectiva del templo, que quedaba entre ambas construcciones.

'Poblado Naval de San Carlos'

Situó la Casa del Capitán General en la parte norte, de la manzana número 28 -como correspondía en el proyecto poblacional de 1786.

Ureña pensó colocar a espaldas de la Casa del Capitán General la Academia de Pilotos. El resto de la planta baja se ocupaba con zaguán o casa puerta, Cuerpo de Guardia, común para la tropa, despensas, cochera, una caballeriza, guadarnés, y carbonera; todo con entresuelo encima con habitaciones para los oficiales de la guardia y los criados, alrededor de un rectangular patio porticado con pozo y aljibe.

En el piso principal se localizaba un amplio salón, contiguo al cual se situaba el despacho del Capitán General y a su lado el correspondiente al del Secretario de la Dirección General de la Armada. Inmediato a este, seguía la Secretaría y el Archivo, una cocina, un gabinete, cuatro alcobas y un comedor.

La Intendencia en su cuerpo bajo, posee un patio con esbeltas columnas dóricas y un pozo. Cuerpo de guardia, cochera, caballeriza, prisión, lavadero, pasadizo con puerta falsa, despensa, carbonera bajo la escalera principal, y leñera sobre el lavadero lo completan.

En el piso principal están, una antesala, un gabinete, comedor, cuatro alcobas, y el despacho y seguido de la Secretaría de Intendencia, pasando por la cocina y el fregadero.

El tercer cuerpo, con la misma habitabilidad que el segundo, está rematado con la azotea correspondiente.

Los costos de la Casa del Capitán General se calcularon en 1.255.157 rs. Von. , y los de la Casa del Intendente en 951.368, que suman un total de 2.206.525 rs. Von.

Planos y presupuestos recibieron la Real conformidad del 20.12.1791.

'Poblado Naval de San Carlos'

Fachada de Intendencia. Frontón triangular representándose a Hermes como Dios protector del comercio marítimo y de los beneficios que este proporciona.

'Poblado Naval de San Carlos'

El tercer cuerpo, con la misma habitabilidad que el segundo, está rematado con la azotea correspondiente.

Para compensar la falta de espaciosidad que ocasionaban los portales en algunas de las piezas bajas de ambas edificios planeaba como recurso futuro cerrar cuatro arcos que daban a la calle.

En Enero de 1792 las proposiciones de José Rodríguez (vecino, comerciante de Cádiz) y asentista de la madera para las obras hidráulicas de la nueva población fueron aceptadas junto con las dos gracias para sus dos hijos, a cambio de una reducción del importe de las obras de más de la mitad.

Se fijó un plazo de tres años para el inicio de las obras. A finales de 1974 la Casa de Capitán General se encontraba con los balcones puestos y los bastidores de puertas y ventanas exteriores.

El Edificio de la Intendencia comenzó a sacar la plana exterior en 1795.El Asentista José Rodríguez entregó a la Marina Ambas Casa el 8 de Octubre de 1797.

El Capitán General nunca habitó la casa y a mediados del siglo XIX fueron alojados en él los inválidos de la marina. Después se convirtió en Escuela de Soldados jóvenes de Infantería de Marina y finalmente Archivo y Biblioteca del Departamento Marítimo hasta el Año 1976, en el que se incendió totalmente.

La Intendencia tampoco se utilizó para los fines previstos. Cuando la invasión francesa sirvió de prisión de la Escuadra del Almirante Rosilly.

En 1845 se realizaron reformas para establecer allí el Colegio de Aspirantes de Marina hasta que en 1908 se reintegro al lugar la Escuela Naval que permaneció hasta 1943, en que se traslado a Marín, quedando el conjunto hasta el presente como Escuela de Suboficiales de la Armada.

LA CONTADURIA Y TESORERIA.

En agosto de 1792, el director de las obras remitió a la Secretaría de Estado de Marina los planos y presupuestos que había formado para la Tesorería y Contaduría en la contigüidad de la casa que en el momento se estaba fabricando para el Intendente del Departamento. Terrenos aptos para acomodar en ellos las casas de los tesoreros, ya que así se podrían abrir puertas a la Tesorería, quedando todo el Ministerio reunido.

El edificio contiguo y tesorería constataba de tres cuerpos. La distribución del primer cuerpo se proyectó de la siguiente manera:

– Zaguán de la Tesorería.

– Cuerpo de guardia para cubrir la Tesorería.

– Puerta de uso diario para el servicio de la Tesorería.

– Despacho del Tesorero

– Despacho del Cajero

– Despacho de los Oficiales.

– Patio de la Tesorería, con aljibe de 10x 6 x 6 varas.

– Prisión de la Intendencia.

– Escalera principal, proyectada y no construida, dando entrada a todas partes, con sus 166 escalones de jaspón, que fue sustituida por patio circular con dos escaleras en forma de espira en torno a un hueco abierto.

La distribución del piso principal.

– Salas para las correspondientes mesas de Batallones, Brigadas y Guardias Marinas, Buques Armados, Oficiales de Mar de sueldo fijo, Marinería, Depósito del Arsenal y Asignaciones.

– Secretaría de Intendencia y despacho público del Intendente.

– Despacho del Contador Principal

– Despacho del Comisario Ordenador

El tercer piso, destinado al Archivo, poseía idéntica repartición.

El arquitecto insertó en la remesa de presupuestos y los planos la proposición del asentista José Rodríguez ( ya encargado de las Casas de Capitán General y del Intendente), por la que se ofrecía a levantar el edificio de LA Contaduría y Tesorería, por un precio de 990.000 rs, solicitando dos gracias por tal servicio, título de Castilla para sí y sus sucesores, y permiso para conducir al puerto de Veracruz 2000 balcones de papel y 3000 quintales de azogue en la fragata de su propiedad “ El Nuevo Matamoros”, o que si a esto último no hubiera lugar, se le permitiese embarcar 2000tercios de ropas extranjeras sin obligaciones del equivalente nacional.

El Marques de Ureña, apoyado la instancia de Rodríguez, advertía a la Secretaría de Marina que difícilmente existiría otro sujeto que pudiese efectuar un ofrecimiento más ventajoso.

Pero, la Corte no se conformó con esta propuesta, advirtiendo que existía desproporción entre beneficios ofertados y las gracias solicitadas, especialmente en lo relativo al título de Castilla libre de tributos, e invitando a Rodríguez a proponer otras condiciones si quería entrar en la empresa.

El 22 Enero de 1793 siendo director interino de las Rls, obras de la Nueva Población d San Carlos el ingeniero en jefe de la Marina Juan Smith, se admitió una nueva propuesta de José Rodríguez para el edificio de la Contaduría y Tesorería y las viviendas para los tesoreros y la Academia de Pilotos.

Es asentista se comprometía a la labrar gratis la Casas de Tesoreros y la Academia de Pilotos, recibiendo por la Contaduría y Tesorería 1.400.000 rs. La obra empezó en 1794 concluyéndose, el edificio en mayo de 1798.

LAS CASA DE TESORERÍA Y LA ACADEMIA DE PILOTOS.

Este edifico se comprometió el asentista a levantarlo gratuitamente en el conjunto de condiciones que propuso en enero de 1793 y que le fueron aceptadas.

El edificio alrededor de un patio central de figura rectangular en disposición E/O; mientras que se encuentra descentrado hacia el fondo con arreglo al punto medio de eje vertical N/S, línea que divide al conjunto en dos partes simétricas. La planta primera se distribuyo para los tesoreros en:

'Poblado Naval de San Carlos'
– Zaguán

– Alcobas

– Comedores

– Cocinas

– Fregaderos

– Lavaderos

– Escalera principal

– Pasadizo de comunicación con la Tesorería y patio.

El entresuelo de este edificio corredor alrededor del patio;

– Salas,

– Gabinetes para despacho

– Cuartos de los criados

– Escaleras que suben hasta las azoteas

– Cuarto del portero.

El principal y el tercer cuerpo los ocupó la Academia de Pilotos con el mismo número y disposición de las piezas:

– Sala de exámenes

– Sala de navegación

– Sala de Dibujo

– Archivo de Dibujo

– Cuerpo de luces

– Cuarto de globos

– Sala de Geometría

– Cuarto de instrumentos náuticos.

En el alzado es de destacar la supresión del pórtico en la planta baja. La razón de ello se encuentra en un acuerdo tomado por la Junta Departamental por el que se propuso la eliminación de los pórticos en los edificios de la nueva población (que se habían aprobado en el plan general), a excepción de las casas de plaza principal.

El proceso constructivo del edificio de las Viviendas de Tesoreros y Academia de Pilotos siguió parejo al de la Contaduría y Tesorería. No obstante las casas de tesoreros y Academia DE Pilotos se terminaron antes por su interior haciéndose entrega de ellas el 21 de enero de 1798.

LAS PROPUESTAS PARA CONCLUIR POR CONTRATA LAS OBRAS DE LA NUEVA POBLACIÓN (ENERO 1794- OCTUBRE 1795)

Habiendo dictado la experiencia al Marques de Ureña el poco éxito que tuvo el establecimiento del fondo vitalicio de dos millones de pesos para invertirlo en las obras, y no pudiendo estas continuarse con la escasez de medios que ocurrían, halló como única salida para salvar la empresa, dar todos los trabajos de la nueva población por contrata. En enero de 1794 se abrió el proceso de ofertas de contratistas, y culminó en octubre de 1795.

Propuso José Rodríguez en julio de 1795 tomar a su cargo la conclusión del Cuartel de Batallones, el convento de San Francisco, y la Dársena con sus bocas, bajo los siguientes artículos:

1.- Que las obras siguiesen bajo la dirección del Marqués de Ureña, el cual sería el responsable de cuales quiera nulidades o defectos que se notara; limitándose el exponente solo a costear de su peculio con arreglo a los presupuestos y al plan de condiciones.

2.- Que se concediesen las canterías que necesitase, tal como había ocurrido con las casas del Capitán General e Intendente, que se le habían proporcionado por el coste de la extracción de la piedra.

3.- Que se entregasen los andamios herramientas y demás utensilios que en el día tuvieran las obras, quedando en la obligación de devolverlos a la conclusión, en el estado en el que se hallasen.

4.- Que se le deberían franquear los pontones y bateas bien carenados y provistos de lo necesario para la saca de fangos, respondiendo de las faltas que hubiesen en los utensilios pero no de lo que se hubiera deteriorado.

5.- Que se le permitiesen poner maderas de Segura, si no pudiese facilitarlas del Norte.

6.- Que si las obras aumentasen en algo que no se hallase en los presupuestos, se le abonaría separadamente.

7.- Quedaría concluidas las obras del Cuartel, Convento y Bocas-Dársena en el término de treinta y seis meses, contados desde la Real aprobación; y la Dársena y Canal en de cincuenta y cuatro meses .

8.- Que rebajaría de los presupuestos de 13.800.000 rs, 5.300.000 quedando un líquido de 8.500 los cuales se le pagarían en cinco años, Ya fuese por meses o en una o varias veces.

9.- Que la extracción de las aguas de la Dársena y de sus bocas, no habían de entrar en la contrata al ser imposible evaluar su costo.

10.- Que ofrecía concluir la Contaduría y Tesorería y las Casas de Tesoreros y Academia de Pilotos en el término de dos años.

11.- Con premio a las ventajas que hacia en la Real Hacienda, solicitaba las siguientes gracias:

Declarársele el primer poblador de la población de San Carlos.

– Título de Castilla, libre de lanzas y media annata para sí, hijos y sucesores, con la denominación “Conde del Parque”.

– Que a su hijo José caballero de Carlos III se le pusiese en posesión de la primera vacante de pensión.

– Que a su otro hijo Nicolás se le promoviese al grado de Ordenador en propiedad.

Consultado el Marqués de Ureña, manifestó que las cláusulas propuestas por Rodríguez las encontraba arregladas, pareciéndole muy difícil encontrar otro sujeto a quien se le pudiera fiar el éxito de la empresa. Se aceptaron en su totalidad las proposiciones del comerciante gaditano.

Una vez formalizada la escritura de la contrata, en la que el propio Rodríguez se ofreció voluntariamente a presentar hipoteca proporcionada al cumplimiento al que se obligaba, la única fábrica que siguió por Administración fue la de la Iglesia, corriendo todas las demás obras por cuenta del contratista, según lo acordado.

EL CUARTEL-ACADEMIA DE GUARDIAS MARINAS.

Se consideraron para este edificio distintas ubicaciones determinando al final (en mayo de 1792) colocarlo según los diseños del teniente general Francisco Sabatini, modificándose en parte por el Marques de Ureña.

En diciembre de 1791 el arquitecto comunicaba al Capitán de la Compañía del Departamento de Cádiz que ya obraban en su poder los planos del artista italiano elaborados para el Cuartel-Academia de la Compañía de Ferrol, que le habían sido enviados desde la Secretaria de Estado de Marina.

De cuidada elaboración le parecieron excelentes al Marqués de Ureña quien confiaba en poder acomodarlos al espacio asignado en San Carlos

La dificultad mayor se presentó en lo relativo a la profundidad del edificio. El director de las obras de la Isla decidió alterarla prolongándola lo necesario hacia el frente que miraba a la villa, con el fin de regularizar el aspecto de San Carlos por su fachada S/O.

Con el objetivo de disminuir gastos y adaptar el edificio a los condicionamientos climáticos del lugar tan diferentes a Galicia en lo relativo a las lluvias, Ureña efectuó las remodelaciones siguientes:

1. Suprimir el sótano.

2. Disminuir el grueso de las paredes.

3. Eliminar la buhardilla, que abría de sustituirse por azoteas.

4. Arreglar los pisos con los del Cuartel de Batallones

El 28 de agosto de 1792 el Rey aprobó las proposiciones del Marqués de Ureña, ordenando que se hiciese el edificio con la azotea de ladrillos y se suprimiese la buhardilla y el techo de pizarra.

El Real Observatorio de la Armada se eleva sobre el cerro de Torre Alta, visible desde toda la Bahía de Cádiz.

Sus antecedentes se hallan en el Real observatorio de Cádiz fundado por Don Jorge Juan en 1753. El insigne marino y científico Jorge Juan, Capitán de la Compañía de Guardias Marinas desde 1751, propuso al Marqués de la Ensenada la idea de instalar un observatorio en el Castillo de la Villa (castillo del Pópulo), sede de la Academia de Guardias Marinas, a una altura superior a la de los edificios de la ciudad.

'Poblado Naval de San Carlos'
Con ello se pretendía que los futuros oficiales de la Marina aprendiesen y dominasen una ciencia tan necesaria para la navegación como era entonces la astronomía. El “Real Observatorio de Cádiz”, se crea como una dependencia anexa a la Academia de Guardias Marinas. A partir de entonces, el nuevo observatorio, el más meridional de Europa, fue ganándose un merecido prestigio en el contexto astronómico europeo, gracias a los importantes trabajos desarrollados por personajes como Luis Godin o Vicente Tofiño y al apoyo técnico y científico prestado a las expediciones ilustradas del último tercio del siglo XVIII.

Una vez realizada la elección del terreno, don Vicente Tofiño de San Miguel y el Marqués de Ureña se dispusieron a realizar sus primeras trazas pero debido a las diferencias entre ambos se decidió que cada uno presentara su propio proyecto.

El proyecto de Tofiño era el de un edificio de planta rectangular rodeado por galerías en todos sus frentes dentro de una nueva visión racionalista de adecuar perfectamente el edificio a la finalidad destinada. Pero el proyecto que acabó siendo elegido fue el del Marqués de Ureña que presentaba una planta cruciforme siguiendo a la del Observatorio de Oxford, lo que corrobora la opinión de Bonet Correa sobre la influencia inglesa en la obra de este arquitecto. Las razones alegadas para esta elección fueron que esta planta poseía más divisiones, mayor luminosidad en las oficinas y por la elegancia arquitectónica del edificio.

De esta planta original en forma de cruz poco queda en la actualidad ya que en ella se llevaron a cabo importantes modificaciones y reformas, como las que realizó el propio Marqués de Ureña una vez que el edificio estaba terminado en 1798. Después vinieron las reformas proyectadas por los arquitectos Torcuato José Benjumeda ó Jose Antonio Laveaga. La última y la mayor de las transformaciones se realizó en 1857 modificándose su planta cruciforme en rectangular tal como es en la actualidad. Además del edificio, toda la zona ha sufrido reformas que han llevado a conseguir una magnífica imagen en contraste con el descuido anterior. Los jardines especialmente se hallan muy bien cuidados.

La fachada principal, o meridional, mantiene el pórtico y la misma configuración que diseñó el Marqués de Ureña, aunque ha perdido el tercer piso y la cúpula primitiva, mientras que la cúpula actual se levanta sobre lo que antes constituía el segundo piso. En el s. XIX se realizó la ampliación de los dos salones meridianos de los que sólo perdura el oriental. No obstante, el núcleo central de esta fachada es básicamente el realizado por el Marqués de Ureña.

Como remate del edificio se encuentra la cúpula, construida a mediados de nuestro siglo, que muestra un tambor en el que alternan pilastras y ventanas. Hasta hace escaso tiempo esta cúpula se remataba por un pararrayos pero por la instalación de nuevos instrumentos fue reformada y, en la actualidad, de la media naranja surge una semi cúpula metálica giratoria, que una vez abierta permite las observaciones a cualquier punto del cielo.

Esta dividida en 3 secciones: Astronomía, Geofísica y Hora. Aún hoy en día es uno de los centros científicos más importantes del mundo y donde se establece la hora oficial de España. De entre sus campos de investigación cabe destacar la Sección Hora, que consta de una batería de relojes atómicos los cuales, desde su instalación en 1973, establece y mantiene la Escala de Tiempo Universal Coordinado. (U.T.C.-R.O.A.).

Debido a las deficiencias del Observatorio gaditano, al traslado del Departamento marítimo a la Real isla de León y a la creación de la nueva Población de San Carlos, se acordó edificar un nuevo observatorio en esta población pero la necesidad de un lugar elevado hizo que finalmente se construyera en el cerro de Torre Alta.

El edificio constituye un bello ejemplo de arquitectura neoclásica, de gran simplicidad y pureza de líneas. Su sobria austera fachada se basa en el ideal de la arquitectura grecorromana, no hay ningún elemento superfluo, todo es orden y claridad. El trazado de su planta de 1791 se debe a Gaspar de Molina y Zaldivar, Marqués de Ureña. La primera piedra se colocó el 3 de Octubre de 1793, y entró en funcionamiento en 1797, no un año después como afirma la bibliografía en general.

EL PANTEON DE MARINOS ILUSTRES

'Poblado Naval de San Carlos'

En la plaza del Hospital de las Anclas, situada al final del paseo Capitán Conforto y flanqueado por la Escuela de Suboficiales y el Hospital Naval, nos encontramos con lo que tendría que haber sido la iglesia de la Purísima Concepción Patrona de España y de las Indias, advocación a la que tenía gran devoción el monarca reinante, Carlos III, que ya el 17 de julio de 1760 la había propuesto para su aprobación a las Cortes del Reino. Esta iglesia formaba parte de los edificios a construir en la población de San Carlos y que por falta de presupuesto quedó, como tantas cosas, en agua de borraja. Se puso la primera piedra de la iglesia el 2 de julio de 1786, por el Capitán general del Departamento

D. Luis de Córdova y Córdova, y en cuyo interior se depositó un plano de la citada población, una vista general de ésta desde la Carraca, un estado general de la Armada y varias monedas en oro, plata y bronce. El día anterior se bendijo una tosca cruz de madera por el Teniente Vicario D. Domingo Villanueva que, partiendo de la capilla del Cristo con la cruz alzada y acompañado en procesión por las autoridades correspondientes, la comunidad de franciscanos de la iglesia castrense, y cubierto el recorrido por fuerzas regulares, depositó dicha cruz en la nave central del futuro templo en el lugar que debería ocupar el tabernáculo.

Al día siguiente, el 3 de julio, comenzaron las obras a las órdenes del Capitán de Navío D. Vicente Imperial Digueri, el teniente de fragata y arquitecto D. Antonio de Bada y los alarifes Ramón Estrada y Antonio Barrionuevo. Los primeros trabajos se hicieron con rapidez, pero pronto llegó la falta de caudales y la ralentización de las obras. A finales de septiembre de 1789 fue relevado Imperial Digueri por D. Gaspar de Molina, tercer marqués de Ureña, continuando las obras con más o menos prisa en función de los caudales y de las necesidades del departamento, hasta que se suspenden en 1794; pero una R.O. de 28 de abril de 1795 obliga a la terminación del sagrario para que sirviera de iglesia provisional y se continuaran en lo preciso para conservar lo realizado.

Con motivo del desastre de Trafalgar en 1805 pararon del todo las obras y puso en olvido lo construido con tanto esfuerzo. La apertura del Colegio Naval Militar en 1845, y al no disponer éste de capilla propia, fue el motivo de la reanudación de las obras, pues la dirección del colegio, y a sus expensas, adecenta y reconstruye la capilla del sagrario, ya que el lugar se había convertido en un muladar con escombros, basuras y hasta cadáveres del cercano Hospital. Tienen que pasar cinco años más para que una R.O. de 10 de octubre de 1850 disponga que la iglesia que no se había construido ” fuese lugar decoroso de perpetuo y religioso descanso de los ilustres marinos que sirvieron denodada y fielmente a la Patria”, y, además, capilla para el Colegio Naval.

Para dar cumplimiento a la citada ordenanza, se procedió al saneamiento del lugar y a la demolición de lo construido sobre cornisas y, por hacer menos gravosas las obras, se utilizaron como mano de obra barata a los confinados y reclusos del departamento y se modificó el plano original haciéndolo más sencillo, de tal forma que en ese mismo año se terminaron las dos capillas circulares y que originalmente eran la sacristía, una para el colegio naval y la otra para el culto diario. El 15 de noviembre de 1854 se dan por terminados los sepulcros de Jorge Juan, Navarro, Gravina, Córdova, Álava, Valdés y Rodríguez Arias y el día 19 de dicho mes, onomástica de la reina Isabel II, se procede a su bendición; pero la penuria económica por la que pasaba el país en esos momentos continúa haciendo estragos, por lo que los trabajos en el Panteón se lentifican hasta casi su paralización.

A pesar de todo, el 2 de octubre de 1858 son llevados los restos del capitán general de la Armada D. Cayetano Valdés, quizás el primer marino que se deposita en el Panteón, y en meses sucesivos los de D. Gabriel Ciscar, D. Santiago Liniers, D. Juan Gutiérrez de la Concha y D. Andrés Reggio, depositándose provisionalmente en una de las capillas. Nuevos arquitectos como D. Isaac Nessi y D. Manuel García del Álamo continuaron, mal que bien, con las obras, de tal forma que en 1869 estaba cubierta las naves laterales, pero no así la central ni el crucero.

La inauguración oficial del Panteón se debió a la insistencia del capitán general del Departamento D. Manuel Mac-Crohon Blake y tuvo lugar el 2 de mayo de 1870 siendo el primer capellán del Panteón D. Juan de Palma Isola. Poco se tocaría más a este monumento si no fuera para reparar los daños que se produjeron en 1873 cuando despojaron a la Virgen del Rosario de sus atributos de plata, o el robo en ese mismo año de sus piezas de altar, por lo que se tiene que esperar hasta 1942 cuando, a instancias del Ministro de Marina D. Salvador Moreno, la Armada se decide a terminar el lugar de reposo de sus más ilustres varones. El 31 de diciembre de ese año se presenta un proyecto de obras a realizar, aprobándose el comienzo de éstas y su ejecución por la Empresa Nacional Bazán en junio de 1943; pero… proyectos van y proyectos vienen, hay que contar con la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos y que sus apreciaciones se aprueben en el ministerio y son muchas las puntadas tales como el cubrimiento de la nave central, altar mayor, retablo, lapidario, cúpula, pinturas, monumentos funerarios, lámpara, óculos, imaginería… etc. Por lo que no es hasta el año 1959, y con un coste desde el año 1943 de 8.149.286,85 pesetas, cuando se dieron por finalizadas las obras.

….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s