092 G001.- La Isla de hace 6.000 años

San FERNANDO

La Isla de hace 6.000 años

  • Diferentes estudios pretenden descubrir cómo era el clima, la flora, la fauna y las personas que convivieron en el territorio durante esa época.

sf--647x231

 
CARLOS CHERBUY |06.10.13 – 10:19 –

Fueron enterrados para que nunca más volvieran a ver la luz. Pero unos 6.000 años después un monstruo con dientes de metal, arrancaba la tierra que durante tanto tiempo calló su historia, para volver a darla a conocer al mundo. Cuando una excavadora levantó unos huesos, los encargados de las obras del nuevo campo de hockey de Camposoto temblaron. Los plazos se iban a retrasar ante la necesidad de realizar una intervención arqueológica de urgencia. Aún así, esperaban que no fuera «gran cosa». Al menos eso le dijeron a Eduardo Vijande, un doctor en Historia experto en la época neolítica, de la que se presumía que eran los restos hallados, al descubrirse también utensilios que hacían pensar en ello. Entonces le quedaba poco para acabar su tesis y no quería distracciones que no fueran necesarias. «Es sólo catalogar unos huesos, no te quitará mucho tiempo», le explicaron. Lo que nadie se esperaba fue lo que se encontró. Una necrópolis completa con más de 80 cuerpos de la época neolítica, con una particularidad que aún asombra a los expertos: contaba con enterramientos individuales.

La prueba del Carbono 14 realizada a algunos huesos, confirmaron que se trataba del núcleo poblacional sedentario más antiguo conocido enAndalucía. De hace unos 6.000 años. Y por si fuera poco se halló el que puede que sea el abrazo más antiguo del mundo, los restos ya conocidos como ‘los enamorados’. Dos personas, que todo hace parecer que sean de distinto sexo, entrelazadas entre sí y mirándose frente a frente durante 6.000 años. Y a pesar de ello no era lo más llamativo de este enterramiento, que podría confirmar que por aquel entonces ya había un pleno dominio de la navegación, pues San Fernando era completamente una isla rodeada de agua y a pesar de ello contaba con una gran cantidad de moradores (aún falta mucho por excavar y se prevé que haya más de 300), que tenían productos e instrumentos con materiales imposibles de encontrar en esa región y que tuvieron que llegar a través de largos viajes.

Y a pesar de todo, el progreso volvió a darle un bocado a la historia y esta vez los mismos dientes de metal que desgarraron los restos del pasado, les volvió a escupir arena. De nuevo enterrados y aunque esta vez a lo mejor no era la intención, sabiendo al menos que es muy complicado que vuelvan a ver la luz. Pero, en esta ocasión la tierra no callará sus historias, ya que si bien no se siguió con la excavación, parece claro que el poblado se extendía más allá de los límites del solar de este campo deportivo, y se enterró la gran mayoría de tumbas, también hubo muchas que se recuperaron, así como elementos, herramientas, productos y muestras que aún se siguen analizando y en fases de estudios. Lo que se quiere es desentrañar cómo era La Isla hace 6.000 años y conocer el clima, la flora, la fauna y por supuesto la relación social entre las personas que vivieron en aquella época. Porque aunque ya se sabía que había estratos sociales, la particularidad de la necrópolis de Camposoto es que se sabe el ajuar que corresponde a cada individuo.

«Las necrópolis de esta cronologías existentes en Andalucía son de tipo colectivo, ya sean megalitos o cuevas. Sin embargo la del campo de hockey es de gran importancia para abordar la problemática de las desigualdades sociales, ya que nos permite observar enterramientos sin ajuares, la mayoría, y enterramientos con ajuares que son además las tumbas de mayor monumentalidad», afirmó Vijande.

Lo que queda por saber

Aunque el enterramiento es importante más allá del abrazo encontrado, lo cierto es que esta pieza es la que ha despertado mayor interés público. Y su misterio sigue sin resolverse. Varios trozos se llevaron a un prestigioso laboratorio de Inglaterra para poder sacar ADN y confirmar el sexo y parentesco. De los individuos se sabía con certeza que uno era mayor y otro menor. Pues del primero sí se ha podido sacar una muestra y por tanto su ADN. Se sabe que es de un hombre de entre 30 y 40 años. Del otro aún no ha habido éxito y que sea una niña de unos 12 años, aún no está confirmado. Tampoco si hay mayor rango o menor de parentesco. Harán falta más análisis que no son sencillos.

Quizás sea imposible o se tarde años en saberse. Las administraciones tampoco dan apoyo económico para resolver la incógnita. Ni esta ni las otras. Lo que no ha impedido que se haya conseguido configurar un equipo interdisciplinar para desentrañar los misterios. Un grupo que trabaja por completar sus estudios o por interés científico, pero sin un euro de financiación. Éstos comenzaron en el año 2008 y aportarán numerosos datos. Algunos ya han finalizado y otros siguen en proceso. Todos ellos se reflejarán en una monografía del yacimiento coordinada por el propio Vijande.

Por ejemplo se pretende conocer el clima y la fauna del San Fernando de entonces. Para ello se está realizando un estudio de Palinología desarrollado por Blanca Ruiz, María José García y Tomás Martín de la Universidad de Alcalá. A través del análisis de los microscópicos granos de polen contenidos en cuatro muestras de sedimentos, será posible acercarse a una reconstrucción del paisaje, y por tanto del clima de San Fernando de hace 6.000 años. Este estudio será publicado en los próximos meses.

El arqueozoólogo José Antonio Riquelme, de la Universidad de Granada, está desarrollando otro estudio para acercarse a la fauna existente y al tipo de animales domesticados por esta población, ya que se especula que podrían contar con ganadería.

Juan José Castillo de la Universidad de Cádiz ha determinado el perfecto dominio marítimo por parte de estos pobladores. En su estudio de la malacofauna ha determinado que además de utilizar todo tipo de conchas como complemento de la dieta (cañaillas, navajas, almejas o burgaillos), destacaban por su uso de forma ornamental, como así se ha comprobado en el cuello de un niño, y la colocación con fines rituales.

Hay otro estudio para hallar huellas de uso en conchas, realizado por David Cuenca, de la Universidad de Cantabria, para determinar el posible uso de estas conchas como herramientas para distintas labores sobre piel o madera. En breve comenzará uno sobre funcionalidad, que realizará Juan F. Gibaja con Ignacio Clemente de la Institució Milà i Fontanals del CSICde Barcelona, para revisar las herramientas líticas usadas y determinará si se utilizaban para cortar la carne, el pescado, para la madera o la piel. Hay que recordar que muchas herramientas han sido encontradas junto a los huesos en sus tumbas individuales, lo que puede dar indicios de la función de cada uno.

También se están analizando los ajuares por parte de Salvador Domínguez, de la Universidad de Cádiz. Es el caso de colgantes de ámbar, cuentas de collar de variscita y turquesa y hachas pulimentadas votivas. «Esto mostraría la existencia de auténticas redes de intercambio de productos a larga distancia, lo que indicaría también el conocimiento de técnicas de navegación, al menos básicas, porque para salir o llegar a San Fernando se tenía que hacer por mar, pues entonces las marismas eran todo agua». Y es que esos productos no existían en San Fernando y tenían que llegar de otra parte del mundo. Por ello, estos productos exóticos exclusivos «tendrían un gran valor social y económico y su presencia en muy pocas tumbas y las más monumentales indican la existencia de disimetrías sociales». A todo ello hay que sumar otros estudios terminados o en proceso como los de antropología o los de la industria lítica y cerámica. Todo ello podría llegar a determinar las formas de vida de una comunidad, de la que se puede establecer la edad y sexo de cada individuo, así como su posición social o las herramientas que utilizaba.

….oOo….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s