514 C001.- ¡¡Expropiación forzosa ya!!

SAN FERNANDO

Real, 2: un tesoro protegido y en ruinas

  • El mal estado de la finca se complica ante el elevado grado de protección que tiene el inmueble
  • El Ayuntamiento sigue dictando sanciones a la propiedad sin conseguir resultados

0001414181_x440_jpg000

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 20.08.2013 – 01:00

La ruinosa finca que en su día fue sede de la Cruz Roja Local y que en vano intentó durante la década pasada convertirse en un hotel o acoger pisos de lujo constituye la puerta de acceso al centro, a la calle Real, por el extremo de la Venta de Vargas y el Castillo de San Romualdo. Por eso, su estado de conservación preocupa y, por eso, el alarmante deterioro que presenta el histórico inmueble ha despertado desde hace meses no pocas críticas vecinales y políticas.

Los últimos desprendimientos que se registraron tras las intensas lluvias de la pasada primavera -llegó incluso a ceder una parte de las cubiertas- llevaron al Ayuntamiento a adoptar nuevas medidas de presión y a vallar el perímetro de la finca por razones de seguridad. Temía que pudieran darse nuevos derrumbes aunque la inspección técnica del inmueble que se llevó a cabo demostró que su estado no era tan malo como se creía en un primer momento.

0001414180_560x560_jpg000

Por entonces, Urbanismo llevaba meses sancionando a la propiedad, primero por ornato y luego por razones de seguridad. Había expedido ya varias multas de 2.500 euros a las que luego, en los últimos meses, se han añadido otras más, según ha aclarado a este periódico el responsable municipal de Urbanismo, el concejal Ángel Martínez (PP). Pero ninguna de las medidas ha surtido efecto hasta ahora.

La propiedad de la finca -ha recordado el edil- está en manos de una promotora con domicilio social en Sevilla que, prácticamente, ha dejado de existir con la crisis inmobiliaria. De hecho, la notificación administrativa de los requerimientos ha sido uno de los principales escollos que el Ayuntamiento ha tenido que resolver en este complicado asunto. Aunque ya -aseguró Martínez- se ha conseguido identificar a un interlocutor que responde por la sociedad que ostenta la titularidad del ruinoso inmueble.

El Ayuntamiento ha anunciado su intención de recurrir a la expropiación forzosa si no se garantizan las medidas de seguridad aunque confía en no tener que llegar a este extremo, que dejaría en sus manos la responsabilidad de una finca en ruinas (otra Casa Lazaga con la que no sabría muy bien qué hacer y para cuya puesta a punto tampoco tendría dinero).

También, aclaró Martínez, se ha previsto la ejecución subsidiaria de las obras de consolidación del edificio. Es decir, que el Ayuntamiento acometería los trabajos y luego pasaría factura a una propiedad que, hasta ahora, permanece por completo indiferente a sanciones y a requerimientos.

De momento, insistió el delegado de Desarrollo de la Ciudad, se trabaja en ambas vías: por un lado, la administrativa, con los requerimientos y la ejecución subsidiaria de las obras y, por otro, con su posible expropiación, que -asegura- no se descarta.

Pero la situación de la finca es bastante más complicada en tanto que varios de los compradores que recurrieron a la promotora cuando ésta ideó hacer pisos de lujo en este histórico inmueble han demandado a la propiedad. Además, por otro lado, la Junta de Andalucía, al conocer el estado de la finca, ha advertido al Ayuntamiento del elevado grado de protección que pesa sobre la finca de la calle Real. Allí no se puede hacer nada sin los trámites que este tipo de actuaciones en elementos patrimoniales requieren ante Cultura y Patrimonio (eso también ha frenado la ejecución subsidiaria prevista por el Ayuntamiento).

0001414179_560x560_jpg000

El caso es que el propio Consistorio ha dado a este inmueble en el catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH) el más alto nivel de protección que se concede a este tipo de fincas: un nivel 2. En la ficha que incluye el documento urbanístico se reconoce que “por su ubicacion, se convierte en el primer foco visual de la calle Real junto con la plaza Font de Mora, a la que da frente”.

Para la antigua sede de la Cruz Roja, que ocupa una superficie de 776,66 metros cuadrados, se habla de su “protección integral” para fachada, tipología y ornamentación, zaguán y escalera de acceso a la planta primera. Las únicas actuaciones permitidas se refieren a su “conservación, restauración y rehabilitación”, además de la demolición de los elementos no originales. Se llega incluso a recomendar su iluminación monumental cuando, en realidad, casi se viene abajo.

1. Parte frontal de la finca, que linda con la plaza Font de Mora. El deterioro es apreciable de un simple vistazo. 2. En el “primer foco visual de la calle Real” todavía se ven los carteles de bienvenida a la ciudad. 3. Escombros y basura se reparten a lo largo y ancho de la finca. 4. El interior se encuentra sumamente deteriorado y anidan animales 5. Otra imagen: hay gente que coloca comida y agua a los numerosos gatos que residen en la finca a través de los balcones. FOTOS: JORGE BREA

 
….oOo…..
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s