642 H002.- El Sitio Histórico del Puente Zuazo

BICENTENARIO

El Combate del Portazgo (7  Febrero 1810), congrega a 8.000 personas en el Puente Zuazo

José F. Cabeza… 26/09/2010 14:58

En torno a 8.000 personas, según cifras facilitadas por el Ayuntamiento, se dieron cita ayer en todo en el entorno del Sitio Histórico del Puente Zuazo para presenciar in situ y 200 años después la recreación del Combate del Portazgo, con la que se puso freno a los franceses por parte de las tropas españolas. La organización del evento fue perfecta y durante más de una hora los espectadores pudieron disfrutar un gran espectáculo auspiciado por la dirección de los miembros de la Guardia Salinera y que contó con la participación del alcalde isleño como un figurante más.

Es la segunda vez que la Batalla del Portazgo se representa desde que hace una década se iniciasen en La Isla la celebración de diferentes fastos para la conmemoración del Bicentenario de las Cortes Constituyentes de 1810, siendo la primera de ellas la que tuvo lugar en el año 2007.

Sin embargo, en esta segunda ocasión todo el entorno del Sitio Histórico del Puente Zuazo se encontraba mucho mejor acondicionado de cara al espectador que la primera vez, gracias, en gran medida, a que la primera fase del proceso de recuperación de todo este entorno está prácticamente acabada. El público se congregó en las gradas supletorias instaladas para la ocasión, encima del propio Puente Zuazo e inclusive desde el paseo de La Magdalena, donde se podía divisar a lo lejos cientos de vehículos aparcados en los terrenos del recinto ferial.

La recreación de la Batalla del Portazgo contó con la participación de unos 500 figurantes entre tropas napoleónicas y tropas españolas e inglesas. La recreación obligó a cortar el tráfico la salida por el puente y se tomaron todas las medidas de seguridad para que los espectadores pudiese contemplar el hecho histórico desde un lugar privilegiado.

La única nota negativa llegó cuando uno de los figurantes tuvo que ser trasladado en ambulancia por quemaduras en una mano, producidas cuando se encontraba cargando uno de los cañones utilizados en la recreación, soltando éste el cañonazo antes de tiempo y afectando de lleno al citado figurante.

Historia

Cuenta la historia que el Diario de Operaciones del Supremo Consejo de Regencia recoge que el día 6 de febrero de 1810, el mariscal Víctor solicitó la rendición de La Isla de León para acceder a Cádiz. La contestación fue negativa. Al lanzar una ofensiva contra esta plaza, la artillería de Alvear contestó, replegando a los franceses hasta lo que hoy es conocido como Tres Caminos. Un día después lanzaron un ataque al Puente Zuazo y fueron nuevamente rechazados.

El 8 de febrero se estableció una pequeña batería en la antigua Venta del Corral y, al día siguiente, se logró expulsar a los franceses de Tres Caminos. La defensa isleña se modificó, estableciéndose una batería bien definida denominada del Portazgo. El 11 de febrero de 1810, tras el desembarco de 3.000 ingleses al mando del general Stuart y de la acción del Regimiento Campomayor portugués, el ejército francés se resignó a mantener un bloqueo en las posiciones defensivas isleñas.

Las tropas de Extremadura

La recreación de la Batalla del Portazgo en el Puente Zuazo no fue el único hito histórico que se volvió a revivir ayer en La Isla dos siglos más tarde, puesto que por la mañana se representó desde el Castillo de San Romualdo y hasta la plaza del Carmen la llegada a la ciudad del Duque del Alburquerque y el Ejército de Extremadura, ante la atenta mirada de cientos de personas que se agolparon alrededor fundamentalmente de la iglesia Mayor, donde en torno a la una de la tarde el alcalde isleño, Manuel María de Bernardo, ataviado con un traje de la época, recibía a las tropas y daba la mano al figurante que representaba a José María de la Cueva y de la Cerda, Duque de Alburquerque.

Su proeza fue realizar una enérgica defensa de La Isla, convencido de que era el único baluarte que había que atender y mimar. Las fuerzas de su mando se ampararon en La Isla para defenderla, contabilizándose en torno a 16.000 hombres y 1.750 caballos. Su hazaña le valió al duque de Alburquerque para que el 3 de marzo de 1810 se le entregase el cargo de primer gobernador político-militar de San Fernando y Cádiz.

Se supone que fue en un número aproximado de entre 8.000 y 10.000 los soldados baqueteados del ejército de Extremadura los que fueron acogidos en la Isla de León tras el fragor de la batalla. En el recuento improvisado se llegaron a contabilizar guardias españoles, imperiales de Toledo, granaderos e infantes canarios, regimientos de guardias de Siguenza, Antequera, Sevilla, Irlanda, Bailén, Valencia de Alburquerque, Albuhera, voluntarios de Cataluña, Reales guardias Walonas y voluntarios de la Patria, además de caballistas de distintos puntos de España y formaciones ligeras. Muchos de ellos fueron recordados ayer en La Isla.

….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s