204 E.- El Sitio Histórico del Puente Zuazo

SAN FERNANDO

El proyecto ‘estrella’ del Diez languidece sin dinero para seguir la rehabilitación

  • Hace un año que acabó la primera fase pero el Carenero y las baterías siguen sin uso Puerto Real se niega a recepcionar las obras

0001417407_560x560_jpg000

Interior del Real Carenero, en una fotografía del verano pasado.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 25.08.2013 – 01:00

No pudo ser en 2010, el gran año del Bicentenario de Las Cortes. Tampoco se consiguió con el Doce. Y el Trece -la última de las fechas señaladas de la efemérides histórica- no hará sino confirmar el fracaso de la actuación estrella con la que La Isla quiso alumbrar el gran aniversario constitucional: el proyecto de rehabilitación integral  y de su entorno de fortificaciones defensivas. Una inversión millonaria -otra más- que se ha quedado a medias, pero también un pretendido icono de ese nuevo San Fernando al que la ciudad y su Ayuntamiento aspiraban con el Diez y que, al final, se ha convertido en una nueva decepción.

Prácticamente ninguno de los proyectos promovidos al hilo de la magna conmemoración ha llegado a buen puerto, aunque el Sitio Histórico, tres años y medio después del comienzo de las obras, se ha convertido en el paradigma del fracaso del Diez.

Tras más de 20 meses de parón, las obras de la primera fase -que incluye la rehabilitación del Real Carenero y de las baterías defensivas, en el extremo del Sitio Histórico que se asienta sobre el término municipal de Puerto Real- se reanudaron en junio de 2012 para acabar en agosto.

Acaba de cumplirse un año de la terminación de estos trabajos. El resultado ha sido sorprendente. Las obras han sacado a luz la enorme valía de un patrimonio histórico que ha estado sepultado durante décadas de olvido. Pero el Carenero y las baterías languidecen desde entonces. Sin uso, sin planes de futuro, sin respuestas… y sin dinero para seguir las obras.

La continuidad de los trabajos ha quedado descartada por la falta generalizada de recursos del Ministerio de Fomento y de las restantes administraciones implicadas en la actuación.

La segunda fase de la rehabilitación -que incluye el Puente Zuazo en sí y el baluarte que se ubica en el término municipal de La Isla- ha quedado postergada sine die habida cuenta de su excesivo coste, presupuestado en más de 19 millones de euros.

Aunque hay voces que han reclamado su ejecución por fases para que sea asequible, el proyecto ha quedado aparcado a la espera de mejores tiempos. No se han puesto sobre la mesa alternativas para continuar las obras ni se ha replanteado la actuación en nuevas reuniones de trabajo, salvo en la también fracasada tentativa de ofrecer un paquete turístico conjunto que se tanteó tras la disolución del Consorcio del Bicentenario.

Y el Carenero y el conjunto de baterías defensivas que se reparten en sus proximidades, ya rehabilitado y acabadas las primeras obras, ha pasado a convertirse en un auténtico problema porque nadie sabe qué hacer ahora con él. Al menos, por el momento.

El Ayuntamiento de Puerto Real -esta parte del conjunto histórico compartido con La Isla se asienta en su término municipal- se niega a recepcionar los trabajos. En las condiciones actuales, con las obras inacabadas -pendientes de la costosa segunda fase de la rehabilitación- sería una carga para el Consistorio, que evidentemente rechaza asumir en solitario.

La posibilidad de rentabilizar el patrimonio recuperado dándoles un uso provisional es sumamente complicado en la actualidad (por ejemplo, no hay servicios, agua, electricidad, quedan expropiaciones pendientes…), aseguran fuentes municipales.

El concejal de Cultura de la localidad puertorrealeña, Manuel Izco, apela a la necesidad de un acuerdo conjunto entre varias administraciones -por supuesto, entre ellas, el Ayuntamiento de San Fernando- para aunar esfuerzos y dar salida al Sitio Histórico. Argumentan que el Carenero y las baterías defensivas, recuperadas al calor del Bicentenario isleño, no pueden convertirse ahora en un problema exclusivo de Puerto Real porque la parte rehabilitada se asienta en su término municipal. Hace falta un acuerdo, un consenso que escapa además a los recursos de uno y otro municipio. Para darles uso y para continuar las obras. Pero, de momento, no hay ni una cosa ni otra.

 0001417408_560x560_jpg000

Acceso a una de las baterías defensivas recuperadas en el entorno.

La rehabilitación del Sitio Histórico del Puente Zuazo comenzó a plantearse hace una década, aunque no fue hasta la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes, el 2010 isleño, cuando el Ayuntamiento consiguió que e1 Ministerio de Fomento apostara por el proyecto. Hubo retrasos y más de una complicación. Y las obras -que inicialmente aspiraban a estar listas parael Diez- no comenzaron hasta abril del año del Bicentenario. Eso sí, en un tiempo récord los trabajos dejaron al descubierto un auténtico tesoro oculto.

El Real Carenero y las antiguas baterías defensivas que frenaron el avance de las tropas napoleónicas en la Guerra de la Independencia lucieron con todo su recuperado esplendor en los actos centrales del 24 de Septiembre. Poco después, sin embargo, las obras se pararon durante 20 meses.

 
…..oOo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s