631 H001.2.- La isla de Leon y el Ejercito de Extremadura

BICENTENARIO. La isla de Leon y el Ejercito de Extremadura

La faceta militar del Duque de Alburquerque, a debate

  • La penosa situación de las tropas españolas en 1809 ante la superioridad de los franceses en la invasión de Andalucía.
  • www.diariodecadiz.es

Duque de Alburquerque, José María de la Cueva y de la Cerda
 
Publicado por Jorge

La trayectoria militar del Duque de Alburquerque centró ayer la segunda jornada de los coloquios internacionales en torno a esta figura histórica vinculada a la Guerra de la Independencia y al asedio de La Isla de Leon en 1810.

Dos expertos investigadores se encargaron de reconstruir esta faceta biográfica de José María de la Cueva y de la Cerda: el teniente general del Ejército de Tierra Andrés Cassinello Pérez y el teniente coronel José Manuel Guerrero Acosta, subdirector de estudios históricos del Instituto de Historia y Cultura Militar.

El primero se encargó de repasar su vida militar desde sus inicios hasta la batalla de Ocaña y el asedio de La Isla de León. Cassinello partió de su ingreso como cadete en el cuerpo de dragones de la Reina hasta que alcanzó, con sólo 17 años, el grado de capitán y, posteriormente, tras la guerra del Rosellón, llegó a brigadier.

El teniente general desgranó dato a dato su carrera militar al hilo en el que apuntaba algunos datos biográficos: su matrimonio, sus hijos… Llamó también la atención el ponente sobre un aspecto relevante que ha hecho más difícil aún si cabe la reconstrucción de la vida del Duque de Alburquerque: la desaparición de su hoja de servicios. No está en los archivos de Segovia ni de Simancas como tampoco existe su partida de bautismo o de matrimonio. La ausencia de datos es todo un escollo a la hora de recordar la importancia de su figura.

“El Duque de Alburquerque fue un general valeroso, aunque algo indisciplinado, siempre se llevó mal con sus superiores”, apuntó Cassinello.

Sobre el talante del militar, su alto concepto del honor y sus malas relaciones con sus superiores, así como sobre su carácter independiente, habló también ayer el teniente coronel José Manuel Guerrero Acosta, que tituló su ponencia bajo el expresivo título de El Duque de Alburquerque, salvó la nave que zozobraba. Aludía así el conferenciante al papel decisivo que este general tuvo en una encrucijada decisiva en la Guerra de la Independencia, tras la desastrosa batalla de Ocaña y la ruptura del frente de Sierra Morena.

Guerrero Acosta, tras detallar pormenorizadamente la penosa situación de las tropas españolas en 1809 ante la superioridad de los franceses en la invasión de Andalucía, se dedicó a narrar la “odisea” de Alburquerque en su retirada hacia La Isla y Cádiz para poner a salvo su ejército y a su posterior papel en la defensa del asedio.

Apoyándose en planos y mapas procedentes de los archivos militares, el conferenciante hizo también especial hincapié en la precaria situación de las tropas del Ejército de Extremadura y, en general, de las de todos los ejércitos españoles, afectados por la falta de cohesión, circunstancia ésta que el teniente coronel considera decisiva en la Guerra de la Independencia.

….oOo…..

Universidad de Cádiz

CRÓNICAS DE LOS BICENTENARIOS: España 1810. El Duque de Alburquerque (Primera Jornada)

10/02/2010

Con motivo del Bicentenario de la entrada del ejército de Extremadura a la Isla de León, ayer pudimos retroceder 200 años en la historia para sumergirnos en los acontecimientos que desembocaron en el principio del fin de la invasión napoleónica, ya en los inicios de la Constitución de 1812.
Con un recibimiento escoltado por la Guardia Salinera, se inauguró el “I Coloquio Internacional: España 1810. El Duque de Alburquerque, la Isla de León y el Ejército de Extremadura” en el Centro de Congresos y Exposiciones “Cortes de la Real Isla de León” que la ciudad de San Fernando ha estrenado recientemente.

Este coloquio se sitúa dentro de las actividades organizadas por el Excmo. Ayto. de San Fernando, con la intención de rendir tributo a este personaje histórico, el XIV Duque de Alburquerque, y que se completa con una interesante exposición que repasa a través de 3 áreas la historia de aquellos días, ofreciendo una semblanza de la figura del XIV Duque de Alburquerque, que detalla aspectos personales y trayectoria militar de este personaje histórico.
 
El acto inaugural fue presidido por el Excmo. Alcalde de San Fernando, D. Manuel María de Bernardo, el actual Duque de Alburquerque el Excmo. Sr. D. Ioannes Osorio y Beltrán de Lis y la Directora General de Actividades Culturales del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Cádiz Dña. Isabel Morales Sánchez.

Tras una ronda de agradecimientos a las entidades colaboradoras, el alcalde anunció que las actividades en honor al XIV Duque de Alburquerque iban a continuar durante todo el año. De repente tres golpes de bastón en el suelo nos anunciaron la entrada en la Sala del Parlamento, de unos soldados ataviados con uniformes del 1800 y cargados con mosquetes, cuya intervención concluyó con la lectura de un Comunicado que, aclaraba el portavoz de la Guardia Salinera Isleña, Francisco León, rendía honores al XIV Duque en 1810. “Sobre el Manifiesto de Alburquerque es de lo que vamos a tratar aquí”, dijo León, en referencia a la controversia histórica sobre sus actuaciones, ya que según aclaró “El XIV Duque de Alburquerque entró en la Isla de León acompañado de su ejército para proteger el último bastión de la España libre, y posteriormente fue calificado de “traidor y enemigo de la Patria” por la Junta de Cádiz”.

“La España del Duque de Alburquerque” fue la ponencia que abrió poco después este seminario. A cargo del profesor Enrique Martínez Ruíz, Catedrático de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid y gran conocedor de la materia en cuestión, pudimos trasladarnos a través de sus palabras, de nuevo 200 años atrás, para situarnos en los acontecimientos históricos que acontecieron en esos días.
Situación política, bandos políticos, grupos sociales, diputados de la asamblea, situaciones por las que pasaron estos personajes, etc. Ningún detalle pareció escapársele a este narrador que nos ofreció una ponencia llena de detalles y descripciones cargadas de realidad.

Cómo poco a poco en España se pasó del régimen absolutista de Fernando VII al régimen liberal que defendían aquellos que creían en su patria y en el poder soberano del pueblo. La importancia de cómo los propios acontecimientos hicieron que se desarrollara el levantamiento de la Isla de León, “ya que es aquí donde se crearon los medios necesarios para difundir el Estado liberal.”

El profesor, no dejó de lado el protagonismo que tuvieron también aquellos días las antiguas colonias españolas, lo que denominó como “El pórtico de la Independencia”, que según sus palabras sería el “caldo propicio para que progresivamente las colonias se deslizaran hacia la independencia”. Comenzando así las revueltas en 1810.

Tampoco dejó de lado la figura del XIV Duque de Alburquerque, y lo hizo introduciéndonos en su período final, cuando éste, cansado ya de ver a su ejército malnutrido, sin armas ni uniformes, escribe, defendiendo el honor de sus hombres, un comunicado a la Junta de Cádiz, principal abastecedora de medios económicos. Respondiéndole ésta de una forma que el profesor manifestó como “muy dura, ya que creían que el XIV Duque favorecía a sus enemigos”. Tan desanimado quedó nuestro personaje que decidió dejar el mando y pedir otro destino.
Cerró el profesor Martínez su intervención mostrándonos la España que quedaba tras la muerte del XIV Duque de Alburquerque “Una España Incierta, ya que los hechos acontecidos permitieron que se consolidara la España Liberal, aunque no se consiguió resistencia en las colonias de la España Americana”.

La segunda ponencia corrió a cargo del también prestigioso profesor de la Universidad Complutense de Madrid, D. Emilio de Diego García, el cual hizo más hincapié en “Los problemas básicos de la Guerra peninsular a las alturas de 1810”. Profundizando mucho más en aspectos anteriormente citados por el profesor Martínez, en esta ponencia pudimos comprobar además como “La identidad española surgió de un no conformismo”.
La enérgica y apasionada intervención que nos ofreció el profesor García, describió una España sumida en el engaño que su propio monarca defendía “aquellas cartas que Fernando VII escribía a Napoleón, felicitándolo por sus victorias”, pero a la vez una España en la que según Jovellanos “se combatía por una forma de ser”.
El ponente destacó la total carencia de medios de los soldados españoles, mostrándonos en su totalidad la crueldad que se vivió en la Guerra de la Independencia.

Apuntó también la intervención inglesa en aquellos días, por ejemplo cómo y porqué motivo llegaban numerosas ayudas económicas desde Inglaterra “para los ingleses existía un interés en todo esto, la guerra en la península era la única forma de mantenerse frente a Napoleón”, o el protagonismo que tuvieron numerosos políticos y militares ingleses en los acontecimientos de la Isla de León “a veces, hay que mirar la historia con otro prisma” nos advertía a los allí presentes el profesor García.

El protagonismo que también tuvieron nuestros “Ilustrados” en aquellos años, los cuales defendían que “la nación es la soberanía y no el rey”. Continuó ya cerrando la exposición, dando un repaso a la situación Internacional, las alianzas de Napoleón, sus intereses en Polonia, el fuerte ejército Ruso, la mediación inglesa en el asunto de las independencias americanas, etc.

Detalles curiosos, guiños y comparaciones con nuestra realidad actual, la intervención del profesor García no paso para nada inadvertida.

Ejercito de Extremadura.
Llegada a la Isla de Leon del Duque de Alburquerque al mando del Ejercito de Extremadura.

Los Granaderos Canarios en la defensa de Cádiz

Al mando del Duque de Alburquerque, en el mes de febrero de 1810, los Granaderos Canarios participaron activamente en la defensa de Cádiz. Las tropas francesa del Mariscal Victor, compuesta por 40.000 hombres, el 9 de febrero, iniciaron el ataque sobre la Isla de León (Cádiz).

La crítica situación que sufría la tropa que protegía la ciudad fue transmitida por el Duque de Alburquerque a la Junta Central, solicitando el relevo en el mando. Siendo nombrado embajador de España en Londres, asumiendo el General Castaños el control de las tropas que guarnecían la ciudad de Cádiz.

….oOo……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s