991 RPI010.- Celestino Rey-Joly Barroso, médico internista

SAN FERNANDO

“Siempre quise ser como mi padre: médico”

  • El isleño Celestino Rey-Joly Barroso ingresó hace una semana en la Academia de Medicina de Cataluña
  • En su discurso, evocó sus años en La Isla y Cádiz, que fueron decisivos en su vida

 0001451297_x440_jpg000

El doctor Celestino Rey-Joly Barroso.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 20.10.2013 – 01:00

LLegó con las maletas a la estación de Barcelona un 16 de julio de 1965, el día de la Patrona. Ha pasado casi medio siglo pero lo recuerda perfectamente. Tenía 21 años y acababa de terminar sus estudios en la Facultad de Medicina de Cádiz. Ese día cambió su vida, aunque en aquel momento no pudo evitar que le asaltaran las dudas. “¿Qué hago yo aquí? Si debería estar en el Club Naval celebrando el día del Carmen, con mi familia, con mis amigos…”, pensaba. Pero la vocación por la medicina, por seguir estudiando y convertirse en uno de los mejores internistas del país tiraba de él con ganas, le daba fuerzas para lanzarse de cabeza a la incertidumbre, a la nueva vida que le esperaba. Sabía que ese era el camino aunque todavía hoy no acierta a explicarse por qué razón decidió marcharse a Cataluña. “¿Pero tú sabes que allí se habla de otra forma?”, le decían compañeros y amigos cuando sabían de su afán por ejercer en la otra punta de España y le miraban extrañados.

De aquel día han pasado ya 48 años. Ahora, el médico isleño Celestino Rey-Joly Barroso ha cumplido los 70 y acaba de coronar una brillante carrera con su reciente ingreso en la Real Acadèmia de Medicina de Catalunya. Hace solo una semana que pronunció su discurso como académico, en el que abordó con mano experta los retos actuales del internista, la polivalencia y plasticidad de una especialidad que ha cobrado un nuevo papel en la medicina más actual.

A Celestino le avala un currículum académico que es prolijo en méritos científicos. Es catedrático de Medicina Interna en la Universidad Autónoma de Barcelona y jefe de servicio en el hospital Germas Trías i Pujol, autor de numerosas publicaciones, coordinador y responsable de múltiples investigaciones… Y, sobre todo, es un hombre apasionado por la especialidad a la que ha consagrado su vida. En eso sigue siendo igual que aquel joven isleño que a mediados de los 60 llegó a la estación de Barcelona.

Pero Celestino no olvida sus orígenes. Su discurso de ingreso estuvo lleno de referencias a La Isla, a Cádiz, a sus años de estudiante en la Facultad de Medicina, al círculo de profesores que por aquel entonces marcó su vida y encauzó su trayectoria. “¡Pues claro que tuve presente todo eso! Me siento completamente cañaílla aunque llevo más de 45 años en Barcelona”, confiesa. Lo dice no solo porque parte de su familia siga aquí, en La Isla, y porque de vez en cuando se premie con alguna escapada al sur. También, insiste, porque aquellos años de estudios universitarios, aquella época de su vida en San Fernando, fue realmente decisiva. Tanto que todavía hoy sigue presente en su quehacer diario, en su trabajo docente, en el hospital… “Fueron años realmente maravillosos. Hay vivencias que marcan a la persona y que van moldeando a uno a lo largo de la vida”, afirma. Y aquella época de juventud tuvo para Celestino esa trascendencia vital.

0001451296_560x560_jpg000

El isleño Celestino Rey-Joly Barroso, hace una semana, durante su discurso de ingreso en la Reial Acadèmia de Medicina de Catalunya.

La influencia de su padre, el afamado doctor Celestino Rey-Joly Velázquez -que en La Isla tiene calle propia y a la que el Ayuntamiento le reconoció su entrega con la concesión de la medalla de oro de la ciudad- fue determinante. “Yo siempre, desde pequeño, quise ser como él: médico”, apunta. Claro que a su padre no le gustó que se marchara a Barcelona. Tampoco que se fuera a Estados Unidos entre 1971 y 1972 para completar sus estudios. “Temía que no volviera, que la experiencia fuera tan enriquecedora que me quedara allí”, apunta.

Quiso ser internista porque le gusta contemplar la medicina -y tratar a los pacientes- desde una visión de conjunto, desde un punto de vista integral, más allá de las especificidades de las distintas especialidades, no tratar las dolencias como hechos aislados. “Y eso solo lo hace el internista”, afirma,

Celestino -afable, correcto y sencillo- habla con cariño y nostalgia de su Isla. De hecho, durante la conversación, no puede evitar preguntar por su tierra natal. “¿Y cómo va todo por allí?”, inquiere. “La Isla, sin la Marina, sin la Bazán como era antes… Aquello le daba mucha vida”, advierte con lástima.

Lo cierto es que San Fernando es pródiga en exportar talentos. Y Celestino es uno más de esos isleños que han brillado fuera. “Es curioso, porque en medicina hay grandes especialistas de La Isla repartidos por toda España. Casi se podría crear una facultad”, apunta. Y recuerda que hace unos años la Academia de San Romualdo los reunió en una iniciativa entrañable.

….oOo…

Un pensamiento en “991 RPI010.- Celestino Rey-Joly Barroso, médico internista

  1. despues de unos 40 años recuerdo muchisimo al dr. rey en el hospital vall d hebron cuando mi madre se encontraba tan inmensamente mal a causa de un tumor por el bazo que solo el dr.rey consiguio saber lo que pasba. mi madre para el era la socorro dolores 2 planta creo. toda mi vida le estare agradecida. y si pudiera localizarle me haria feliz. felicidades por todo su recorrido profesional. yo hija de socorro me llamo rosa seguro igual se acuerda. un fuerte abrazo amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s