Las mujeres ediles

SAN FERNANDO  | Reconomiento
37 mujeres “excepcionales” de la historia de la democracia en La Isla

Concejalas

José F. Cabeza….. 28/04/2014 23:06

  “Con este acto homenajeamos a 37 mujeres excepcionales de la historia política de San Fernando”. Con estas palabras definió el alcalde isleño, José Loaiza, el acto institucional que se desarrolló este lunes en el Real Teatro de Las Cortes con el que el Gobierno municipal ha querido rendir pleitesía a todas las concejalas que han formado parte de la historia del Ayuntamiento isleño desde que instauró la democracia en el año 1979, hace ahora 35 años.

Un total de 28 fueron las que finalmente pudieron asistir y fue la delegada municipal de la Mujer, María José de Alba, la que dio el discurso de introducción para explicar los motivos por lo que el Ayuntamiento isleño ha decidido tener este detalle con todas las concejalas democráticas. Para ello, tiro de historia y ensalzó el papel que han desempeñado a lo largo de los siglos muchas mujeres en pro de la igualdad en la sociedad actual.

Tras sus intervención, tomó la palabra Emilia Sevillano Pérez, la primera concejala del Ayuntamiento isleño formando parte de la UCD en el mandato corporativo 1979-1983. “Yo fui la primera y lo cierto es que pude hacer bien poco porque en aquella época apenas me dieron opción de hacer nada. De todas formas, la recuerdo como una etapa muy buena en mi vida en la que coincidí con muy buenos compañeros”.

Es por ello que pidió a las actuales ediles y a las del futuro que “sigáis trabajando por San Fernando y dedicar parte de vuestro tiempo, por poco que sea, a escuchar a esas personas que tienen necesidad de algo”.

b1234g5h678901234

Loaiza

Por su parte, el primer edil isleño, José Loaiza, señaló que “este acto supone un reconocimiento de toda la sociedad isleña a las mujeres que han participado en la construcción democrática de San Fernando”, añadiendo que, a día de hoy, “se han convertido en parte decisiva en todos los ámbitos de la sociedad actual”.

“La progresiva presencia de la mujer en el Ayuntamiento isleño supone un ejemplo perfecto de a lo que el mundo actual debe aspirar”, manifestó el alcalde, afirmando que “ese equilibrio que existe actualmente en la política entre hombres y mujeres es el que ha permitido avanzar mucho mejor hacia la libertad”.

De todas formas, Loaiza no quiso dejar pasar la ocasión para recordar algunas facetas que todavía hoy siguen lastrando esa ansiada igualdad entre sexos. Así, hizo mención al desempleo que sigue afectando en mayor dimensión al sector femenino, la violencia de género o la necesidad de arbitrar los cauces necesarias para que la conciciliación entre la vida laboral y la familiar sea una realidad.

m3

Las concejalas (lista facilitada por el Ayuntamiento)

Mandato Corporativo 1979-1983
Emilia Sevillano Pérez (UCD)

Mandato Corporativo 1983-1987
María Jesús Castro Mateos (PSOE)

Mandato Corporativo 1987-1991
María Yolanda Reyes Calvo (PA)
María Teresa Bruquetas Castro (AP)
María Jesús Castro Mateos (PSOE)

m3456789

Mandato Corporativo 1991-1995
María Elena Martínez Rodríguez de Lema (PA)
María del Carmen Gómez Baña (PA)
Yolanda Reyes Calvo (PA)
Jesús Castro Mateos (PSOE)

Mandato Corporativo 1995-1999
María del Carmen Gómez Baña (PA)
María Luisa Chas Alonso (PP)
Martina Carmen Llave Fernández (PP)
María del Carmen Pedemonte Quintana (PP)
Francisca Rivero Almazo (PP)
Carmen Remedios Calvo Lorenzo (PSOE)
Rosa Barrios Delgado (IU)
Josefa Adela Sánchez Montero (IU)
Margarita Royuela García (IU

m3456789012345

Mandato Corporativo 1999-2003
María de Carmen Gómez Baña (PA)
Mercedes Espejo Martinez (PA)
Francisca Borrego Fuentes (PA)
María Teresa Rodriguez Labandon (PA)
Cristina Pita Vera (PP)
María del Carmen Pedemonte Quintana (PP)
María del Carmen Ponce Prieto (PP)
María Jesús Castro Mateos (PSOE)
María Colón Lozano (PSOE)
Dolores del Carmen Anaya Moreno (PSOE)

Mandato Corporativo 2003-2007
Mª del Carmen Gómez Baña (PA)
Rosario Alvarez Alias (PA)
Francisca Borrego Fuentes (PA)
Juana Mª Marquez Diaz (PA)
Mercedes Espejo Martinez (PA)
Cristina Pita Vera (PP)
María del Carmen Pedemonte Quintana (PP)
María Jesús Castro Mateos (PSOE)
Araceli Maese Villacampa (PSOE)
Dolores del Carmen Anaya Moreno (PSOE)

m3456789012345678901

Mandato Corporativo 2007-2011
Susana Rocamonde Usero (PA)
Rosario Alvarez Alías (PA)
Mercedes Espejo Martinez (PA)
María del Carmen Pedemonte Quintana (PP)
María José de Alba Castiñeiras (PP)
María del Carmen Lobato Herrero (PP)
María José Suarez Llerena (PP)
María José Maturana Mendoza (PSOE)
Araceli Maese Villacampa (PSOE
Marta Bricco (PSOE)

Mandato Corporativo 2011-2015
María Cristina Arjona Merino (PP)
María José de Alba Castiñeiras (PP)
María José Moreno Subirana (PP)
Úrsula Ruiz Blanco (PP)
África Cuevas Rodriguez (PP)
María José Maturana Mendoza (PSOE)
Patricia Cavada Montañés (PSOE)
Araceli Maese Villacampa (PSOE)
María Jesús Ortega Belizón (PA)
María Teresa Mas Morate (CxSF)
Marta Bricco

m3456789012345678901234567

La ciudad homenajea a las mujeres ediles por su aportación a la política local

  • De Alba destaca el trabajo de las concejalas, desde las primeras que abrieron camino hasta las que continúan su lucha por la igualdad
  • Estuvieron presentes 29 de las 37 ediles

0001578363_560x560_jpg000

Todos los presentes en pie, público y Pleno Institucional, cuando suenan los himnos de España y Andalucía

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 29.04.2014 – 01:00

Hasta 37 mujeres han formado parte de la corporación municipal en algún momento de la historia de los ayuntamientos isleños pos dictadura. Una historia de 35 años de la que estas féminas siguen siendo memoria viva. No todas -que aún viven- estuvieron ayer presentes en el homenaje que la ciudad les rindió en el Teatro de Las Cortes. Hubo eso sí una representación importante. A las presentes se entregó el documento con la relación de nombre de sus compañeras de mandato y de otras legislaturas. La primera de todas, Emilia Sevillano (en las listas de UCD de aquellas elecciones locales de 1979), abrió el camino, que otras siguieron no sin esfuerzo en una lucha que continúa “por la igualdad”.

Gracias por el esfuerzo realizado en la conciliación de la actividad profesional, familiar y política, expresó el alcalde, José Loaiza, que presidía el acto, un pleno institucional con las mujeres concejalas de las corporaciones isleñas como protagonistas. En los asientos colocados en el escenario del Teatro se mezclaban las féminas de unos y otros colores, de unas y otras siglas, de una y otra época. Se le concedió la palabra a la primera. Emilia fue breve y directa: “Fui la primera, pero trabajé bien poco porque no tuve la opción”. Se refería al hecho de que su formación, UCD, no gobernara ante el pacto de formaciones de izquierdas que hubo entonces a nivel nacional y que tuvo su reflejo en La Isla. A pesar de ello, destacó el buen ambiente que vivió entonces, con sus compañeros de partido pero también con el resto. A las mujeres que alguna vez fueron concejalas quiso felicitar por el trabajo desarrollado. “Muchas veces no podréis ayudar a la gente que os piden cosas, pero con escucharlas se hace mucho”, convidó a las actuales.

0001578364_560x560_jpg000

Emilia Sevillano recibe un recuerdo de manos del alcalde.

La presencia de las mujeres en la política isleña, dentro de la Administración Local, fue aumentando desde ese primer mandato en adelante. También hubo sólo una mujer entre 1983 y 1986, la socialista María Jesús Castro, que no asistió ayer al acto. Actualmente diez mujeres son integrantes de la Corporación. “Ha crecido de manera progresiva”, apuntó la delegada del Área General de Familia, María José de Alba, que defendió que “las cifras son importantes y nuestra presencia también pero tenemos que seguir”. Es un camino duro el que estas mujeres iniciaron y continúan. Decidieron, insistió, no aceptar la desigualdad y el papel de objeto que la sociedad les atribuía. Trabajaron para que se les reconociera su igualdad, para poder elegir de forma igualitaria a quienes iban a representarlas. Hablaba en este sentido de Clara Campoamor, de Victoria Kent o Federica Montseny, de lucharon por los derechos de las mujeres en España.

Ese trabajo de las mujeres desde la política, desde la vía pública, no es la única. De Alba quiso destacar igualmente la labor de las asociaciones de mujeres, que las acogen, que las forman; y el de las profesionales en cada uno de sus ámbitos. “Las mujeres son decisivas en todos los ámbitos de la sociedad. Es imposible imaginar todos los ámbitos sin ellas”, reconoció el regidor isleño.

0001578365_560x560_jpg000

Foto de familia con las homenajeadas, el alcalde, De Bernardo y varios ediles

En la actualidad las mujeres disfrutan de más oportunidades que antes. Eso, sin embargo, advirtió Loaiza, no elimina los problemas que siguen padeciendo: el desempleo femenino o la violencia de género. Incluso se enfrentan a la disyuntiva de escoger entre su vida profesional y su vida familiar. “Se deben tomar medidas para conseguir la conciliación laboral y familiar porque, en el caso concreto de la política, no se puede perder su potencial”, aseguró.

El alcalde saludó a otros compañeros de Corporación y de anteriores mandatos presentes.

….oOo…..

35 años de la primera Corporación democrática

SAN FERNANDO

De una a diez concejalas en apenas 35 años

  • Solo una mujer formó parte de la primera Corporación Municipal en 1979.
  • Actualmente ya son una decena

0001577064_560x560_jpg000

Emilia Sevillano Pérez, la primera concejala del Ayuntamiento isleño en la democracia.

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 27.04.2014 – 01:00

Este lunes la ciudad rinde homenaje a las mujeres que han formado parte en algún momento de la historia de los ayuntamientos isleños pos dictadura. Se cumplen 35 años precisamente este mismo mes de la primera Corporación democrática tras el régimen franquista y en este tiempo 37 féminas han dejado su nombre grabado en el Consistorio. La primera de ellas fue Emilia Sevillano, integrada en las listas de la UCD. La única mujer en esa primera Corporación. Treinta y cinco años después el número de concejalas ha crecido considerablemente hasta llegar a tener 10 de las 25 actas. Todas ellas serán recordadas en el pleno institucional que se ha preparado en el Teatro de Las Cortes mañana por la tarde. Muchas acudirán, quizás todas, no está confirmado. Porque siguen siendo memoria viva de la historia política y social de La Isla.

La historia de la política femenina isleña más reciente comenzó a escribirla Emilia cuando fue incluida en las listas de la UCD. Cómo surgió fue sencillo, según ella misma cuenta. Era del partido y le propusieron que se presentara con otros compañeros y aceptó. Tan fácil como eso, curiosamente en una época donde las mujeres aún tenían que luchar por muchos derechos. Algo más complicado, si se advierte que era la única mujer de la primera Corporación, allá por el 79. Y podría haber formado parte del Gobierno municipal, si no se hubiera dado el pacto de los partidos de izquierda porque la UCD fue la fuerza más votada en esas elecciones.

Emilia Sevillano Pérez recuerda con naturalidad aquellos años, ni siquiera les da importancia. Profesora de música en la Compañía de María, asegura que eran sus alumnas quienes le pintaban bigotes en los carteles electorales en los que salía. Se considera, además, una “aficionada” de la política. “Me gustaba la UCD”, responde sin más a por qué se implicó en ese mundo. Ahora, sin embargo, se define entre risas como “amiga de todos, íntima de nadie”. Y aunque no opina de cómo va la ciudad, sí cuestiona que la gente “siempre está criticando. Muchos protestan, y pocos ayudan”. Lo sabe bien porque muchos ciudadanos la ven tras la ventanilla de la Administración de Loterías de la calle Real, en la esquina con Cervantes. “Poca gente dice que están bien hechas las cosas”, añade.

Acudirá al homenaje, pero considera que tiene poco que decir, porque su trabajo fue escaso entonces al no gobernar su formación. “Soy la más antigua, pero no la que más experiencia tiene, otras que vinieron detrás sí pueden hablar de su trabajo”, comenta. Su paso por la UCD le deja sin embargo un recuerdo imborrable, el de la figura de Adolfo Suárez, al que describe como “un encanto”, “un señor, como hay pocos”.

Emilia fue la única mujer de la Corporación entre 1979 y 1983, pero además la situación se repitió en el siguiente mandato, con una concejala del PSOE como única representante femenina. Era María Jesús Castro Mateos, que repetiría en otras corporaciones posteriores aunque ya acompañada de otras mujeres. Con cuatro años de ausencia, entre 1995 y 1999, la socialista fue edil hasta 2007, lo que supone una extensa trayectoria y la sitúa entre los concejales de ambos géneros con más años en la labor política municipal.

En el mandato corporativo de 1987 al 91, Castro ya se encuentra con otras compañeras mujeres, aunque de bandos distintos: Yolanda Reyes Calvo del PA y María Teresa Bruquetas Castro de AP (Alianza Popular). Cuatro fueron en el siguiente, con dos incorporaciones en la bancada del PA, la de María del Carmen Gómez Baña y Elena Martínez Rodríguez de Lema, sin representación femenina entre los populares. Eso cambia los siguientes cuatro años cuando consiguen acta de concejal las populares María Luisa Chas Alonso, Martina Carmen Llave Fernández, María del Carmen Pedemonte Quintana y Francisca Rivero Almazo. En esta ocasión, la relación de mujeres se amplía considerablemente, y llegan a ser ocho. El PA repite con Gómez Baña, por el PSOE está Carmen Remedios Calvo Lorenzo e IU cuenta con tres ediles: Rosa Barrios Delgado, Josefa Adela Sánchez Montero y Margarita Royuela García. Las mujeres andalucistas aumentan entre 1999 y 2003 porque junto a Gómez Baña están Mercedes Espejo Martínez, Francisca Borrego Fuentes y María Teresa Rodríguez Labandón. Tres serán las populares, Cristina Pita Vera, María del Carmen Ponce Prieto y Pedemonte. Tres también son las socialistas: María Jesús Castro Mateos, María Colón Lozano y Dolores del Carmen Anaya Moreno.

A todos esos nombres en los siguientes mandatos se sumaron Rosario Álvarez Alías (PA), Juana María Márquez Díaz (PA), Araceli Maese Villacampa (PSOE), Susana Rocamonde Usero (PA), María José de Alba Castiñeiras (PP), María del Carmen Lobato Herrero (PP), María José Suarez Llerena (PP), María José Maturana Mendoza (PSOE), Marta Bricco (PSOE y no adscrita), Cristina Arjona Merino (PP), María José Moreno Subirana (PP), Úrsula Ruiz Blanco (PP), África Cuevas Rodríguez, Patricia Cavada Montañés (PSOE), María Jesús Ortega Belizón (PA) y María Teresa Mas Morate (CxLI).

…..oOo……

27 mujeres, diputadas y senadoras de 1977

San Fernando | Mujer

Tras el rastro de las madres de la Constitución Española de 1978

awrixia123456

Vanessa Perondi………….09/03/2014 21:27

Y mi nieta, ¿va a ser política también como la abuela?” Pregunta Virtudes Castro abrazando a su pequeña. Diputada por Almería, fue una de las de 27 mujeres, diputadas y senadoras, que desde su trabajo parlamentario en la legislatura constituyente de 1977, protagonizó el cambio político hacia la democracia en España. Iban las quintas, las cuartas en las listas de sus respectivos partidos, rellenando nombres y dando por hecho, todos -hasta ellas mismas-, que no saldrían. Pero la gente tenía hambre de libertad y, en aquellos momentos y después de 40 años de dictadura, la política era el mejor instrumento para conseguirla.

Y salieron elegidas. Como figura más reconocida y representativa, Dolores Ibárruri, La Pasionaria, que todas recuerdan como una figura etérea que desprendía a la vez seguridad y firmeza, cuando entró en el hemiciclo con Rafael Alberti. Pero, aquel 15 de junio de 1977, también se sentaron en las bancadas Asunción Cruañes Molina, Belén Landáburu, Soledad Becerril, Dolores Calvet Puig, Ana María Ruiz Tagle, Esther Tellado Alonso, Nona Inés Vilariño Salgado, María Dolores Pelayo Duque, Carlota Bustelo, Virtudes Castro García, María Izquierdo Rojo, Rosina Lajo Pérez, Amalia Miranzo Martínez y Mercedes Moll de Miguel -que sí aparecen en el documental-; Gloria Begué Cantón, María Teresa Revilla, Inmaculada Sabater Llorens, Juana Arca Molina y Elena María Moreno González -que no pudieron participar-; Dolores Blanca Morenas Aydillo, Palmira Plá Pechovierto; Dolores Ibárruri, Marta Molina, Pilar Brabo, María Victoria Fernández, Carmen García Bloise y María Rubiés Garrofé -las que ya no están-.

awrixia1234567

34 años después, la directora chiclanera Oliva Acosta las reunió a 14 de ellas -cinco no pudieron y ocho ya habían fallecido- en un documental que se convierte en el primer documento audiovisual sobre las mujeres que participaron en esa etapa crucial de la vida política del país. Las Constituyentes se estrenó el 14 de diciembre de 2011 y aún sigue dando satisfacciones a su directora y a todo su equipo.

En la parte alta de Chiclana, Oliva tiene su productora, Olivavá Producciones, donde nos recibe entusiasmada porque están preparando una edición especial de Las Constituyentes, que incluye un DVD más un libro. Esta edición especial conmemorativa incluye contenidos audiovisuales adicionales -el largometraje en versión original y con subtítulos en castellano, francés, inglés y árabe; audiocomentario de la directora; galería de fotos de Las Constituyentes; y el dossier sobre la película-, y material inédito, como los audios originales de las intervenciones de las diputadas y senadoras en las cortes constituyentes de 1977-78,  y piezas audiovisuales extras que recogen, entre otros asuntos, sus versiones sobre el 23 F, o el cortometraje de 2008 Las Constituyentes, origen del documental.

El Consorcio

Para ese año 2008, el Consorcio para la Conmemoración del Bicentenario de la  Constitución de 1812 de Cádiz preparaba un homenaje a estas mujeres y convocó un año antes un concurso para la realización de un documento audiovisual. Y Oliva y su equipo, ganaron. Rodaron un cortometraje, pero “me di cuenta que tenía que seguir con esto”. Por todo el material que tenían “27 documentales más” y, sobre todo, porque “una parte importante de la historia de España estaba sin contar”. Para documentarse, Acosta sólo pudo consultar un libro, Las mujeres parlamentarias en la legislatura constituyente, de Julia Sevilla, fruto de un Consejo Ministros que en el año 2005, el entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero dedicó de manera monográfica al tema de igualdad para celebrar el 8 de marzo. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega presentó 55 medidas para mejorar la igualdad  y una de ellas era la recuperación de la memoria de las mujeres en la historia política de este país. Y para ello, encargaron a la Red de Mujeres Constitucionalistas una investigación que culminó en ese libro, según explica Acosta.

Pero ella casi que estaba predestinada a hacer este trabajo por la trayectoria profesional y personal que estaba desarrollando. Periodista por la Universidad Complutense de Madrid, fue responsable de comunicación en la sede de la ONU en Nueva York para asuntos de Igualdad y Desarrollo Social. Trabajó duro durante la Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín en 1995 y “advertí que con todo el esfuerzo que estuvimos haciendo, solo llegábamos a unas 15.000 personas”, de ahí su paso al documental. Por la puerta grande, porque sus trabajos en Documentos TV, “mi escuela”, Somos lo que comemos e Infancias Rotas, fueron galardonados con importantes premios. Tocó más temas pero lo que le interesaba era hacer proyectos de “recuperación de la memoria histórica de las mujeres”. Reyita fue su primer largometraje, en el que contó la historia de Cuba desde la perspectiva de una mujer negra desconocida hasta para sus hijos, porque “si no sabes siquiera la historia de tu abuela, no puedes pretender entender la historia de tu país o del mundo”. “Lo personal es parte de lo político; la historia personal es tan importante como la social porque conociendo la historia de tus ancestros, vas a poder entender la revolución cubana, por ejemplo”.

Cuando la “esperanza” era la política

Por eso, se entregó con pasión a este proyecto que de corto, se convirtió en largometraje después de dos años de búsqueda de financiación y de intenso trabajo. Incluso, años después de su estreno, Las Constituyentes ofrece nuevo material y sigue teniendo un recorrido de éxito. Sobre todo, en el momento político actual, de hartazgo de la política. Las Constituyentes, por el contrario, ofrece modelos de mujeres en política, que ni se conocían hasta entonces, y que rezuman pasión, honestidad, sentimiento, credibilidad y compromiso, frente a los mensajes actuales que nos llegan desde la clase política española. Madres -de hasta seis hijos como la socialista Asunción Cruañes- esposas, hijas, mujeres en el franquismo, que formaron parte de comisiones de Economía, de Trabajo, de Agricultura, de Defensa y, sobre todo, que trabajaron en la redacción de la Constitución de 1978. Y todo, “sabiendo que habían comido sus hijos aquella noche o qué notas habían sacado”, recuerda Oliva. Quizá el idioma de Shakespeare, las coloca en el sitio de la historia que merecen: las madres de la Constitución, aunque en este país la historiografía general, los medios de comunicación y el imaginario colectivo en definitiva, identifique la Carta Magna como producto del trabajo de los padres de la Constitución.

En Las Constituyentes, Oliva Acosta, ofrece al espectador fragmentos de las entrevistas de estas catorce mujeres que aúnan profesionalidad con emoción y decisión: “Se necesitaba mucho sentimiento y tener claro qué era lo primero y qué era lo de antes”, decía Cruañes. O Castro, cuando recordaba las palabras de su madre: “A mí la política me gustaba y mi madre siempre me decía: tú procura que donde estés, te quieran y no te señalen con el dedo. Por eso, no entiendo que haya personas que digan que están aquí por tener un puesto, por ganar dinero…”. Desde una posición ideológica opuesta, Belén Landáburu, que fue la única mujer que participó en la Ley para la Reforma Política de 1977, con la que se hizo el paso del franquismo a la democracia desde la legalidad, aunque no con el aquiescencia de la izquierda, evocaba en el documental que “la mujer necesitaba la autorización del marido, no podía abrir una cuenta corriente, la patria potestad la tenía el marido, los bienes del matrimonio los administraba él sin ninguna intervención de la mujer, es decir, que la situación de la mujer era bastante patriarcal e injusta”. Su participación fue decisiva para que se rebajara la mayoría de edad de las mujeres de las 25 a 21 años, equiparándola a la del hombre.

En cualquier caso, ellas quisieron “formar parte de la historia y no ser testigos solamente” y desde sus partidos comenzaron a “moverse”: las diputadas recuerdan cómo se recorrieron sus provincias de cabo a rabo, “las feministas, su lucha por despenalizar delitos como los derechos sexuales de la mujer que las mantenía en la cárcel, y las que no lo eran por formación, pero que miraban con agrado estas reivindicaciones y las asumían en su discurso. “En aquellos años, ser feminista no estaban bien visto, eran poco menos que prostitutas. Pero yo veía a todas esas feministas que luchaban por esos derechos, porque la mujer fuera dueña de su cuerpo, porque fuera capaz, de tener aquello que ella quisiera”, rememora Esther Tellado, de UCD por Tenerife en 1977. Y todo eso, siendo madres, esposas e hijas. “…Pero cómo voy a ir en las listas si no puedo darme una ducha a gusto”, recordaba Cruañes.

Cerrar una página
El ansia de cambio y de cerrar una página de la historia permitió llegar a acuerdos que comúnmente se calificó como “la reconciliación nacional”, tal como lo definió Soledad Becerril, diputada por UCD enel año 1977. Y aunque todas valoraron ese consenso y esa lealtad constitucional, la socialista Asunción Cruañes no dejó pasar la oportunidad para aclarar que “hicimos borrón y cuenta nueva, pero lo hizo la izquierda. La derecha había vivido como dios y además estaba en el Gobierno. Eso es así y nosotros nos habíamos tragado muchos sapos y muchas ilusiones en bien de que el país saliera adelante”.

Pero ahora, “esta crisis ha supuesto un retroceso en todos los sentidos para las mujeres”, afirma la directora, que recomienda los cuatro últimos minutos del documental para entender qué es lo que hay que hacer entonces. La película no solo ha recogido los valiosos testimonios de las protagonistas sino que propició un encuentro en el Senado entre algunas de ellas con representantes actuales de la política de todo el espectro político (PP-PSOE-IU-CIU-CC, e incluso desde el poder judicial). Durante más de dos horas, este círculo de poder habló, debatió, confraternizó en un debate que evidenció las diferencias con las controversias de la política de hoy en día. “La secuencia del debate la grabamos sin cortes y duró más de dos horas. Hubo un momento de diferencia de opiniones en el tema de las cuotas pero ellas mismas recondujeron el debate hacia los puntos que las unían”.

De esta manera, las muestras de agradecimiento vinieron desde todas las posiciones ideológicas porque “soy consciente de que somos fruto de toda esa lucha que estuvisteis liderando en esos momentos tan difíciles”, expresaba emocionada Montserrat Surroca, diputada por CIU. Sin embargo, como apuntaba la diputada socialista Carmen Calvo, “cuando los hombres se retiran de la política se les sigue recordando pero de vosotras no hay rastro, volvemos otra vez a la anonimato”. Llegaron a la conclusión entonces de que hay que seguir luchando por la igualdad y por cambiar las propias estructuras de los partidos políticos. “Hay que cambiar el ADN de los partidos”. “Las ejecutivas de los partidos se hacen a las ocho y media de la tarde o los sábados. Y cuando haces el esfuerzo y te quedas hasta esa hora, luego toman las decisiones tomándose una cerveza en otro lugar”, dialogan entre ellas.

Así que, “las mujeres tenemos que hacer la política porque la política es muy importante, demasiado para que la hagan solo los varones, y si nosotras no lo hacemos, nos la van a hacer por nosotras, que es lo que ha ocurrido hasta ahora”, rememoraba María Izquierdo, diputada socialista por Granada 1977. Para la que fue la primera directora del Instituto de la Mujer, Carlota Bustelo, “el movimiento feminista no debe dejar de existir mientras que no se haya conseguido la completa igualdad de oportunidades” y recomienda que “las mujeres jóvenes no solo sean feministas sino que organicen sus propios grupos feministas”.

Reconocen que fue una oportunidad perdida establecer la prevalencia del varón sobre la mujer en el orden sucesorio de la Corona, pero sólo pudieron salirse todas de la votación, y  coinciden en que la Constitución de 1978 fue un punto de partida para que temas como el de la igualdad sigan desarrollándose. Porque, “creo que al mundo le hace falta un poder como el nuestro”, manifestó Cruañes.

Desconocidas entre la juventud

Y en eso han seguido trabajando en los últimos tiempos Oliva Acosta y su equipo. Dos años después del estreno, Las Constituyentes se ha convertido además en un proyecto formativo que han llevado por diferentes universidades, multitud de institutos de la provincia de Cádiz y asociaciones de mujeres de todo el país. Ha descubierto esta faceta y “estoy encantada” y mientras habla de ello, recibe una llamada de una organización de mujeres interesadas en conocer su trabajo. Disfruta con la transformación que percibe en los más jóvenes cuando conocen quiénes fueron las constituyentes, cómo las mujeres pueden ocupar otros espacios en la esfera pública y la importancia de la política para una sociedad. “Nuestros chicos y chicas tienen un déficit curricular y estos talleres de empoderamiento y ciudadanía con las constituyentes permiten paliar esta carencia”. Y dice convencida: “Las constituyentes son células madre para la regeneración de la política. Vitamina reconstituyente de un tejido político enfermo”.

….oOo….

Día Mundial contra la violencia hacia las mujeres

SAN FERNANDO | MUJER

745 muertes del otro terrorismo

 

Antonio Atienza …….30/11/2013 22:10

El Día Mundial contra la violencia hacia las mujeres ha marcado la agenda en los primeros días de la semana y lo ha hecho para recordar lo que quienes lo sufren recuerdan durante todo el año y quienes trabajan para evitarlo o mitigarlo lo tienen presente a todas horas.

Ha servido para que la sociedad se manifieste en la calle, para que los medios de comunicación se hagan eco de una lacra social que causa más muertes que ETA en sus peores años y que cuenta con instrumentos muy buenos, pero dada la magnitud del problema, manifiestamente mejorables.

Uno de los principales actos organizados fue la conferencia impartida en el Centro de Congresos por el juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Jerez de la Frontera,  José Parra Calderón, quien se encargó de analizar las carencias de la Ley Integral de Violencia de Género y autor de manifestaciones tan precisas como la necesidad de que el legislador se dé cuenta de que hay que corregir todo aquello que da la sensación de cara al exterior  de que se criminaliza a todos los hombres.

“El hecho de que un hombre maltrate a una mujer no significa que todo el sexo masculino sea maltratador por lo que hay que ir corrigiendo matices. Y por supuesto que la Ley es una ley innovadora que ha sido adoptada por otros países”.

Parra señaló que la violencia de género hay que encuadrarla “en un concepto más amplio que es la violencia doméstica. No es violencia de género, pese a la admisión de las uniones entre hombres y entre mujeres, la que se produce de un hombre a otro hombre o de una mujer hacia otra mujer, que tiene cabida en la violencia doméstica”. 

Discriminación positiva
También abordó una de las cuestiones más polémicas, como es la discriminación positiva que es parte del espíritu de la Ley, señalando que la  violencia se ceba en las mujeres y los números cantan.
“Estamos en el año 2013 y desde finales de 2003 han muerto 745 mujeres, a día de hoy en este año han muerto 45. ¿Todavía hay gente que se plantea el tema de la discriminación positiva? ¿Todavía hay gente que no entiende que una bofetada a una mujer tiene que ser sancionada con mayor penalidad que una bofetada al hombre?”, dice Parra.

Para el magistrado del juzgado jerezano, no vale el argumento de que también mueren hombres, lo que es cierto, “pero la realidad es abrumadora, además de forma brutal, sin necesidad”. Parra considera que también hay que trabajar en otros aspectos que no están contemplados en la Ley, que en muchos casos se centra en un protocolo que se ha demostrado nocivo para conseguir los objetivos finales.

El juez considera necesario una profesionalización del procedimiento de forma que una mujer maltratada no tenga que pasar por por seis o  siete declaraciones sobre lo que le produce un trauma.
Eso puede producir que la mujer maltratada al final no quiera declarar y la sentencia sea absolutoria “y a los dos meses la han asesinado”. “Hay que trabajar también desde el punto de vista de la víctima, a la víctima hay que trabajarla también, no sólo al maltratador con los cursos  de reeducación”.

El problema es que la  víctima pasa por la declaración ante la Policía, los Servicios Sociales, la Fiscalía, el juez de Instrucción, los jueces en el enjuiciamiento… “y llega un momento en que la mujer ya no quiere saber absolutamente nada, porque encima del problema que tiene le tomamos manifestaciones hasta seis o siete veces. Eso es una barbaridad”.

<STRONG>Denuncias falsas, un 0,05%</STRONG><BR>Esa es una circunstancia que incluso hace que el problema se minimice al tender a creer que las sentencias absolutorias son debidas a denuncias falsas por parte de las mujeres. “Sí hay denuncias falsas, un 0,005 por ciento. El resto son absolutorias porque la mujer se ha negado a declarar”.Una cuestión demasiado frecuente que gracias a una sentencia del Tribunal Supremo no se va a repetir al negar la posibilidad de no declarar contra un familiar.

Otra de las cuestiones de las que alertó el juez es la precocidad en los episodios de violencia de género, que ya sobrepasa lo que podría considerarse un problema cultural heredado. Ahora son jóvenes de padres jóvenes que no han  estado sometidos a un patriarcado secular.

Igualmente fue tajante a la hora de señalar la responsabilidad que tienen las personas del entorno de socorrer a una posible víctima, señalando la obligatoriedad de la prestación de socorro en caso de que alguien pueda estar escuchando como se produce un ataque verbal de un hombre a una mujer.

Apología del matrato
Y llega más lejos. La propuesta del juez es la de criminalizar la apología del maltrato, de la misma forma que se criminaliza el terrorismo. Parra se refiere, por ejemplo, a “aquel animal de bellota que está diciendo en un barque eso es lo que le hace falta a las mujeres, esto es lo que hay que hacer… aunque sea de broma a un amigo. Eso sería la apología y habría que buscar una vía para que no se escuchen ese tipo de manifestaciones, ni siquiera de broma”.

También criticó la actitud de algunos jueces de no enviar a la cárcel a agresores que incumplen las  medidas de alejamiento, proponiendo un punto intermedio como es el “extrañamiento”.

Pero uno de los grandes fallos de la Ley, a juicio del juez, es que no se suspende la patria potestad del agresor sobre sus hijos. Es el caso de la mujer asesinada recientemente en Jerez, cuyo marido y presunto asesino no ha sido privado de la patria potestad de los hijos y han tenido que ser los abuelos los que han pedido la patria potestad de sus nietos. “Esto es kafkiano”, dice el juez.

Lucha contra el fraude
Como en toda ley en la que se conceden subvenciones y ayudas, los casos de fraude están a la orden del día, tanto para conseguir mejoras en un proceso de divorcio como para conseguir la nacionalidad. Además de cobrar “la famosa paga”, como es el caso ocurrido en Jerez donde en un bloque de 22 pisos había 14  hombres con orden de alejamiento viviendo con sus mujeres y cobrando la paga.

“Porque se dieron cuenta de que para obtener la paga necesitaban de una orden de alejamiento”.
Pero esa es la visión que tiene un juez. Luego está la que tienen los profesionales que atienden los servicios sociales especializados con los que cuentan los ayuntamientos. Este personal es el que recibe la primera oleada del problema, el que tiene que ayudar a encontrar la solución mejor para la mujer que llama a la puerta buscando ayuda. Una ayuda que se antoja compleja desde el principio.

Lentitud de la justicia
Pero una vez que ha dado el paso, ¿por qué se niega a ratificar la denuncia? La abogada de la Fundación de la Mujer de San Fernando, Isabel Higueras Milena lo achaca, entre otras causas, al tiempo que transcurre desde que se produce la agresión hasta que se celebra el juicio penal, que ha podido motivar que las circunstancias hayan cambiado o que ya no quiera volver a pasar por lo mismo si ya ha conseguido lo que quería, el divorcio y rehacer su vida.

Una lentitud de la Justicia que no es sólo en los casos de violencia de género, sino en  general por los escasos medios materiales y personal que padece.

De todas formas, Higueras Milena señala que no se trata de interponer una denuncia contra un desconocido, contra alguien ajeno a su entorno, sino contra una persona a la que le une una relación sentimental, hijos en común y una vida compartida.

“En muchas ocasiones la mujer depende económicamente del presunto agresor y le da miedo quedarse desamparada, pero también hay casos de dependencia emocional, mujeres que tienen independencia económica que han sido incapaces de dar el paso porque no admiten la ruptura de la relación sentimental a pesar de que esté siendo absolutamente destructiva”.

A todo eso se suma “el puro miedo a las represalias, y quizá ahí es donde hay que trabajar más con la mujer y hacerle comprender que aunque puede haber una situación de riesgo, hay suficientes  medios para protegerla”.

¿Qué ofrece la Fundación?
¿Pero que ofrecen los servicios municipales específicos para estos casos de violencia de género? La delegada municipal de la Mujer, María José de Alba Castiñeiras, advierte de que en muchas ocasiones se entra por la puerta con unas ideas equivocadas. “Piensan que hay una trituradora de hombres en la Fundación de la Mujer y una alfombra roja para las mujeres”.

Se ofrece asesoramiento jurídico tanto a hombres como a mujeres. Eso sí, “si lo que está pidiendo o lo que se está comentando es algo que va contra la Ley, no se va a encontrar con un trato  de favor”.
A partir de ahí, los servicios de la Fundación derivan el problema a la instancia pertinente, aunque sin dejar de abrir puertas a la formación de la mujer para el mundo laboral o como persona.

…..oOo.,…