Unidades caninas de bomberos de Cádiz y Huelva

SAN FERNANDO

Preparados para el rescate

  • Unidades caninas de bomberos de Cádiz y Huelva han entrenado en el acuartelamiento derribado de Janer

 0001421914_560x560_jpg000

Un bombero lleva a uno de los perros a los vehículos una vez acabada la práctica en una parte de los escombros de Janer.

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 02.09.2013 – 09:13

El figurante, en esta ocasión una mujer, ha sido escondida estratégicamente entre los escombros. En ese hueco entre hormigón, ladrillos e hierros esperará pacientemente a que los perros la encuentren. Su vida no está en peligro, porque se trata sólo de una práctica, que sin duda podrá ayudar en un futuro a salvar la vida de otras personas atrapadas por las consecuencias de verdaderas catástrofes. “Es primordial que el perro entrene en lugares muy parecidos a la realidad a la que después se le lleva para actuar en labores de rescate. En estos tiempos no hay muchas posibilidades de contar con un espacio como éste. Hemos tenido suerte”, apunta el responsable de la unidad canina del Consorcio Provincial de Bomberos, Moisés Delgado. Se refería a la superficie del antiguo acuartelamiento de Janer en San Fernando, en la que se ha trabajado durante el mes de agosto para demoler las estructuras existentes -solo una se ha salvado por estar en zona protegida-. Las montañas de escombros simulaban perfectamente un lugar desolado, bueno para el ensayo con los perros.

Un equipo de bomberos de Huelva y otro de Cádiz ha entrenado codo con codo durante unos días en estos terrenos de La Isla, ubicados junto a la entrada desde Cádiz por la autovía, justo al lado además del parque que este cuerpo de emergencia tiene en la ciudad. Era una oportunidad única para trabajar con los canes y en cuanto vieron en los medios que se iba a proceder al derribo no tardaron en solicitar los permisos necesarios. “Avisamos también a compañeros de otras provincias”, comenta. La unidad gaditana, la cordobesa y la onubense forman parte de Bomberos Unidos sin Fronteras, una organización no gubernamental (ong) que actúa en emergencias internacionales, en un operativo que coordina el Ayuntamiento de Huelva.

 0001421915_560x560_jpg000

Uno de los perros busca entre los escombros en el entrenamiento.

La práctica que el pasado miércoles desarrollaban se centraba en la localización de la persona supultada sin que el perro cuente a su lado con el guía. Hasta seis perros la fueron realizando. “Se les elimina cualquier tipo de referencia, de distracción, para que desarrollen su instinto de búsqueda”, explicaba Delgado junto a los vehículos mientras uno de los perros se movía a su antojo sobre los encombros, subía y bajaba de los restos sin órdenes para olfatear en otros lados. Los compañeros bomberos observaban a poca distancia sus acciones, pero no intervenían, le dejaban hacer. “El perro en situaciones reales se mueve por sitios donde el guía no llega”, señaló. Pero además en esas situaciones extremas la búsqueda también es a ciegas. Minutos más tarde el perro ladra, en su forma de indicar que ha encontrado algo. Efectivamente, se trata de la persona escondida, una efectivo del Consorcio Provincial. “Este perro ya tiene esta práctica superada”, reconoce, ya la ha repetido varias veces.

El entrenamiento de los perros comienza desde pequeños, con distintas actividades que permitirán que vaya superando niveles hasta estar preparados para su tarea de rescate. No se limitan a una raza, aunque primordialmente son perros tipo pastor. “Aquí ahora hay un pitbull y un stanford que son perros de presa. Lo bueno es que son muy testarudos y una vez los enseña no hay quien los saque de su empeño”, analiza. Cuando son cachorros principalmente se les da mucho juego, se trabaja con su juguete y en la sociabilización del animal con el trato con personas distintas. “Cuando cumplen ya seis o siete meses es hora de pedirles otra cosa, que te pidan el juguete ladrando, por ejemplo”, cuenta el responsable de la unidad canina de los bomberos de Cádiz. Después llega el momento de entrenar sobre el terreno, en escombros de más pequeños a los de mayor superficie.

 0001421916_560x560_jpg000

Lugar donde se ha ocultado a la bombero figurante.

Llega un día en que su intervención es necesaria para ayudar en labores de emergencia. La última en la que actuaron este grupo de Bomberos Unidos sin Frontera fue el terremoto de Chile de 2012. El procedimiento comienza con el ofrecimiento de la ong a la embajada del país donde haya ocurrido la catástrofe. Entonces se pone en marcha la maquinaria, se movilizan a las unidades que se desplazan con los equipos necesarios hasta el lugar a la vez que se tramitan las autorizaciones. “Este trabajo en nuestro caso lo coordina el Ayuntamiento de Huelva”, recuerda Moisés Delgado, que añade: “La rapidez y la coordinación son lo más importante en este caso para llegar pronto al terreno”. Allí les toca aislarse de las circunstancias que los rodean, para que nos les afecte, para actuar con eficiencia. “Es muy emocionante cuando hay resultados, por supuesto”, respondía a las sensaciones que viven cuando colaboran en unas de estas misiones humanitarias.

 
…..oOo…..
Anuncios