512 C000.- Castillo de San Romualdo

Monumentos: Edificaciones defensivas

El Castillo de San Romualdo  de San Fernando

Castillo de San Romualdo

Foto: © José Mª. Collantes González

Este castillo, ubicado en San Fernando, probablemente fue construido hacia el siglo XIII, tras la reconquista, aunque conserva la estructura de los antiguos “ribat” islámicos, inspirados a su vez en modelos romanos. No se ha podido determinar una causa histórica para su disposición ni para su dedicación a San Romualdo.

Se levanta en lugar cercano al Puente de Zuazo, justo al inicio de la calle Real. Parece que ya existía un castillo junto al puente a comienzos del siglo XIV, que podría coincidir en su estructura general con el actual. En esta época el rey Juan II firma un documento en el que lo denomina la “casa de la puente”, y la cede a la familia Zuazo.

La actividad de los Zuazo debió significar un desarrollo nuevo de la isla, basado en una estructura administrativa distinta. Se trataba de una propiedad señorial, en la que si continuaba existiendo un poblado adscrito, éste no tenía el concejo ni las atribuciones del siglo anterior.

Fueron tres los miembros de la familia Zuazo que poseyeron la isla durante el siglo XV; Juan Sánchez Zuazo (1408-1435), Pedro de Zuazo (1435-1475) y Juan de Zuazo (1475-1492). En el documento de concesión del castillo a Juan Sánchez Zuazo (1408) se hace mención expresa de la necesidad de repararlo. Pedro de Zuazo fue quien con mayor impulso, promovió el desarrollo de su señorío. Con el último de los Zuazo, se llega a un entendimiento en el que se combinan motivos familiares y políticos para permutar el señorío isleño por otros territorios en favor de la familia Ponce de León, que había pasado en 1466 a dominar la ciudad de Cádiz.

En el siglo XVI, en los ataques ingleses a Cádiz, el pirata Drake, fue rechazado en 1587 en el puente de Zuazo, pero en el gran asalto de 1596, el puente estaba cortado por su arco central y los ingleses asediaron el Castillo de San Romualdo, que a pesar de sus pocas defensas, pudo evitar su ocupación durante trece días.

Imagen retrospectiva de la torre

Frente al fracaso de las tropas que estaban en Cádiz, cuya inoperancia facilitó el saqueo inglés sin apenas oposición, se destacó en esta ocasión la valiente defensa del capitán Martín de Echaide en San Romualdo, a quien se honró por su actuación mientras que se procesaba a los responsables del fracaso gaditano. En el nuevo intento de saqueo por los ingleses en 1625, las fortificaciones eran entonces mucho mejores y habían llegado tropas suficientes para la defensa. En el Puente Zuazo y en el castillo, se hicieron fuertes los hombres mandados por el corregidor de Jerez, D. Luis de Portocarrero, y por el Marqués de Copranis. Los ingleses tuvieron que abandonar el campo sin mayores victorias.

Poco se sabe sobre su construcción y sobre los hechos que lo motivaron pero se puede asegurar que corresponde a los últimos momentos de la época medieval. La estructura arquitectónica es única en España, ya que responde al tipo de los “ribat” islámicos, es decir, a una mezcla de convento y fortaleza, destinada a residencia de cuerpos militares, semejantes en cierto modo a nuestras órdenes militares. Es de origen islámico, aprendido en modelos romanos, el trazado rectangular con torres destacadas en las esquinas, pero corresponde exclusivamente a la tradición árabe la disposición de celdas con entradas independientes alrededor del patio, así como las formas constructivas de los arcos y bóvedas.

Plano de la planta inferior

Los estudios que se han hecho de este edificio, le atribuyen una fecha anterior a 1328 y lo consideran obra de albañiles musulmanes que no emigraron tras la reconquista, lo que sería una manisfestación más del fenómeno mudéjar.

Queda sin explicar no obstante, los fines de esta disposición tan singular, que no se corresponde con ningún hecho histórico conocido. En la costa gaditana existían otros “ribat” de época islámica bien conocidos, entre los que destacaba el de Rota, y puede pensarse en una copia cristiana desligada de su funcionalidad natural.

Plano de la terraza

Cabe pensar también en la existencia de un edificio precristiano, que fuera remozado y habilitado durante la reconquista hasta adquirir su aspecto actual, sin cambiar la disposición previa. De cualquier modo, no se explica tampoco su dedicación a San Romualdo, ya que no hay constancia de la presencia de la orden benedictina en la región. Este santo fue fundador de eremitorios famosos, y no sería extraño que en una fecha desconocida entre los siglos XIII y XIV, se asentara aquí una comunidad de vida ascética que adoptó el modelo islámico para su convento y lo dedicó a este santo.

Se trata de una construcción rectangular con un amplio patio central de idéntica forma rodeado de cuatro naves. En los ángulos se levantaban torreones salientes macizos en planta baja.

Detalle de las trompas

 A finales del siglo XVII se levantó la capilla con planta de cajón y advocación a Santa María. Las cuatro naves del patio estuvieron compartimentadas en tramos rectangulares, estando comunicadas la mayoría de las celdas por arcos, sin más hueco que el de la puerta por el que recibían la luz.Las bóvedas de cubrición adquirían variadas formas: de aristas, vaídas o esquifadas. En uno de los ángulos se halla, la escalera de acceso a la terraza que circunda al edificio sobre el trasdos de las bóvedas.

El único torreón que en la actualidad existe se cubría con bóveda esquifada de ocho paños sobre trompas angulares. Una escalera embutida en el muro permitía el acceso a su terraza donde aún se conservan los merlones que forman sus almenas.

El edificio se conserva virtualmente integro, sin grandes adiciones o pérdidas que no pudieran subsanarse con una sencilla limpieza y restauración. Es el monumento de mayor relieve que existe en toda la ciudad, tanto por su antigüedad, como por sus dimensiones e integridad. La obra de ladrillo que constituye sus arcos y bóvedas es de una calidad excelente, dentro de su simpleza y falta de decoración.

Sería necesario proceder a la recuperación del castillo y su entorno, liberándolo de las edificaciones que se le han adosado y revertiéndolo a un uso público que permitiera al mismo tiempo su contemplación.

….oOo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s