220 E.- El Caño S.P. y las Baterías defensivas

Caño de Sancti Petri ( longitud de 18 km ).

 

El caño de Sancti Petri es una corriente de agua de mar, que fluye entre las localidades gaditanas de San Fernando (situada en una isla), Chiclana de la Frontera y Puerto Real (en la Península), separando a Chiclana y a Puerto Real del tómbolo arenoso donde se asientan Cádiz y San Fernando. Sobre él pasa el Puente Zuazo, símbolo de San Fernando y que une a la ciudad con el resto de la provincia.

Caño de Sancti Petri.- Principal arteria de agua de mar que abastece directamente a muchas salinas y de la que a su vez parte una multitud de caños secundarios que llegan a las zonas más interiores. Tiene una longitud de 18 km y siguiendo un sinuoso recorrido pone en comunicación las aguas libres del océano con las de la bahía. Su profundidad varía considerablemente a lo largo del recorrido. El cauce es más profundo en los extremos, con unos 8 m en la bajamar viva escorada, y muy somero en la zona central, a la altura de la salina El Vicario, donde está muy colmatado y en bajamar es casi imposible pasar, incluso con una embarcación de poco calado.
Zona intermareal en el río San Pedro

Emplazamiento

Caño de Sanctipetri – Bajamar en el caño

El caño de Sancti Petri se ubica al norte de Chiclana de la Frontera y al este de San Fernando (Cádiz), antigua Isla de León, separando los términos de ambas localidades. Desde el caño de Sancti Petri se pueden avistar varios núcleos de población asentados en torno a él, como San Fernando, Chiclana, Medina Sidonia, Puerto Real, etc. Por el tramo medio se encuentra la Isla del Vicario, perteneciente a San Fernando.

Formación geológica

El actual territorio de la provincia de Cádiz es una de las “consecuencias” de la formación, durante el Mioceno, de la cordillera de los Alpes, lo que conllevó el cabalgamiento de los materiales más antiguos de la zona, que se superpusieron sobre los más modernos, mientras que las placas europea y africana se iban acercando paulatinamente cada vez más.[1]

Es en esta época, por ejemplo, cuando el valle del Guadalquivir o el sur de la Península Ibérica empiezan a quedar progresivamente por encima del nivel del mar.

En lo que respecta al litoral gaditano, el origen de la bahía de Cádiz podría fecharse en torno al Mioceno superior, como resultado de una depresión tectónica que, durante el Plioceno y parte del Pleistoceno, quedó ocupado por un delta que configuró la, por entonces, línea de costa. La arena, la caliza y el conglomerado que allí se depositó dieron lugar a la típica piedra ostionera, con la que se construían y se adornan muchos de los edificios de la zona. Hace unos 20.000 años, este delta, debido al cambio del nivel del mar, fue hundiéndose hasta poco antes del Holoceno, a partir del cual comenzó a estabilizarse.[2]

En los decenios posteriores al final de la subida del nivel del mar, debida al último calentamiento de los casquetes polares y que también provocó el alejamiento de la zona del continente, empezaron a depositarse arenas en el borde de aquella costa y las islas cercanas que, por entonces, surgieron en la bahía:

las denominadas Gadeiras formadas por Cimbis, Erytheia y Kotinoussa, que, a lo largo de los siglos, evolucionaron en las actuales ciudades de Cádiz y San Fernando.

Los depósitos que fueron sedimentándose dieron lugar a los estuarios y las marismas que se asientan a las orillas del caño y que se han venido aprovechando a lo largo de los siglos como salinas.[2]

Fauna y flora

El caño forma parte del ecosistema del Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Baterías defensivas

A lo largo del caño se encuentran varias baterías que en su época protegían a la Isla de León.

Baterías del Puente Zuazo:

Baterías de la Isla del Vicario:

Baterías de Gallineras:

Baterías de las Marismas de Camposoto:

Baterías de la Punta del Boquerón:

Durante el acoso napoleónico, este lugar era vigilado y recorrido permanentemente por “San Félix” (grupo de embarcaciones salineras cañoneras) para evitar el desembarco de las tropas en La Isla. Doce unidades aproximadamente equipadas con cañones, bien por proa o popa, además de la guardia fusilera, que recorriendo el caño en toda su longitud, supieron mantener a raya al enemigo.

….oOo….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s