621 H015.1.- Canal de “La Cortadura de San José”

isla del trocadero

Canal de “La Cortadura de San José”

por Antonio Villalpando. Historiador.….. 3 de diciembre de 2011

Qué diferente sería tu vista si estuvieras en la playa del Rio de San Pedro, en lo que hoy es el Pinar a la espalda de la Universidad, en el Parque Metropolitano Marisma de Los Toruños y Pinar de La Algaida!!! Cuantos edificios nuevos y cuantos edificios faltan!!!. No existe la barriada del Río de San Pedro, ni la antigua barriada del Dique. Ni siquiera existe el Astillero de Matagorda. Por esas fechas la finca La Algaida ocupaba casi toda la península del Trocadero hasta casi llegar a los actuales astilleros.

Los edificios más antiguos de la zona tienen su origen en dos causas principales. Por un lado, la explotación de las fincas. Existen pequeñas construcciones destinadas a facilitar el manejo de ganado, caballos y cabras principalmente. Todo tiene un tinte humilde a excepción de las construcciones situadas en la otra orilla del saliente de tierra.

Lindando con el Caño de El Trocadero y la finca La Algaida, en la esquina de donde estuvo Delphi se encuentra la gran salina de los Guerra de la Vega, Marqueses de la Hermida, la Salina de Nuestra Señora de la Merced. No solo tiene una gran casa salinera y cuartos de aperos. Tiene uno de los molinos de marea más antiguos de la bahía, con fábrica de galleta salada, uno de los víveres más apreciados en embarcaciones porque apenas se estropea durante las largas travesías americanas.

Esa finca por tener tiene incluso su propia capilla. Por otro lado está toda la infraestructura militar. Los muelles, diques y parapetos, que albergan los almacenes de los pertrechos náuticos de Cádiz, de mercancías y de armamento. Todo custodiado por el Fort Luys con el eje en el Caño de El Trocadero. En la península el edificio dominante es el Castillo de Matagorda, casi arruinado por lo duro de sus combates cuando el ejército de Napoleón.

Lo que hoy es el Caño de la Ministra antaño era conocido como Cortadura de San José, construida mediante trabajos forzados por los ciudadanos de Cádiz por orden de José de Autrán en 1814

Si fueras caminando hacia la enorme lengua de arena que formaba el Bajo de la Cabezuela recorrerías una inmensa playa de arena blanca con un respaldo de dunas y ¿pinares?. No, no hay apenas pinos. Casi todos los árboles y arbustos están talados. De repente te das cuenta de que no puedes llegar al Bajo de la Cabezuela. Un paso de agua corta tu camino. Lo que hoy es el Caño de la Ministra. Se trata de la Cortadura de San José, construida mediante trabajos forzados por los ciudadanos de Cádiz por orden de José de Autrán en 1814, justo cuando se marcharon las tropas francesas, intentando garantizar así la defensa por tierra de Matagorda y Fort Luys. Las fortificaciones que defienden el acceso marítimo al saco interior de la Bahía junto con el castillo de San Lorenzo de Puntales.

Esa cortadura artificial comunica el Río de San Pedro con el Caño de El Trocadero sin existir carretera ni puente que lo cruce, salvo una barca. Existieron varios proyectos de construcción de fuertes y baluartes en esa Cortadura que se quedaron en papel. La realidad se impuso. La falta de fondos hizo que el fortín fuera una defensa de campaña, hecha con arena amontonada, sacos y empalizadas. Aún así una defensa efectiva contra la artillería pesada.

Si te colocaras en la mitad del caño percibirías que en el lugar ha pasado algo. Quedan restos de armamento por doquier. Vuelves a Puerto Real. Un cabrero lleva su ganado a pastar a las salinas. Algo llama tu atención en el llano. Casi al llegar al pueblo te topas con el cementerio protestante de la epidemia de 1800, donde un catafalco monumental recuerda que allí descansan los restos de Margarita Bohl de Meyer, familia de Cecilia Bohl de Faber, más conocida por Fernán Caballero. Contemplando el monumento te encuentras con alguien que te cuenta que la cortadura fue donde se enfrentaron Franceses y Españoles Liberales en 1823, cuando los Cien Mil Hijos de San Luís.

¿Qué relación tienen las dos imágenes siguientes?

CAO_DE~1

En apariencia ninguna, sin embargo los jardines de París que están al pie de la torre Eiffiel llevan el nombre de un pequeño rincón de Puerto Real de Cadiz.

La victoria le dio nombre al sitio de París y entonces comprendes lo que significa el Trocadero en Puerto Real, el lugar que da nombre a los jardines donde reluce majestuosa la Torre Eiffel.

  • Como es sabido (y ya explicase en su día Don Antonio Muro), este cauce artificial de agua fue construido en un momento verdaderamente crucial y muy delicado de nuestra Historia nacional, en el primer cuarto del siglo XIX, y en el marco de unas circunstancias políticas muy concretas que afectaban a España y al resto de Europa.
  • Nos estamos refiriendo con tanto rodeo a la Cortadura, al “caño de la Cortadura”, caño (más bien canal, siendo rigoristas) de origen artificial, fruto de la mano humana, que comunica el caño del Trocadero con el río San Pedro, y que de ese modo convertía en una zona insular al amplio lugar y pago de La Matagorda, aislándolo del Continente (que se dice pronto).

fortificaciones

Seguiremos contemplando -como hasta ahora- jirones de nuestra Historia local, pero alejándonos de los temas que hemos venido abordando últimamente, de modo que centraremos nuestra atención en los siguientes párrafos en una realidad más reciente, perteneciente al que ya no es el “siglo pasado”, al Ochocientos, al siglo XIX: atenderemos a un “monumento” (que no es específicamente tal, según veremos, sino algo más) relacionado con la Guerra de la Independencia, como lo fueran asimismo los baluartes del Puente Suazo, el Real Carenero, o el Arsenal de La Carraca, protagonistas de capítulos pasados de nuestra Historia, hoy tan presentes merced a la conmemoración del Bicentenario (un carro éste -el de 1812, al que muchos en nuestra Real Villa se han querido subir y que algunos, como el que suscribe, preconizamos con cierta antelación -más de diez años antes de la efeméride ya insistíamos en lo necesario de la vinculación de Puerto Real al evento- sólo para ser primero ignorados y luego preteridos…).

De acuerdo con este mismo tenor, haremos mención de uno de nuestros hitos históricos más singulares de nuestra localidad, ya que con el mismo nos hallamos ante una referencia de carácter histórico al tiempo que se trata del que cabe considerar como uno de los lugares más peculiares y significativos -sin duda- de nuestro paisaje local, un sitio verdaderamente emblemático de nuestro no precisamente pequeño término municipal. Nos estamos refiriendo con tanto rodeo a la Cortadura, al “caño de la Cortadura”, caño (más bien canal, siendo rigoristas) de origen artificial, fruto de la mano humana, que comunica el caño del Trocadero con el río San Pedro, y que de ese modo convertía en una zona insular al amplio lugar y pago de La Matagorda, aislándolo del Continente (que se dice pronto).

Como es sabido (y ya explicase en su día Don Antonio Muro), este cauce artificial de agua fue construido en un momento verdaderamente crucial y muy delicado de nuestra Historia nacional, en el primer cuarto del siglo XIX, y en el marco de unas circunstancias políticas muy concretas que afectaban a España y al resto de Europa. Recién acabada la Guerra de la Independencia, en 1814, Fernando VII fue restablecido como rey de España afirmándose en sus prerrogativas absolutas, derogando el rey la Constitución de 1812 e incumpliendo todas sus promesas. Perdidas las colonias del Continente Americano (tras una guerra que desangró a España entre 1810 y 1824 y que vino a sumarse a la invasión francesa como factor destructor de la economía del país), y desgarrada nuevamente España por el conflicto político entre liberales (partidarios del gobierno constitucional) y absolutistas (defensores de la monarquía absoluta de derecho divino), los liberales consiguieron, tras el Pronunciamiento del general Rafael Riego en Las Cabezas de San Juan (en la provincia de Sevilla) en 1820, inclinar la balanza a su favor, haciéndose con el poder. Fernando VII, en su línea, se traiciona a sí mismo una vez más y jura la Constitución de 1812 (proclamando aquello de “…marchemos todos juntos y yo el primero por la senda constitucional…”), mientras se dedica a intrigar y a buscar la ayuda de los soberanos europeos -que por esos años se encontraban en circunstancias similares al español- contra el constitucionalismo creciente.

Este ir y venir que duraría tres años (que serían los del “Trienio Liberal” en España) finalizará cuando la Santa Alianza (coalición de soberanos europeos defensores del poder absoluto de derecho divino) envió un ejército francés -los “Cien Mil Hijos de San Luis”, tantas y tantas veces mencionados en nuestra Historia local- a invadir España para restaurar a Fernando VII en sus prerrogativas absolutas…, de nuevo. El fin sería breve: guardado el rey en Cádiz, “huésped” del gobierno liberal (que mantiene la ficción de “proteger” al monarca conspirador de la invasión que él mismo ha propiciado y de los invasores a los que él mismo ha convocado) éste, el gobierno, trataría de reforzar por todos los medios las defensas de la plaza fuerte gaditana para, una vez más, prepararse a resistir un invasor galo: de esta manera y por este motivo se ordenó crear este caño de la Cortadura, de forma que esta barrera acuática artificial pudiera servir para reforzar las defensas naturales y humanas de la Bahía y sí los defensores de la ciudad contar con un foso artificial que sirviera para ayudar a detener a los Hijos de San Luis.

Pero el esfuerzo y la obra no habrían de servir. Se hizo la canal (a menor escala de lo previsto), pero pese a todo la ciudad de Cádiz acabaría cayendo en manos francesas después que el Fort Louis fue asaltado, Puerto Real se vio nuevamente afectada por las circunstancias bélicas y Fernando VII (ese desastre nacional) fue finalmente restaurado en sus poderes absolutos, para mayor desgracia del país

El castillo de Fort Luis, data de 1812 y está firmado por José Prieto.

Quedó la Cortadura, como testigo de los hechos en forma de inacabado foso defensivo de la isla gaditana y de nuestro fuerte de Matagorda, como prueba y recuerdo de la determinación y el valor de Puerto Real y de Cádiz y su Bahía.

Hoy, este sitio histórico languidece, padeciendo las agresiones del tiempo, el desinterés y la ignorancia. Con su ruina, una parte de nuestra Historia y nuestro Patrimonio Histórico corren peligro de desaparecer. Es de esperar que en estos tiempos corran mejores vientos para nuestro Patrimonio que antes, y que lugares históricos como el de la Cortadura (por citar uno: traeremos más a estos párrafos) puedan mejorar su situación y salvarse de un futuro que parece seguir tan negro hoy como ayer. Seguiremos insistiendo, hoy como ayer, en la necesidad de que estas cosas cambien.

Bibliografía:

R. Anarte Ávila, J.M. Cruz Beltrán, M. Ruiz Gallardo, Documentos Básicos para la Historia de Puerto Real, Cádiz, 1991.

A. Muro , J.M. Cruz, I. Hernández, J.J. Iglesias, Puerto Real, Colección Historia de los Pueblos de la Provincia de Cádiz, Diputación Provincial, Cádiz 1983.

J. J. Iglesias, La epidemia gaditana de fiebre amarilla de 1800. El caso de Puerto Real, Jerez de la Frontera 1987.

A. Muro Orejón, Puerto Real en el Siglo XIX, Puerto Real 1992. Cartografía de un Siglo. Andalucía en la Primera Edición de la serie del Mapa Topográfico Nacional, Consejería de Obras Públicas y Transporte de la Junta de Andalucía, Dirección General del Instituto Geográfico Nacional del Ministerio de Fomento, Madrid 2006.

Cord. Lagóstena L., Doc. Villalpando A. Catálogo del Patrimonio Histórico del Parque Metropolitano Los Toruños. Consejería De Obras Públicas y Ordenación del Territorio y UCA. 2008.

Si quieres saber más: Consulta los Documentos del Archivo Municipal de Puerto Real, también en la web. Un millar de gracias a F. Ruano.

….oOo…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s