538 C030.- Bazar Melero

SAN FERNANDO

 
 
La tienda de regalos y menaje del hogar de Rosario la de la loza, “Bazar Melero”
 
Paco Melero | Actualizado 11.10.2010 – 01:00

MI hermano Juan Carlos ajustó la llave, apretó los dientes y cerró la puerta el mismo día de la Virgen del Rosario, no sin antes derramar una lagrimita para sus adentros. Todo el interior del Bazar Melero, que antaño había sido un hervidero de compras, ventas, descuentos, chistes, bromas y vivencias, quedaba vacío, oscuro y sin vida. ¿El motivo? Muchos. Tantos, que sería de locos enumerarlos. Tampoco es el momento. Digamos que entre todos lo mataron y él solito se murió. La cuestión de fondo es que desaparece definitivamente de la esquina de la Plaza un comercio emblemático, distinto, más de La Isla que la sal y las cañaíllas.

Me produce gran dolor escribir estas líneas, pero lo hago a duras penas, porque este cierre no puede pasar sin pena ni gloria para este loco que allí se crió, que echó allí sus primeros dientes y que acumuló allí los mejores recuerdos de su infancia, de su juventud y de su madurez. No sé si el Barrio de la Plaza estará de luto, pero estoy seguro de que ahora le faltará esa chispa de vida que le dieron la abuela Rosario, Manolo, Mercedes, el Liqui y Ángel, además de Pedro y Juan Carlos que lo mantuvieron abierto y desangrándose hasta el final de sus días. Se cierra un ciclo que ha durado una vida y que ha afectado a varias generaciones.

Todo comenzó con Rosario, la de la Loza, tan conocida por ese nombre, que muchos confundían a mi madre Mercedes con la abuela Rosario, cuyo santo ha servido como llave de cierre de un comercio tan querido en La Isla. Desde el Castillito de San Romualdo venía Rosario hasta la Plaza de Abastos con su hijo Manolo a vender platos, vasos y cuarenta mil cosas más. El que les escribe esto nació en el Castillo, cuando el Castillo tenía inquilinos, aunque al poco tiempo nos trasladamos toda la familia a lo que después se convirtió en el Bazar Melero. Dicen que mi abuela tenía un genio muy vivo y a quienes lo dicen no les falta razón. Murió a los 107 años, porque se tenía que morir, pero mis padres siguieron luchando en esa esquina de la Plaza por sacar adelante a sus nueve varones y una hembra. Eran tiempos de dictadura. Sonaba el pito de la Constructora. La gente compraba con escasas pesetas y muchas mujeres reunían unos vales que la abuela se inventó y que hacían posibles las compras más abultadas. Todo el mundo sabía que en el Bazar iba a ser bien atendido y que iba a encontrar lo que deseaba. La simpatía nunca estuvo reñida con la formalidad y se cumplía el famoso proverbio chino que dice: “Si no sabes sonreír, no abras una tienda.” Pero saber vender no se improvisa. Mi hermano Ángel me hablaba alguna vez de su habilidad: Fíjate, Paco, lo que he conseguido; ayer vino una señora a comprar un palillo de dientes y se terminó llevando una cubertería. Guardo como recuerdo imborrable ver a mi madre, sentada a la entrada del Bazar, cómo se reía con una señora sobre las cosas de la vida para al poco tiempo verla llorando con otra sobre las cosas de la muerte. Las anécdotas y las vivencias por las que pasó el Bazar Melero son interminables.

Se acaba de cerrar una página de la historia de este pueblo. No hay familia en esta ciudad que no conserve unos platos, unos vasos, una lámpara, unos cubiertos o cualquier menaje de cocina comprados en el Bazar Melero. Ya sé que todo pasa y todo llega, pero hay cosas que pasan dejando un sentimiento profundo de tristeza.

En todo caso, sirvan estas líneas de homenaje y de entrañable recuerdo a todos los que hicieron posible un Bazar que vivió para servir en tiempos difíciles y que murió en avanzada edad después de haber cumplido con su misión.

 
….oOo…..
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s