771.- AFIN ( Asociación de Familiares para la Integración de Niños con Diversidad Funcional, Carlos Pita)

SAN FERNANDO

El reto de una ‘madre coraje’

  • La asociación AFIN abre sus puertas desde este mes para ofertar talleres, actividades y asistencias a los niños con diversidad funcional

 0001421255_560x560_jpg000

La madre de Carlos Pita (d.), presidenta de AFIN, junto a la vicepresidenta de la entidad.

Dulce G. Escalera san Fernando | Actualizado 01.09.2013 – 01:00

Herético: persona que lucha contra el sistema desde cualquiera que sea el ámbito. Belinda: madre que elimina barreras de desigualdad en un mundo lleno de obstáculos para su hijo Carlos. Se puede decir que la figura de Belinda Benzo es más que la de una madre luchadora, es como un herético que no se acomoda a los convencionalismos del sistema que excluyen y descriminan a su hijo con parálisis celebral. Desde que nació Carlos supo que el camino iba a ser duro, y que el trabajo que ha realizado así como el esfuerzo diario sólo constituye el principio de una larga carrera de obstáculos. “Todo lo que ya hemos realizado no es ni el principio del camino que hay que recorrer para alcanzar nuestros principales objetivos”, afirma. Objetivos que como madre de un niño con diversidad funcional ha ido adquiriendo con el tiempo. Estos niños necesitan una dedicación especial y los padres, el apoyo preciso. Belinda, junto a unos amigos fieles, ha decidido constituir una asociación dedicada a ellos. Un espacio único que ofrezca algo más que distracción para los niños y los padres. Un espacio dedicado a fomentar la concienciación de igualdad en la sociedad y ayudar a los niños con diversidad funcional a sentirse seguros y parte la sociedad sin que se le menospreciarse.

AFIN ( Asociación de Familiares para la Integración de Niños con Diversidad Funcional, Carlos Pita) ha nacido con esta intención, con el objetivo -que llevan por bandera- de que los niños se sientan integrados pudiendo realizar todo tipo de actividades que se propongan, a la vez que reciben distintas atenciones como la psicológica, la pedagógica o la fisioterapéutica. Y con respecto a los padres pretenden poder encontrar un hueco donde expresar sus inquietudes con otros padres que entiendan sus preocupaciones, y donde puedan aportar ideas así como pronunciarse con respecto a las necesidades que sus hijos tienen para que desde AFIN les puedan ayudar.

La asociación tiene su sede en los locales de los bajos de la Parroquia de San José Artesano y allí llevarán a cabo los distintos talleres para los niños. Manoli Rojas, vicepresidenta de AFIN, quisó destacar la ayuda por parte del párroco de la iglesia del Parque, el padre Rafael, por cederles de manera provisional los locales para las actividades.

La entidad lleva un año constituida como asociación, y empieza sus actividades desde este mes de septiembre. Todo aquel que quiera información puede obtenerla a través de su página de Facebook. También se pueden hacer socios de la entidad AFIN, como colaborador con una cuota de 3 euros al mes, o haciendo socio a los niños que vayan a participar en los talleres por 5 euros al mes. Las cuotas de las asistencias sanitarias son muy asequibles en comparación con los precios que existen en la calle, según afirma Belinda, presidenta de AFIN. La entidad es sin ánimo de lucro y todo lo recaudado con las mensualidades de los socios está destinado únicamente a la compra del material necesario. Los monitores que impartirán los talleres son voluntarios titulados y preparados para tales menesteres.

La fuerza y el entusiasmo que emanan las encargadas de la asociación son suficientes motivos para creer que los objetivos marcados por AFIN ayudarán a muchas familias en su día a día, y a que estos pequeños encuentren la motivación suficiente para que se marquen sus propias metas.

Se busca romper con las antiguas creencias de desgracia y melancolía para aceptar la diversidad funcional como algo complicado pero no imposible de sobrellevar. Reivindican la colaboración del sistema, tanto por parte de la Seguridad Social como el sistema educativo para que no se desplacen en guetos a estos niños. Alaban la función de los centros isleños acondicionados para el tratamiento de estas personas, pero luchan por integrar la diversidad funcional en la vida cotidiana, es decir, no tener que ser un herético que hace mucho ruido para conseguir una plaza dentro de un colegio público. O no ver transcurrir dos largos años para conseguir un columpio adaptado. Quieren no tener que luchar contra tu propia tristeza por comentarios o miradas inapropiadas por la calle y fomentar una educación básica dentro de una concienciación necesaria e imprescindible. Y todo esto lo intentan hacer ayudando a otros que, como dice Belinda, “no han tenido el apoyo de tantas personas como he tenido yo”. Empezando el cambio desde el principio, empezando la dura trasformación ayudando a los demás, aportando un granito de arena, insignificantes para unos, imprescindibles para otros.

 
…..oOo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s