511 C001.- Cante “Cabal”

Cantes flamencos

Cabal

  • Uno de los estilos más singulares, si no el más singular, de todos los que componen el panorama de la música española, es sin lugar a dudas nuestro arte flamenco.
  • Sin embargo, hoy en día, el flamenco tal y como lo conocían nuestros abuelos, está prácticamente desaparecido, y la gran mayoría de la gente ignora cuándo y cómo se creó nuestro queridísimo arte musical andaluz.
  •  Y debido a la singularidad de la cultura andaluza se forjó el caldo de cultivo ideal para que naciese, a mediados del siglo XIX, una música denominada flamenco.
  • www.flamencoviejo.com/cabal.html

Arte flamenco
Flamenco Viejo …. 16 marzo, 2010 

El género denominado cabal es uno de las variantes estilísticos de las seguiriyas y se suele denominar seguiriya cambiá, término referido probablemente al cambio de la tonalidad (modal por tonal) que diferencia las cabales del resto de las seguiriyas.

En el mundo del flamenco se denomina cante cabal a aquél que es interpretado con conocimiento y seriedad.

Se atribuye la autoría de las cabales al cantaor El Fillo que realizaba un tipo de seguiriya que  constaba de seguiriya corta, otra larga y el cambio. El estudioso Hipólito Rossy atribuye no obstante las cabales a la cantaora María Borrico, quien posiblemente creó la seguiriya cambiá, considerada  por algunos autores como género de transición entre los estilos antiguo y nuevo de la seguiriya. Una de las teorías más contrastadas plantea la hipótesis según la cual se asigna al cantaor sevillano Silverio Franconetti la autoría de las cabales. Romualdo Molina y Miguel Espín apuntan que Silverio, al llevarse las seguiriyas a América, se trae en 1864 la novedad de las cabales, influido por los tonos que usaban los criollos. Efectivamente las cabales se encuentran íntimamente relacionadas con la estética de las seguiriyas en el plano rítmico y formal, aunque en el sistema armónico, y consecuentemente en el melódico, donde este género presenta el modo mayor, sustituyéndo al dórico (cadencia andaluza) que caracteriza a la seguiriya propiamente dicha. La estrofa es de cuatro versos (de siete, cinco, nueve y cinco sílabas) y contrasta con la utilizada en otros géneros seguiriyeros. En ocasiones se añade también un estribillo de tres versos (de cinco, siete y cinco silabas).

….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s