“¡Qué noche la de aquel día!”.

Paco Melero – El Loco de la salina

Gracias, Juan

Qu_noche_la_de_aquel_d_a-749252582-large

“¡Qué noche la de aquel día!”. A Hard Day’s Night (1964)

 

Paco Melero….. 07/12/2015 02:38

El Juan al que me refiero es John Lennon. Sí, el de los Beatles. Hoy he mirado de frente el calendario y después me he detenido de reojo a ver mis numerosas canas. Y es que pasado mañana hace la friolera de 35 años que un desgraciado visionario asesinó a John Lennon en una calle de Nueva York. Era el año mil novecientos ochenta. Los relojes antiguos suelen llevar una inscripción Tempus fugit (El tiempo huye), pero no es que huya, es que se nos va de las manos sin que nos dé tiempo para pensarlo. Mientras vamos en el coche, mi nieto me sorprende, porque me pide que le ponga canciones de Los Beatles.

Yo no es que quiera quedarme anclado en el pasado como mucha gente que todavía sigue repasando el emigrante de Antonio Molina, pero para mí, y puede que para usted, los Beatles nos trajeron en la década de los sesenta un soplo de vida impresionante. Era como si comenzara una nueva época y como si de golpe fueran a romperse los lazos que nos unían a la dictatorial rutina.

Al principio fueron sus pelos largos, que acabaron con los pelados de toda la vida de Dios, y después soltaron una música distinta que entraba directamente al sentimiento. Me fui un día al Cine Madariaga a ver una película de Los Beatles: “¡Qué noche la de aquel día!”. Mientras comía pipas, sentí que algo estaba naciendo, aunque aquellas carreras más o menos simpáticas de aquel grupo rebelde no acababan de llenarme. Pero luego se fueron las estridencias y nos llegó una catarata de melodías inolvidables.

Después la sencillez de sus letras. Y por fin la convicción de que estábamos ante una referencia indiscutible y clásica de la música moderna. Siempre he sentido mucha admiración por los Beatles y muy especialmente por John Lennon. Deseo traer a la memoria algunas frases suyas: “Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día”,

“Cuando hagas algo noble y hermoso y nadie se dé cuenta, no estés triste. El amanecer es un espectáculo hermoso y sin embargo la mayor parte de la audiencia duerme todavía”, “Apreciamos cada día y también le tenemos miedo. Podría ser el último día. Suena chistoso, pero cualquier día te podría atropellar un coche o algo así. Estoy empezando a apreciarlo”, “No necesitas una espada para cortar flores”…Sigo lamentando profundamente que en aquel 8 de diciembre de 1980 se cumpliera hasta la muerte aquello de “El hombre es un lobo para el hombre”.

El mejor homenaje que le podría hacer a John Lennon, en agradecimiento por la cantidad de emociones que inspiró mi época radiante de juventud y sigue inspirando mi madurez, es transcribir aquí su canción “Imagine”. En un mundo en el que las cosas se arreglan bombardeando, se echan muchísimo de menos algunas palabras de paz acompañadas de la hermosa música que suena hoy en todas las partes de este sufrido planeta.
“Imagina que no hay cielo, es fácil si lo intentas;
sin infierno bajo nosotros, encima de nosotros solo el cielo.
Imagina a todo el mundo viviendo el día a día.
Imagina que no hay países, no es difícil hacerlo,
nada por lo que matar o morir, ni tampoco religión.

  Imagina a todo el mundo viviendo la vida en paz.
Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros y el mundo será uno solo.
Imagina que no hay posesiones, me pregunto si puedes.
Sin necesidad de gula o hambruna, una hermandad de hombres.

Imagínate a todo el mundo compartiendo el mundo.
Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros. Y el mundo será uno solo”.

Gracias, John Lennon, por tu música, por tus letras y por haber llenado mi interior de emociones fantásticas. De un loco admirador cargado de tus melodías y de tu recuerdo.

…..oOo…..

Arsenal de La Carraca, un simple almacén.

SAN FERNANDO | DEFENSA

El arsenal de La Carraca ha pasado a ser un simple almacén de la Marina

articulos-365004

 Arsenal de La Carraca

Antonio Atienza …. 06/12/2015 01:03

Quienes se han dado cuenta de su trascendencia apenas le han dado importancia porque era algo ya previsto desde hace tiempo y además de lógico, un paso más en la política de desmantelamiento de la Marina en San Fernando para concentrarla en una base que no tiene parangón en ninguna otra instalación militar española, la Base Naval de Rota.

Estaba previsto desde hace tiempo como está previsto el último capítulo de lo que se dio en llamar oficialmente Arsenal de Cádiz y nunca de San Fernando, aunque esté ubicado en La Carraca, un islote ganado, además, al término municipal de Puerto Real.

La creación de un segundo jefe del Arsenal de Cádiz, con oficio de contralmirante, no ha sido más que una degradación más de la instalación que dio lugar al nacimiento de una ciudad, mientras que el peso del Apoyo Logístico de la Bahía de Cádiz se traslada a Rota donde unas semanas antes tomó posesión el primer Jefe del Arsenal de Cádiz, un vicealmirante, como lo era el último que vivió y mandó desde La Carraca.

¿Por qué estaba previsto desde hace tiempo? Por lógica, como lógico ha sido el traslado paulatino de la Marina a Rota donde se concentra el grueso de la Fuerza.

San Fernando ya no tiene sentido en una organización centralizada en una base de 26 kilómetros de diámetro y 2.300 hectáreas de suelo, con actividad conjunta con Estados Unidos, un aliado y miembro de la OTAN. En Rota está todo y donde está todo tienen que estar los mandos.

Las decisiones, sin embargo, no se toman a la ligera y mucho menos en temas de Defensa. La creación de una nueva figura jefe del Arsenal de Cádiz obedece a su nuevo cometido, que se puede explicar también como un recorte en sus cometidos desarrollados hasta ahora.

El arsenal de la Carraca tiene -tenía- entre sus misiones el mantenimiento de los BUI’s asignados o lo que es lo mismo, una división industrial con su jefe correspondiente. Pues bien, esa es la división que deja de estar en La Carraca y que se traslada a Rota.

Sin objetivo industrial alguno ¿qué es lo que le queda al arsenal ubicado en San Fernando? Lo único es desempeñar la otra función que venía desempeñando, que es la de simple almacén de la Marina. De lo que fue a lo que es.

Se dice que nadie del gremio se ha extrañado de lo que ha pasado ni nadie se extrañará de lo que tiene que pasar, que no es otra cosa que el final del arsenal como tal que llegará más pronto que tarde.

De hecho, la construcción de almacenes en la Base Naval de Rota ya estaba prevista pero los años de recortes han retrasado el proyecto, lo que quiere decir que una vez que se construya esa instalación el arsenal dejará de tener sentido.

Otra cosa es que deje de tener actividad y más difícil que esos terrenos puedan desafectarse en un futuro incluso lejano. Siempre podrán decir que sigue estando la cárcel militar, con lo que cerrar, no se cierra.

San Fernando ha venido experimentando desde principios de siglo un desmantelamiento gradual pero imparable de instalaciones militares en San Carlos, las más de ellas dentro de toda lógica y otras tachadas de arbitrarias. Hoy en día la presencia de la Marina es residual.

El arsenal de la Carraca ha sido una de las dependencias en las que apenas ha habido traslados pero tampoco ha habido incorporaciones. La plantilla se ha ido jubilando con los años y el personal necesario para determinadas y puntuales labores ha llegado de otras dependencias existentes.

….oOo…..