La ‘nueva’ casa de Camarón

CULTURA

Se muestra a la espera de convertirse en museo

  • Los trabajos para dotar de contenido al inmueble terminarán en diciembre El Ayuntamiento planifica con Cultura la puesta en marcha del gran proyecto que se dedicará al cantaor isleño

0001964871_560x560_jpg000

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 24.11.2015 – 01:00

De la casa en la que nació Camarón y en la que habitó durante los primeros años de su vida -antes de que saltara a la fama y revolucionara el flamenco- apenas queda algún resquicio. Seguir sus huellas se antoja complicado en el edificio de nueva factura que se ha construido en la calle Carmen, por más que emule la antigua disposición de la finca que compartían hasta seis familias diferentes -entre ellas, los Monge- e imite la estructura de un patio de vecinos.

Todo es nuevo en este espacio que se convertirá en breve en el primer museo de Camarón que tendrá La Isla y que ayer se mostró por primera vez tras la terminación de unas obras que han estado revestidas de polémica desde sus comienzos por la demolición prácticamente total de la antigua finca. Suelos a estrenar, radiantes paredes pintadas de blanco, cubiertas de teja, un patio coronado por una flamante montera de cristal, carpintería de aluminio, modernos aparatos de aire acondicionado…

0001964872_560x560_jpg000

“De lo que había antes no queda ya nada”, comentaba un vecino de siempre de Las Callejuelas, de la misma quinta de Camarón, minutos antes de la visita que ayer realizaron al edificio la alcaldesa, Patricia Cavada, y la responsable del área de Empleo de la Diputación Provincial de Cádiz, Ana Carrera, para conocer de primera mano el resultado de la controvertida intervención que en conjunto supondrá una inversión de 380.000 euros procedentes en un 80 por ciento de los fondos europeos.

Incluso la regidora se refirió a la polémica gestada a raíz de la demolición casi total de la casa natal, en contra de la que se posicionó el PSOE antes de llegar al gobierno municipal. “Poco podíamos hacer una vez consumado el derribo”, admitió.

Es cierto que la finca, adquirida por el Ayuntamiento en 2012, presentaba un grado extremo de degradación que complicaba la recuperación del viejo patio de vecinos, afectado por derrumbes parciales y problemas estructurales que difícilmente encajaban con la idea de un nuevo proyecto museográfico. Pero también que, durante la tramitación del proyecto, siempre se habló de su rehabilitación y apertura al público para que pudiera conocerse la casa en la que nació el artista. Y de eso prácticamente no queda nada. Hay, eso sí, un nuevo espacio que se ha levantado sobre el antiguo inmueble que recrea aquel patio de vecinos y que se convertirá en breve en un nuevo espacio expositivo. De hecho, la adecuación del contenido, adjudicada a la empresa catalana Kultura Ideas y Estrategias, estará terminada en el próximo mes de diciembre, como ayer se advirtió.

Allí podrán verse paneles, audiovisuales y fotografías que permitirán un recorrido desde lo genérico hasta lo más afectivo y personal, desde la trama urbana del San Fernando de los años 50 y 60 del siglo pasado, hasta la recreación de los dos exiguas estancias donde vivió la familia Monge Cruz y la obligada referencia a sus influencias. Será -dijo la alcaldesa- un espacio dedicado a la “esencia” de Camarón y de La Isla.

El primero que abrirá sus puertas, aunque no el más importante. El gran proyecto seguirá siendo el museo que se pretende dedicar al mito de Camarón, que casi con toda probabilidad se construirá junto a la Venta de Vargas y que se quiere ligar a una fecha que pretende ser decisiva para la ciudad: la de 2017, en la que se conmemorará el 25 aniversario de la muerte del artista.

Unos tres millones de euros procedentes de los fondos europeos se emplearán en la construcción de este museo a través de la ITI (Iniciativa Territorial Integrada). El primer millón figura ya en los presupuestos de la Junta para 2016, lo que ha dado también luz verde a que se pueda empezar a trabajar en firme con el proyecto.

0001964870_560x560_jpg000

Y a esos primeros pasos se refirió Cavada durante la visita que hizo a la casa de la calle Carmen. Hace quince días que el Ayuntamiento se reunió con la Consejería de Cultura para planificar la puesta en marcha de todo el proceso administrativo. “Hemos estado viendo cómo vamos a afrontar el proyecto del museo entre ambas administraciones, que es lo que ahora mismo están estudiando los servicios jurídicos. Hay varias cuestiones por decidir, entre ellas, si es más conveniente que la Consejería de Cultura acometa directamente la actuación o que se subvencione al Ayuntamiento”, explicó la alcaldesa. También se estudia si licitar el proyecto por separado o vincularlo en un mismo contrato a la ejecución de la obra para ganar en agilidad administrativa. Cavada aludió también a una futura gestión conjunta de todos estos espacios dedicados a Camarón de la Isla que se abrirán en los próximos años.

A esta visita a las nuevas instalaciones que se han levantado sobre la casa natal de Camarón asistieron también el concejal de Cultura, Juanjo Carrera, y el primer teniente de alcaldesa, Fran Romero, que salió al paso de las críticas lanzadas por el PP, en las que se acusaba a los andalucistas de haber querido derribar este inmueble para construir pisos. “El PA jamás pensó en demoler la finca”, advirtió. “Incluso se incluyó en un programa de rehabilitación de infravivienda de la Empresa de Suelo Isleña (Esisa) para propiciar su recuperación hasta que en 2012 se optó por su compra”.

….oOo…..

El arma submarina

Exposición

Cien años de historia del arma submarina

 45330033
Edificio de Capitanía

Información…. 16/11/2015 20:58

El Arma submarina celebra a lo largo de 2015 el centenario de su creación mediante la promulgación de la conocida como Ley Miranda” por el rey Alfonso XIII. En este Real Decreto “se autoriza la organización del servicio en los submarinos, la adquisición de cuatro sumergibles y del material necesario para las enseñanzas y prácticas del personal que ha de dotarlos”.

Por este motivo, hasta el 30 de noviembre, el Patio de Cristales del Edificio de Capitanía (entrada por C/ Álvarez de Miranda) acoge una exposición de cincuenta fotografías que muestra los cien años de historia de los sumergibles de la Armada.

45326040

Edificio de Capitanía

La colección, que ya ha recorrido diferentes lugares de España, podrá visitarse de forma gratuita de lunes a viernes, desde las 10.00 a 14.00 horas, mientras que los sábados y domingos el horario será de 10.30 a 13.00 horas.

Para visitas en grupo se puede contactar con la Museo Naval de San Fernando -teléfono 956545248/ 956599052- en horario de mañana.

…..oOo….

El nuevo laboratorio de la hora

Obras en el Observatorio de Marina | Un nuevo edificio para seguir a la vanguardia
La fábrica del tiempo

  • La sección de hora prepara la puesta en marcha de su nuevo laboratorio para 2016, unas instalaciones únicas que empiezan a tomar forma junto a Torre Alta

0001958519_560x560_jpg000

Torre Alta

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 15.11.2015 – 12:05

A simple vista tan solo parece una construcción más. Paredes e ladrillo, cemento, hormigón… Sin embargo, el edificio de dos plantas que toma forma junto a Torre Alta es único. Está destinado a convertirse en unas instalaciones científicas punteras, en el laboratorio de tiempo más moderno y preparado hasta ahora conocido en España. De hecho, pocos centros científicos estarán a su mismo nivel cuando se ponga en funcionamiento. “Acaso dos o tres en todo el mundo”, apuntan desde la sección de hora del Real Instituto y Observatorio de la Armada, el ROA.

0001958518_560x560_jpg000

Las nuevas instalaciones empezaron a construirse en verano de 2014 al otro extremo de la parte más conocida de este recinto militar, la del histórico y emblemático edificio de la cúpula, que es además una de las señas de identidad de La Isla. Entre una y otra dependencia median más de 250 años de historia aunque ambas muestran un paralelismo evidente que resume el espíritu y la trayectoria del Observatorio de Marina. En cierto modo, la dos edificaciones comparten la misma vocación -la de estar en la vanguardia de la ciencia, hace dos siglos y medio y ahora- y la misma inquietud: el tiempo. Si allá por el siglo XVIII aquí se preocupaban de resolver el problema de la longitud para determinar la posición en alta mar -uno de las grandes cuestiones científicas de la época- ahora se trata de fabricar el segundo, de definir con la mayor precisión posible una escala de tiempo acorde con los parámetros universales, de reducir el ruido en sus procesos de transferencia y de facilitar y validar con la mayor exactitud dichas etiquetas de tiempo a administraciones públicas, organismos oficiales, grandes empresas de telecomunicación…

Basta pensar en las gestiones que hoy se hacen a través de internet o en el uso constante del teléfono móvil para darse cuenta de la importancia que tiene el tema. “El tiempo y la frecuencia, que deriva del tiempo, son hoy día elementos clave. Puede que ni siquiera seamos demasiado conscientes de ello, pero está en prácticamente todo lo que a uno se le pueda ocurrir”, señala el capitán de navío Francisco Javier Galindo, jefe de la sección de hora del Observatorio. Y da un dato anecdótico pero revelador: “Hasta el patrón de longitud, que es el metro, se define en base a una longitud de onda que toma como referencia un patrón de tiempo. Y es aquí, en el Observatorio de Marina, donde mantenemos y controlamos la base de esa frecuencia que se utiliza para definir esa unidad de longitud en el Centro Español de Metrología”.

Y ese tiempo que cuenta para casi todo se fabrica en el ROA, que desde 1976 se encarga por Real Decreto de dar la hora legal en España. Eso, oficialmente; porque en realidad esa inquietud por medir la hora se remonta a los mismos orígenes del Observatorio, que incluso fue pionero en la utilización de los relojes de cesio en España. “El segundo, tal y como lo conocemos hoy en día, es una definición de 1967, cuando surgen y se desarrollan los procesos atómicos que son controlables en un patrón de cesio. Y la escala UTC -el Tiempo Universal Coordinado- es de 1972”, apunta el jefe de la sección de hora. “En el 73, recién definida la nueva escala ya contábamos aquí con relojes de cesio cuando nadie en España los tenía”.

El Observatorio isleño se encarga de mantener el patrón nacional de la unidad básica de tiempo. Es decir, lo que hace es definir qué es un segundo. Y lo hace además con una precisión casi absoluta que pocos laboratorios consiguen en el mundo. Su escala, de hecho, está considerada como una de las siete mejores en el ámbito internacional. “Lo recomendado es que estemos dentro de un margen de cien nanosegundos -un nanosegundo es la mil millonésima parte de un segundo- con respecto a la escala de UTC. Y hoy, en el Observatorio, es díficil que rocemos los cinco nanosegundos de diferencia. Tendemos a estar entre dos o tres cuando lo recomendado son cien”, explica el capitán de navío Galindo Mendoza. Y pone un ejemplo para ilustrar esta cuestión, una comparación -aclara- que suele utilizar mucho cuando explica el trabajo que hace el Observatorio: “Estamos hablando de nanosegundos. Y una nanosegundo en relación a un segundo equivale a un milímetro con respecto a la distancia que hay de aquí a La Coruña”. La referencia sirve para calibrar en qué niveles se mueve el ROA.

Y esa precisión, esa buena referencia temporal, es la que ha llevado también al Observatorio y a su sección de hora a dar un importante salto cualitativo que se relaciona también con la necesidad de contar con unas nuevas instalaciones y con unas mejores condiciones físicas. Se trata de su implicación en el proyecto Galileo, el sistema global de navegación por satélite que desarrolla la Unión Europea y que tendrá un uso civil. “Desde el año 2010 proveemos de tiempo a la constelación Galileo. Hemos participado durante la fase de validación en órbita y desde 2013 estamos en la fase del despliegue completo del sistema”, explica el jefe de la sección. Hasta cinco laboratorios europeos -entre ellos, el de La Isla- trabajan conjuntamente para que Galileo pueda ser trazable a UTC. “Eso es importante, no es algo que pueda hacer cualquier laboratorio. Además, optamos al concurso para seguir prestando este servicio de provisión de tiempo que permitirá dar trazabilidad a Galileo para cuando empiece la explotación del sistema”, añade.

Ahí entra en juego el nuevo laboratorio de la hora, que ahora se está construyendo. Se trata indiscutiblemente de mejorar las condiciones físicas pero también de cuestiones de seguridad y de confidencialidad que requieren estas mejoras. “Galileo te exige, dependiendo del tipo de señal que se transmite, un componente importante de confidencialidad. Y aquí conviven los equipos que dedicamos a este proyecto con los que empleamos en otras aplicaciones internacionales”, afirma el capitán de navío Galindo.

0001958520_560x560_jpg000

Aunque evidentemente la construcción de las nuevas instalaciones obedece también a la necesidad -imperiosa ya- de contar con un entorno adecuado para la ingente labor científica que se lleva a cabo en la sección de hora del Observatorio de Marina. De hecho, no deja de sorpender que en el modesto y reducido espacio que ocupa el laboratorio actual se haya conseguido definir, fijar y difundir una de las escalas de tiempo más exactas que existe en el mundo. “Se ha conseguido a costa de muchísimo esfuerzo”, admite su actual responsable.

Las condiciones ambientales son otro de los factores de peso que influyen notablemente en aparatos y sistemas tan delicados y precisos, un problema que condiciona bastante el trabajo en la sede actual y que ahora, con el nuevo laboratorio, se solventará al propiciar un entorno más apropiado y acondicionado para los equipos.

El nuevo edificio de la sección de hora, que en realidad se espera desde hace más de una década, permitirá además romper con las limitaciones que imponen las instalaciones actuales, lo que en definitiva facilitará que el Observatorio pueda mejorar, todavía más, en su rendimiento y resultados. “Con lo que tenemos ahora mismo hemos tocado techo. No podemos extraer mejores características de comportamiento a relojes y equipos”, advierte el jefe de la sección. No tendrán que esperar mucho más. Las obras están ya bastante avanzadas y en 2017 serán por fin una realidad.

…..oOo….

Círculo de Artes y Oficios, Certamen de pintura.

SAN FERNANDO

Treinta años del Homedes en una muestra

  • El Círculo de Artes y Oficios expone en el Centro de Congresos los primeros premios de su certamen de pintura a las puertas de su 125 aniversario, que celebrará durante 2016
  • Premio de pintura Salón de Otoño de la Fundación Municipal de Cultura
  • Certamen de pintura Manuel Hernández Homedes del Círculo de Artes y Oficios
  • Concurso de coplas carnavalescas Manuel Fonoy
  • Certamen literario Juan Ortiz del Barco.
  • Premio literario -cuento y poesía-.
  • Real Academia de San Romualdo

0001951282_560x560_jpg000

Inauguración de la exposición conmemorativa de las 30 ediciones del premio Hernández Homedes.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 04.11.2015 – 08:47

Junto al ya desaparecido Salón de Otoño -que era el premio de pintura que convocaba la Fundación Municipal de Cultura y que se esfumó con los recortes presupuestarios- el certamen Manuel Hernández Homedes que cada año celebraba el Círculo de Artes y Oficios era el otro referente local de esta disciplina artística.

Y como al Salón de Otoño le pasó factura también la crisis tras 2010. Ha habido cuatro años de paréntesis en el Homedes motivados fundamentalemente por la falta de recursos económicos, pero la junta directiva que preside Juan Cuenca ha conseguido recuperar este premio que para el Círculo es toda una seña de identidad. Están orgullosos de ello. Por eso -y coincidiendo además con la trigésima edición de este clásico- han decidido exponer la colección completa, los 30 primeros premios que desde 1982 hasta la actualidad se han alzado con el Homedes. Entre ellos, hay obras de Beatriz Cañete Pozo, José María Usero Vargas o el joven Eduardo Martínez Pérez.

La colección completa se muestra desde ayer tarde en las instalaciones municipales del Centro de Congresos, donde se podrá disfrutar de la treintena de premios Homedes hasta el próximo día 13. La exposición ha sido arropada por la concejalía de Cultura, cuyo responsable, el edil Juanjo Carrera, acompañó ayer a la directiva del Círculo en la puesta de largo de esta muestra que para la veterana entidad isleña constituye además un auténtico preámbulo a una conmemoración muy especial que no quieren que pase desarpecibida en la ciudad: su 125 aniversario, que se cumplirá en 2016, en el mismo año en el que el municipio isleño recordará sus 250 años de vida. Ayer lo recordó el presidente de la directiva del Círculo, Juan Cuenca, que subrayó la relevancia de la fecha. “Habrá una serie de actos que estarán dedicados en exclusiva a la ciudad de San Fernando”, apuntó.

El certamen de pintura arrancó a principios de los 80 a iniciativa de Fernando Cervantes Sánchez, presidente honorífico de la entidad y promotor también de otras dos actividades culturales que han pasado a ser sendos referentes en La Isla: el concurso de coplas carnavalescas Manuel Fonoy y el certamen literario Juan Ortiz del Barco. Con el Hernández Homedes además -insistió ayer el presidente actual- se rendía homenaje a uno de los grandes artistas que ha dado La Isla y que además había sido profesor en el Círculo.

El pasado sábado, la entidad hizo también entrega de su doble premio literario -cuento y poesía- que se falló en el pasado mes de octubre y que ganaron Fernando Molero Campos, de Fernán-Núñez (Córdoba), y Josefa María Valenzuela Cánovas, de Totana (Murcia). El acto se dedicó a la Real Academia de San Romualdo a modo de reconocimiento por la colaboración prestada en las actividades culturales que organiza el Círculo.

…..oOo….

El mar y los Lazaga

SAN FERNANDO
Una mirada insólita a La Isla del pasado

  • Cerca de 400 fotografías forman parten del archivo epistolar de los Lazaga que se ha investigado

0001950504_560x560_jpg000

Patio principal de la Casa Lazaga en torno a 1900. Negativo en placa de vidrio.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 03.11.2015 – 08:26

Pocas veces tiene oportunidad el investigador histórico de ponerle rostro a aquello que estudia. Y eso ha sido un valor añadido en el archivo epistolar de los Lazaga, cuyo catálogo acaba de ser publicado tras concluir la primera fase de la investigación promovida por el Ayuntamiento y la Universidad de Cádiz en el marco del Campus de Excelencia Internacional del Mar. Cerca de 400 fotografías acompañan las cartas que han sido objeto de estudio. Hay además postales de todo el mundo y enteros postales que han dado una nueva perspectiva a lo que hubiera sido la investigación de los testimonios familiares que se han conservado por escrito y que permiten reconstruir una parte esencial de la historia de La Isla a partir de la vida familiar de uno de sus apellidos más ilustres y conocidos.

De poner orden en este archivo gráfico se ha encargado el técnico municipal Diego Moreno García, todo un estudioso en la materia. Contar con él -que lleva años investigando la fotografía histórica- ha sido también una afortunada oportunidad en la investigación de los fondos Lazaga. Hace unos días, en el Centro de Congresos, puso el punto final a las jornadas organizadas para exponer las conclusiones de estos trabajos que se han llevado a cabo a lo largo del último año y mostró algunas de las imágenes hasta ahora desconocidas de ese “puzle” familiar que se intenta reconstruir y que, además de poner nombre y apellido a la historia de La Isla, permite ponerle rostro y conocer cómo era el San Fernando decimonónico a través de los Lazaga, paradigma de la burguesía de la época.

0001950505_560x560_jpg000

Diego Moreno, a la derecha, durante las jornadas sobre los Lazaga.

El descubrimiento de estas 400 fotografías ha sido otro de los tesoros que la Casa Lazaga ha dejado al descubierto, un hallazgo inesperado y de incalculable valor que se ha convertido en la joya de la fototeca municipal. La colección se ha convertido en una obsesión para Diego Moreno, que se ha llevado meses inmerso en su estudio, catalogación y digitalización. Lo más interesante -expuso en el cierre de estas jornadas- son las fotos del archivo familiar que muestran la vida cotidiana de los Lazaga, el personal del servicio, el mozo de las caballerizas, los miembros de la familia… Fotos que no estaban realizadas por profesionales de los estudios fotográficos y que se hacían en la misma Casa Lazaga, casi siempre en el patio, que era el lugar que tenía más luz y que además se había convertido en el articulador de la vida familiar.

Es el bloque más interesante, según el investigador Diego Moreno. Esta memoria visual de la familia Lazaga se completa con los retratos realizados por distintos fotógrafos profesionales, fotógrafos de estudio -entre ellos, algunas de las firmas más conocidas de la época- y con una amplia colección de fotografía vinculada, como no podía ser de otra forma, al devenir de la Marina en la época. Entre los fondos estudiados -que estuvieron a punto de desaparecer cuando el Ayuntamiento compró la casa hace 15 años- se ha encontrado incluso un bellísimo álbum de fotos familiar del XIX que, por sí solo, constituye una pieza única.

El gran problema al que se ha tenido que enfrentar la investigación de este inmenso archivo fotográfico -que se extiende entre 1862 y 1966- ha sido su precario estado de conservación. Con la ayuda de un microscopio digital se han identificado los procedimientos seguidos a la hora de hacer la fotografía -casi todas están hechas en papel de albuminado o con gelatino bromuro de plata- para posteriormente proceder a su catalogación y digitalización identificando, evidentemente, los contenidos iconógraficos que se aprecian en la fotografía, ya sean miembros de la familia, buques, lugares…

El resultado ha sido una colección única y admirable que permite a los isleños echar un vistazo a su glorioso pasado de la mano de la familia Lazaga.

….oOo….