Un inmueble con mucha historia

SAN FERNANDO

Adiós definitivo a la Ayudantía de Marina

  • Defensa derriba este inmueble situado en la Glorieta por su mal estado.
  • José Julio Roldán trabajó allí durante años y ahora recuerda lo que era la Oficina de Reclutamiento.

0001774382_560x560_jpg000

Aspecto que presentaba ayer el antiguo edificio de la Ayudantía de Marina de la Glorieta, que están derribando.

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 19.02.2015 – 01:00

“La mili era muy importante para el pueblo. Con las juras de bandera venían autobuses enteros de familiares y después se metían en los bares. Era negocio para La Isla. Lo sentí mucho cuando la quitaron, por lo que significaba”. José Julio Roldán Jiménez rescata de su memoria los recuerdos de muchos años de su etapa en la oficina de reclutamiento que se ubicaba en la Ayudantía de Marina, en la Glorieta, un edificio que el Ministerio de Defensa ha comenzado a derribar esta semana, ante el mal estado en que se encontraba.

Tras comprobar su situación, explican desde el Instituto de Vivienda, Infraestructuras y Equipamientos de Defensa (Invied), se procedió a solicitar los permisos necesarios para ejecutar el derribo de este inmueble. Primero, detallan, se ha trabajado en el interior, formado por numerosas habitaciones, para luego continuar por la fachada. Atrás quedan años en desuso, propuestas para una posible utilización (sede del conservatorio de música, albergue juvenil o biblioteca, entre otros) y los intentos por vender este espacio. Ahora, especifican, quedará como local.

Desaparece de esta forma unas dependencias de la Armada de gran historia y vinculación con la ciudad. José Manuel Quiñones, vecino de la zona, reconoce que era impresionante la actividad constante que tenía. “Tenía mucha vida, trabajaba mucha gente, guardaba un gran patrimonio. Eran unas oficinas nobles”, apunta. Con unas dimensiones grandes, albergaba, recuerda de cuando era niño, la oficina de reclutamiento de la Marina y los Juzgados militares. “Por General Lobos se accedía a los Juzgados, por Sequero Glorieta estaba la entrada a las oficinas para matricularse para hacer la mili en Marina”, comenta. Allí vivía, apunta, “Antonio con su familia”. Se refiere a Antonio Roldán, el hijo menor de José Julio Roldán Jiménez, funcionario de Marina que residía en el recinto y que trabajaba junto a un sargento o un brigada en las labores de reclutamiento. “Los quintos se inscribían, se tallaban y entraban a hacer la mili“, explica sobre aquellos años. “Por año venían seis cursos. El sargento o un cabo o un civil los acompañábamos de allí al cuartel con sus cartillas”, rememora.

Al edificio de la Glorieta, a la Ayudantía de Marina, se trasladó desde otro inmueble, situado en la calle General Serrano, donde se hacía el reclutamiento. “Yo nací allí”, añade Antonio, que calcula que estaría en tercero de la EGB cuando cambiaron de casa. La vinculación de la familia con la Armada es grande. “Yo cumplí el servicio militar, que era de dos años entonces, y solicité entrar. Allí me quedé y me retiré”. Fueron cerca de 50 años de historia compartida y de vida dedicada a la Marina, que se cerraron destinado en el Club Naval de Oficiales, donde le dieron la Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco.

“Con 16 años me embarqué. Me gustaba”, vuelve a poner el acento José Julio en esa relación especial que tenía con la vida militar. “Si fuera joven de nuevo volvía a entrar, no tengo dudas”, desvela entre risas. Las imágenes de esa Isla con tropas desfilando y de juras de bandera no se le olvidan; disfrutaba de esos momentos, reconoce. Fueron años estupendos, según sus propias palabras. En la oficina de reclutamiento “éramos una familia”, no había roces, reinaba el compañerismo, con todo el personal, también con los jefes. “Cuando me encuentro a algunas personas de entonces recordamos cómo era, aunque me da pena. Era un gran negocio para la ciudad”, defiende con nostalgia.

….oOo…..

Anuncios

Un templo del flamenco

HOMENAJE.- Un templo del flamenco
Camarón de la Isla tendrá, por fin, su ‘parque temático’ en Cádiz

  • Espacio Camarón, en memoria del artista, se erigirá en San Fernando, su ciudad natal
  • Contará con un museo, una ruta por sus lugares emblemáticos, visita a su tumba…
  • El Ayuntamiento reformará además la vivienda donde nació para levantar un tablao
  • Se podrán ver enseres del artista. Su viuda los ha cedido por 2.500 euros al mes

14242731659860

Camarón, de concierto, en enero de 1989. GETTY

CONSUELO FONT………… Actualizado: 19/02/2015 05:42 horas

En el número 29 de la calle Carmen, en la localidad gaditana de San Fernando, se levanta una humilde casita de pueblo, cuya puerta de acceso desemboca en un típico patio andaluz casi en ruinas. Allí nació el 5 de diciembre de 1950 José Monge Cruz, el mítico Camarón de la Isla, trágicamente fallecido en julio de 1992 a consecuencia de un cáncer de pulmón. Ese mismo patio de poco más de 60 metros se convertirá en el futuro en un recinto que, en memoria del cantaor, acogerá actuaciones de las grandes estrellas del flamenco.

Un original proyecto que acaba de echar a rodar el Ayuntamiento de San Fernando, tras adquirir en el año 2012 la vivienda donde nació José Monje, y que con un presupuesto base de 333.000 euros, se encuentra en fase de adjudicar la obra a las más de 30 empresas que se la disputan. La rehabilitación de la vivienda como museo animado, es uno de los puntales del denominado “Espacio Camarón”, una suerte de parque temático flamenco en memoria del artista, que se erigirá en su ciudad natal. Contará también con un museo principal, cuya sede será Casa Lazaga, un precioso palacete del siglo XVIII ubicado en la calle Real, y en la ruta no faltará la fragua donde daba forma al hierro la familia Monje, ni la Venta de Vargas, donde el cantaor hizo sus pinitos de niño, ni la visita a su tumba en el cementerio de esta localidad gaditana.

14242732199944

Dolores Montoya, “Chispa”, la viuda del cantaor

Una vez adjudicada la obra de reforma de la vivienda, de unos 250 metros cuadrados, se calcula un plazo de un mes para que den comienzo las obras, que podrían estar a punto a finales de 2015. El eje central será el patio, donde se levantará un escenario de unos 14 metros, y cuyo aforo sólo podrá dar cabida a unas 70 personas. Estará cubierto con una montera acristalada para protegerlo de las inclemencias meteorológicas.

Se prevé que el proyecto esté listo para finales de este año

Ademas del “tablao”, habrá también una sala donde se exhibirán las pertenencias del artista, desde su guitarra a sus gafas, pasando por premios, fotos y otros enseres personales, gracias al acuerdo al que llegó el Ayuntamiento el año pasado con Dolores Montoya, “Chispa”, la viuda del cantaor, y sus hijos. El contrato estipulaba la cesión en usufructo por 50 años del citado legado a cambio de una pensión de 2.500 euros mensuales.

Un proyecto que el Ayuntamiento de San Fernando espera sea un fuerte reclamo turístico, pues son muchos los visitantes de dentro y fuera de nuestras fronteras que, atraídos por la leyenda de Camarón, peregrinan a esta ciudad, que aspira a erigirse en emporio del flamenco mundial.

….oOo….