Y eso es lo malo.

Antonio Atienza – Al pairo

Una buena mentira

Antonio Atienza ……………01/06/2014 01:02

Lo peor de los resultados de las elecciones europeas del pasado domingo no es que hayan venido a advertir seriamente a los dos grandes partidos de que el peligro del que llevamos hablando desde hace tiempo ya está llamando a las puertas.

Lo peor es que los grandes partidos no van a reaccionar como debieran. Y digo como debieran porque reaccionar están reaccionado, pero no por convencimiento sino porque desde dentro les han dicho a los causantes directos de la catástrofe electoral que se retiren, que ya han hecho todo el daño que podían hacer y que ahora les toca a otros coger las riendas. Pero del mismo coche y con los mismos caballos.

Rubalcaba ha sido el primero en caer, o en dejarse caer de la forma más vergonzosa cuando tuvo tiempo de dejar paso a un nuevo PSOE que posiblemente no cambiara mucho la esencia de lo que tenemos, pero no se hubiera arrastrado por la lona como lo ha estado haciendo. O tal vez sí, pero no hubiera sido tan patente el embarazo del secretario general del PSOE al que ahora se le achaca -más que a los populares- el nacimiento del hijo ilegítimo que precisamente lleva el nombre del fundador del partido, Pablo Iglesias. Verbigracia. Bromas de la vida.

Rajoy, como gobierno y quizá porque no ha tenido a mano ningún plasma, se ha dejado caer con que no pasa nada a pesar de que algunos de sus barones y baronesas no se han privado de mostrar su preocupación con lo ocurrido, pero ninguno como para llegar a tirarse de los pelos.

La cuestión es fácil de comprender, tanto en un bando como en otro. Son los dos grandes partidos españoles con tantos intereses por detrás y con tanta mierda debajo de las alfombras que aunque quisieran realmente regenerar el sistema democrático no podrían. El  mínimo movimiento que hicieran haría que saltaran como cañonazos los damnificados por cualquier cambio, y como ahí está todo el mundo viviendo de lo mismo, más que cañonazos sería como la explosión del polvorín de Cádiz.

O sea, que estamos en una encrucijada mayúscula y con un horizonte por delante tan incierto como tenebroso que no ha pasado desapercibido ni tan siquiera para los grandes padres de la Patria, ahora consejeros de grandes empresas, que ven que Podemos llegar a situaciones parecidas a lo  que los intrusos califican como redistribución de la riqueza “que tan buenos resultados están dando en Latinoamérica”.

Nadie sabe si los resultados de estas elecciones europeas son estrapolables a las municipales de 2015 o a las autonómicas, ni siquiera a las generales que cuentan con más plazo para intentar reconducir el más común de los sentidos.

Pero lo que es cierto es que han sido un aviso y que la gente harta de corrupción, de capitalismo terrorista, de paro, de mangoneo y de todo lo demás prefiere una buena mentira antes que la mierda que tenemos ahora. Y eso es lo malo.

….oOo…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s