Semanariamente 12/05/2014

semanariamente

Hasta un milímetro para un Guinness

jamon

Antonio Atienza | José F. Cabeza………….. 12/05/2014 13:15

  Un Récord Guinnes y además es de La Isla. Es un premio compartido con otros 161 cortadores de jamón, artistas del cuchillo, pero premio Guinnes al fin y al cabo por el que muchos se dan hasta chocazos. Literalmente hablando porque hay record de todas clases.

Carlos María Gómez Cortés, propietario de Charcutería Carlos, es quien lo ostenta y además batieron dos record, uno cortando jamón 162 personas con un grosor de menos de un milímetro y otro llenando la bandeja más grande del mundo. Eso fue en un pueblo de Málaga, en Benarraba y el jamón cortado se repartió entre entidades sociales necesitadas y se vendió a un precio módico entre los vecinos.

Ahora mismo está dado de baja por enfermedad, aunque no tuvo reparos en recibirnos en su establecimiento donde Luis García y Víctor Manuel Parodi cubren su ausencia con suficiencia, ya que son unos consumados profesionales.

Carlos muestra el certificado del récord para el que durante dos minutos los 162 participantes estuvieron cortando lonchas de jamón de un grosor que no sobrepasara el milímetro y que piensa enmarcar para ponerlo en su establecimiento. El certificado está prácticamente calentito porque lo recibió hace unos días y hasta no contar con él en sus manos no quiso que nadie lo entrevistara para ningún medio de comunicación.

Asistieron al evento de Benarrabá y poseen certificados Guinness tres cortadores de La Isla. A Carlos María Gómez se les unen Antonio González y Juan-Lucas Domínguez.

Por ahora no ha notado Carlos que el récord se traduzca en una mayor afluencia de clientes, pero dice que si sirve para eso, bienvenido sea. Lo que sí afirma es que el jamón se sigue vendiendo porque es uno de los productos típicamente españoles que siempre están en la cima de las preferencias culinarias de los más sibaritas. Y del resto.

El  jamón, además, está abriendo mercado en Estados Unidos y en Asia, aunque envasado al vacío que es una forma con la que el jamón no pierde nada de sus propiedades.

Con lo que sí pierde es con las temperaturas, o al menos cambia, porque lo ideal es el clima español, sobre todo cuando suda e incrementa el aroma que entra por el cuerpo como si fuera la loncha.
Ya de camino, Carlos hizo una demostración de cómo se corta jamón, que no se aprende en un día sino con la práctica. Una práctica muy cara salvo que se trabaje en el sector y lo tenga que hacer cada día por obligación.

LITERATURA

La poeta y escritora Josela Maturana presentó en la tarde del jueves su último libro de poemas, La luz guardada, en un centro de congresos que se llenó para la ocasión, algo inaudito teniendo en cuenta que se trataba de un libro de poesía y que hablamos del auditorio Lázaro Dou, con capacidad para casi 300 personas.

Fue presentado por Jesús Romero, todo un lujo y luego fue la propia Josela Maturana la que leyó algunos de los poemas del libro.

Finalmente firmó ejemplares en el vestíbulo de centro de congresos. Con Josela Maturana hemos mantenido una entrevista esta semana precisamente para hablar sobre su libro, pero también sobre la poesía, el mercado y lo que pudo ser y no fue.

ENTRE DOS AGUAS

La conferencia Gastronomía y flamenco. Los flamencos sí que comen, impartida por Antonio Barberán Riviego, fue uno de los actos del programa Entre dos aguas de la Diputación Provincia, que se ha desarrollado en San Fernando entre los días 4 y 11 de este mes.

Acompañado por el cantaor gaditano David Palomar, quedó claro que el flamenco es un arte muy gastronómico y si los flamencos no comen es porque “no lo hacen en su casa, decía Rancapino”. Que es muy distinto.

……oOo…..

Cargas de trabajo para Navantia

editorial

Incredulidad, lo lógico

Información ………….. 11/05/2014 00:39

  Nadie a estas alturas debería de extrañarse que los trabajadores de Navantia en la Bahía de Cádiz se muestren incrédulos ante los anuncios de cargas de trabajo de esta semana, tanto de los BAM que ya de por sí llevan una rebaja de tres unidades y uno de ellos se construirá en El Ferrol en vez de en San Fernando, como del conocido  ya como el quinto gasero.

En los primeros porque la segunda fase de los BAM quedó aparcada definitivamente cuando el Gobierno socialista anterior se fue olvidándose de firmar el contrato y en el segundo porque los cuatro anteriores se convirtieron en un tiempo récord en una antología del disparate, por no decir otras cosas que pueden herir la sensibilidad de los lectores, sobre todo de los lectores ultra afines al Partido Popular.

La respuesta de la plantilla este jueves en el atrio del Ayuntamiento de boca del presidente del comité de empresa de la factoría de San Fernando y presidente del comité intercentos, José Antonio Oliva, fue la esperada, incluida la crítica a la oportunidad u oportunismo del anuncio realizado en dos actos, en Galicia y en Andalucía, en la antesala de la campaña electoral europea.

Pero -siguiendo con las declaraciones de los ‘dolientes’- es cierto  que los dos anuncios encadenados crean nuevas expectativas para el sector naval, tanto más para el que depende de la empresa estatal agrupado en la industria auxiliar que en el propio de Navantia, considerada una empresa estratégica y sujeta a sus ventajas.

Unas expectativas que están muy lejos de crear otras de mayor alcance que sólo se crearían con una carga de trabajo para un mínimo de tres años, tiempo suficiente para que la empresa auxiliar suelte amarras y se confíe en una contratación de trabajadores a la vista de unos contratos sólidos. En el caso de que aún quede industria auxiliar.

…..oOo……

Ilusionarnos gracias a un libro.

Adelaida Bordés Benítez – Hablillas

Chiripitifláutico es Don José

Adelaida Bordés Benítez……………..11/05/2014 03:16

  Dejando a un lado la discusión horaria de todos los años, el alargamiento de la tarde hace visible el tono rosado que nos perdíamos durante el invierno. Y no por su ausencia sino porque nos sorprendía en los menesteres propios del anochecer, es decir, los deberes, la cena y los partidos de fútbol. Día a día la claridad favorece el trabajo sin bombillas y la lectura –para quien lo crea conveniente- al fresco que proporciona el trepar de la sombra a medida que baja el sol.

Cuando leemos, cuando vivimos al ritmo que nos marca el narrador, cuando formamos parte de esa historia nos encontramos en una especie de aislamiento que discurre paralelo a nuestra propia realidad. Es por lo que cuando la acción se interrumpe por los deberes propios de la rutina -o por el sueño- las imágenes que hemos creado a partir de ese texto que nos fascina, nos siguen rondando. Sin embargo no ocurre lo mismo cuando alguna de ellas destapa algún recuerdo infantil.

La nostalgia más dulce nos zarandea con cariño e inevitablemente sonreímos y nos recreamos tanto en soledad como al comentarlos. Sucede a menudo, desde hace años, mucho antes que “Cuéntame” condenara a latigazos las noches de los jueves. En la mente de todos están las Crónicas de un pueblo, Escala en Hi-Fi, Estudio 1, Historias para no dormir, La casa del reloj, Jardilín, series que podemos ver hoy por obra y gracia de Internet, series incompletas  debido al reciclaje. Cuando el directo fue reemplazado por la seguridad de las grabaciones se utilizaban los mismos cartuchos para otros trabajos. De esta forma se perdieron imágenes que hoy enriquecerían y revalorizarían el archivo documental de nuestra televisión. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, perdido el movimiento queda la imagen, la fotografía.

Cruz Delgado y Jorge San Román encontraron más en ella y en los testimonios que en los archivos de Televisión Española cuando se decidieron a hacer el libro de Los Chiripirifláuticos. El proceso se prolongó durante tres años pero valió la pena. Con un título tan evocador como la canción que se convirtió en himno, hoja tras hoja vamos redescubriendo nuestra infancia serenamente, reviviendo momentos en los que entonces no reparamos. La voz de Valentina “cantando” cuentos, los pesados viajes del Capitán Tan, la paciencia del Tío Aquiles, la comicidad de Locomotoro, la dulzura de Poquito, la actividad de Fileto y la sensatez menuda de Barullo llenaron el hueco cansino y amenazante del atardecer. Verlos tan vivos como entonces en un libro rescatan, además, detalles que en su momento se nos escaparon, como la sensación de frescor tras el baño, la comodidad de las zapatillas el olor del Cola-cao o la conversación de los mayores en la cocina.

Mucho más transmite “Chiripitifláutico es Don José”, un documento creado para todos y muy especialmente para los cincuenteros, un documento que nos hace pensar, inevitablemente, en los programas infantiles actuales, entendidos y desarrollados para unos niños que, presumiblemente, maduran antes, pero no por ello dejan de ser niños. El libro nos devuelve a aquella merienda ante la tele, a la media hora previa a los deberes, treinta minutos diarios en los que había canciones que hemos cantado a nuestros hijos y aún repetimos. Como repetimos el hecho de ilusionarnos gracias a un libro.

…..oOo……

No voy a votar

Antonio Atienza – Al pairo

¿Algo que objetar, hijos de…?

Antonio Atienza …….11/05/2014 00:41

N i con una pareja de guardias civiles de los antiguos, de los que dibujaba Federico García Lorca en sus poemas,en las próximas elecciones. Y no me refiero sólo a las elecciones europeas, sino en las demás que se acercan. Y no me digan que si quiero cambiar las cosas tengo que votar porque si no le estoy haciendo el juego a unos o a otros.

Ya sé que para cambiar las cosas hay que mojarse, que para hacer de este sistema que nos dimos un sistema medianamente decente -en el más amplio sentido del término- hay que hacerlo con la fuerza de los votos.

Pero es que yo ya estoy cansado de que la fuerza de mi voto no sirva para nada porque resulta que unos cuantos millones de ciudadanos se equivocan y votan a los de siempre y los de siempre son los que no quieren que nada cambie porque si cambia algo dejarán de ser los de siempre.

Yo sigo creyendo en el sistema de partidos y en todo lo demás. En lo que no creo es en los partidos y esto lo digo para las elecciones municipales y generales y autonómicas que se acercan -quizá las últimas serán las primeras, en función de como le vaya a Susanita el día 25, que esa es otra, cada uno va a lo suyo-,  porque en el caso de las elecciones europeas en lo que no creo es en que haya que elegir a un montón  de gente a los que les vamos a pagar un pastón en medio de la austeridad, más dietas y zarandajas para que al final pase como pasaba en el fútbol antes de que La Roja ganara la primera Eurocopa, que era un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania.

Y yo sigo creyendo en Europa, en la Unión Europea de los 12, los 25, los 27 o los 30, da igual, mientras más seamos, mejor. Pero en lo que no creo es en los políticos, en la bandada de mediocres o amortizados que se sientan en el monstruoso Parlamento Europeo a decir sí o no según les indique el lobby en que se han convertido los grandes grupos de derecha, de izquierda, del centro, de delante, de detrás, un, dos, tres…

….oOo…..