¿Cómo se llega a fin de mes?

Antonio Atienza – Al pairo

No sé si me explico

 

Antonio Atienza ….. 23/03/2014 03:36

Reúnen a un grupo de catedráticos que son los que saben de lo suyo para proceder a la reforma de la fiscalidad en general y dan un dictamen que sólo les gusta a ellos, y no a todos por igual, para que el Gobierno central decida sobre lo que ellos han decidido. Y el Gobierno central no tiene que aceptar el dictamen tal cual, sino que es libre para escoger esto sí, esto no, esto sí, esto no, esto a medias, esto si lleva aparejado lo otro.

O dicho de otra manera, que es lo mismo. Los catedráticos -todos ellos doctos señores con la vida resuelta que para eso se lo ganaron partiéndose los codos en el pupitre- han ido dando pasos metódicos desde el principio hasta el fin y se supone que cada paso adelante ha tenido en cuenta el paso anterior, de forma que no se caiga el proyecto por saltarse un paso y trastabillarse. No sé si me explico, como dice mi psiquiatra.

Es de suponer que si de las medidas cada cual dependiente de la anterior y la posterior se cogen las que uno quiere porque estamos en elecciones y subir el IVA está mal aunque se baje el IRPF, el orden lógico del razonamiento de los catedráticos se rompe, con lo cual la medida que se adopta prescindiendo de la anterior o de la posterior, puede no tener los mismos efectos al faltarle los fundamentos que la motivaron y al final cada una de las medidas tomadas por separado precise de un nuevo razonamiento de manera que se formaría un silogismo con tantas premisas que no llegaría a arrojar más solución que el sálvese quien pueda. No sé si me explico, como dice mi psiquiatra.

Pero lo más curioso de todo es que el documento de los catedráticos no sólo no convence enteramente al Gobierno, que está haciendo algo así como diciéndoles que digan lo que hay que hacer que yo haré lo que me dé la gana.

Tampoco convence a los inspectores de Hacienda porque dicen que beneficia a los que más tienen -¡qué casualidad!-, ni a las asociaciones de consumidores, ni a los sindicatos. A mi psiquiatra no sé si le gusta, porque como no sabe si se explica… 

Los sindicatos dicen que tiene un “claro sesgo ideológico”, como no podía ser menos tratándose de un partido político con una ideología de derechas y de unos señores que han sido elegidos por ese partido político, porque por mucho que se presuma su imparcialidad y su objetividad, es de suponer que no los cogerían aleatoriamente en el listín de catedráticos de hacer informes sobre la reforma de los impuestos.

El problema es que con lo que se nos viene encima sea lo que sea lo que coja el Gobierno del documento de marras, a los que no tenemos más que una nómina nos está haciendo falta de forma urgente que alguien nos entienda. O sea, que hubieran metido entre los sabios a unos cuantos curritos de a pie que les contaran cómo se llega a fin de mes. No sé si me explico.

…..oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s