Las pruebas del tranvía

SAN FERNANDO´

Las pruebas del tranvía por la ciudad comenzarán en el mes de octubre

  • Se realizarán al menos en una parte de la ciudad y en horas que menos interfieran en su actividad diaria
  • La Junta y el Ayuntamiento trabajan en la solución definitiva para Real

 0001546717_560x560_jpg000

Operarios municipales, la semana pasada, retirando las losas sueltas para garantizar la seguridad de la calle Real.

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 16.03.2014 – 01:00

Acabadas las obras del tranvía en la ciudad, parecía que sólo la llegada de éste traería novedades. Sin embargo, las críticas, las reclamaciones y el deterioro de un buen número de puntos de la calle Real ha mantenido esta actuación en primer plano. No en vano se trata de la vía a través de la que casi se podría decir que se vertebra una parte del municipio. Los problemas de la solería, el volumen de tráfico que soporta, las peticiones de que se arreglaran también las transversales han hecho imposible que se dejara apartado el tema. Ahora, cuando las administraciones implicadas, la Junta como promotora de la obra y el Ayuntamiento por el interés de La Isla, trabajan en encontrar la mejor solución para este suelo, siguen llegando noticias nuevas sobre otra cara de este proyecto (más allá por ejemplo del acuerdo para que pueda circular por la vía férrea): la maquinaria que se ha construido para cubrir el futuro servicio. En este caso, las pruebas previstas sobre el terreno serán en el mes de octubre, pero no sólo en tramos fuera de San Fernando, sino en la propia ciudad.

Poco ha trascendido de estos planes, pero los responsables sí tienen claro que en el caso de que finalmente se realicen dentro de la ciudad los test deberán producirse en horario en que menos moleste a los ciudadanos. Podrán llevarse a cabo entonces ya de noche cuando la actividad de la localidad se reduce.

Por el momento, sin embargo, se trabaja en resolver los problemas de la solería de la calle Real, que llevaron al Ayuntamiento recientemente a retirar en el tramo entre el Museo Municipal y la Alameda Moreno de Guerra las losas más levantadas, con picos peligrosos sobre la rasante, para rellenar los huecos con una capa hormigonada. Era un parcheado de cara a evitar daños a los niños que participaban en el pasacalles escolar de Carnaval, aunque se quedará así para la Semana Santa. Volverán a ponerse las losas de granito cuando se intervenga para solucionar estos problemas de la superficie de manera definitiva.

Ya lo dijeron los responsables después de la última reunión técnica para tratar este asunto: la solución no rompería la estética de la calle Real, es decir, se mantendrá la opción de las losas que cubren la vía actualmente. Lo aclaró el alcalde, José Loaiza, hace unos días cuando ofreció algunos detalles más de las propuestas que los técnicos de la Administración andaluza pusieron sobre la mesa y que los técnicos municipales están ahora estudiando. Sí está claro que todos coinciden en que el problema de los hundimientos, levantamientos, sueltas o en algunos casos roturas de losas se deben a un fallo de la base. Ya en su momento el delegado de Vías y Obras, Pascual Junquera, advertía de que la clave de los desperfectos de la solería estaba en el material de agarre, que hacía que especialmente cuando llovía se soltase. Ocurría sobre todo en la plataforma tranviaria -la parte central de la calle por donde transitará el tranvía- por la existencia de unas juntas elásticas que hacen posible su movimiento. A eso se sumaba que las losas se desportillaban por la baja resistencia del mortero. La intención, comentó el alcalde, es “meter un sistema de refuerzo longitudinal a la vía para que las vibraciones no deterioren la losa”.

Eso no resuelve, de cualquier manera, el problema en las tranversales, donde más deterioro se observa por la constante circulación de los vehículos. Es el paso de vehículos pesados, y no el volumen de vehículos ligeros, lo que provoca el mal estado, señaló el regidor isleño. Para aumentar la capacidad de aguantar ese tránsito se prevé la creación de un carril reforzado. No serán dos líneas de rodadura como se pueden observar en otras ciudades, como Cádiz, donde se mezcla en la zona de la Alameda las líneas de rodadura asfaltada con el suelo de adoquines. Corresponderá, explicó Loaiza, al ancho de los vehículos. Serviría además para solucionar otra cuestión que se ha debatido últimamente, el tráfico excesivo por la calle Real peatonalizada. Será como una guía, es decir, quien vaya a cruzar la calle Real sabrá qué camino tiene que seguir en el caso de que no sean conexiones transversales sino que impliquen desviarse a un lado u otro en la propia calle Real.

Pero, mientras eso está definido, no está decidido el material con el que se cubrirán esos cruces. Sobre eso se centra ahora el estudio de los técnicos municipales. ¿De qué será esa superficie diferenciada? Losas, adoquines, alfaltado, hormigón… Se busca la mejor opción.

 
…..oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s