El tráfico rodado de la calle Real

SAN FERNANDO

Una media de 2.577 vehículos circula a diario por cada tramo de la calle Real

  • Un estudio de aforos realizado para explicar las causas del deterioro de la céntrica vía subraya que el paso de vehículos es 23 veces superior a lo que el pavimento puede resistir

 0001504748_x440_jpg000

Un camión de reparto transita por el tramo más céntrico de la calle Real.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 12.01.2014 – 01:00

 

El tráfico rodado que soporta la calle Real es 23 veces superior a la capacidad del pavimento peatonal del tranvía, según el estudio de aforos realizado en 2013 en varios tramos de la céntrica vía. El tránsito de vehículos pesados de más de cinco toneladas es cinco veces superior a lo que aguantan las losas de granito. Y se multiplica por siete la circulación de vehículos semipesados (3.500 kilos) que puede resistir el firme.

Estas conclusiones forman parte del informe que, a petición de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, ha elaborado una consultora externa para explicar las causas que han provocado las patologías detectadas en la pavimentación de la calle Real en su tramo peatonal. Es decir, el mal estado de la calle y la existencia de múltiples losas rotas que han despertado la indignación de los ciudadanos y que el Ayuntamiento ha achacado a una deficiente ejecución de la obra pero que este estudio -las conclusiones son tajantes- achaca sin duda alguna al excesivo volumen de tráfico que soporta una vía que, a petición del propio Consistorio, fue diseñada y construida como calle peatonal.

El informe alude a dos estudios de aforos realizados, respectivamente, en 2012 y 2013 con similares resultados. Para analizar el tráfico que a diario circulaba por el centro semipeatonal se dividió la calle Real en cuatro tramos: entre Diego de Alvear y La Herrán, entre la plaza del Rey y San Nicolás, entre la plaza del Carmen y Manuel de Falla (en sentido longitudinal) y entre Benjamín López y San Antonio (en sentido transversal) y, por último, entre Terán y San Agustín.

En el primer tramo se contabilizaron 1.469 vehículos al día en 2012 y 1.380 en 2013. En el segundo, 3.078 y 2.645; en el tercero, 2.761 y 4.315; y en el cuarto, 2.511 y 1.958.

La intensidad media de los cuatro tramos es de 2.577 vehículos al día (según los últimos datos), 24 de ellos pesados (más de cinco toneladas) y 180 semipesados (3.500 kilos). Según el informe, el tráfico real que soporta la calle es equivalente al de una carretera convencional.

El excesivo número de coches y camiones que a diario circula por Real explica el deterioro de la vía y la existencia de numerosas losas rotas, según el documento. El estado del pavimento, además, solo puede empeorar sino se toman cartas en el asunto. La explicación es sencilla: una vía con un diseño “puramente peatonal” no puede resistir tanto tráfico.

Y la elección del pavimento -subraya este informe- fue decisión del Ayuntamiento. Es más, en octubre de 2008, a petición del Gobierno local, se modificó el proyecto inicial para dar cabida a un diseño que abogaba por limitar al máximo el tráfico entre el Callejón Nuevo y Montañeses de La Isla. Fue entonces cuando se escogieron las losas de granito rosas para todo el ancho de la calle.

Lo que el proyecto de licitación contemplaba para la calle Real era, no obstante, la colocación de adoquines de granito para toda la plataforma tranviaria ubicada en el centro de la calle y, a modo de acerado, una pavimentación de losa de granito gris de seis centímetros de espesor que quedaba separada por una rigola de granito.

El Ayuntamiento, al comenzar las obras, mostró su desacuerdo con este acabado con el propósito de potenciar una auténtica plataforma peatonal a lo largo de toda la calle Real. Fue entonces cuando se optó por eliminar los adoquines de hormigón “para obtener así una mayor homegeneidad superficial y no dar sensación de calle”. Se quería un solado uniforme. Así que se cambió el pavimento por las losas de granito rosa (también de menores dimensiones) para todo el ancho de la calle y se eliminó la transición con la plataforma tranviaria, que quedó separada tan solo por una losa ranurada podotáctil.

Se apostaba exclusivamente por un uso peatonal y por limitar el tráfico al acceso a los garajes y a los servicios de emergencia. Ténicamente, según la Instrucción de Carretera correspondiente, por un nivel F, el destinado a tráfico muy ligero: garajes de uso vecinal, emergencias y no más de cinco vehículos pesados al día. Curiosamente, los estudios de aforos que se han llevado a cabo señalan que el tráfico registrado es equivalente a la circulación diaria de 179 vehículos de cinco toneladas.

La pretendida peatonalización total de la calle Real ha caído en saco roto. En noviembre de 2011, tras las elecciones municipales y con el PP recién llegado a la Alcaldía, el Ayuntamiento cursó una petición a la agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía para abrir al tráfico rodado la calle Real. Ya entonces se le advirtió que “no era acosejable tal apertura al tráfico rodado” ya que la pavimentación ejecutada era incapaz de resistirlo.

Sin embargo, en el informe que se ha llevado a cabo para determinar las causas que explican el mal estado del pavimento se advierte de este excesivo volumen de tráfico que soporta el centro. “No se está respetando el uso peatonal de la calle Real. Inicialmente su diseño está realizado para uso peatonal restringiendo el tráfico a vehículos de emergencia, residentes con plazas de garaje y servicios de limpieza. Actualmente, el uso de la calle es indiscriminado para todo tipo de vehículos”, señala el documento.

Y enumera otras razones que explican el deterioro de las losas. Entre ellas, las más de 1.500 autorizaciones expedidas por la Policía Local para circular por la vía cuando solo se contabiliza un total de 34 garajes, “la mayoría de dos o tres plazas”. Tampoco, advierte, se ha regulado la carga y descarga en la calle Real, “por lo que existen gran cantidad de vehículos pesados de reparto que hacen uso indiscriminado de la calle así como no existe limitación horaria”.

“Los vehículos de limpieza y otros del Ayuntamiento circulan por la calle Real para distribuirse por la ciudad y no solo se limitan a los cruces , por lo que debido a su peso por eje suponen un grave daño a la solería”, prosigue el informe. Y los taxis “discurren por la calle como si de otra vía pública más de San Fernando se tratara”.

 
…..oOo….