Operar el sistema tranviario.

San Fernando | Movilidad

El gran enredo del tren-tranvía

atrio001223355777

José F. Cabeza……….10/01/2014 17:31

Dos versiones contradictorias y que cada lector saque las conclusiones que considere más oportunas. Esta es la única manera de comprender el penúltimo capítulo -el último todavía está por llegar- vivido entre el Ayuntamiento isleño y la Junta de Andalucía este viernes con respecto al tren-tranvía.

La chispa ha saltado tras dar a conocer Loaiza el contenido de la reunión que mantuvo este jueves en Madrid con el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, sobre el estado actual de las negociaciones entre el administrados de infraestructuras ferroviarias y la Consejería de Fomento con respecto al proyecto y su futuro.

El alcalde ha asegurado que Renfe ha rechazado en el mes de diciembre convertirse en el operador para el tren-tranvía en el tramo de vía que unirá San Fernando con Cádiz. Sin embargo, fuentes de la Consejería han asegurado que el proceso negociador sigue abierto y que a finales de este mes de enero habrá una reunión en la que estarán presentes el Ministerio de Fomento, la Consejería de Fomento y Vivienda, Adif y Renfe, que sigue la gran apuesta de la Administración autonómica para que se encargue de operar el sistema tranviario.

El primer edil isleño también sembró muchas dudas sobre los plazos, sobre todo tras conocer de boca del presidente de Adif que será necesario una nueva homologación de la maquinaria rodada en el tramo de vía entre La Isla y Cádiz aparte de la que se está desarrollando en estos momentos en las vías del norte de España. En este sentido, la Junta ha afirmado que eso era algo que se conocía desde el principio, es decir, que a la primera fase de homologación que se está llevando a cabo en el norte seguirá una segunda ya aquí. Durante esta primera se están comprobando las prestaciones del tren-tranvía al convivir en las mismas vías con los trenes, así como su fiabilidad en tramos de pendiente pronunciada.

José Loaiza indicó que además de no contar el sistema tranviario todavía ni con operador, ni con esta segunda homologación, queda una tercera que es la homologación de personal que se va a encargar de gestionarlo cuando tenga que discurrir por las vías.

Alquiler de vías

El alcalde asegura que Adif está por la labor de colaborar, puesto que es la primera interesada en que el proyecto salga adelante al vivir del alquiler de las vías, pero que el problema es que “la Junta ha hecho un proyecto sin contar absolutamente con nadie. No sabemos a día de hoy nada de plazos y si finalmente va a funcionar”.

Además, Loaiza dejó otras dudas sobre la mesa como saber quién va a encargarse de mantener el tranvía entre Chiclana y La Isla, si será otro operador distinto o el mismo al del tramo de vía o, simplemente, quién se encargará de la gestión de los semáforos que se han puesto en la calle Real, “porque la Policía Local no lo va a hacer”.

Por su parte, desde la Junta han recordado que cuando en su día se firmaron los convenios con los ayuntamientos de San Fernando y Chiclana quedó bastante claro que la Consejería sería la responsable de la obra y de la explotación del servicio, es decir, de su remuneración e incluso del déficit que podría generar.

Esas mismas fuentes han hecho referencia a la comisión que se formó en octubre de 2009 formada por Ministerio, Consejería, Adif y Renfe y que estuvo trabajando hasta finales de 2011 en la elaboración de dos documentos técnicos que fraguaron en dos protocolos en los que se recogen, por un lado, la gestión y mantenimiento de la infraestructura y, por el otro, la explotación de la prestación del servicio. Tras el cambio de Gobierno en Madrid en el 2011 se han reenviado en varias ocasiones ambos protocolos a Adif y, hasta el momento, se sigue esperando que los firme.

…..oOo….

Cuatro comicios en los próximos dos años.

Opinión | El Jardín de Bomarzo

Año político

 

Bomarzo………..10/01/2014 19:11

La política se mide en ciclos de cuatro años, que es el tiempo que normalmente duran los mandatos. Y digo normalmente porque en algunos casos, por conveniencia partidista, por relevos voluntarios o forzados, por situaciones judiciales límites o por presiones de diferente índole, los comicios son adelantados sobre su fecha natural y, añado, jamás he oído a un político reconocer de antemano su intención de hacerlo, más bien todo lo contrario. De estos cuatro años, los dos primeros son los de las reformas amargas, en ellos se adoptan las medidas impopulares, se suben los impuestos con la promesa de bajarlos en cuanto la situación lo permita, se presentan expedientes de regulación de empleo, se congelan sueldos públicos, se aniquilan pagas extraordinarias, se, en definitiva, aprietan las tuercas porque, se opina, queda mucho para la nueva visita a urnas y la memoria ciudadana referente a agravios suele ser bastante pez. Pero llega el tercer año, para mí el más político de todos porque aún se pueden moldear intenciones de voto, y ahí la cosa empieza a cambiar, de hecho de pronto los mensajes se convierten en positivos, la recuperación está al borde de la esquina porque, dicen, “se ha hecho la tarea en tiempo y forma”, sobre el horizonte se vislumbran nuevos proyectos e incluso, que no es el caso actual, se inauguran cosas, se asfaltan calles, abren rotondas nuevas, las ferias y la navidad lucen mejor alumbrado, más bichos en la cabalgata de Reyes, no se venden empresas públicas para, de este modo, llegar al último año con una relativa paz social, todo ello claro está para quien está en el Gobierno. El otro, por norma, lo critica todo. Así pasa siempre. Pasado el ecuador, cuatro son los comicios a celebrar en los próximos dos años.

Elecciones europeas. A celebrar en mayo de este 2014 que acabamos de, con espumoso nacional al menos yo, inaugurar, se presentan, a mi modo de ver, marcadas por una contradicción y un hecho común. La abstención será enorme porque el ciudadano no sabe muy bien aún qué es eso de votar por Europa y, además, está como muy harto de todo lo político pero sin el cómo y la contradicción es, para mí, que justo esto pasa cuando las crisis nos está demostrando lo importante que es Europa porque es quien realmente decide sobre nosotros. La tarea de movilizar me parece realmente imposible. Y el hecho común es que todos los partidos acuden a estas elecciones para medir músculo electoral de cara a los siguientes comicios que, políticamente, les importan bastante más.

Municipales. A celebrar en mayo de 2015, lo que viene a ser dentro de poco más de un año -¡Solo queda uno!-. Esto significa que de aquí a primavera o como mucho verano se cerrarán candidaturas para que a los cabezas de cartel les de tiempo a salir al ruedo a que les vean. Los candidatos confirmados se alejarán de toda trifulca pública y, salvo quien vaya de sobrado y no veo que sea tiempo de eso para casi nadie, se trabajarán, sondeos múltiples de intención de voto bajo el brazo que florecerán como setas, la calle en busca del voto perdido. Las municipales son el primer envite serio, el PP manda hoy en las grandes capitales y suyas son cinco de las ocho diputaciones andaluzas y tiene la intención de conservarlas, la misma que tiene el PSOE de recuperarlas, la misma que tiene IU de, por primera vez, saborearlas. El PP se maneja bien en el ámbito municipal, el PSOE en el rural e IU se enfrenta a sus elecciones más ilusionantes, sin olvidar otras fuerzas que crecerán como el PA y que en muchos casos será clave para garantizar gobernabilidades, en municipios o diputaciones, o UPyD, que seguirá creciendo amasando el voto del descontento.

Generales. A celebrar en noviembre de 2015, no habrá adelanto. Rajoy necesita todo el tiempo del mundo para que la esperada recuperación se note y estos casi dos años que tiene por delante son, en este sentido, vitales, no les restará ni un minuto. Enfrente, el PSOE afronta unas primarias este año en otro conflicto orgánico interno que para este partido sirve de retroalimentación; necesitan, o lo parece, agitarse en congresos y disputas que les haga sentir vivos. Es evidente que Rubalcaba no se quiere ir, tanto como que la mayoría, incluso él, saben que no puede volver a ser candidato.

Autonómicas. A celebrar, en principio, en marzo de 2016. Las otras tres no se moverán de fecha, pero no estoy tan seguro de que esto suceda con las andaluzas. ¿Por qué? Susana Díaz, presidenta de la Junta y a quien hay que reconocer lo rápido que avanza en el cargo y lo acertado de su alegato hablando ya solo de gestión y economía e, incluso, inteligentemente, reconociendo méritos de alcaldes del PP como el de Málaga o Granada en discursos públicos porque eso la hace situarse en un plano distinto y desconcierta a todos, maneja datos todos los meses, todos, y sabe que hoy está en la cresta de la ola, vislumbra que IU crecerá en las próximas municipales e intuye que consensuar presupuestos con ellos para 2015 será complicado porque, entre otras cosas, IU tiene la nada censurable intención de seguir mordiéndola por la izquierda. A Susana, profunda conocedora del mundo orgánico porque de él viene, no le viene bien juntar sus elecciones ni con municipales, ni con generales –alejarse quiere todo lo que pueda de Rubalcaba- y en algún momento debe apartarse de IU. Por lo tanto, o aguanta hasta el final cuando el ciudadano haya votado tres veces y, a mi modo de ver, se lo juega a cara o cruz o se busca una escusa como la ingobernabilidad presupuestaria con su socio para adelantarse a todos y ponerlas, no encuentro otro hueco, en el segundo semestre de este año, después de las europeas y cogiendo además al PP a contrapié y sin candidato. Claro que hacer esto es adelantarlas año y medio y eso es mucho, pero puede encontrar argumentos, además de legitimizar su mandato, y aprovechar la buena estrella con la que políticamente ha nacido y, limpia, enfrentarse a urnas sin verse afectada por otros procesos electorales y en pleno auge del susanismo, que además se fortalecería mucho en la esfera nacional de lograr un buen resultado aquí. Aún siendo arriesgado, yo en su caso lo meditaría y el hecho de que todos los días afirme lo contrario no me dice nada porque Griñán y todos ellos se pasaron meses diciendo que jamás harían lo que justamente acabaron haciendo –la hemeroteca no miente-. De hecho, en el desayuno del pasado miércoles en la Fundación Cajasol le preguntaron por un previsible adelanto electoral y ella puso la decisión en manos de su secretario de organización, Juan Cornejo, y las del vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, cuando hasta los roedores que transitan los bajos fondos de San Telmo saben que esa, de ser, será decisión únicamente de ella y Díaz, cuando quiere escurrirse, habitúa a otorgar galones de mando a alguien cercano, normalmente consejero, cuando hasta los roedores de San Telmo saben…

Arranco, y termino, el año con este calendario sobre los procesos electorales próximos pasados el ecuador de los mandatos y que a muchos ya les tiene nerviosos en este enero de un año político muy importante dentro del calendario de cuatro. Toca ponerse a ello, toca planificar estrategias, candidaturas, sondeos, sortear conflictos, atacar al de enfrente, defenderse de los compañeros de partido que, téngalo en cuanto porque así es, son peores que los de enfrente. Y toca contarlo. O al menos intentarlo.

…..oOo….