Gracias por resistir.

Paco Melero – El Loco de la salina
 

 

Más paro en La Isla

 

Paco Melero……………02/12/2013 00:31

Ha visto usted por casualidad el escaparate de García Bozano de la calle Rosario, que por cierto el año que viene cumple 90 años de existencia al pie del cañón? Si no lo ha visto, ha perdido usted una buena oportunidad de reflexionar sobre la vida y sus daños colaterales. No sé si pensará lo mismo que pienso yo, cosa que me extraña, dado mi lamentable estado mental, pero creo que ese escaparate es como un termómetro que marca a pequeña escala lo que está ocurriendo a gran escala en nuestro país.

El año pasado ya escribí sobre la frenética actividad que se desarrollaba tras sus cristales. Era algo insólito ver tantísimas figuras de Navidad trabajando a destajo y sin descanso. Allí nadie estaba parado. Unos degollaban un cochino, otros aserraban maderas a todo trapo, otros daban y daban con un martillo porrazos al compás sobre pacientes yunques, otros guiaban rebaños de ovejas bajo lucecitas parpadeantes con un palito que subía y bajaba interminablemente, otros…

Ante tanta actividad llegué a no sorprenderme del paro que había en La Isla, porque todo el trabajo estaba concentrado en aquel escaparate. Sin embargo esta ciudad ha ido a menos poquito a poco y ha bastado un solo año para que muchos comercios se hayan contagiado de su pasividad. Hoy se pone usted frente a ese escaparate y lo que puede observar con toda evidencia es que la plantilla de herreros ha disminuido drásticamente. Solamente hay dos, uno martilleando incansable un cubo, y el otro un azadón. No digamos nada del recorte que han sufrido los panaderos; solamente queda uno metiendo las bobas en el horno una y otra vez, y hasta parece que lo hace con más desgana a sabiendas de que quizás el año que viene ya no estará en nómina.

El que mataba el cochino sigue allí junto a la mujer que le tiende su mano ensangrentada, pero como firme aspirante al paro ya no se mueve para degollar y ha entrado, como el cochino, en fase terminal. También las lucecitas son menos abundantes y de bajísimo consumo; hay una junto a un pozo, otra en la herrería y pare usted de contar. Varios nacimientos permanecen en una oscuridad inquietante con un San José ahorrativo, una Virgen pensativa y un Niño consciente de todo pero sin querer mover ficha. Mientras, fuera del Portal yacen gallinas, ovejas, burros, patos, pavos…, esparcidos por un campo falto de esperanza.

De los muchos Reyes Magos que aparecen destacan sobre sus camellos los tres del frente, y entre ellos se puede ver perfectamente cómo el Rey negro Baltazar, con la conformidad de Melchor y de Gaspar, hace un gesto con la mano como diciendo qué le vamos a hacer, que la cosa está fatal, que ellos acaban de llegar y que esto es lo que se han encontrado. Un gran globo terráqueo preside la escena como indicando la de vueltas que da el mundo para vernos como ahora nos vemos, nosotros que tuvimos un Imperio donde nunca se ponía el sol.

En fin, que ya el escaparate no es el mismo del año pasado. El paro ha hecho acto de presencia y Paco no habrá tenido más remedio que hacer de Montoro recortando por aquí y por allá, aunque García Bozano, con sus noventa años a cuestas y fiel a la tradición, mantiene el tipo y no se arruga en la cuesta arriba.

Cuando uno ha terminado de ver el escaparate de la derecha y se va para el de la izquierda, se encuentra con muchos libros, cuyos títulos son muy elocuentes: “Puedo prometer y prometo”, “Dime quién soy”, “El estafador”…, y hasta un calendario titulado “El arte de no amargarse la vida”.

Habrá apañado el escaparate de la derecha, pero en el de la izquierda Paco ha clavado el estado de la nación. En todo caso, gracias por resistir.

….oOo…..

La suerte que tengo.

Adelaida Bordés Benítez – Hablillas

2ade00123456789

Hablillas

 

Adelaida Bordés Benítez…….02/12/2013 00:35

Parece que la sección se ha rebelado y quisiera tener hoy protagonismo. Por qué no, también tiene derecho a que estos tres minutos se refieran a ella misma. Hoy bajará de esa especie de almena donde aparece encaramada todas las semanas desde hace doce años. Ahí es nada y aunque se trate de un tópico, parece que fue ayer cuando entré en la redacción de la calle San Nicolás para dejar la primera y que titulé Despegar. Porque realmente despegaba y si lo hacía con acierto tal vez llegara a la semana siguiente para despegar de nuevo.

Iniciaba una etapa que encaré con muchísima ilusión a pesar de los vaticinios de esos amigos circunstanciales -que aún hoy me pregunto de dónde salieron-  para aconsejarme sobre mi permanencia en el periódico, tan efímera como un mes tirando por largo. Nos remitimos a las pruebas para comprobar cuánto ha estirado. Dejando a un lado esta nota, el caso es que en estos doce años las hablillas han tratado aquello que pudieran motivarlas. Cuarenta y cinco renglones escritos que se transformaron en tres minutos de lectura con la intención de distraer más que de opinar. Cuando hablé con mi maestro, José González Barba, de esto último no sólo estuvo de acuerdo sino que me animó a ello.

Es el momento de hacer una aclaración, el nombre de la sección lo tomé de un programa de radio que hacían él y Germán Caos en Radio Juventud de Cádiz. Se llamaba “hablillas de canapé”. A través de las ondas recreaban una conversación que se desarrollaba en una plaza. A lo largo de media hora charlaban de casi todo y aunque yo no tuve ocasión de oírlo fue tanto lo que me habló de esta etapa radiofónica que le pedí prestado parte del título del programa, préstamo que no dudó en satisfacer. Desde entonces hasta ahora los cambios son evidentes. Y es aquí donde saldrán los comentarios, los que encerrarán en esos casilleros tan cuadrados como las mentes de los que los firman.

Lástima de tiempo perdido, pido disculpas por el trastorno ocasionado, por el sacrificio que hacen al leer y no entender lo que escribo, según dicen. Pero en el fondo me alegro de que las lean aunque sea para darse cuenta de que no las tienen que leer. Mi amigo Juan Mena mostrará su desacuerdo con tanta repetición, pero las mentes firmantes, cuadradas y comentaristas aprecian la figura retórica. En cualquier caso estos comentarios han sido mínimos. Afortunadamente me han llegado muchos favorables y críticos de los que he aprendido muchísimo. A todos ellos, a los favorables, agradables, críticos y contrarios les doy mi más sincero agradecimiento. Y al periódico, en la figura de los directores y redactores por su paciencia –he tenido la suerte de conocer a unos cuantos, por lo que no los citaré por temor a olvidarme de alguno- y a los colaboradores con los que he compartido página. Gracias a todos.

Y es que hoy es un día especial porque es el primer domingo de la iluminación navideña más larga que conoce la historia de La Isla, el primer domingo de Adviento, el día primero de diciembre, que festeja a San Eloy, el patrón de los orfebres, plateros y numismáticos, el día en que el termómetro no subirá de los catorce grados ni bajará de los cuatro, el día en que esta hablilla llega al número 600. Ha llovido, venteado y acalorado desde aquel 4 de abril de 2001 y le aseguro, amigo lector, que me siento ante el teclado con una ilusión que se renueva todas las semanas. Tengo que darle gracias a usted, sobre todo a usted, por seguir al otro lado del periódico movido por la curiosidad que le sugieren estos renglones. Y me doy cuenta de la suerte que tengo.

….oOo….

Parque Natural, limpieza del sendero del Carrascón

San Fernando | Medio Ambiente

Tres voluntarios retiran 500 kilos de basura en 400 metros del sendero del Carrascón

paradores0012

J.F.C./Información……01/12/2013 19:21

Tres voluntarios  pertenecientes a la Escuela de Piragüismo Isla Kayak han dado este sábado todo un ejemplo de civismo y de respeto al medio ambiente al liarse la manta a la cabeza para recoger más de media tonelada de basura en un tramo del sendero del Carrascón, que se ha convertido en los últimos meses en todo un referente para los amantes de los paseos en pleno contacto con la naturaleza.

A las once de la mañana de este sábado, estos valientes se pusieron los guantes de faena y empezaron a trabajar sobre el terreno. Se acercaron para echarles una mano unos cuantos vecinos de San Fernando para ayudar, algo que desde el club de kayak han querido agradecer por “su comportamiento ejemplar para con su pueblo y los usuarios de nuestro Parque Natural, en especial del sendero del Carrascón”.

El resultado de esta singular iniciativa ha sido la retirada de dicho entorno natural de más de media tonelada entre plásticos, envases y vidrio, que se han recogido en tan solo 400 metros de los 4,6 kilómetros que tiene el sendero y, para ello, se ha empleado solo una hora y media.
La recogida estuvo apoyada por los servicios de limpieza que se trasladaron hasta el punto de encuentro.

Reflexión

Francisco Garri, uno de los responsables de esta bonita causa, afirma que “con lo que cogimos en ese primer tramo y si hacemos pequeño análisis, podemos decir que si en 400 metros hemos recogido 0,5 toneladas, suponiendo que toda la basura esta uniformemente repartida, todavía nos quedan por recoger varias tonaledas aunque es en el inicio del sendero donde más basura se concentra. Estimo que puede haber cerca de tres toneladas más por recoger y creo que en una mañana con una cuadrilla de 12 voluntarios dividido por tramos, podría quedar el Parque Natural con mucho menos peso muerto que soportar”.

…oOo….

La zambomba

SAN FERNANDO

La zambomba se pone límites

  • El Ayuntamiento establece unas normas básicas para controlar las fiestas navideñas en la calle
  • La ocupación delimitada de la vía pública y el horario, entre las reglas fijadas

0001480169_560x560_jpg000

La zambomba del Bicentenario, que en las Navidades de 2010 se celebró en la céntrica plaza de la Iglesia.

Amaya Lanceta san Fernando | Actualizado 01.12.2013 – 01:00

Nace el mes de diciembre y con él llegan las fiestas típicas de esta época, donde productos del momento y música para la ocasión se entremezclan con el ambiente de alegría y solidaridad que impera. Desde hace años la ciudad vive un auge del festejo más tradicional, las zambombas, especialmente en los establecimientos hosteleros. Pero para celebrarlos en la calle y no dentro de los recintos necesitan el permiso municipal, y para recibirlo deben cumplir unos requisitos y condiciones con los que el Ayuntamiento pretende lograr el equilibrio en el municipio: entre barrios, entre vecinos y organizadores, entre fiesta y normalidad, entre jolgorio y descanso. “Se ha limitado -explicaba la delegada de Patrimonio, Úrsula Ruiz- una zambomba por establecimiento”, si éstos quieren ocupar la vía pública. Dentro rigen las normas que regulen el negocio en su actividad habitual. Fuera las normas que se han considerado justas por el Gobierno municipal.

Las citas festivas en la calle, con música en directo, como las zambombas, se repiten a partir de ahora en la mayoría de las barriadas de San Fernando. Bares, restaurantes y entidades de diversa índole aprovechan para disfrutar con clientes, socios, familiares o integrantes de la navidad. Sin embargo, ante las excesivas solicitudes que algunos establecimientos habían presentado en el Consistorio, “en algunos casos no hablamos de dos, sino de cuatro, cinco o seis”, puntualiza la concejala popular, se ha establecido que sólo pueda realizarse una. “En algunas barriadas habrá más de una, preparadas por algún bar o por entidades”, deja claro. Habrá un equilibrio, un orden, y estarán repartidas por la ciudad. Se pretende un trato igualitario, insiste la responsable municipal del área que da el visto bueno en este caso, que reconoce que además se persigue atajar las posibles molestias a los vecinos, sobre todo en zonas con varios bares.

Por eso mismo, otra de las reglas del desarrollo de las zambombas se centra en el horario, de manera que se pueda prolongar hasta un máximo de cuatro horas. “Los organizadores pueden fijar ese horario, a qué horas empezará y terminará la fiesta”, comenta Úrsula Ruiz. Si no lo hacen es el Ayuntamiento quien lo pone: de ocho a doce de la noche, como máximo. A partir de entonces la fiesta debe haber acabado, algo que estará controlado por la Policía Local. Los agentes también estarán pendientes de que se cumplan otras condiciones, especialmente aquellas que tienen que ver con el tráfico. En ese sentido intervienen para informar cómo afecta la actividad organizada en el tráfico. En el caso de si se coloca escenario o algún tipo de tarima cómo influye en la circulación, además de comprobar que esta estructura no corte completamente la vía.

La forma en que se ocupación de la calle es algo en lo que se incide, incluso para delimitar el espacio autorizado. Por ejemplo, si tienen permiso para poner sillas y sillas deberán ceñirse a la superficie fijada. Igual los negocios de hostelería que tengan terrazas.

El año pasado Casa Naca decidía suspender la zambomba que tenía previsto celebrar en el exterior del establecimiento. La negativa municipal a su intención de poner una barra para consumiciones fuera del negocio hizo que dieran marcha atrás. Este año se mantiene la prohibición para este tipo de solicitantes, no así para aquellas entidades que preparen sus fiestas navideñas en la calle sin posibilidad de contar con cantina o bar. “Normalmente este tipo de iniciativas tienen carácter benéfico, por eso en este caso es normal que se deje”, explica la delegada de Patrimonio. Es el caso de las propuestas de la mayoría de las hermandades, como la que han previsto Pastora, Huerto, Misericordia y Ecce Homo a beneficio de Cáritas el día 21 en la plaza de la Pastora. También de algunas entidades vecinales, como ha pasado con la asociación El Pino en sus anteriores ediciones. Otros colectivos optan por organizarlas en sus locales y sedes, o en el patio de la parroquia como es el caso de la hermandad de las Tres Caídas. En todas ellas los asistentes pueden disfrutar de la actuación de coros navideños, como los campanilleros. Hay que recordar el marcado carácter flamenco de estos espectáculos.

Evitar que las señas de identidad se pierdan con la proliferación de estas fiestas es uno de los objetivos municipales, expone Ruiz. Por eso, se impide la instalación de sistemas de megafonía. Micros y altavoces están desterrados esta Navidad, como novedad este año (el PA, por ejemplo, sí llevó a cabo una en la plaza de San José con fines solidarios que contó con megafonía). “Es música en vivo. Ése es el espíritu y hay que mantenerlo”, defiende la edil del PP. Con este medida, desaparece además la posibilidad de poner música grabada para amenizar las esperas, aunque sean villancicos.

Eso sí, la imagen de la fiesta navideña, con la gente cantando y tocando, a la vera del fuego no se producirá en San Fernando. Se ha prohibido porque además eso supondría la necesidad de que un retén de bomberos estuviera preparado en la zona por motivos de seguridad. Una vez acabada, los organizadores son los encargados de limpiar el espacio público que hayan utilizado para sus fines.

Con todos estos límites, las fiestas navidadeñas por antonomasia, las zambombas, seguirán celebrándose en la ciudad para que los vecinos de San Fernandos disfruten en la calle un año más.

 
…0Oo…