Vientos de guerra, aires de libertad.

SAN FERNANDO

“Vimos el Teatro de Las Cortes convertido en un bingo”

  • El historiador isleño Jaime Aragón, que acaba de publicar su primera novela, reflexiona sobre el Bicentenario y advierte: “Lo más difícil es mantener viva esa conmemoración”.

0001365923_560x560_jpg000

Jaime Aragón, con su novela recién publicada, en la céntrica Alameda Moreno de Guerra

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 26.05.2013 – 01:00

Su presencia ha sido de rigor en todo seminario o mesa redonda que en los últimos años se ha organizado en torno al Bicentenario de Las Cortes. Le hemos escuchado en conferencias y coloquios hablar de esa Isla del asedio napoleónico con la misma pasión y vehemencia con la que lleva más de tres décadas investigando incansablemente la Guerra de la Independencia.

Ahora, Jaime Aragón ha dado el salto a la ficción. Sus rigurosas y exhaustivas investigaciones sobre esta etapa decisiva de la Historia de España le han servido de trampolín para lanzarse de lleno al mundo de la narrativa, para entregarse por entero a la libertad creadora de la novela.

Allí, los personajes que crea su imaginación -o las figuras históricas reales que moldea para hilvanar la narración- cobran vida para contar desde una nueva perspectiva ese relato histórico que estudia desde hace décadas, esos acontecimientos de los que habla en sus conferencias y que se conmemoran con los Bicentenarios de Las Cortes, de la Constitución y de la concesión del título de la ciudad.

Jaime Aragón reconoce que era una asignatura que tenía pendiente desde que completó su tesis doctoral, un distinguido trabajo de investigación que centró en la vida cotidiana de la España -la España ocupada y la España libre- durante el asedio napoleónico. En su tesis no hablaba de las grandes gestas militares ni de la trascendencia de Las Cortes en este periodo decisivo. Hablaba de qué comía la gente, dónde dormía, qué bebía, si pasaba hambre o no… En definitiva, del día a día de los españoles que protagonizaron ese momento histórico. “Por ejemplo -apunta- el gran problema de La Isla durante el asedio francés fue el alojamiento, más incluso que cualquier otro. ¡Todo el mundo quería estar aquí! Hasta tal punto fue un problema que incluso el Consejo de Regencia prohibió que permanecieran en el territorio todo aquel que no tuviera necesariamente que estar además de los lugareños”.

Ese conocimiento del día a día de los españoles -y de los isleños- durante los años decisivos de la guerra y de Las Cortes hizo que poco a poco se fuera fraguando en su cabeza una novela con todos esos ingredientes que el rigor de la disciplina histórica obligaba a dejar a un lado.

Ahora, ese trabajo ha visto la luz: Vientos de guerra, aires de libertad. La Academia de San Romualdo, a la que pertenece, lo ha presentado en San Fernando. La obra también ha tenido su puesta de largo en Cádiz. Y ha contado para ello con la colaboración de dos de sus compañeros académicos, José Carlos Fernández Moreno y Adelaida Bordés, a los que deja constancia de su agradecimiento. También ha contado con la cooperación de los miembros del grupo de teatro Odisea, que han hecho que los personajes de la novela cobren vida para interrogar al autor sobre aspectos de la obra en una original presentación.

Podría pensarse que, después de estos años, apenas queda algo nuevo que contar del asedio, de la Guerra de la Independencia y de Las Cortes… Pero el historiador isleño no tiene dudas. “Siempre quedan temas, nuevos enfoques, nuevas perspectivas. Además, la cantidad de fuentes documentales que se pueden consultar es inmensa”, apunta.

Jaime Aragón, al hilo de su primera experencia con el género literario de la novela, reflexiona también sobre el Diez, el Doce y el modesto Trece al que la crisis ha relegado a La Isla. San Fernando -apunta- ha conseguido recuperar su sitio en la historia. “Lo difícil, sin embargo, es mantenerlo”, advierte. “Algo similar ocurrió cuando se celebró el primer centenario de Las Cortes. Hubo muchísimos actos y, sin embargo, hemos visto luego el Teatro de Las Cortes convertido en un bingo”, sostiene.

Vientos de guerra, aires de libertad reúne a una galería de personajes -algunos fueron reales, como su protagonista- en torno a unos hechos que, hoy 200 años después, todavía se siguen celebrando, siguen presentes. Su final, como el futuro que depara a esta efemérides que La Isla sigue queriendo convertir en un motor económico, sigue abierto.

 
….oOo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s