Adiós a 204 años de historia

SAN FERNANDO – ARMADA

La otra cara de San Carlos

  • La Isla pierde otra instalación militar con más de dos siglos de historia.
  • Hasta 60 profesionales de las Fuerzas Armadas se verán afectados por este ‘cierre militar’.

0001311234_560x560_jpg000

Personal militar de San Carlos celebra el 25 aniversario del nuevo hospital, en febrero de 2006.

Arturo Rivera san Fernando | Actualizado 10.03.2013 – 01:00

 

Es la otra cara de la moneda, oculta por la euforia y el discurso triunfalista que esta semana ha arrastrado el anuncio del ministro de Defensa. El hospital de San Carlos pasará a manos de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que prevé una apertura progresiva de los servicios y que quiere que el centro se convierta ante todo en un referente andaluz para el tratamiento de los enfermos con lesiones medulares. Pero La Isla perderá una instalación militar más. Ésta, además, con 204 años de historia y un grandísimo arraigo en la ciudad.

0001311525_335x335_jpg000

Adiós a 204 años de historia

Cierto que la cesión de la titularidad a la Administración andaluza propicia una salida más que airosa a una complicada situación. El Servicio Andaluz de Salud (SAS), de entrada, afirma que está dispuesto a hacerse cargo de la plantilla civil (351 profesionales) si se cumplen los acuerdos habituales que rigen para las comisiones mixtas de transferencia. Y la propia consejera de Salud, María Jesús Montero, garantizó este viernes la continuidad del servicio sin interrupción alguna, al menos con las especialidades y pruebas diagnósticas que están concertadas desde 2005.

No se puede, por tanto, hablar de cierre en el sentido estricto del término, aunque sí del cese completo de toda actividad en su parte militar. Los pocos usuarios del ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas) que continúan siendo atendidos en San Carlos -solo existen dos plantas en servicio- pasarán a las mutuas privadas con las que Defensa mantiene convenios de colaboración.

El Ministerio pondrá en breve el punto final a la larga historia militar del centro. El hospital se dispone así a comenzar una nueva vida de la mano de la Junta de Andalucía. Este ‘cierre militar’, que deja atrás más de dos siglos de historia, se ha temido desde hace un año. Precisamente, fue en marzo de 2012 cuando se rebajó al centro de categoría -de hospital general pasó a ser básico- en la revisión de la red sanitaria de Defensa abordada por el Gobierno central. Y ahora es ya definitivo.

 
0001311235_560x560_jpg000

Finales de 1999, últimos marineros de guardia en Janer.

La comparecencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés, en el Senado fue tajante. El centro ha dejado de tener interés. No resulta de utilidad, es costoso y su cierre es irremediable.

Fuentes del Ministerio confirmaron a este periódico dicho ‘cierre militar’ -ya que el SAS se ha comprometido a mantenerlo abierto aunque sea bajo mínimos- que se llevará a cabo a finales de año o a principios de enero. Aseguran desde Madrid que no hay una fecha concreta para arriar la bandera en estas instalaciones. Ello dependerá -advierten- de la marcha de las negociaciones, de los pasos que ambas Administraciones (Junta de Andalucía y Ministerio de Defensa) tienen todavía que dar para afrontar la transferencia de la titularidad del centro, un proceso administrativo bastante complejo.

En todo caso, el hospital tiene presupuesto de Defensa para funcionar hasta el 31 de diciembre. Más allá resulta difícil de imaginar que continúe algún tipo de actividad militar. Probablemente, para esta fecha, ya se habrá resuelto la atención de los usuarios del ISFAS.

Este ‘cierre militar’ afectará a casi 60 profesionales de las Fuerzas Armadas, todos ellos altamente cualificados. Hay según el recuento proporcionado por el Ministerio de Defensa 46 médicos, ocho enfermeros, cuatro farmaceúticos y un psicólogo. Todos ellos tendrán que buscar un nuevo destino dentro del Cuerpo Militar de Sanidad.

Defensa no descarta algún tipo de unidad -al estilo de una clínica militar- para mantener reconocimientos médicos del personal y otras tareas de menor calado. No hay nada acordado en este sentido pero, en todo caso, el personal que haría falta para atender este servicio -aclaran- sería mínimo. Además, requeriría de poco espacio de forma que podría encajar en cualquier otra dependencia. Y, de hecho, podría también ubicarse en otra localidad del entorno (en Rota, por ejemplo).

0001311236_560x560_jpg000

Ceremonia castrense de ‘cierre’ de la Escuela de Infantería de Marina (2004).

San Carlos, por tanto, se suma así a la larga lista de instalaciones militares que progresivamente han desaparecido en la ciudad a lo largo de los últimos años: la escuela de artillería Janer, la Escuela de Infantería de Marina y la Capitanía de la Zona, que se sumaron a los efectos de la desaparición del servicio militar obligatorio y al cierre del Cuartel de Instrucción de Marinería (CIM). No obstante, y a diferencia de lo ocurrido en todos estos casos, el hospital militar contará con una salida más airosa al pasar directamente a manos del SAS. Janer, sin embargo, lleva 14 años cerrados. Esta semana, curiosamente, se ha firmado por fin su compra por parte de Zona Franca.

 
….oOo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s