Cultura cañaílla

SAN FERNANDO

El Güichi de Carlos propone una mirada al pasado isleño con dos nuevos libros

  • Sus beneficios de comercialización al comedor social El Pan Nuestro.

 librosguichisanfdodic12_detalle

diariodelabahiadecadiz…. 16/12/2012. Redacción

El centro de Congresos de San Fernando acogía este lunes día 17 la presentación de dos libros “de cultura cañaílla”, que además, destinarán sus beneficios de comercialización al comedor social El Pan Nuestro. Trabajos editados por el Güichi de Carlos que fueron presentados por Ramón Rodríguez ‘Monchi’: ‘Güichis, ultramarinos y otras historias cotidianas de La Isla’ y ‘Aquellos patios de la Isla de León’.

En ‘Güichis, ultramarinos y otras historias cotidianas de La Isla’, en una primera parte, se hace un repaso barrio a barrio buscando sus güichis “y nos enteraremos del argot que se solía hablar con mas de 400 expresiones”. Todo ello acompañado de fotografías de la época, anécdotas y noticias por cada uno de los establecimientos. En San Fernando, güichi es sinónimo de beber vino. Estos fueron lugares donde se consumían vinos y otras bebidas sin necesidad alguna de cocina. También fue denominada así esa parte del mostrador de las tiendas de ultramarinos, donde los chicucos hacían negocio sirviendo ‘chiquitas de vino’ a los parroquianos diariamente.

En la misma obra, según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz, hasta 35 autores distintos “trasladan historias cotidianas de aquella Isla que no conocimos o la que volveremos a recordar”. De este modo: “conoceremos un relato de un libro inédito: Cosas y Casos en La Isla de 1810; nos trasladamos al ambiente de una de aquellas tardes de toros que tuvimos, y la historia de un toro que convivió con nosotros; iremos también al viejo Madariaga para recordar algunas tardes gloriosas de aquel CD San Fernando; viviremos en una salina durante algunas páginas saboreando la tradición del despesque; estaremos en la Velada del Carmen de los años 50, y escucharemos una de aquellas orquestinas que amenizaban las casetas y la diversión de los cañaíllas; la Semana Santa no podía faltar, y aparte de los recuerdos de los más mayores, sabremos de anécdotas que quizás algunos no conozcan”.

Por otro lado, sobre el mundo de la fotografía “sabremos quienes fueron los primeros retratistas que aparecieron por esta Isla, le pondremos cara a dos persona que nos dejaron importantes colecciones de fotografías y cómo fue la vida profesional de una afamado fotógrafo; nos vamos a distraer conociendo historias sobre el Hospital de San José, la constructora o Fábrica de San Carlos, el barrio que albergó las casas de lenocinio, una central térmica que existió en el Arsenal y que casi no nos habíamos enterado o los servicios prestados por Torre Alta y Torre Chica; por otro lado, las vivencias de una peña de amigos, la inauguración de la primera estación de servicios o el acto de la Jura de bandera de aquellas que tantas tuvimos en el siglo pasado, también son historias cotidianas”. Todo ello, además con la memoria impresionante de octogenarios que nos trasladan a aquella Isla de los años treinta y cuarenta.

‘AQUELLOS PATIOS DE LA ISLA DE LEÓN’

En el segundo de los libros, el Güichi de Carlos propone un viaje en el tiempo a aquellos viejos patios de vecinos de la ciudad: “la vida allí trascurría en los años malos de la hambruna y cuando la cartilla de racionamiento finalizó, parecía como si por los patios nadie se hubiera enterado. Las penurias, falta de comodidades y necesidades, fueron menos pesadas al reflejarse también en las habitaciones del vecino”.

Se recuerdan en esta obra algunos de los patios de vecinos que hubo en aquella Isla de casas bajas. “En varios patios nos pararemos para que sus vecinos nos cuenten sus recuerdos. Gentes de la Isla de avanzada edad –y otros más jóvenes- que en la memoria almacena gratos recuerdos de convivencias”.

“Un último paseo por los barrios de la Pastora, de la Iglesia Mayor, Zaporito… La noche del Nazareno en la curva del Gordo, las tortas de nochebuenas, y los motes y apodos de las callejuelas, hablando con nuestras palabras que prácticamente ya no usamos. En definitiva, nos tenemos que preparar para recordar…”, señala la sinopsis de ‘Aquellos patios de la Isla de León’.

….oOo….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s